DOÑA BARBARA

PORTAL



DOÑA BÁRBARA
la perfecta ama de casa


Cocineros:

Marisela

Santos

Bárbara


Escrita por Elio Palencia.



I.-

Las blancuras de Cheff están dispuestas. Ritual de género bien comprado. Color, ardor, música. "Alma llanera" grandilocuente y gastado se deja oír. Los cocineros oficiantes lucen amanerados liqui-liques entremezclando la solemnidad del folklore nacionalista y la frivolidad de cualquier ballet televisivo en certamen de belleza. Aperladas y sostenidas sonrisas que se salen del espacio. Pulcrísimo fin de fiesta como bienvenida. Ironía de tres cocinas que declaran separaciones: Kerosene, gas y electricidad.

 

Premonición de trágica farsa.

II.- Marisela. Elemental grano.

El encierro individual. La inconformidad de cada día, mientras la olla de presión es colocada sobre la hornilla. Los negreados gramíneos. La acción de clamar por que sea otro el que accione.

La gordura me enloquece me obstina

Aerobic que me aburre

Uno dos y uno dos y

Santos

no regresaste jamás enterrado el Brujeador no regresaste

Deuda de enseñanza Santos

Las cuatro Tablas La Regla de tres

El mínimo para gerenciar una pulpería Cocinar

Ausente caraota cara caraota cara querida caraota

Seleccionar La noche antes

sacar el sucio del grano Separar

Olla entre las piernas Goteo en plato de peltre con flor en el centro a los pies

Desecho

Remojo y opcional bicarbonato

La noche anterior remojo remojar

Hoy es el día siguiente y ponemos a hervir el negro grano

una cebolla grande sin que haya llanto

Paticas de cochino bolitas de harina pan redondas

Cebolla cortada en cruz

Tomate opcional a saber acidifica

Hierve fuego lento

Dientes de ajo

Dientes que perdido he

Oscuridad de chimó mata hambre

Deseo de muerte

Dientes que se caen en los sueños

Cadáver andante vestido de concupiscencia

Oro de ganadero analfabeta

Negrura de encías

Celular y whisky escocés

Pent house y dólares lavados con Ariel

Hoy es el día siguiente

No esperaste el final Santos Interruptus Mataste al Brujeador y desapareciste

Como ella Ella que nunca amamantó que nunca engordó

Y yo tu retrato

Y yo rural pulpería de rockola y borracho

Vulgar compradora de hoy no se fía mañana sí

Pasta y arroz Gorda

Adicta a las dietas de adelgazamiento

Esa ella aquélla

Lavadora secadora nevera

pulidora friegaplatos tostadora

microondas aspiradora mopa haragán

telefonera computadora fax

Portarretratos

Tu retrato

Grito de buhonera devaluada

Deudora del FMI

Ojos hundidos

Desesperanza

Desesperación ¿Espera?

Esperanza de cuchillo eléctrico

¡Sálvame Santos! ¡Ven a demostrarme que no eres sólamente una fotografía!

 

III.- Santos. Esencial acompañante.

La culpa de cada día. Onanista honestidad lavando arroz blanco y añorando carnes. Combate destructivo con el otro que se impone dentro. La Teoría en cualquier libro de Cocina. La acción bloqueada ante la hornilla.

El centauro no es una entelequia

¿Es ella? ¿Su carne? ¿Soy yo mismo?

Agua de tremedal que me llama desde Rincón Hondo

Memoria de asesinato Traición de civilismo

Tentación de barbarie Carne

¿He sido yo? ¿He matado al Brujeador?

Sí He sido yo

Redención de papel Redención de poeta

Hermosa pero sin validez más que para el voluntarismo intelectual y amoroso

Balazo necesario

¿Porqué el culpable tiene que ser el otro?

¿Yo no?

Redención con misnusvalía

Cruzando mirada con el centauro

ella

momentos antes de cualquier resolución

ella

la Doña cacica del Arauca redondeles de pezones

deslumbrante Bárbara desmechada a saber

La pe con la e pe la pe con la a pa

Los plátanos maduros Dulzones para el final

Barandas Adornos Premios

Me toca el arroz blanco

Acompañante insulso

Marisela esperando las barandas de su miedo

¿De dónde se agarra, si no?

Dulzura de esperanza entre peltre y grano

A saber conciudadanos

media taza por comensal y el doble de agua

Me pregunto si he matado a un hombre y usted

señora

sorpréndeme blanca dormilona de encajes cabellos Meta y Orinoco

Amazona reconcentrado ángel ojos ¿brujos? ¿o sabios?

¿Quién le soy señora?

¿arroz blanco recién lavado?

Mi miembro erguido corazón latente

¿arroz blanco a fuego lento?

mi cerebro capta súplicas viscerales ancestrales

Más allá de mi miembro lo que no se ve

¿Alma quizás? ¿Amor? ¿Deseo? ¿Complemento?

Me secuestra en el tremedal y piérdome en el limbo lodo

conviértome en semblanza retrato ideal ahumado

apenas insulso arroz a fuego lento

¿Soy acaso un fantasma?

 

 

IV.- Bárbara.

La carne. La acción. Movida por el resentimiento. La reina sabiéndose tuerta sobre el caballo. En el vacío.

Acaso un fantasma

¿o carne?

Yo Barbarita Asdrúbal Bongo

De más allá del

De más allá

Asdrúbal la p con la e pe la p con la a pa

Pe-pa Pepa de mamón de mango de ciruela de tamarindo

Pe-pa Parapara Parapara de ojo que apunta Bongo agua monte

Era virgen

Falda Debes comprar falda Hervir con sal

Esencial comino Comino y dientes de ajo

Dientes podridos cañaclara bongo Río abajo

Odio de indio y mestizo

Resentimiento sapo y culebra Monte

Sangre

Ebullición

Separa el pellejo Dedos garras fuertes pellejo fuera

Esmecha esmecha esmecha ¡Asdrúbal!

