VA PARA TRI

9 de Junio de 1996

La historia sin fin. Sporting Cristal volvió a ganar sin mostrar un fútbol contundente y reclamado por su misma gente, pero consiguiendo los goles necesarios para seguir su camino ascendente hacia el tricampeonato nacional. El rival, La Loretana de Pucalpa, controló en gran parte del cotejo las constantes arremetidas de los celestes, que en esta ocasión carecieron de contundencia, al parecer extrañando demasiado a los titulares, Julinho y Maestri, quienes se encuentran lesionados. La hinchada cervecera no salió del todo satisfecha por el marcador, ya que el bicampeón peruano no pudo resolver con facilidad un partido que dominó prácticamente de principio a fin.

No era otro rival con el que podía pasearse y al cual golear. La Loretana no fue otro de esos equipos que Sporting Cristal invita a su estadio en San Martín de Porres, a los que les juega a media máquina y despide apabullando con un contundente marcador.

Dos contragolpes, dos descuidos y cinco posibilidades de gol desperdiciadas por los dirigidos por Henry Perales fueron los responsables de un resultado de 2 a 0, a favor de los rimenses, que no refleja lo visto en la cancha, tras un partido que, comprensiblemente, dejó preocupada a la hinchada celeste.

En opinión de los mismos protagonistas, la visita tuvo miedo de ganar. Los visitantes llegaron a Lima para llevarse los 3 puntos y no para especular tímidamente ante un rival teóricamente favorito. La gente de La Loretana fue dueña del mediocampo, la mayor parte del tiempo; los volantes Leonardo Uehara y Lino Morán (el mejor jugador del encuentro) tocaron el balón como quisieron dejando con la cintura acalambrada a Estanislao Struway y Pedro Garay, en uno de los partidos más bajos de esta dupla de volantes de ataque.

Arriba, los atacantes Cavero, Carlos Dolorier y luego, Vladimir Farías, no estuvieron a la altura de sus compañeros. Las pocas veces en que optaban por rematar al arco, elegían una de dos opciones: con suavidad o a las tribunas. Lo mismo ocurría desde el minuto 4 del primer tiempo, cuando Cavero dejó que Balerio le ataje un remate a boca de jarro, hasta el 38 del segundo, cuando Urrelo perdió la oportunidad de empatar estrellando la pelota en el palo.

En el primer período, la escuadra que dirige técnicamente José Luis Carbone tomó la iniciativa de las acciones y es de ese modo que abrió la cuenta con el tempranero gol de Ricardo Zegarra, quién a los 11 minutos culminaba en las redes una buena jugada iniciada por el sector izquierdo con la proyección de Nolberto Solano, quien envió un centro rasante hacia el área. El apurado despeje de la zaga visitante fue tomado de rebote por Palacios para dejar en inmejorable posición a Zegarra, que sólo tuvo que anidar el balón dentro del arco del golero Gaya.

Hubo momentos, sin embargo, en que Sporting Cristal se mostró superior en el campo. Fue desde su primer gol, a los 11 minutos, hasta el minuto 35 del primer tiempo.

El marcador en contra, tan temprano e injusto, causó cierto desorden en la bien plantada estructura de los "charapas". Los celestes lo percibieron y se les fueron encima. Pudieron aumentar el marcador durante su fugaz dominio. A los 15 minutos, un disparo de Solano desde fuera del área chocó en el travesaño; un minuto después, Alex Magallanes desperdició otra oportunidad al entregarle el balón al portero Abner Gaya cuando se encontraba solo frente a él. Y así, mientras las ocasiones se iban malgastando, el juego se iba empantanando hasta caer en la abulia.

De pronto, un arranque por derecha del lateral visitante Martín Hernández, dejó a su compañero Cavero sin marca frente a Balerio, quien salvó su arco de manera magistral. Fue a los 35 minutos, y con el susto, se marcó el fin de la primacía rimense en la cancha. La Loretana volvió a creer en sus propias fuerzas y en la posibilidad del empate.

Luego, se le complicaría el partido a los cerveceros, debido al buen toque de los volantes pucalpinos, que tuvieron en Lino Morán y Leonardo Uehara, a sus mejores hombres, incluso ganando en muchos pasajes del compromiso ese sector, debido a que Magallanes estuvo muy desconectado del juego que intentaron sus compañeros, dejando a Roberto Palacios, prácticamente solo en la creación, obligando a los celestes a apelar únicamente a las proyecciones de Solano y el desordenado ataque de Julio Rivera por el sector derecho.

