LA INICIACION DE MARTA

Por Petazetas




Alex se acerco, se puso encima de Ingrid y se la inserto de golpe en el coño, los dos aullaron de placer, mientras Marta relamia las tetorras de Ingrid, grandes y redondas

LA INICIACIÓN DE MARTA Alex se acercó, se puso encima de Ingrid y se la insertó de golpe en el coño, los dos aullaron de placer, mientras Marta relamía las tetorras de Ingrid, grandes y redondas

Marta se encontraba en una situación económica muy precaria. Su marido la había abandonado por una mujer latinoamericana muy fogosa que le hizo perder la razón. Desde entonces Marta, que siempre había sido ama de casa, tuvo que hacer de todo para poder sobrevivir. Limpiaba escaleras, cuidaba niños, etc., pero el dinero que conseguía no era suficiente para pagar el alquiler, los gastos y comidas.

Un día se encontró con Miriam, una amiga que había conocido en la Asociación de mujeres separadas de su barrio. Al comentarle lo precario de su situación, Miriam le confesó algo… Mira Marta, lo que te voy a comentar que no salga de aquí, pero tengo un contacto con el que puedes ganar bastante dinero por solo un día de trabajo… Se trata de un trabajo digno aunque un poco escandaloso, pero te lo diré porque estas pasándolo mal y aún tienes buen cuerpo para aprovecharlo…

Marta ya pensaba que iba a hablarle de prostitución, pero Miriam no iba por ahí… Mi conocido es un fotógrafo, hace fotos porno lésbicas para revistas extranjeras. No es que las fotos sean de verdad sino que simplemente tienes que estar desnuda con la lengua cerca del coño, la boca o las tetas de otra mujer y ya está.

Te hacen fotos así y pagan muy, muy bien. Marta se lo estuvo pensando y como ya le tocaba pagar el alquiler y no tenía un duro… ¡Pues qué coño! ¡Iba a hacerlo! Todavía tenía un cuerpo bonito a sus 40 años. Concretó una cita con Alex, el fotógrafo. Cuando él la vio en su estudio habló un poco con ella, concretaron los honorarios que cobraría, etc. Cuando todo estuvo claro, Alex dijo: Quítate la ropa hasta estar completamente desnuda...

Marta se quedó estupefacta… ¡pero si todavía no tenemos que hacer las fotos! Ya, dijo Alex, pero antes de hacer la sesión de fotos tengo que revisar a las modelos para ver si tienen unas buenas tetas, un buen culo… Marta se desnudó con mucha vergüenza y se quedó de pie ante Alex. Alex la miró y le dijo… sóbate los pezones… quiero ver como quedan cuando están duros… Marta, súper nerviosa, se mojó los dedos con saliva y se masajeó los pezones hasta que se le pusieron erectos… Bien dijo Alex, las tetas y el culo muy bien…Ahora necesito que te sientes en una silla y te abras de piernas… Marta exclamó… pero si Miriam me dijo que… Alex la tranquilizó, sólo es para ver si tu concha es bonita… piensa que son fotos porno… Marta asintió, se sentó, abrió las piernas y con los dedos abrió su conchita para que Alex la pudiera inspeccionar. Alex le dijo, muy bonito… ya está… pero en realidad pensaba joder que raja más perfecta… como sobresalía el clítoris… seguro que es delicioso…

La citó para el día siguiente, y cuando Marta llegó se encontró con Alex y una mujer espectacular de tetas de silicona enormes, rubia y alta. Se llama Ingrid, le dijo Alex y será tu compañera de sesión. Las dos se tuvieron que desnudar y Marta no podía dejar de mirar ese cuerpazo… si yo hubiera tenido ese cuerpo quizás mi marido no me hubiese dejado… Empezó la sesión de fotos y Alex les iba diciendo en que posturas debía ponerse. Se tuvieron que magrear las tetas para ponerse los pezones tiesos.

Al principio fue un poco violento, pero poco después ya estaban haciendo las fotos con toda normalidad… ayudó un poco la botella de vino que había traído Alex. Al cabo de un rato le tocaba a Marta hacer las posturas de lengua… miraba la raja de Ingrid y vio como estaba mojada y el clítoris le palpitaba… ¡Esta tía se está poniendo cachonda conmigo! Pero a la vez notaba que la excitación también le afectaba a ella… yo también me estoy mojando…