La p con la e pe la p con la a Deuda de semilla y árbol torcido

Yo tú él ella Marisela

Esmecha

Capar

Capar al toro sujeto que me hace objeto

La p con la e pe la p con la a pa

Objeto que como sujeto se corromperá

o sufrirá en el apetito por el poder

el ardor escandaloso de su lujuria reprimida

Oculto Llano adentro

En la fiesta del Padrote

Sostenido Liberado en misoginia

de semental chiquito que preña a mil mujeres chiquitas

Homofóbica homosexualidad furtiva

Que el sueño florezca de verdad

De tus ojos

en mí

Como Asdrúbal ánima en pena acreedora ¡Ven Santos!

Soy más que carne más que una aparición ¡Ven Santos!

Ven al Tremedal

Guísame y el suicidio será pecado

 

V.- A fuego lento: seducciones, frustraciones y resentimientos.

Dos caballos encontrados en la duda intemporal de una resolución. Lucha por romper la separación. Bárbara acciona, cocina. Santos es un niño de pecho en la duda. Marisela es María Moñitos, pichón de resentimiento.

Santos

Y ella va a encontrarse con su origen río abajo río arriba

Baboso cabello de mestiza madura

generosidad de malamadre

riesgo de contradicciones que prefiero

Bárbara

Como si la carne la falda tuvieran oportunidad de sabrosura después del hervor

Coloréame con onoto mucho onoto

Que se trascienda que vaya hacia lo mejor de sí

Con tu mano con mi mano ¿Por qué tanto miedo?

Yo también soy Barbarita

A fuego lento

Santos

Divinidad de mujer sujeto

Sujeto que me sujeta

en mi masculino pasivo

en mi femenino necesario

Hacia el Tremedal

El Tremedal donde muere la bestia o el pene de Ño Pernalete

El Tremedal y la Doña

mi propia voz en su voz

vagina que arrastra el alma Imposición de El Socio

¿Socio de Dios? ¿Qué Dios?

Marisela

¡Santos es marico Santos es marico!

Me enseñó las letras

me enseñó a vestir

agua jabón jarrón Flores de trapo

la p con la e pe la p con la a pa

Fogón señora promesas

Pero no me montó como el mastín a la callejera

No me montó ni me hizo ladrar para lamerme

No nos separan con agua caliente

¡Santos es marico!

Santos

El Tremedal o la verga de Balbino Paiba

El Tremedal o el mugriento topocho de Juan Primito

El Tremedal o el mezquino toconcito de Mujiquita

Arepita de pollo chorreada de aceitoso onoto en la sodomización

Correr o encaramarse

¿Prefiero tal vez señora que me cape o me viole me crucifique?

riesgo de redención

antes que ser satisfacción de cerdos cuatrero borracho

desecho como Barquero

Bárbara

Ají dulce pimentón rojo cebolla y ajo

Hay gustos Algunos no colocan ajo con cebolla

Lealtad a usted mismo bachiller

Santos

¿Y Marisela?

Bárbara

El sacrificio es mala palabra a menos que el masoquismo sea vocación

Santos

El centauro no es una entelequia

¿Una vagina puede secuestrar a un hombre de tal modo?

Tal vez no es sólo una vagina

Un volcán de voluntad mestiza

Fragor de resentimiento

Oasis que viene de más allá del

De más allá

Una dimensión que va más allá

del largo y el ancho del papel

Hacia el Tremedal

Bárbara

Bárbara también es Barbarita

Santos

¿Y Marisela? ¿qué pasará con ella?

¿Sufrirá? ¿Amará? ¿Esperará?

Yo espero que al menos le sirva de algo mi retrato

Marisela

Santos es marico

Bárbara

Mientras no me hagas caso seguirás en el limbo Secuestrado Ausente

Presencia de retrato apenas comiéndote tu arroz insulso

Ya sabes en dónde encontrarme

Santos

¿Es que bajo este sol al hombre que sueña conciente de su alma

sólo le toca elegir entre el limbo y la exposición de su trasero para disfrute del vecindario?

 

VI.- Guisando a Santos.

Intentando la consumación del deseo, en una búsqueda de imágenes y palabras localizadas. Santos se escurre. Santos indeciso. Santos agotado. Santos Cavilante. Bárbara escrutadora de muestras cosméticas, narcóticas. Bárbara empapelada de páginas de sucesos. Santos rapero. Santos Rockero. Bárbara exultante. Bárbara engolosinada. Ambos en busca del envés a la santidad de Santos.

Bárbara/Santos

¿Santos Luzardo paralítico?

No Santos Luzardo con un corset negro y pedrería roja ha llamado a una agencia de contactos ¿Masajistas? no

¿Jóvenes universitarias para ejecutivos? no

Deborah látigo cadenas uñas y dientes para hacerte morir de placer

Culpa Culpa Culpa

Ensombrecido por el poder

me veo

gastado

populismo

equivocado padre en el recuento

Santos Luzardo cuadrapléjico Intentó cobrar más impuesto a los que más tenían Le mandaron a una banda de matones

Confesionario infierno de Dante prometido

Recuerdo futuro

Insomnio

la idea era tirarlo en cualquier hombrillo de carretera secundaria pero les dio lástima y lo dejaron vivo. No no les dio lástima les recordó a la ternura de su madre Y claro la madre es lo más grande

Sediento de materia despierto

de ansiolíticos y burocracia

lengua cansada

telaraña Muñeca rusa capas de cebolla

Llanto

Santos Luzardo es un Scout Lanza Llanera que luego pasó a Scout de Bolívar luego se graduó en Tecnología Electrónica y trabaja para la empresa privada Va a un templo de Testigos de Jeovah y es un responsable padre de dos hermosos lobatos que vive en una casita de Ciudad Alianza donde se le ve trotar todas las mañanas para controlar el crecimiento de su barriga

