SECRETARIA DE AYUDA
A PERSONAS AFECTADAS POR SECTAS DESTRUCTIVAS




lause@oocities.com
Translate this page From:




DOCUMENTOS SECRETOS DE LAS SECTAS




Hay una historia famosa sobre un águila. Una vez encadenaron un águila grande a una estaca plantada en el suelo...Su amo la encadenó a la estaca para que no se escapara volando. El águila se pasaba el día entero dando vueltas y más vueltas alrededor de la estaca. Llegó a dar tantas vueltas que hizo un camino en el suelo, abrió un pequeño surco alrededor de la estaca.





Los años pasaron y el águila comenzó a envejecer. al final el amo comenzó a sentir lástima de la vieja ave. Pensó: "Bueno, éstos son los útimos días del águila; la dejaré libre.
Por fin había llegado para el águila
el momento grandioso de la libertad.
Luego el hombre lanzó el ave
hacia arriba, al aire.
y ¿qué crees que sucedió?
¿Crees que, por fin libre,
el águila se fue volando
y que subió muy alto en el cielo?


Pues no. La pobre ave, ya vieja, dio unos cuantos aletazos y cayó de nuevo al suelo. ya casi no sabía volar. Luego el águila vieja caminó hacia la estaca y se puso a dar vueltas otra vez siguiendo el surco de siempre.
Esta vez sin cadena! Sin el aro! Sólo por la fuerza de la costumbre! No era del todo libre porque seguía encadenada a su viejo hábito.
Muchas veces las personas son como ese águila. Parece que no pueden romper con sus viejas costumbres aunque se les de una oportunidad de ser libres.

Enseguida, como la vieja águila, vuelven a sus viejas formas de actuar y a su rutina; cuando podrían ser libres.


EL AGUILA ENCADENADA


Entre los Niños de Dios se cuenta una historia utilizada por David Berg: Un águila había sido encadenada a una estaca para que no se escapara. Se pasaba el día entero dando vueltas y llegó a abrir un surco.

Los años pasaron y el águila envejecía. El amo sintió lástima. Pensó: "Éstos son sus últimos días; ¡la dejaré libre!"

¡Por fin había llegado el momento grandioso de la libertad!. Cuando el hombre lanzó el ave hacia arriba, ¿qué sucedió? ¿que el águila, por fin libre se fue volando y subió muy alto en el cielo?

¡Pues no!. Dio unos cuantos aletazos y cayó al suelo. Ya casi no sabía volar. Caminó hacia la estaca y se puso a dar vueltas otra vez siguiendo el surco de siempre, pero esta vez sin la cadena ni el aro. Sólo por la fuerza de la costumbre. No era libre porque seguía encadenada a su viejo hábito.

David Berg concluye diciendo que muchas veces las personas son como ese águila. Parece que no puedan romper con sus viejas costumbres aunque se les dé una oportunidad de ser libres.

Es una ironía que el propio Mo cuente esta historia ya que es nuestra propia historia como miembros de "Los Niños de Dios", que primero estábamos bajo el mando y los abusos de "la cadena" (manejada en realidad desde arriba por Berg), seguimos luego con "La Familia", alineados y obedientes como los soldaditos del Sargento York.

Si de algo estoy seguro es que "La Familia" paulatinamente se convirtió en una organización peor al "sistema hipócrita de la iglesia" que criticábamos.

En ninguna parte he visto menos amor que allí. Uno termina obrando como un autómata. Disentir es murmurar. Ante una orden sólo cabe responder: ¡Si Señor, a la orden!, ya que sólo debíamos "escuchar, confiar y obedecer" porque "una sugerencia es una orden dada con amor".

Además, ahora me doy cuenta, éramos programados para autodestruirnos si dejábamos el grupo, ya que según Berg los cuatro pecados capitales son: LA DUDA, LA DESOBEDIENCIA, LA NEGACIÓN Y LA TRAICIÓN. Así dice en la carta DO 759:17,20 "¿Piensas que acaso creyeron a Judas?. ¡sabían que pretendía comprar su libertad, sabían que pretendía salvar su propio pellejo! ¿Le sirvió de algo? ¡Ni siquiera soportó vivir con ese peso en la conciencia! ¡Terminó suicidándose, porque sabía que había traicionado al Señor, que era culpable de su muerte! (Mt 27:3-5). El temor a los hombres y el engaño de las riquezas producen duda y la duda a la larga es seguida por la negación y la negación por la traición! No hay término medio. No existe eso de desertar sólo un poco. La inmovilidad no existe. ¡O estás progresando, avanzando, creciendo, mejorando y fortaleciéndote, o estás reincidiendo y empeorando"

( "Los cuatro pecados capitales" NRS 9, DO 759:17, 20 )

