El verso con métrica y rima

 

directorio

Inicio
 
Por qué esta web
 
Antologías selectas
 
Listado general
 
Novedades
 
Enlaces
 
Más poesía
 
Reglas de la poesía
 

   JOSÉ Mª GABRIEL Y GALÁN  

atrássubir un nivel

portada

 comentarios a su obra

su obra 1

DIRECTORIO DE ESTE AUTOR

su obra 2

su obra 3

 

su obra 4

centenario de hijo adoptivo

ALMAS

(En la muerte del obispo Cámara)
 

Yo de un alma de luz estuve asido,
luz de su luz para mi fe tomando;
pero el Dios que la estaba iluminando,
veló la luz bajo crespón tupido.

Tanto sentí, que sollocé dormido,
y dentro de mi sueño despertando,
vi que el alma del justo iba bogando
por el espacio ante el Señor tendido.

Y, faro bienhechor, polar estrella ,
la mística doctora del Carmelo,
desde una celosía de la Gloria,

—¡Ven! ¡Ven!— le dijo, ¡y la elevó hasta ella!
Entraron las dos almas en el cielo
y un nuevo sol brilló en el de la Historia.

 

José María Gabriel y Galán

José María Gabriel y Galán == 28-6-1870 --- 6-1-1905

       BIOGRAFÍA      

JOSÉ MARÍA GABRIEL Y GALÁN nació el 28 de junio de 1870 en Frades de la Sierra, pequeño pueblo de la provincia de Salamanca que en aquellos tiempos formaba parte de Castilla la Vieja y en la actualidad, Salamanca es una de las nueve provincias que componen la autonomía de Castilla y León (España). Su padre Narciso Gabriel Panadero, su madre Bernarda Galán Casquero, se dedicaban al cultivo de la tierra y la ganadería en terrenos de su propiedad, dos de las producciones típicas del campo charro salmantino. Su economía era la propia de quienes se dedicaban a la agricultura y a la explotación ganadera por aquellos años finales del siglo XIX.

Su infancia la pasa en su pueblo natal y allí en su escuela primaria aprende las primeras letras. A los 15 años se traslada a la capital, Salamanca, donde prosigue sus estudios. Para no cargar más la economía familiar, se buscó un trabajo en un almacén de tejidos que alternaba con sus estudios. De esta estancia en la capital salmantina, datan sus primeros escritos en verso, que al darlos a conocer a sus amistades, es elogiado y estimulado a que continúe escribiendo poesías.

En 1888 obtiene el título de maestro de escuela y es destinado al pueblo de Guijuelo, distante 20 Km. de su pueblo natal. Tras una corta estancia en la escuela de este pueblo, se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela Normal Central.  En la capital de España reside por poco tiempo, pues esta ciudad cosmopolita despierta en José María un cierto rechazo, puesto de manifiesto en alguna de las cartas que escribe a sus amigos, en que la moteja bajo la denominación de "Modernópolis".  Después, su nuevo destino de maestro de escuela es a Piedrahita, (Ávila). Allí permanece 6 años y se dedica a la pedagogía sirviéndose de los nuevos conocimientos adquiridos en el curso que estudió en Madrid.

Del periodo de su estancia en Piedrahita, Se tienen conocimientos a través de las múltiples cartas que escribe a algunos amigos, las cuales firmaba con el seudónimo de "El solitario", tal era el bajo estado de ánimo en el que el joven maestro se encontraba por entonces.

José María se iba perfilando como un muchacho triste, melancólico y muy sensible y atento al mundo que le rodeaba. De convicciones profundamente religiosas recibidas de su madre, son sus primeras poesías el fiel reflejo de sus creencias. En una de las cartas enviada a un amigo, podemos averiguar lo que opinaba el sensible poeta sobre el castigo inhumano que para su moral suponía la pena de muerte, aplicada en España por entonces:

«... pasado mañana, dará la justicia en esta localidad, el triste espectáculo de la ejecución de la reo de un crimen cometido en una dehesa de este partido judicial, hace ya dos años. ¡Que Dios la recoja en el Cielo!...»