Envejecidos lactantes cruzando yugulares

por un par de zapatos

Santos Luzardo es un niño cantor de Villa de Cura que cuando le oscureció la voz observó por primera vez el bombillo de veinticinco voltios tomó un autobús y ahora es bolerista y chulo en un bar de la avenida Baralt

Santos Luzardo acaba de nacer en un corazón solitario

Como recuerdo de justicia

Esperanza

Que sabe bien de lejos

Santos Luzardo fue becado por La Gran Mariscal de Ayacucho y cuando regresó Summa Cum Laudes en Física intercambió muchos whiskies y abrazos por solicitudes de empleo Escuchó el silencio y ahora trabaja en la NASA Su madre va cuatro meses al año a prepararle tarcarí de chivo y dulce de hicacos

Bello hijo predilecto que ha marchado

Cacareo habitual de familia que ya no sabría convivir con él

Estorbaría

Demasiadas letras para una madre abandonada

Demasiadas demandas para unos hermanos asalariados

Santos Luzardo era poeta y quería hacer telenovelas en donde las sirvientas no fueran rubias ni operadas Le dijeron loco Ahora famoso y respetado declara que seguirá viviendo entre los descendientes de Moctezuma

Santos Luzardo quiere que su bongo remonte el Arauca pero le sale muy caro el viaje

Pero

El poder es

Helado de fresas con chocolate

Banana Split

Santos Luzardo también espera

 

VII.- Obsesión por la apariencia.

El vestido de La Dañera. Marisela entre el rechazo y la seducción de la mujer-sujeto. El hábito que no la hace monja. El hábito que le muestra su desnudez, mientras el retrato de Santos acaricia pero desgarra, mientras fluye el flujo, mientras lo que se cocina amenaza con hervir.

Marisela

Sólo tu retrato Santos Sólo eso

Mírome futuro recordado

pulpera alcahueta de prostituta solapada

casta mala mujer que no prueba macho

ignorante de las cuatro tablas con computadora y teléfono celular

Desasistida frente a un clásico que no suena en el walk man

Sólo tecnomerengue Salsamercado a contrarritmo

aturdiendo disfrazada de placer desde el tímpano

renegando con ropas importadas perfumada de Chanel

Turista de masas gordas masas gordas en Miami

Recuerdo incomprensible de golpes de Estado y sufragios pornográficos

Poderosos elegidos a base de licencias para licorerías

Hay que cocinar

¿A dónde te has ido Santos? ¿Qué hice?

Espero Sigo esperando

Y sufro porque no sé si amo

¿Estás entre las piernas de mi madre Santos?

Mi madre que el Tremedal no tragó

que tragó a la bestia a otra bestia y no a ella

mi madre Madre ¡Asco de palabra!

Asco de granos malos gusanos bichos al peltre

Hoy es el día siguiente y la ropa de esa mujer que me parió

¿Cómo ha podido aparecer aquí?

Tentación de venganza

Su ropa para verme redonda paquete de harina

versión hipertrofiada de sus curvas

Gordura de carbohidratos Menú de pobre

¡Puerca asquerosa cómo te envidio!

Ausente caraota cara caraota cara querida caraota

Desconsuelo de intraducibilidad ¿judía? ¿frijol negro? ¿haba?

¿En todos lados se cuecen habas?

¡¿Cómo se dice caraota?!

Atiborrada de nada desgraciada gorda buhonera de mí misma

Con la fotografía de Santos Deambulo Cielo prometido

Dorado adentro

Rastrojo adentro

Colonización adentro Centro Simón Bolivar adentro

Casta desgracia sonrisa amarga de hijos estrangulados en su concepción

sin papá antes de gestarse

Canosos desde el útero Esclavos desde el útero

Deudores de un consumo que no se consumará sino por el robo fraternal

Desde el útero

¿Hay algún médico en la sala? ¿Algún Piache chamán o yerbatero?

¿Algún sicoanalista lacaniano?

¡La olla de presión está mal tapada! ¡No lo aprendí!

¡Tenía el dinero para comprarla pero no leí las instrucciones!

¡Auxilio que me explota!

Y algo parece explotar. Ambulancias. Vidrios rotos y operativos policiales.

 

 

 

VIII.- Melodrama de Onoto.

Bárbara

Ya ya mi vida Ya A ro ro a ro ro niña

Compostura niña

Ya

Time O.K?

Receso No explotará

¿La Malquerida? ¿Mi Rival?

Marisela

Mi rival es mi propio corazón amor traicionero

Amelia Román Jorge Félix y Rebequita González

Saco de un baúl Televisor blanco y negro

Decencia envilecida por el color

Bárbara

¿Una mexicana o argentina? ¿Colombiana?

Marisela

Zapatos de diario y de salir güesequés guardacamisas

Bárbara

Una hamburguesa y telenovela hija

¿O prefieres casabe y concurso de belleza?

Marisela

Marina Baura Elio Rubens y Marisela Berti

Bárbara

Telenovela y hamburguesa como instrumentan los criollos del César

La globalización

Marisela

Adilia Castillo Edmundo Valdemar y Aura Rivas

Más María Felix La Doña Gallegos en el exilio Rómulo y Rómulo

Bárbara

Ya ya Niña que se acaba el siglo

Es sabido que hay algo desquiciado en Dinamarca

ya lo dijo el poeta

Marisela

¿Cuál Dinamarca? ¿Qué poeta?

Bárbara

El que no leíste niña

Pero

Vivamos un melodrama niña

¡Estás repuestica!

Un melodrama Telenovela bendita que permitido vernos ha

Todavía en la licencia poética o patética

vernos de alguna manera

Melodrama espejo deformado pero espejo

Mientras sigue el fuego lento niña un melodrama

mientras están tus legumbres y mi carne en su salsa roja de onoto

Mientras esperamos el arroz y las barandas

Marisela

¿Melodrama de onoto?

Bárbara

Reconstrucción Sicodrama de un pre-final interrumpido

en Rincón hondo Parto de sueño sostenido

Marisela

¿Sin esperanza?