En la revista buenas Nuevas 263 DO de Mayo de 1987 en la carta de Mo nº 2242 bajo el título: "¡Dios no es pacifista!" dice: "Él cree en la guerra contra los malignos y cree en asesinar a sus enemigos cuando después de demostrarles misericordia, paciencia y amor, persisten en hacer el mal y no se arrepienten ¡Dios se encoleriza! Con los que rechazan su misericordia y paciencia y generalmente les asesta unos buenos golpes, los aniquila, los extermina y los arrasa! ¿Se ha sabido de casos en que acabó con miles y con decenas de miles, y no hablemos de Armagedón, cuando acabará con millones! ¡Y no digamos la batalla de Gog y Magog en la que se cargará miles de millones! ¡Total que Dios no es ningún pacifista! ¡A lo largo del Antiguo Testamento ordenó a su Pueblo y a sus ejércitos que exterminaran a sus enemigos! ¡EL PROPIO SEÑOR CON EL TIEMPO SE HARTA DE CIERTA GENTE Y ARRASA PAISES Y CIUDADES ENTEROS! ¡Una vez barrió con el mundo entero por medio de un diluvio de agua; la próxima vez se valdrá de una guerra -Armagedón- para barrer con todos los partidarios del Anticristo; y por último barrerá con el mundo entero mediante un diluvio de fuego! ¡Si a eso no lo llamas tú violento, no sé qué lo será! ¡Si a eso no lo llamas matanza, no sé qué lo será!. Cuando persisten en invadir nuestra libertad y nuestra independencia y se empeñan en perseguirnos sin dar señal alguna de arrepentirse ni cambiar, ¿Dios espera que protejamos a nuestras familias, a nuestras esposas y a nuestros hijos! Y de ser necesario, cuando todo lo demás falle, ¡recurriendo a la violencia! (párrafos 6,9).

La Familia publica periódicamente un "fichero de delincuentes" donde figuran sus "enemigos" y listas de oraciones contra ellos. Leyendo los párrafos anteriores podemos ver lo que esto significa.

Una de las cosas que nos enseñaban, que está en el libro de "Los Niños del Cielo" es la anécdota de una niña que rezaba el Padre Nuestro y cuando llegaba a la parte que decía "Hágase tu voluntad así en la Tierra como en el Cielo" la niña le preguntó al hermano que significaba esto y él le contestó: ¡al instante!. En el cielo se hace la voluntad de Dios ¡AL INSTANTE! Todo el que entra a La Familia por su fe en Dios y su anhelo de servicio al prójimo es manipulado constantemente con versículos sacados fuera de contexto para conseguir que haga todo lo que ellos pretenden. Para justificar el FF nos hacían memorizar Mateo 4:19: "Y les dijo venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres" o para separarnos de nuestros padres el versículo de Mateo 10:36 "Y los enemigos del hombre serán los de su casa, el que ame a padre o madre más que a mí, no es digno de mí"; o para esquilar a las ovejas y hacernos sacarle todo lo que tenían: "Cualquiera de vosotros que no renuncie a todo lo que posee no puede ser mi discípulo" (Lucas 14:33) y para que renunciáramos a nuestra independencia y viviéramos en comunidad "Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas y vendían sus propiedades y sus bienes y los repartían a todos según la necesidad de cada uno" (Hechos 2:44-45).

Muchos ex-miembros creen que esa fue una interpretación correcta de las escrituras e incluso siguen con algún ministerio, viviendo en comunidades. Eso está bien si lo hacen con fe, no esclavizan a nadie en nombre de Dios y hacen algún bien. Pero forzar a alguien con la Biblia, abusando de su buena fe, despojándolo de sus bienes, haciendo que deje de tomar medicamentos para ponerse en las manos de Dios me parece un fanatismo destructivo.

Los que estuvimos dentro sabemos de la existencia del Libro de Davidito con sus especiales clases de puericultura, del secuestro de los menores por parte de uno de los padres cuando el otro quiere dejar el grupo, de "despojar a Egipto" y muchas cosas que consiguieron que nos parecieran normales.

El propio hijo de Berg, luego de negar el carácter de profeta de su padre, fue castigado a no verlo de por vida y terminó suicidándose. Abner, uno de los mensajeros celestiales que tiene ahora La Familia, según las palabras de Faithy Berg fue muerto por Jethro (Treadwell) porque éste era amante de su esposa Débora Berg. La cuestión es que su muerte en una moto resultó muy dudosa. Phoebe, otra de las ayudantes celestiales, murió en MWM por falta de atención médica. Sully Bolívar murió cuando la instaron a dejar las sulfamidas aduciendo que no tenía suficiente fe en su tratamiento del Lupus Eritematoso. Abigail Berry tuvo que sufrir la extracción de sus ovarios por la misma razón que Phoebe ("poner a Dios entre la espada y la pared") además de ser víctima en reiteradas ocasiones de abusos sexuales. Incluso el mismo Mo tuvo que ser operado después de sufrir por años un estrechamiento de faringe que él atribuyó a un cunnilingus que le efectuó a la esposa de Timoty Concerned. Murió solo, sin nadie al lado, desplazado por María en la jefatura. La propia María sufre de tracoma, que le causó ceguera, por no haberse curado a tiempo con una simple sulfamida, confiando en la imposición de manos de Berg.