De su monótona vida de soledad y tristeza que por aquel tiempo caracterizaba al joven poeta, vino a sacarle el enamoramiento con Desideria, hacia el año 1893. Cuatro años después, en diciembre de 1897 anunciaba su casamiento con Desideria, ("mi vaquerilla" como solía llamarla cariñosamente). El 26 de enero de 1898, en la iglesia San Esteban de Plasencia, se casaban José María Gabriel y Galán y Desideria García Gascón.

A partir de ese instante, la vida del joven poeta experimenta un cambio notable; desde la escuela de Piedrahita abandona su dedicación de maestro y se traslada al pueblo cacereño de Guijo de Granadilla, en donde se encarga de la administración de una gran dehesa extremeña denominada "El Tejar" (más de 170 hectáreas), propiedad de un primo carnal de su madre —hoy inundada por el pantano "Gabriel y Galán"—.  Encuentra así, la calma que necesita el espíritu sensible de nuestro poeta: la dedicación al cultivo del campo y del alma.  Debido al sosiego que esta nueva ocupación le proporciona, y debido también a su sensibilidad y a sus dotes de agudo observador, se dedica a escribir lo que le inspira el nuevo entorno en el que se desenvuelve. Poesías de pura raigambre racial, retratan las vidas de los humildes labriegos que trabajan y habitan en la dehesa; de los pobladores de aquellos pequeños núcleos rurales del norte de Extremadura; de los amoríos entre los pastorcillos y las jóvenes zagalillas...

En ese pueblo nace su primer hijo (Jesús, 7-11-1898), lo cual le inspira para componer la poesía «El Cristu benditu» con la que inicia sus famosas EXTREMEÑAS en las que el empleo de la lengua vernácula, "el castúo", perfuma la musa del poeta. En esa poesía refleja la vida gris que pasó en su primera juventud y el gran cambio hacia la alegría que experimenta con su nuevo empleo y el nacimiento de su hijo.

La observación minuciosa
de las gentes que le rodeaban, le lleva a decir un día en carta a su gran amigo Casto Blanco Cabeza, (15 de agosto de 1900):

«Yo vivo bien, a Dios gracias; pero no me falta hueso que roer. En mi trato con las gentes sufro no poco. Las gentucas de las aldeas, a la par que cosas muy buenas, tienen miserias y roñas morales que repugnan al estómago más fuerte. Se necesita mucha caridad y mucha paciencia para vivir entre ellas. Ese es el hueso y no es chico. (...)
Con los ilustrados del pueblo no hay que contar para nada. No los desprecio por ignorantes, sino por tontos, por hipócritas y por hombres de mala fe, que de todo hay.
No los quiero porque no me sirven para nada: ni me instruyen, ni me edifican, ni me distraen, ni me quieren, no por nada, sino porque no saben de esas cosas, o mejor, porque no pueden hacerlas. Si alguno pensó cinco minutos en semejantes cuestiones, que yo lo dudo, sería para concluir que no hay absurdo más tonto y menos trascendental que la amistad de dos espíritus que... ¡Jesús, si me oyeran semejantes tonterías!

Con todas ellas harían estos curas y estos médicos una gran alegoría: la alegoría de la esterilidad sobre el pedestal de la chifladura...: ¡qué brutos son!»

Su segundo hijo (Juan) nace el 27 de enero de 1901. En septiembre de ese mismo año, convocado por la universidad de Salamanca, se celebran unos juegos florales. A ellos concurre Gabriel y Galán con la poesía titulada "EL AMA". Preside el jurado del certamen el insigne rector de la universidad salmantina, filósofo, escritor y poeta, Miguel de Unamuno.  El 3 de septiembre se da a conocer el fallo del jurado, que recae en la obra presentada por Gabriel y Galán; en ella, el autor había plasmado con gran hondura poética, todos los vivos recuerdos que guardaba de su madre, recia mujer de Castilla que le animó en sus comienzos literarios, y muerta unos años antes. En dicha poesía, nuestro poeta se mete en el personaje de su padre y desde esa ensoñación relata la vida de la pareja al frente de una gran finca imaginada que bien le pudo inspirar su realidad vivida al frente de la que él ya dirigía en Guijo de Granadilla.