Bárbara

Finales posibles literatura fuera

Fuego lento niña fuego lento fuego de amor encendido

Disposición de cartón y moral de anime. Ellos las prefieren rubias. Aproximación a un acercamiento en la máscara del rancho inoloro. Kitsch. Acordes tensos.

Marisela

¿Usté?

Bárbara

Te extrañará que haya venido a verte

Marisela:

Creí que

Bárbara

Muchos han creído pero ninguno ha sabido

Marisela

La herencia

Bárbara

Tuya es El Miedo y Altamira con su petróleo con sus Amos del Valle con su faja del Orinoco con sus escuelitas públicas y privadas con sus hospitales sin algodón y atiborrados de pobres inmigrantes con su media clase desclasificada con sus chimbos saqueadores de musiúes y libaneses vendedores al detal con su veinte por ciento conciente pero entretenido en lo que pudo haber sido y no fue con su clero atizador de partos y triponeras de lombrices como Dios manda con su folklore de mixtura su turismo diletante su gentecita decente y todo ¡Todo es tuyo muchacha!

Marisela

¡Señora!

Bárbara

Pensé hija Y así te llamo porque a pesar de ti no es más que la verdad Pensé hija en acabar con mi vida

Marisela

No No lo diga

Bárbara

¿Me engaño o ha habido en tu gesto algo de ?

Marisela

Váyase

Bárbara

Eres joven y bonita

Marisela

Yo ¡Váyase!

Bárbara

Nunca aspiré a la palabra "madre" he sido tan

Marisela

No quiero escucharla ¡Váyase!

Bárbara

Todo es tuyo las morocotas el hierro la televisión estatal y la privada los bancos el Miss Venezuela el Salto del Angel el beisbol profesional Los Aleros con su país de antier La Guajira ¡todo! Algún día comprenderás y tal vez no frenes eso que ahora salta de tu corazón y lucha contra una injusta sentencia

Marisela

No entiendo ná No quiero que Santos la encuentre aquí Váyase Esta comedia tiene que acabar

Bárbara

Nuestro destino es soportar la cruz que se nos ha encomendado

Marisela

¡No! ¿Qué va a sabé usté de ? ¡Váyase!

Bárbara

Me iré ¿Es lo que deseas? Está bien

Marisela

¡Espere!

Bárbara

¿Sí hija mía?

Marisela

Na Va a vení Santos Váyase

Bárbara

¿Estás segura de que regresará?

Marisela

¿Qué quiere decí?

Bárbara

Está buenmozo en este retrato

Marisela

Deme acá

Bárbara

Madre sólo hay una

Marisela

Mi Taita fue pae y mae Váyase en respeto de sus cenizas

Bárbara

Iré al Tremedal río abajo Nunca más se sabrá de mí

Marisela

¡No!

Bárbara

La muerte

Marisela

¡Cállese!

Bárbara

Mi destino está escrito

Marisela

¡No!

Bárbara

Espasa Calpe hija Monteávila editores

Pausa.

Marisela

Perdóneme madre de mi alma Perdone mi hambre de heridas Perdone el resentimiento genético que descubro en mi alma que me envilece a pesar de mí misma Madre de mis entrañas ¡Seremos amigas juntas esperaremos a Santos! ¡El comprenderá todo sabe perdonar! Los tres viviremos felices comeremos perdices le ayudaremos en su afán civilizador Seré madre La haré abuela

Bárbara

¿Abuela?

Acordes tensos.

Marisela

¡¿Santos?!

Santos

Marisela ¿Qué significa esto?

Marisela

¡Ha venío Santos me va a da la herencia y !

Santos

¡No he de tocar una sola moneda malavenida!

Marisela

¡Ay Santos no seas necio!

Bárbara

Me iré Creo que aquí estoy de más

Santos

No quien se va soy yo

Marisela

¡Santos! ¡Santos! ¿A dónde vas?

Santos

¡Al Tremedal!

Marisela

¡Santos! Lo siento ¡Santos!

Bárbara

He debido saber que

Marisela

Tarde o temprano todos valoraremos su arrepentimiento

Bárbara

¿Arrepentimiento? ¿Cuál arrepentimiento? ¡No seas ridícula!

Marisela

Pero ¿A dónde va?

Bárbara

¿Adónde va a ser imbécil? ¡¡¡¡Al Tremedal!!!

Acordes. Ambulancias. Ruido de saqueos y vidrios rotos.

 

IX.- Marisela fragmentada.

Muchas Mariselas. Masa que se atomiza. Reflejos del espejo. Marisela inasible por Marisela.

Me busco

¿Y dónde me busco?

En ti me busco

En mi te buscas

Pero no me gusta lo que veo en el espejo

Y el fracaso no puede ser el único reflejo

La orden de cocinar debe ser cumplida

Algo tiene que ser cumplido

Date tiempo

¿Existió Santos Luzardo?

¿Dónde se quedó?

¿No regresó?

¿No se supo nada más ni de él ni de la dueña del miedo?

La mujer de la que naciste

Eres un reflejo Cállate

Dicen

Que tú misma lo encerraste

Que te apestaba

Dicen

Que me hizo muchos hijos

pero todos se parecieron a cualquiera

a cualquiera menos a él

Imitaron a Balbino Paiba a Melquiades a Mujiquita y hasta a Mister Danger

pero ninguno a Santos

Dicen

Que se cansó de su vocación de maestro

y quiso cambiarse el nombre

se llamó Amadeo Mier y fue a vivir a San Rafael de Ejido

se llamó frustración

Dicen

Que escapó de la putrefacción persecutoria

Que encontró a una llamada Ludmila Weimar o Remota Montiel

Que sus partes femeninas se fusionaron con el hombre que ella llevaba dentro

Y se amaron

Y claro tuvieron que marcharse a Nueva York porque aquí no podían

Ella tenía pasaporte norteamericano

Ahora serán amigos de Carolina Herrera

Y cobrarán en dólares

Dicen dicen dicen

Dicen que un día despertó

Y vio en el espejo la cara de Lorenzo Barquero

Que lo aplastó el calor y la desidia

Desistió de silabarios y diccionarios para espíritus sordos

indolentes

que aparecían desde las pantallas de los televisores

desde las declaraciones de los políticos

desde los conductores de Por Puestos

desde las cocinas de los ranchos y las quintas con güachimán

desde los vendedores al mayor y al detal

Desde cada rincón

Dicen

Que pidió a Dios más plazo para encontrar a los diez hombres justos

Y evitar así el sacrificio

Y los encontró pero no quisieron venir con él porque estaban cansados de demagogia

Entonces Dios se fue con sus ristras de dólares

dejando atrás tanto dolor

No

Imposible creerlo

Yo estoy segura de que él es más que un retrato

más que una ficción benevolente o ingenua

Quizás Santos no es la respuesta

¿Cuál es entonces?

