EL MEJOR DE TODOS

3 de Noviembre de 1996

El hombre de pies pequeños ha cogido una vez más el balón. Va y viene, busca y busca. Las dos anteriores estuvieron cerca, una de ellas muy cerca. Arranca desde su campo con la pelota pegada al pie, que algo de magnetismo debe tener para no despegarse jamás a menos que se le dé una buena patada. Corriendo va, con el cuerpo frágil y los pies pequeños. Estira la pelota a Julinho; sigue corriendo. El imán funciona, la pelota viene hacia él y para que se vaya nuevamente hubo que darle un tremendo y certero zapatazo. El final del recorrido del balón fue una esquina del arco norte del Estadio Nacional; gol, golazo a cinco minutos para las cinco de la tarde de un domingo 03 de noviembre de 1996.

Roberto Palacios da tres pasos y debe haber pensado: "uy, es mi despedida, primero con la barra". Ya estaba dirigiéndose hacia la tribuna de occidente cuando se acordó que ése era su último gol en tierras peruanas defendiendo a Sporting Cristal. En tonces dio vuelta, avanzó hasta el límite del campo y lanzó un inmenso beso a su gente ubicada en la tribuna norte. Brazos en alto; unas cuantas lágrimas acompañan el nuevo recorrido: a saludar a doña Marcela, madre e hincha número uno del "Chorrillano", y al resto de la familia Palacios Mestas. El pequeño pie había disparado su última bala.

Ahora son las cinco y cuarto y don Sergio Markarián ha decidido que Roberto Palacios abandone el campo de juego. La paleta dice número ocho y el "Chorri" que lució la cinta de capitán (ante la ausencia de Pedro Garay, una manera de homenaje en el adios) se demora unos segundos más para entregársela a Pinillos. Ahora sí se va. La gente aplaude y lo despide, él agradece con los brazos en alto y con lágrimas por el rostro. Se pierde por el túnel. Suerte, "Chorri", que le vaya bien en México.

Ahora sí, a hablar de este capítulo final del año 1996. Sporting Cristal cerró de manera brillante (por el resultado, en el juego estuvo aceptable) su tricampeonato. Derrotó 2 a 1 a Alianza Lima y le sacó lustre al título conseguido, le tapó la boca a aquéllos que decían que no le había ganado a ninguno de los grandes y cerró una semana plagada de abogados, fallos, y frases célebres. Justo campeón este Sporting Cristal 1996.

Sin lugar a dudas la noticia del fallo que le daban los tres puntos a los celestes, a la vez que les devolvían el campeonato, le quitó público a este partido que en su primera mitad aburrió a más de uno. Pelota al medio, de aquí para allá poco fútbol, pocas llegadas de gol.

Una jugada de Balerio, que enganchó la pelota e hizo que Waldir pasara de largo, mereció aplausos; bronca interna entre Jayo Legario y Rosales mereció la mirada de todos; buena ubicación y correctas asistencias en Erick Torres merecieron aplausos, también. En una semana donde el apellido Torres estuvo de malas el buen Erick limpió la cosa. ¿Vió? No todos los Torres son malos. Nada más en esa primera mitad.

Quince minutos de refresco para todos y a ver otro partido. Cristal salió más agresivo, con Palacios y Julinho corriendo todo el frente de ataque y llegando al arco de Pizarro constantemente. El chiquillo Torres pega un remate en el travesaño, el otro chiquillo Rebosio casi la mete por el segundo palo, el propio Palacios la manda ligeramente alta. Cristal mandaba, con buenas actuaciones de Pinillos y Rebosio al fondo, y con agilidad en Palacios y Julinho. Alianza, por su parte, estaba metido atrás, desordenado por el medio y aislado arriba.

Llegó el golazo del "Chorrillano" y con ese gol llegaron muchas cosas más. Lo primero, los cantos hacia el ídolo celeste, pidiendo con clemencia que no se vaya. Luego, la reacción de la otra tribuna, que en masa abandonó el centro de la popular sus para clavarse junto a occidente. Atrincherados en una pequeña franja, iniciaron por enésimo año su andanada de insultos.

En una falta total de conocimiento por la lengua castellana, a Pizarro y Basombrío los tildaron de cobardes: "Balán" fue el que inauguró los insultos. Siguieron los dirigentes (no hubo nombres, ahorraron palabras generalizando y metiendo a todos en la misma bolsa) y si no continuaron fue porque llegó el transitorio gol de empate.

Mario Rodríguez ha sacado un zapatazo desde fuera del área y la pelota se clavó en el ángulo derecho de Julio César Balerio. Golazo de "Kanko", quien con un notorio gesto repudió la actitud de sus hinchas. Lo mismo hizo Sáenz. No festejaron con ellos. Era obvio, los jugadores están cansados de tanto insulto.

El gol despertó a Alianza que se fue arriba buscando dar vuelta al resultado. No hubo suerte, hubo mala suerte. Sobre la hora, y luego de un córner, Sozzani intenta desviar un remate de Rebosio con tanta mala suerte que la pelota impacta en el tórax de Reyna y vence a pizarro. Final feliz para unos, 2 a 1. A los otros los espera la liguilla, con un punto extra.

El hombre de pies pequeños ya no tiene la pelota, sigue con los brazos levantados. Está en hombros, despidiéndose de su gente. Suerte, nuevamente.

RESUMEN : 30MA. FECHA DESCENTRALIZADO 1996

SPORTING CRISTAL (2) :
Jugadores : Balerio (6), Asteggiano (6), Pinillos (6) , Rebosio (5), Soto (5), Struway (5), Torres (5), Palacios (5), Hidalgo (6), Magallanes (6) y Julinho (4).
D. T. : S. Markarián.
Cambios : Mendoza (4) x Palacios, Lente (3) x Julinho y Rivera (4) x Magallanes.
Goles : Palacios (59') y autogol de Sozzani (89') .
T. Amarillas : Hidalgo.

ALIANZA LIMA (1) :
Jugadores : Pizarro (6), Basombrío (4), Sozzani (5), Machaca (5), Reyna (5), Hinostroza (4), Jayo (5), Rosales (4), Valencia (4), Bujica (4), y Sáenz (5).
D.T. : G. Alves.
Cambios : Rodríguez (5) x Basombrío, Gonzáles (4) x Valencia y Careca (4) x Rosales.
Goles : Rodríguez (82').
T. Amarillas : Jayo.

Arbitro : José Arana (Aceptable).
Escenario : "Nacional".
Asistencia : 6,406 Espectadores.
Recaudación : 106,133 Nuevos Soles.

Volver a : Descentralizado 1996

1