En la complementaria, Carbone realizó algunas variantes posicionales, devolviendo a Garay al mediocampo, retrasando a Solano a cubrir su puesto en la zaga central y mandando a Zegarra más en punta, para aprovechar los centros desde los laterales. Pero ese sistema tampoco le dio muchos resultados a los del Rímac, porque continuaron con el desorden y las malas entregas, que incluso fueron reprochados por su propia gente, apostada en la tribuna norte, con constantes silbatinas y reclamos.

El estratega brasileño hizo dos cambios. Germán Pinillos entró en lugar de Palacios (algo golpeado) y Martín Hidalgo por Magallanes. El ingreso de dos hombres de marca por dos de creación pretendía contrarrestrar el baile de buen toque que la visita daba a los dueños de casa en la volante, pero su efecto más visible fue privar al equipo del Rímac de ideas para el ataque. Se sintió también la ausencia de los dos delanteros titulares, Julinho y Maestri; ni Zegarra ni Rivera ni Lazo (que entró por Rivera) fueron elementos de peligro para el arco rival.

La jugada más extraña del partido ocurrió a los 2 minutos de reanudado el compromiso, donde otra vez se le niega la oportunidad de aumentar la cuenta a los cerveceros, Solano ejecuta un tiro libre y el portero Gaya en primera instancia embolsa el balón, pero inexplicablemente se le escurre entre las manos y cuando todos pensaban que llegaba el segundo tanto, la pelota detiene su ruta de gol en el pequeño montículo de cal que hace la raya de fondo, sin que nadie la toque siquiera un centímetro hacia dentro. Luego de ello continuaron las jugadas intrascendentes, donde ambas escuadras presentaban algunas intenciones ofensivas, pero que no llegaron a culminar debido al débil poder ofensivo que presentaron los equipos, con Rivera y Zegarra faltos de fútbol por el lado capitalino, y por los visitantes Aldo Cavero con Dolorier sin ideas ofensivas claras que les entreguen alguna posibilidad.

Los cambios no se hicieron esperar y Cristal apeló a Pinillos, Hidalgo y Lazo para controlar el partido, ganando en ese motivo la iniciativa a los visitantes, que no modificaron su accionar con sus dos cambios efectuados donde el brasileño Farías ingresaría por Carlos Dolorier, de discreta actuación, y Urrelo ocuparía la ubicación de Uehara, que se cansó.

A los 43 minutos y cuando las silbatinas golpeaban los cuatro costados del estadio santo, llega el golazo de Pinillos, quien recibió un servicio desde la derecha de Solano para girar en el aire y rematar fuerte hacia el arco, sellando el triunfo celeste de 2 a 0 en una mañana tan fría como el despliegue y la entrega que hicieron los jugadores. Cristal ganó otra vez y le alcanza para seguir escribiendo sus historias de triunfos, aunque los últimos capítulos no sean tan claros y esperanzadores como los de antes.

RESUMEN : 10MA FECHA DESCENTRALIZADO 1996

SPORTING CRISTAL (2) :
Jugadores : Balerio (6), José Soto (5), Asteggiano (5), Jorge Soto (5), Solano (5), Struway (), Garay (4), A. Magallanes (3), R. Palacios (6), Rivera (4) y Zegarra (4).
D. T. : J. L. Carbone.
Cambios : Pinillos (5) x Palacios, Hidalgo (4) x Magallanes y Lazo (4) x Rivera.
Goles : Zegarra (11`) y Pinillos (88`).

LA LORETANA (0) :
Jugadores : Gaya (4), Rivera (4), Mejía (5), Aguilar (4), Hernández (6), Mosquera (4), Cordero (5), Morán (6), Uehara (6), Cavero (4) y Dolorier (3).
D. T. : H. Perales.
Cambios : Farías (4) x Dolorier y Urrelo (4) x Uehara.
T. Amarillas : Aguilar, Dolorier, Hernández y Rivera.

Arbitro : Alberto Tejada. (Bien)
Escenario : "San Martín".
Asistencia : 5,042 Espectadores.
Recaudación : 28,120 Nuevos Soles.

Volver a : Textos - Descentralizado 1996 1