Quédate como estás

No

Pide ayuda a tu madre

No

Sacarle a su falda no es suficiente

Viscera que me parió

¿No podía usar una talla más ancha?

Confórmate

No

Lascividad lascivia

Ceñido ceñidito de perra maluca

¡Ensalzada seas vulgaridad!

¡Ave grosería!

¡Ave autodesprecio disfrazado de orgullo!

El deseo está en el cuerpo

no lo harás desaparecer

pero puedes domesticarlo

Mis carnes no me obedecen

¿Cómo hacer?

Ella pudo

Ella es lo que no quiero ser

¿Seguro?

Déjame en paz

Madre hay una sola

No

Sufre

¿Más?

Ama

¿Qué?

Espera

Para esperar hay que tener esperanza

Silencio.

¡Póngase a terminar de hacer la comida Marisela que el tiempo para la introspección no produce real y agudiza la pendejera!

X.- En el Tremedal, cocinando la consumación del deseo.

Bárbara

¿Quién es realmente el Ama de Casa?

Eufemismo

Ama de Casa Oficios del Hogar

¿Cuál hogar?

Triángulo roto Pecado Original Triángulo roto

Hogar de abuela

Decadente padre en la orgía de la evasión

colonizado por la cocaína el aguardiente los juegos de embite y azar

Voluntad abolida

Despojo humanoide

¿Cuál hogar? ¿Cuál casa?

¿Cuál Ama?

¿Ama de esclavos?

¿Ama de amante?

Ama de

Amén

Santos

Conformidad

Bárbara

Pero alguien tiene que haber

Destino de imitadores Santos

Cásate con las dos Santos

Colonizadora y colonizada

Hazme Ama aun sin amarme

Y tal vez

Ella podría esperar esperanza

 

Santos

No soy respuesta de nadie

¿Pregunta tal vez?

ni siquiera sé darme una respuesta

a la propia traición

Plátanos

madurados con carburo

Hábito infame Traición

Bárbara

Necesidad Sobrevivencia

Santos

Hombres bonssai

Bárbara

Ornamentales falderos disfrazados de machos grandes

Disfraces de adulto

Santos

Hombres Bonssai Frutos fatuos

Feroces insulsos convencidos de ser el centro del universo

Bárbara

Otros Tú no

Tú maduración a tiempo de mata

Sin carburo para tajadas dulces

Lenguetazos

Santos

Lenguetazos

No deseo reincidencia ancestral

No deseo hija-esposa-hija

Deseo

equivalencia

defecto virtud

río llanura de ojos

de más allá del

Bárbara

Equivalencia soy no igualdad

Fuego lento

¿Arrepentimiento literario?

¿O símbolo de río origen libre de culpa?

Baño de redención el Tremedal

Borbotones leves con el fuego lento

El guiso que huele a comino y a pimentón rojo

Beso.

Santos

¿Y ella? Marisela

Bárbara

Una raza buena Sufrirá

Santos

¿Amará?

Bárbara

Esperará

Mientrastanto copiará un melodrama

Santos

¿Con final feliz?

Bárbara

Suegra madre mujer

Todos seremos mejores en su fantasía

Santos

Esperanza de perfección

¿Y los plátanos?

Bárbara

Al final Madurados en mata

Aceite de maíz a preferencia

Santos

¿Y Marisela?

Silencio.

Bárbara

Donde caben dos pueden hacinarse tres

 

X.- La atención a los acreedores.

Marisela secretaria, recepcionista, asistente, archivista,informatizada, emocionada ante el halago fuereño. En la felicidad de la rutina de cada día porque "el ahorro es la base de la riqueza" y "Más vale pájaro en mano...". Marisela ausente de lo que se cocina. Marisela de belleza infantil. Marisela esperanzada sin saberlo. Marisela contagiando a sus deseantes.

Mister Danger ha mandado un fax

Mister Danger ha enviado un e-mail

Mister Danger alaba nuestro espectáculo

Mister Danger extraña un buen pabellón con barandas

Mister Danger es inocente

Mister Danger nos ha sobreasegurado

Amamos a Mister Danger

Mister Danger y nuestros deseos

nos sacia

nos estimula

nos adormece

nos despierta

nos amamanta

nos produce orgasmos

nos libera

nos hace comulgar con el dios verdadero

dinero

Mister Danger es bello

es el Mesías

Cocinamos para Mister Danger

Y su felicidad es nuestra felicidad

Caraotas arroz carne esmechada y tajadas de plátano maduro

Mister Danger tiene todos los Derechos de autor

¡Qué se hace con tanta libertad Dios mío!

 

XI.- Cocinando la seducción de Marisela.

