EL LOGICO PUNTERO

15 de Setiembre de 1996

Todo lo que hizo un gol. Un golcito nomás. Son tantos sentimientos que pudo mezclar sin que paradójicamente, domine plenamente la alegría. Pasión y sufrimiento. Angustia y emoción. Nervios y gritos. Calma y miedo. Silencio y canto. Todo en una relación de frenesí, con música de suspenso de fondo y corriendo comos rios de agua viva en el interior de la gente celeste. "Fuerza Cristal, vamos a ganar."

Todo lo que hizo. Verdad que si. Porque al final sirvió para que los brazos se levantaran en señal de agradecimiento. Y para que la punta volviera al redil rimense. Tantas veces el bicampeón esperó este momento. Había sufrido, cerrado los puños, clavado los codos, habíase echado a su pena de no ser el de antes. Pero ahora ya alarga la mirada, hacia allá, hacia ese horizonte donde se vislumbra el tri en colores del cielo. Y ya puede emprender el camino con otro ánimo. Ya puede. Falta que sus jugadores quieran.

Un gol, sólo uno, y se dio el triunfo ante Republicana, un equipo chico de corazón valiente que complicó con su sacrificio para marcar, con la buena actuación del portero Del Mar y que casi, casi arrebata un punto.

Quizás Cristal ahora tiene el estigma de los que deben sufrir para hallarle un valor especial a la sonrisa, a la lucha por sonreír. Y por eso ya nada le resultará fácil. Y, quizás también, ayer se empezaron a ver los primeros signos del manual de Markarián. Cristal nunca dejó de tener menos de cuatro hombres en su zona posterior, pese a que el rival le había cedido el terreno y la iniciativa. Conocedor de la fragilidad del sistema defensivo de Cristal, el uruguayo pretende estar siempre a buen recaudo. Sin embargo, le espera una semana de difiniciones y trabajo, días para ponerse el overol.

Dicen que cuando la defensa juega bien, el arquero pasa desapercibido. Pero Balerio puede reclamar que esta regla no se cumplió ante Republicana. Quedó frente a frente con Morales en dos oportunidades, con Avila y Cárdenas casi al fin del cotejo, y les ganó el duelo por su habilidad o por la incapacidad de los que tuvo delante. ¿Cómo pudieron filtrarse los rivales si siempre atacaban en menor número que los celestes?

Son cosas que le suelen suceder a este Cristal, ahora puntero, ahora feliz, pero insatisfecho, conviviendo con una sensación de haber dejado algo inconcluso, como olvidado. Pese al triunfo. Peso a la punta. Y pese el gol de Julinho. ¿El espectáculo? Ni si quiera el tanto fue bonito. Corrían los 43 minutos del primer tiempo y va Solano para el tiro de esquina. El centro al segundo palo encuentra a Lente que de cabeza echa el balón a la bomba, Julinho estaba ahí para pegarle de alma, pero la espalda de Garay le devuelve el remate y en un segundo toque del brasileño, entre lo casual y lo oportuno, infla las redes policiales. Una carambola de alegría.

Y todo lo que hizo el gol. todo lo que hizo. Porque en el segundo tiempo, la confianza le cambió el semblante a Julinho y se puso a jugar como si hubiera tenido la necesidad del tanto para su reencuentro. También Solano y Struway entablaron mejor diálogo en la volante. Sin embargo, Lente hizo que la gente recordara a Maestri, pero, aún más, que extrañara a Lente. Y, poco a poco, Cristal se fue quedando sin ideas para pisar el área contraria, con llegadas frecuentes de Soto, de Rivera y su deordenada voluntad, de hidalgo y Ubillús que lo reemplazó muy ganoso, pero sin fortuna en la definición, y viendo crecer a Del Mar bajo los maderos.

Y todo lo que hizo el gol. Porque el equipo se mostró nervioso luego. Presionado para convertir otro para así echarle candado al marcador favorable y que el triunfo y la punta no se escapen en los tramos finales. Hubo miedo, es cierto. Tal vez porque Cristal aún no encuentra el equilibrio que le aporte ese aire de invulnerable que tienen los equipos entonados, con armonía, con lenguaje propio. Y hubo miedo en el hincha, porque terminó el encuentro con un ojo en el campo y otro en el reloj, esperando que se acabra todo para liberar sus sentimientos. Y así fue. Angustia y emoción. Nervios y calma. Silencio y canto. Canto y alegria.

Cristal está puntero, una novedad que asuta a muchos. Siente la respiración de la "U" en la nuca, tan sólo un punto atrás, pero eso no debe importarle. Es hora que apele a su fe, a su linaje de bicampeón para no voltear y convertirse en una estatua que otros pasen sin miramentos. El tri está adelante, nuevamente como una grata tentación. Todo lo que hizo un gol.

RESUMEN : 22DA. FECHA DESCENTRALIZADO 1996

GUARDIA REPUBLICANA (0) :
Jugadores : Del Mar (8), Galdós (5), Bolivar (4), Avila (5), Montalba (5), Guido (4), Lobatón (4), Soriano (5), Carrillo (5), Cabanillas (5) y Canelo (4).
D.T. : A. Madariegue.
Cambios : Portilla (6) x Canelo, Morales (4) x Guido y Cárdenas (5) x Bolívar.
T. Amarillas : Galdós, Avila, Soriano, Carrillo y Cabanillas.

SPORTING CRISTAL (3) :
Jugadores : Balerio (6), Asteggiano (5), Garay (5), Rebosio (5), Soto (5), Rivera (5), Struway (6), Solano (6), Hidalgo (5), Lente (4) y Julinho (6).
D. T. : S. Markarián.
Cambios : Ubillús (5) x Hidalgo.
Goles : Julinho (43').
T. Amarillas : Solano e Hidalgo.

Arbitro : Victor Mayorga (Regular).
Escenario : "San Martín".
Asistencia : 4,759 Espectadores.
Recaudación : 31,858 Nuevos Soles.

Volver a : Descentralizado 1996 1