El 15 de septiembre de 1901, se celebran en Salamanca los juegos florales en los que, en solemne acto, es entregada "la flor natural" a Gabriel y Galán, como premio a su bella poesía EL AMA. Debido a la huella que dejó la poesía ganadora y a la amistad surgida de tal evento entre los dos poetas, a partir de aquel momento, Unamuno y Gabriel y Galán comienzan una asidua correspondencia epistolar. A partir de ahí se empieza a dar a conocer como joven y singular poeta. Publica su libro de poesías titulado "Castellanas". El éxito adquirido por esta publicación hace que el autor vuelva a dar a la luz su segundo libro titulado "Extremeñas" y poco tiempo después, un tercero de título "Nuevas castellanas".  En 1902 triunfa en los juegos florales de Zaragoza; al año siguiente obtiene los galardones de la flor natural, en los juegos florales de Murcia, de Lugo y de Sevilla. La fama con que irrumpía este joven poeta, en el panorama de la popularidad, adquiría un vertiginoso crecimiento en corto espacio de tiempo. El año 1903 es galardonado por el ayuntamiento de Guijo de Granadilla con el título de «Hijo Adoptivo» de este pequeño pueblo cacereño del valle del río Alagón perteneciente a las "Tierras de Granadilla”, al lado de la comarca natural de Las Hurdes. Para corresponder con toda gratitud a tal nombramiento, prepara una bella poesía titulada SÓLO PARA MI LUGAR que es estrenada y recitada por su autor en tan solemne acto, el lunes 13 de abril de 1903. En 1904 recibe un homenaje en Argentina a resultas de ser premiada su poesía "Canto al trabajo". Toda su poesía se desenvuelve en una atmósfera campesina y rural.

Él supo cantar como nadie, la belleza del alma sencilla de los campesinos salmantinos y extremeños. Hizo poesía de lo más paupérrimo de las humildes gentes de las proximidades de Las Hurdes que luego supo retratar el español/mexicano Luis Buñuel con su documental "Tierra sin pan".   Su extensa y valiosa obra es de una excelente y sublime sencillez, con la utilización de palabras y frases exentas de engoladas filigranas y sofisticaciones, que son el mimbre con el que va entretejiendo una poesía popular de alta sonoridad y muy cuidada rima, que cala fácilmente en el entendimiento de los menos instruidos en las artes literarias. Su verso recorre una amplia gama de medidas que va desde el hexasílabo hasta el hexadecasílabo. Sus estrofas más usadas son el romance, la cuarteta, la redondilla, la quintilla, la sextilla y el serventesio. Tan sólo dos sonetos llegó a escribir.

Sus poesías publicadas se agrupan bajo los títulos: Campesinas; Castellanas; Religiosas; Extremeñas; Obras en verso y en prosa; Nuevas Castellanas; y Poesías de juventud.

En las poesías escritas en la lengua vernácula extremeña, —el castúo— y en alguna que otra expresión de un lenguaje popular, para hacer notar que no pertenecen al correcto idioma castellano-español, van resaltadas en letra cursiva.

*    *    *

El 6 de enero de 1905, con 35 años no cumplidos, a consecuencia de una apendicitis aguda, muere nuestro joven poeta en Guijo  de Granadilla (Cáceres), en donde su ayuntamiento mantiene la casa que habitó, como museo en donde mostrar los objetos personales más entrañables del poeta junto con manuscritos y libros, donados por sus descendientes.

Con esta selección de sus mejores y más descriptivas poesías, intentamos hacer un sentido homenaje en el recuerdo a este incomparable poeta del humilde campo castellano y extremeño.

 

 


AUTÉNTICA POESÍA - Herrera/Muñoz - 2001

1