Santos/Bárbara/Marisela

¿Marisela disléxica? no

Marisela está leyendo la Gaceta Hípica para sellar un cuadrito de 5 y 6

Marisela ha encontrado un trabajo en la Fuller

Marisela está haciendo un curso en el IESA y acaba de ponerse un dispositivo intrauterino

De sufragio en sufragio

me atomizo

balanceando en un chiclet bomba

mis derechos

Marisela espera cupo para entrar a la universidad En la espera queda embarazada

Marisela está haciendo Renacimiento respira respira respira

Marisela no quiere saber nada de los hombres todos son iguales Volvió a quedar preñada

Marisela busca medio para completar un bolívar Necesita una lipoescultura

Marisela también es balsera y trabaja en Miami en una tienda de Coralgable Extraña el mango de hilacha pero qué se le va a hacer

Marisela está de guardia en el hospital y se muere de impotencia porque no hay con qué detener la hemorragia de un herido de gravedad

De huelga en huelga

cebolla en mano

De quiosco en quiosco

Asaltada asaltante del

herario público

sin saberlo

Marisela seguramente gane el Miss Universo el Mis World International

Marisela se puso fea porque el dentista le cobraba mucho por las coronas

Marisela está esperando que la reubiquen después que la desalojaron del puesto que tenía en el mercado del Nuevo Circo

ojos tapados

canjeando hombres

dólares dolores ladridos

Marisela está enamorada de Bruce Willis y quiere parecerse a Demmi Moore

Marisela está cundida de muchachos y salió con otra barriga

Marisela va a un curso de mecanografía y contabilidad Acaba de hacerse las mechitas

¿Qué pasó?

¿A dónde mi hermosura mi candidez?

¿Mi casta heredera del llano?

¿A dónde mis espejitos y mi oro?

Ni oro ni espejos

Hambre y gordura

Infinita huelga del Magisterio

Marisela es un niño feliz jugando pelota en una calle sin asfalto

Ignorante de helado de fresas con chocolate

de Banana split

Marisela está estudiando bachillerato y le da un fastidio inmenso leer una novela llamada Doña Bárbara

¡Es que la profesora de Castellano la tiene cogida conmigo vale!

 

XII.- Aliñando los guisos.

Santos urgido de confesión.

Marisela

Me gusta la olla de presión

Si encuentras el truco del fuego lento no se nota

La diferencia digo Lo aprendí

cuando el aparatico empieza a dar vueltas

sale vapor

bajas a fuego lento

Perfecto

Santos

"Les digo que yo no soy un hombre puro"

Marisela

Decente bello maravilloso

Camisa blanca cuello duro

Sombrero de ala de medio lado

Bárbara

¿Humphrey Bogart en Casablanca?

Santos

"entre otras cosas falta saber si lo puro existe"

Marisela

Blanco

Santos

"o si es pongamos necesario" Nicolás Guillén

Marisela

Incapaz de robar

Incapaz de traicionar

Bárbara

¿Kevin Costner en Los Intocables?

Santos

Les digo que yo no soy un hombre puro

Marisela

Retrato ambarino

Motor de dedos índice y medio

Flujo vaginal que moja almohada

Perfecto Como una olla de presión Así eres

Bárbara

¿Clark Gable con Marilyn y Montgomery Clifft en Vidas Rebeldes?

Santos

¿Cuánto vale la vaca?

Bárbara

¿Y yo? ¿Y yo?

Marisela

Cuatro pesos y medio

Bárbara

¿Y yo? ¿Y yo?

Santos

¡Cuántos pesos diera yo

Por la vaca y el becerro!

Silencio.

Te digo que yo no soy un hombre puro

Falta saber si lo puro existe o si es pongamos necesario

Marisela

No eres otro eres ése

Santos

No

Marisela

Necesito saberte así

Santos

Necesitas saberme

Marisela

No mataste al brujeador

No mataste

Fue Pajarote no tú

Santos

Pajarote también soy yo

Me miras en la oscuridad

Yo soy éste

a colores

no ambarino sobre papel cuarto oscuro de fotógrafo

utopía benevolente de novelista

Oscuridad roja de sangre defendida con ofensa con propia traición

Marisela

No eres eso

Santos

¿Cuánto te debo?

Marisela

La presencia

Santos

Es de carne y hueso

Venas en la erección

Olor en los sobacos

Diarrea a veces

A colores

Marisela

¡Falacia!

Eres como la gente de Hola ¡No vas al baño nunca!

Santos

"¿Has probado alguna vez el agua pura hecha únicamente de oxígeno e hidrógeno

¡Puah! ¡Pura mierda!"

Marisela

Ella es la escatológica no tú

Intentas despistarme

Santos

¡Cuántos pesos diera yo por la vaca y el becerro!

Marisela

Ella es un ánima en pena que no me deja dormir

Tú un sueño que quiere ser pesadilla

Impostor ¿Dónde escondiste al verdadero?

Santos

¡Te digo que yo no soy un hombre puro!

Marisela

¿En el Tremedal? Lo has hundido en el Tremedal

¿Con ella? ¿Un angel confundido con la bestia?

Y yo

en esta soledad

Gorda

Siempre gestando flatulencias

A fuego lento

con Osterizer Ecco General Electric

Desterrada

Obviada por los altibajos de las bolsas

Por ti

fotografía ambarina

Por ella

Asqueroso helado de fresa con chocolate

Banana split con cianuro

Ácido muriático y vidrio molido

En esta soledad insomne

¿Quién me despierta?

¿Quién me despierta?

 

XIII.- La desnudez de Bárbara y Barbarita ante Marisela.

Seducción, consuelo de Marisela. Bárbara también es Barbarita.

