El verso con métrica y rima

 

directorio

Inicio
 
Por qué esta web
 
Antologías selectas
 
Listado general
 
Novedades
 
Enlaces
 
Más poesía
 
Reglas de la poesía
 

   ALFONSO CABELLO  

atrás subir un nivel

portada

   comentarios a su obra

DIRECTORIO DE ESTE AUTOR

su obra 1

su obra 2

su obra 3

su obra 4

su obra 5

    SUEÑOS DE ALHELÍ   


    En esta página encontrarás las siguientes poesías:

  • El naufragio
  • Paseando por la arena
  • Murallas levanta el viento
  • Como cualquier peregrino
  • La sinrazón
  • La Nereida
  •  

    MI FLOR ESCARLATA

    Hoy quiero decirte,
    mi flor escarlata
    que tengo tu nombre
    grabado en el alma.
    Y tu corazón
    de luna y de nácar,
    lo tengo escondido
    junto a tu mirada,
    en un relicario
    de lentisco y jara.
    Hoy quiero decirte,
    mi flor escarlata,
    que saben tus besos
    a miel y manzana.

    Agosto de 1998

     

    FRÍA LA MAÑANA

    Fría la mañana
    el cielo nublado,
    y entre los magnolios
    con un trino amargo,
    el mirlo cantaba
    triste y solitario.
    Viento del poniente,
    almendros nevados,
    tórtolas que cruzan
    los gélidos campos.
    Pureza en el aire,
    aromas cercanos
    a tierra mojada,
    a juncia y esparto.
    La bruma en el valle,
    la fuente llorando
    bajo la penumbra
    de un mal desengaño.

    Enero  de 1999

     

    EL ALCÁZAR DE CÓRDOBA

    El Alcázar florece
    en primavera,
    y entre los arrayanes
    las fuentes sueñan.
    Sol y fragancia,
    nenúfares dormidos
    sobre sus aguas.

    Córdoba, marzo de 1999

     

    FRAGANCIA CORDOBESA

    Córdoba siempre tiene
    llenas las calles,
    de aromas de jazmines
    y de azahares.
    Y en la Mezquita,
    patio de los naranjos
    y agua bendita.

    Córdoba, abril de 1999

     

     

    LLANTO EN LAS VENAS

    Andalucía tiene
    llanto en las venas,
    porque quieren quitarle
    sol y solera.
    Y nadie quiere,
    que paguen la injusticia
    los inocentes.

    Marzo, 1999

     

    NOSTALGIA

    Yo tengo un pueblo blanco
    como la nieve,
    perfumado de rosas
    y de claveles.
    Y están sus patios,
    desbordantes de aromas
    y de geranios.

    Montalbán, abril 1999

     

    EL NAUFRAGIO

    ¡Qué amarga sinfonía!
    La vida es naufragar constantemente.
    ¡Y aunque ya lo sabía!
    Ahora de repente,
    naufrago hacia el abismo velozmente.

    Marzo, 1999

     

    PASEANDO POR LA ARENA

    Paseando por la arena,
    a la orilla de la mar,
    vemos a los pescadores
    y a sus barcas navegar.
     
    Vemos a la luna llena,
    los cormoranes pescar,
    tritones entre las olas
    y a las nereidas soñar.

    Junio, 1998

     

    MURALLAS LEVANTA EL VIENTO

    Murallas levanta el viento
    de sal en la mar rizada.
    Las olas van navegando
    de luna y sol  coronadas.
     
    Las olas rumor de amores,
    mensajeras de esperanza.
    Cartas que los marineros
    no pudieron entregarlas.
     
    Espejismo de los mares,
    cristales de luna clara,
    y en los abismos del tiempo
    el viento pierde las alas.
     
    No importan los sentimientos,
    la vida es así de amarga.
    Murallas levanta el viento
    de sal en la mar rizada.

    Junio, 1998

     

    COMO CUALQUIER PEREGRINO

    Yo camino hacia el poniente
    como cualquier peregrino,
    y siempre llevo en la frente
    la señal de mi destino.
     
    Y aunque seguir no quisiera
    ese terrible sendero,
    alcanzaré la frontera,
    naufragará mi velero
    y se hundirá mi bandera.
     
    Y toda la fantasía
    de esta amarga desventura,
    se romperá cualquier día
    dentro de la sepultura.

    Febrero, 1999

     

    LA SINRAZÓN

    Recordando los años 40.

    Volví a la triste cuna de mi infancia,
    donde la vida se me hizo esquiva,
    feral, amarga, mísera y cautiva,
    carente de razón y tolerancia.
     
    Me abruma aquella angustia en la distancia,
    cuando analizo la actitud pasiva,
    de quienes permitían la agresiva
    miseria, con desprecio y petulancia.
     
    el hambre era un suplicio cada día.
    La indigencia humillando corazones,
    nobles, honrados, íntegros.  ¡Qué pena!
     
    Cuando un hijo de hambre se moría,
    pero nadie explicaba las razones.
    Siento ahora dolor.  ¡Vergüenza ajena!

    Febrero, 1999

     

    LA NEREIDA

    A Conchita Relaño Castro,
    con sincero afecto.

    Esta mañana en la mar
    me he encontrado una nereida
    que no sabía nadar.
     
    La nereida.  ¡Qué locura!
    Como un destello de aurora
    derrochando su hermosura.
     
    Su cuerpo de sol y luna,
    con reflejos de amapola
    y pelo negro aceituna.
     
    Esta mañana en la mar
    el agua la acariciaba
    y ella se puso a soñar.

    Julio de 1999

     


    AUTÉNTICA POESÍA - Herrera/Muñoz - 2001

    1