Después le volvió a tocar el turno a Ingrid… Marta tenía que poner cara de placer inmenso mientras Ingrid acercaba su lengua a su chocho, pero esta vez le rozó… ¡Ah! Exclamó Marta, levantó la cabeza y vio la cara lasciva de Ingrid… y no le importó pues estaba tan cachonda que se follaría a cualquiera… Ingrid al
ver que Marta no protestaba empezó con la lengua a sobarle el clítoris… Marta gemía… Oh, oh si sórbeme mi pepita de oro, chúpala, chúpala, aaaaahhhhh. Alex no dejó de hacer fotos como un loco, si Ingrid fóllala, fóllala… Mientras con una mano accionaba el disparador, con la otra se sacó la polla y empezó a masturbarse allí mismo. Marta estaba loca del gusto que le estaba dando Ingrid… Mientras le metía la lengua en su agujerito, le manoseaba las tetas y le metía un dedo en culo… Marta notó que se iba a correr y lo proclamó a los 4 vientos, ah, ah, sí, sí, me corro, me corro, aaaaaaaaaahhhhh, que me haces… que me estás haciendo… Aaaaahhhhhh, arqueó la boca en una expresión total de lujuria y empezó a rezumar de su coño chorros de zumo vaginal que Ingrid relamía como una posesa.

Cuando Marta se recuperó… quiso agradecerle a Ingrid su gesto… ven aquí mi putita rubia… voy a hacer que tu clítoris acabe siendo más grande que tus tetas de tanto que se te va a hinchar del gusto que te voy a dar… guarra… Le separó bien las piernas y le empezó a chupar su raja tal y como había notado que le había hecho a ella… Qué bien sabe tu miel, putita, te vas a enterar… le chupó la pepita con brutalidad mientras le metía 4 dedos dentro de su coño rezumante de líquido… Ingrid se agitaba y gemía como una posesa… Alex se había corrido en el suelo, pero no podía parar de meneársela… continuaba cachondísimo y su polla continuaba tiesa y dura como una roca. Marta se percató entonces de la paja que Alex se estaba haciendo… ¡Alex! ¡Ven aquí! ¡Quiero que te folles a Ingrid! Alex se acercó, se puso encima de Ingrid y se la insertó de golpe en el coño, los dos aullaron de placer…oh sí, que mojada estás Ingrid… que buena raja tienes… decía Alex. Mientras Marta relamía las tetorras de Ingrid, grandes redondas… Se daba morreos con ella, notaba su lengua en la garganta… Ingrid usó su mano para masturbar a Marta…

Ingrid se corrió enseguida… Entonces Marta montó encima de Alex y lo cabalgó… ohhhh, siiiii, cuánto tiempo hacía que no me metía una polla en mi chochete… Ahhhhh, ¿te gusta mi coño Alex, te gusta? Ohhh, tienes un cuerpo delicioso… ah, oh, a mi polla le encanta tu raja… Mientras Marta cabalgaba a Alex, le ordenó que chupara el coño de Ingrid… Así las dos encima de Alex cabalgando su polla y su boca aprovechaban para darse las lenguas y sobarse las tetas… Marta y Alex se corrieron a la vez, inundando su agujero de semen muy espeso y su propio jugo. Después los dos lamieron el clítoris de Ingrid a la vez hasta que se corrió en sus bocas. Los 3 se quedaron descansando entre los cojines del suelo, exhaustos… y decidieron que algún día volverían a hacer otra “sesión”…

Unos días después, Marta se encontró con Miriam y le relató lo que le había sucedido y lo bueno que fue, aparte de para su bolsillo, para su depresión. Esperaba que Miriam la mirara con cara de asombro. Miriam sonrió, yo ya sabía lo que iba a pasar. Le dije a Alex que te trajera a Ingrid… es muy buena, eh? Quise que te iniciara ella… lo mismo que hizo conmigo, pero si te lo hubiera contado no lo habrías hecho… además yo quería que probaras a ser bisexual porque… me gustas y me encantaría follar contigo... ¿te sorprendo?

No, contestó Marta. Ahora que he descubierto el placer de hacer el amor con una mujer ya no seré capaz de prescindir de ello… así que… ¿follamos en tu casa o en la mía? Le dijo sonriendo mirando descaradamente su escote. Miriam sonrió lascivamente ardiendo de deseo y las dos se metieron en un portal oscuro de la calle, metiéndose mano en las tetas por dentro de la camiseta y en sus chominos por encima el pantalón… sus lenguas se exploraban mutuamente la boca… oh, qué bien, pensó Marta, que excitante polvazo me espera…

Estrenaré con ella los juguetes nuevos que acabo de comprar… Ya se imaginaba con las correas puestas follándose a Miriam con la polla enorme de látex negra…

Autor: Petazetas



VOLVER A LA
PÁGINA PRINCIPAL
1