Santos/ Marisela/ Bárbara

Doña Bárbara está sentada con una bata de tela blanca bordada el cabello suelto con mechones de color gris bebe un agua clara en una tapara y siente tristeza por sus pechos a punto de abatimiento Pide un perro caliente y un niño se le acerca a velarla Ella lo llama con la mano y él sale corriendo Una lágrima corre por su mejilla y baja hasta sus pezones

Escondida en el alma de cada

ciudadano

me hallo

Ostracismo

Culpable preferida

Doña Bárbara se endeudó compró una camioneta a plazos y ahora la conduce dieciséis horas al día en la línea pro-patria-chacaíto Es presidenta de un sindicato y sus hijos están todos en la universidad

Dificilmente negado

trono de semen y óvulos

Doña Bárbara compró un claro de selva en el Amazonas mandó a hacer una casa y una churuata en donde recibe extranjeros que hacen ecoturismo les organiza paseos en canoa y subcontrata rafftings en el Orinoco Tiene parabólica y lee a Krhishnamurti

Velo que impone

un recuerdo de justicia

Escondida allí

vergonzosa vergüenza

Doña Bárbara descubrió un día que no había fábricas de mosquiteros en el trópico todos iban a buscarlos a Miami Se asoció con una amiga y registraron Sky Dream Mosquitero ‘s Company Made in Venezuela Modelos populares y de lujo Ahora vive como le da la gana

Doña Bárbara quiso tener un hijo pero no aguantar marido

oculta

desde el espejo

Recuerdo

Doña Bárbara se ha conectado a Internet pero allí tampoco encuentra todas las respuestas

Doña Bárbara deambula con el peso de su resentimiento

el poder es un

helado de fresas con chocolate

¿Doña Bárbara también espera?

 

XIV.- Intentando una clave de tres.

Disposición de las viandas. Vaciado de ollas y olores. Menage. Florituras para el diseño de un altar. El amotinamiento para la seducción.

Santos

¡Hay que poner la mesa!

Bárbara

Los símbolos de la patria son

la bandera el escudo y el himno nacional

Santos

Tres los reinos

animal vegetal y mineral

Marisela

¿Y el hombre? ¿Es del reino animal?

Santos

Primarios

Bárbara

Amarillo azul y rojo

Marisela

La bandera de los piojos

Bárbara

Sota caballo y rey

Santos

Ejecutivo Legislativo y Judicial

Marisela

Liberales y conservadores

Dios y Federación

Bárbara

Padre Hijo y Espíritu Santo

Santos

Tres personas y un solo Dios verdadero

Marisela

Carne y pescado

Bárbara

Proteínas minerales y vitaminas

Marisela

Azulito para el varón

Rosadito para la hembrita

Santos

¿Y el amarillito por si acaso?

Bárbara

Los tres chiflados Los hermanos Marx

Santos

Gabi Fofo y Miliki

Marisela

¡El gordo y el flaco!

Santos

Poder político eclesiástico y militar

Bárbara

¿Y el Cuarto Poder?

Marisela

¡Viruta y Capulina!

¡Abot y Costello!

¡Joselo y Simón!

¡Hansel y Gretel!

Santos

Indio blanco y negro

Santos

Ego ello y alterego

Marisela

Pobres y ricos

Santos

¿Y la clase media?

Bárbara

Ya lo dije antes desclasificada

Marisela

¿Qué es eso?

¡Principio y final!

Santos

Principio nudo y desenlace

Marisela

Posibilidad de infinitud

Silencio.

Bárbara

Cabeza tronco y extremidades

Marisela

Vida y muerte

Santos

Vida pasión y muerte

Marisela

Vives y mueres

Bárbara

Y resucitas

Marisela

Vives y te mueres

Santos

¿Y la pasión?

Marisela

¡Marido y mujer!

Santos

Monogamia muy cuestionable

Bárbara

Necio eurocentrismo

Marisela

¡Tres son multitud!

Bárbara

O Máxima Felicidad

Marisela

¡Orden y compostura!

No quiero No quiero No quiero No quiero No quiero

No puedo No puedo No puedo No puedo No puedo

Silencio.

Bárbara

Niña confiesa que no has vivido

¡Jódete!

Sufre

Santos

Ama

Bárbara

¡Y espera!

Silencio

Santos

Es la hora de poner la mesa y hacer las tajadas

 

XV.- Procesión.

Resignación ante el Santo Padre Sangrante y Tricolor, ante la Cruz Iluminada del Dinero. Olor a comino. Olor a posibilidad de armonía. Contención y relajación alternativas. Parece que truena y puede llover piedras.

Bárbara/Santos/Marisela

Los tres

condenados a vivir juntos

Enmarañados en el deseo

Orgía de insatisfacciones

TENER TENER TENER

Los tres

minúsculos

encerrados en un mismo cuerpo

asimétrico

Esperpento incapaz de encontrar su poesía

pero cuerpo

Los tres

contradichos en el mestizaje

en la malevolencia

en el odio

en el deseo

en la confusión

en el autodesprecio

en el desquiciamiento

Los tres

yendo hacia más allá del

sin haber pasado por GO ni haber cobrado doscientos

Los tres

en el irrespeto al semáforo que nunca fue un guardia de tránsito con carne y huesos

Los tres

terrenas personas de un solo dios verdadero

dinero-deseo

licuado batido de ser y tener

mal brebaje de verbos sin verbo

Los tres

embadurnados de sudores y romerías

Los tres

en combates infectos inútiles sin guía alguno

sin tiempo para detener el tiempo y sentir la plenitud

Santos

perdidos en la ausencia de lo que no existe y puede ser

Bárbara

Pero ¿existe?

Marisela

Y eso del ser ¿qué es?

¿Ser alguien en la vida no es tener?

¿entonces?

¿cuál es la equivocación?

Bárbara

¿Y la comida?

Santos

Ya está

Marisela

Nada más faltan las tajadas

Bárbara

Habrá que hacerlas

 

XVI.- La hora de las tajadas.

Danza de los cuchillos, del aceite caliente y los racimos de plátanos. Lenguetazos para unas barandas de seguridad. Intento de llegar a completar algo, entre tres.

Marisela

Soy la dueña de tu retrato

Santos

Y yo de ti

Bárbara

Y yo de ti

Marisela

Soy mayor de edad

Bárbara

La p con la e pe

La p con la a pa

Marisela

Soy mayor de edad

Santos

La p con la e pe

La p con la a pa

Marisela

De mujer a mujer lo pelearemos

Bárbara

Prefiero un fraude bancario

una narcocontienda

una batida de cobre

Tú eres la pulpera

Quiosquera

Buhonera

Terminalera

Sanera

Altanera

Bullera

Dominguera

Retrechera

Marisela

La hija de la panadera

Santos

Hay que estar pendiente de las tajadas

Bárbara

Estoy cansada

No me voy a suicidar nunca

Marisela

¿Cómo trascender la p con la e pe

la p con la a pa

que me ame y amarle?

