El verso con métrica y rima

 

directorio

Inicio
 
Por qué esta web
 
Antologías selectas
 
Listado general
 
Novedades
 
Enlaces
 
Más poesía
 
Reglas de la poesía
 

   JOSÉ ÁNGEL BUESA  

atrássubir un nivel

portada

 comentarios a su obra

DIRECTORIO DE ESTE AUTOR

su obra 1

 

su obra 2

su obra 3


           AMOR TARDÍO

 Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.
 
Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.
 
Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;
 
pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón...

    José Ángel Buesa

foto de José Ángel Buesa

      BIOGRAFÍA     

José Ángel Buesa nació el 2 de septiembre de 1910, en Cruces, ciudad de la antigua provincia de "Las Villas", actualmente Cienfuegos, Cuba, rodeada de centrales y campos de caña. Es un paisaje donde predominan los tonos verdes y azules, el color de la tierra y el cielo manchado por el humo de los grandes Ingenios, donde se va moliendo la caña.

El fervor de Buesa hacia la poesía universal ha quedado en "Babel", "Poemas en la arena" y especialmente "Nuevo oasis", y también en "Poeta Enamorado", donde ha ido publicando sus versiones de poemas en otros idiomas. En esta actitud generosa y en su fervor hacia la poesía francesa, que traduce, se emparenta a la labor del poeta colombiano Ismael Enrique Arciniegas y del mexicano Enrique González Martínez.

A los 7 años ya escribe versos. Adolescente, va a Cienfuegos a continuar sus estudios en el Colegio de los Hermanos Maristas y, más tarde, a trabajar. Cienfuegos, tan próximo a su pueblo natal, le ofrece horizontes marinos y bellezas que dejarán en su corazón luminosas huellas. Muchos elementos de sus poemas entran entonces a almacenarse en el recuerdo. El paisaje humano y el paisaje geográfico tienen para el poeta, en aquellos años, mucho de magia. Después, muy joven, se traslada a La Habana, donde radica definitivamente. Va a vivir a un barrio que es como una inmensa provincia: Jesús del Monte. Su vida se hace violenta y soñadora, áspera y tumultuosa, lírica y batalladora. Estudia a los clásicos y trabaja en oficinas, rodeado de números y cifras. Viaja a Matanzas y comparte la vida con los grupos literarios matanceros de su generación.

Un día -1932- publica un libro: "La fuga de las horas". El poeta tiene solamente 22 años. El poema "El hijo del sueño" se dice en todas partes. El libro es fruto de una dedicación constante de conocer y vivir. "Misas Paganas" vuelve a colocar el nombre del poeta, al año siguiente, en las vitrinas de las librerías. Entonces José Ángel Buesa ha dejado ya los números y ha dado un paso definitivo en su vida, que no dejará de tener cierta importancia para su poesía: Se dedica a guionista radiofónico y, en adelante, gana el pan de cada día como trabajador intelectual exclusivamente: Se hace escritor profesional.

El diario contacto con una radio audiencia de inmensa y su temperamento sincero, vibrante, comunicativo, lo llevan a vivir intensamente cada uno de sus poemas. Después de "Misas Paganas", donde aparecen los fuertes ecos del modernismo musical y rico de colores, Buesa edita "Babel", su tercer libro que aparece tres años más tarde que el anterior. "Babel" es clave de todos los caminos siguientes de la poesía de José Ángel Buesa.

Entre los poemas aparecen "Balada en la Alameda" y "Poema del Renunciamiento". Autorizadas voces de la poesía americana saludan este libro. El público ha advertido ya que se trata de un nuevo gran poeta en el panorama de la poesía Cubana. "Canto Final" aparece en 1936, el poeta Juan Ramón Jiménez ha antologado algunos poemas elegíacos y amorosos de Buesa que, más tarde, Leopoldo Panero incluirá en su "Antología de la Poesía Hispanoamericana". "Oasis", el libro de muchas ediciones aparece por primera vez en 1943. Ese mismo año edita Buesa: "Hyacinthus", "Prometeo", "La Vejez de Don Juan", "Odas por la Victoria" y "Muerte Diaria".