Cuando Berg pregonaba que el FF era la práctica mandada por Dios y que iba a proteger a sus efeadoras como resultado muchos enfermaron y actualmente gran parte de los miembros mayores de la Familia sufren de herpes genital. Algunos llegaron a morir de SIDA como Ruth, que murió en el Hogar Ciudad Celestial del Japón..

Faithy de quien yo conservaba recuerdos muy dulces fue una parte muy activa en el exorcismo de Watchman y ella misma de acuerdo a lo que se comenta sufre de alcoholismo, lo que determinó que Happy la abandonara.

Lo que ahora me parece extraño es que se haya utilizado la Biblia para mentir, engañar, despojar Egipto (robar), cometer adulterio, incesto y paidofilia. Se nos decía que era un pecado terrible comer azúcar blanco. Era una perversión tomar sol por más de cinco minutos y podía ser causa de expulsión. Lo mismo tener celos porque la propia esposa hacía FF ya que es un espíritu de egoísmo.

En realidad cuando alguien se le cruzaba a algún líder encontraban enseguida un justificativo para reprenderlo o castigarlo. como a Gene (la esposa de Eman), Justus, Keda, etc.

El aislamiento a que nos sometían fue el mejor instrumento para someternos. Si se suman los versículos memorizados selectivamente, la falta de comunicación con el mundo exterior, no escuchar radio, no mirar televisión, no leer periódicos (excepto que sea de interés para la obra) no escuchar música que no sea de La Familia. Así terminábamos creyendo que La Familia era un pedacito de cielo en la Tierra, cuando ha sido lo más cercano al infierno que hayamos nunca vivido. Para distorsionar tanto la realidad se nos hacía el inicial "bombardeo de amor" con fracesitas tales como ¡Todo el mundo ama a Benjamin! Y respondíamos: ¡amén!

¿A quién no le gusta el elogio, que le brinden cariño? El problema son los verdaderos fines que se ocultan tras la apariencia de un "inocente" grupo cristiano.

El hecho de que lo despertaran a uno con una canción que al principio resultaba chocante pero que luego se convertía en una rutina y la extrañábamos, porque ya nos habíamos transformado en el águila encadenada.

Pretendían hacernos sentir que éramos tan especiales para Dios y su Reino, que éramos tan inteligentes al escapar de la locura del mundo y a la vez tan bienaventurados de ser parte de la elite de Dios junto a Su último profeta que nos esforzábamos al máximo trabajando tanto como daban nuestras fuerzas, memorizando la Palabra y haciendo todo cuanto nos ordenaran, por un presunto amor a los demás y a la obra de Dios, cuando no era más que un tributo a la locura de Berg..

El simple hecho de tener la obligación de memorizar algo cada día y presentarlo a la hora del almuerzo hacía que mientras íbamos puerta a puerta o cocinábamos, estuviéramos estudiando el versículo. A través de la ley de demérito (Brillantes y Avergonzados) cada uno se esforzaba al máximo para conseguir las mejores donaciones, vender más piezas de literatura, orar con más gente, ante el temor de ser avergonzados públicamente y recibir algún castigo.

Todo lo que hacíamos tenía repercusiones o consecuencias. Teníamos que glorificar a Dios incluso con nuestro cuerpo y el sexo se usaba para destruir matrimonios o simplemente para mantener a otros bajo control.

Muchas de estas situaciones producían "batallas", pero eso significaba que se le daba lugar al diablo y sus dudas, por lo que había que reprenderlo en el nombre de Jesús para que Dios nos diera la victoria.

Otra cosa que nos sugestionaba mucho a todos era el carácter animista y supersticioso de la secta. Había que orar por todo, lo que se comía, lo que se tocaba, se recibía o enviaba por correo. Eso nos mantenía en un estado de terror constante, viendo al diablo en casi todo. Me duele ahora comprobar que mi estancia entre los COG fue lo más parecido a estar en el infierno y ver que los demonios no estaban en las cosas que recibíamos del mundo sino en las que nos remitía World Services. Más aún, creo que nuestro infierno fue el hondo surco que recorríamos como el águila encadenada, arrastrados por Berg y María.



Si desea la versión completa de estos documentos complete el FORMULARIO


MATERIAL EDITADO POR LOS NDD
Mi pececitoTu eres el Amor de DiosLa chica del cieloEl águila encadenada




>>>>>>>>>>Volver al índice de la página principal<<<<<<<<<<