Bárbara

¿Cómo no asistir a esta pesada inmortalidad

esta mefistofélica patraña de que mi cuerpo rejuvenezca

progresivamente

en el alma agotada

buscándo un origen

indescifrable?

Es horrible que quieras ser como yo

sin saber qué quieres

Santos

¿A dónde vamos? ¿De dónde venimos?

Bárbara

Hay que poner la mesa

 

XVII.- Sirviendo la mesa.

Ancha mesa. Hermoso mantel. Flores nacionales y la mejor vajilla de importación. Siendo lo que la apariencia diga. Mambo Conga Merengazo televisivo para que los comensales no vayan a decir. Aquí somos muy felices, aunque hay detalles por resolver.

Bendigamos la mesa y roguemos al señor

Por el semen del emperador en la falda de la becaria

roguemos al señor

Por el sufrimiento del futbolista lesionado que ha de dar patadas por Adidas

roguemos al señor

Por la cláusula que obliga a miss universo a vivir un año en Los Angeles

roguemos al señor

Por la joyería canina de la Quinta Avenida

roguemos al señor

Por las neuralgias de los negociadores de la Rolls Roice

roguemos al señor

Por los lunares negros de Michael Jackson

roguemos al señor

Por el sudor en la frente de los cardenales que caminan en el Vaticano

roguemos al señor

Por el alto costo de la gasolina para los ciudadanos suizos

roguemos al señor

Por el agotador apostolado de los banqueros

roguemos al señor

Por Toshiba Sony Philips Mc Donald IBM Burguer King Procter and Gamble Nike Compaq Ford JVC Chevrolet...

La mesa-altar ha quedado majestuosa. Petroleramente majestuosa.

 

XVIII.- De proa a popa: hora de la comida.

Asunción de cuarto de atrás: tercer mundo. Trabajo terminado, uniformes fuera. Necesidad de humildad, de aprendizaje esencial. Aproximación sencilla una ineludible unidad. Atrás, centrada, la mesa con las maravillas de gastronomía nacional, las sillas vacías que esperan ¿a quienes?. De ninguna manera a sus cocineros, destinados a un pequeño rincón del escenario bajo una pelada bombilla de poco voltaje, al suelo, al tupperware con el almuerzo preparado en casa, a la inconformidad por la añoranza del Americam Dream. Brisa de ventilador en el restringido espacio de SERVIDORES y no de SEÑORES. Gente sencilla.

Bárbara

Ya está servido Todo servido

Lo hemos hecho

Marisela

¿Qué más?

Santos

Como todos los días

Bárbara

¿Hay alguna otra alternativa?

Marisela

No

Santos

No

Bárbara

Hay que trabajar ¿Qué más?

Marisela

Pero tiene que haber algo más

Bárbara

A lo mejor Quién sabe

Santos

Tengo hambre Estoy cansado

Marisela

Yo también

Santos

¿Qué has traído tú hoy?

Marisela

Arroz con pasta ¿Y tú?

Santos

Pasta con arroz

Bárbara

Yo he podido coger un poco de cada cosa en la cocina ¿Qué tal?

Marisela

¡Qué bueno!

Bárbara

Al menos una cucharadita para cada uno ¿verdad?

Marisela

Aquí hay unas cayenas que agarré cuando iba a la parada

Bárbara

Están bonitas

Santos

Vamos a ponerlas en este vasito

Marisela

Ya van a llegar

Santos

Ya todo está servido Quedó bien la comida

Marisela

Ojalá les guste

Santos

Tiene que gustarles

Bárbara

No hablen más de trabajo Vamos a comer

Voz de Mister Danger

Http dos puntos dos barras www punto Bárbara’scathering punto canteve punto com

Queridos amigos mis felicitaciones por la cena Su olor es estupendo

Raza buena Raza buena esperar mi próximo correo Muy atentamente misterdanger punto com

Un silencio de irónica tristeza.

Bárbara

¿Comemos?

Marisela

Comamos

Destapan sus tupperware. Inician los humildes repartos, arrinconados al pie de la mesa recién servida.

Bárbara

Por fin ¿cuándo nos acostamos los tres?

Marisela

Ah pues ¿vas a seguir?

Bárbara

Es lo único que nos falta

Marisela

Sí hombre Y tú deja la reidera maliciosa

Santos

¿Yo? ¿Cuál reidera? Estoy gozando la comida Nada más

Bárbara

Está rica

Marisela

¿Cómo hiciste para robártela y que no te vieran?

Bárbara

Mañas de una

Marisela

Está rica

Mientras comen se miran en el descanso de su cotidianeidad. Sonríen degustando sus almuerzos..

 

XIX.- Llovizna, descanso: obsequio epilogal.

Marisela, relajada rompe el silencio. La luz se va yendo.

Marisela

¿Saben? Cuando era chiquita me gustaba cuando llovía porque en el techo de zinc las gotas sonaban y sonaban y yo me metía en el chinchorro con mi papá y nos arropábamos con una cobija gruesa y salían todos los olores de la tierra mojada las flores las frutas los trapos en el tendedero y hasta la cagarruta de los conejos y era sabroso sabroso no nos daba ganas de prender el televisor ni la radio tampoco de hacer algo que no fuera escuchar la lluvia No había nada más en el mundo Si alguien nos hubiera visto podía haberle parecido algo muy miserable no sé pero lo cierto es que yo era muy feliz muy feliz de verdad y no tenía más que la lluvia la lluvia y un montón de olores el abrazo de mi papá y el roce de la cobija mientras se movía el chinchorro sentía una tranquilidad que no he sentido nunca más

y ya la oscuridad es total

(pero el cuento no termina)

 

PORTAL

 

 

 

 

 

1