El nombre del poeta cruza las fronteras y sus poemas aparecen traducidos en remotos sitios del mapa. En 1944 aparecen sus "Cantos de Proteo", libro singular y violento, donde se reflejan las angustias del hombre contemporáneo que lucha en un mundo agrio y áspero. "Lamentaciones de Proteo", en 1947, y "Alegría de Proteo", en 1948, cierra ese cielo de la poesía de Buesa, pero, paralelamente, "Canciones de Adán", en 1947, y después "Poemas en la Arena", trabajan el terreno más cálidamente amoroso, que encuentra en "Nuevo Oasis", en 1949, un libro hermano a "Oasis". Las ediciones de "Nuevo Oasis" empiezan a sucederse también. Desde entonces el poeta guardaba silencio, hasta "Poeta Enamorado", su obra hermana a "Oasis" y "Nuevo Oasis", y además ancha temática amorosa aún. La popularidad extraordinaria del poeta ha sido ganada no por ninguna propaganda política, religiosa o cenacular, sino espontáneamente, por una adhesión entusiasta de la emoción popular. Millares de criaturas se sienten interpretadas en los versos del lírico en "Oasis" y "Poeta Enamorado". Su canto de amor a América -inédito aún- se llama "Maya", escrito entre la emoción de las ruinas milenarias de Chichén-Itzú y Uxmal. El poeta ha recorrido, además, extensamente, el anfiteatro de las Antias. Su influencia es indudable en los poetas recientes. Cuando la poesía vuelve hacia la sencillez profunda, hacia la comunicación encuentra a este poeta, desde siempre, dueño de una cantera de emoción y amor, de donde han salido desde la primera página de "La Fuga de las Horas" hasta las últimas estrofas de "Poeta Enamorado".

Buesa vivió en El Salvador más o menos en los años 50. Dirigió una radio que en la actualidad ya desapareció; fue gran inspiración para poetas nacionales y se ganó el respeto y admiración de todas las damas de la alta sociedad de aquel entonces y todo por tener el don de la palabra. Antes de su partida de El Salvador dejó varios poemas al país.

Catalogado por algunos críticos como poeta menor, cursi y fácil, no obstante podemos afirmar que ningún poeta cubano, ha hecho mejor gala del neoromanticismo americano.

Su libro "Oasis" 1943 se reedito en más de 26 ocasiones, así como "Nuevo Oasis", sus libros se agotaban tan pronto salían, se dice que de un poema suyo fueron los primeros versos que se oyeron en la televisión cubana en los años 61, abandonó Cuba rumbo a España, Islas Canarias y Santo. Domingo donde muere en 1982.

(facilitado por Leónidas Bustamente)

~~~~***~~~~

Especial para El Nuevo Herald 16 de enero de 1997 por RAÚL RIVERO

El poeta José Ángel Buesa, borrado de la literatura oficial desde 1959, sigue pasando por la vida de su país sin saber que ha pasado porque este domingo su amiga Carilda Oliver Labra lo recordaba "gentil, todo un caballero y antiimperialista".

"Buesa era un increíble personaje. Con él tuve una gran amistad, gracias a él me publicaron una antología de amor", dice C. Oliver Labra desde la páginas del semanario Juventud Rebelde.

Olvidado por los críticos, barrido de las antologías y desterrado de los manuales, el poeta de "Renunciamiento", de "Cartas a Usted" y de "Oasis", ha vivido como un fantasma entre las nuevas generaciones de cubanos.

Mirta Martínez una bibliotecaria de Matanzas, reconoce que "los libros de Buesa no duran aquí por más que se les vigile. Se los roban. Es un vicio".

El poeta poco después del triunfo de Fidel Castro emigró a Santo Domingo, donde murió con más de 80 años.

El reportaje sorprendió a admiradores y especialistas porque Buesa, que se ganaba la vida como guionista radiofónico, se convirtió para las autoridades cubanas en un símbolo del pasado, un ejemplo negativo para las nuevas generaciones y un enemigo del pueblo.

"También podía ser muy divertido", dice Oliver. "No soportaba a los estadounidenses y nunca fue a vivir allá. Era muy liberal".

Los autores del reportaje califican al poeta de insulso y mediocre, pero aceptan que su obra en Cuba "ronda todavía con fuerza tremenda".

 

 

 


AUTÉNTICA POESÍA - Herrera/Muñoz - 2001

1