El verso con métrica y rima

directorio

Inicio
 
Por qué esta web
 
Antologías selectas
 
Listado general
 
Novedades
 
Enlaces
 
Más poesía
 
Reglas de la poesía
 

   JUAN CERVERA  

atrás subir un nivel

portada

 comentarios a su obra

DIRECTORIO DE ESTE AUTOR

su obra 1

su obra 2

su obra 3

su obra 4


SU OBRA 1


    En esta página encontrarás las siguientes poesías:

 

          HOMBRE

               III

      HOMBRE descolorido de impaciencia,
      que amarillo de ayeres desconfía
      del índigo doliente que lo guía
      con voz de amoratada penitencia.
       
      Hombre que pone en duda su existencia,
      que, dudando en azul, radiografía
      lo febril de su roja plumería
      jugando al verdinegro de la ausencia.
       
      Hombre que amó la rosa jardinera
      urdiendo un arcoiris con su herida
      y blanqueando el filo de la espada.
       
      Hombre que no alcanzó color siquiera
      y viajó solo y pobre por la vida
      con el negro del mundo en la mirada.

             

            VII

      HOMBRE que discutió con los relojes
      sobre el tiempo del tiempo prisionero.
      Hombre que fue en sus huesos extranjero
      y soñando eucaliptos tuvo bojes.
       
      Hombre que sufrió otoños y deshojes
      y laboró en silencio su madero.
      Hombre que fue sufrido molinero
      y albañil constructor de blancas trojes.
       
      Hombre que tristemente amó a deshora
      y se dolió por dentro de su nombre
      sintiéndose infeliz, vil calandrajo.
       
      Hombre que contra todo canta y ora
      y se entrega al oficio de ser hombre
      por la clara belleza del trabajo.

             
               
            IX  

      HOMBRE que entró en la esencia de la rosa
      y en el rubio secreto del maíz.
      Hombre que por la gracia del anís
      fue transformando en música su prosa.
       
      Hombre de acción frutal y misteriosa
      y universal y mágica raíz.
      Hombre que acarició la flor de lis
      y supo de la flor más prodigiosa.
       
      Hombre que al ababol le habló de tú
      y comulgó en silencio con la grama
      y la malva feliz de la cuneta.
       
      Hombre que vocalmente ardió en la U
      del altramuz solar y, por la rama
      del laurel del amor, vivió en poeta.

             
             
            XI

       HOMBRE que se escondió por los rincones
      herido de geranios y azucenas.
      Hombre que soportó largas condenas
      y conoció las más duras prisiones.
       
      Hombre que fue en distintas direcciones
      y a las propias unió penas ajenas.
      Hombre que laborando con las penas
      pena a pena las fue haciendo canciones.
       
      Hombre que fue doctor en ruiseñores
      y usó los más extraños meteoros
      para cicatrizar su carne herida.
       
      Hombre que inventó cárceles de flores
      y universos de pájaros canoros
      para sobrellevar su triste vida.

       

 

             

          EL SONETO 

            III

      Las más viejas palabras se hacen nuevas
      en tu soneto siempre renovado
      por donde, verso a verso, decantado,
      con espíritu libre te renuevas.
       
      Y sílaba tras sílaba, en las cuevas
      del vino substancial, iluminado
      respiras, minotauro empitonado,
      y por el mirlo flauta te relevas.
       
      Que eres tú, y los demás, línea constante
      y curvados mensajes en el viento
      de un alma geometral hecha de espuma.
       
      Que todo vive y muere cada instante,
      pues dinámica acción es cada acento
      en la encendida punta de la pluma.
       
       

            VII
             

      Mi soneto es un pan recién salido
      del horno misterioso de la vida,
      es levadura y sal, agua encendida
      con temblor de trigal amanecido
       
      Mi soneto es un campo recogido
      en la flor de tu mesa sorprendida
      por el olor del hambre trascendida
      y el recuerdo del surco florecido
       
      Mi soneto de noche panadera
      y candeal albura y hostia ilesa.
      Amasijo de amor iluminado.
       
      Que es mi soneto voz de sementera
      y laboriosa música de artesa
      en tiempo de vivir transubstanciado.

             
            IX

      Si en un soneto cabe la tristeza
      en un soneto cabe la alegría
      y yo por ti, mi Amor, sonetearía
      el tiempo intemporal de la belleza.
       
      Si cabe en un soneto la grandeza
      en un soneto, oh, sí, también cabría
      nuestra microilusión de cada día
      y un minúsculo hueso de cereza.
       
      Que en un soneto cabe tu ventana
      con tu calle, tu casa y su tejado
      y el espíritusinfín de la veleta.
       
      Y cabe en un soneto una manzana
      junta con todo un huerto y un mercado
      y la frutal memoria del planeta.

             
             
            XV

      Vive en el universo de un soneto
      esta noche de julio en que te amo;
      quédese detenida en este ramo
      de versos, que por ti beso y sujeto.
       
      Sujeto aquí esta noche, y me someto
      a estos catorce versos en que llamo
      flor y aroma al soneto, en que te aclamo
      y con tu amor, Amor me comprometo.
       
      Me comprometo, oh, sí, que gozaremos
      por siempre en el soneto y su universo
      esta noche de julio enamorada.
       
      Que aquí, y por siempre, Amor, siempre estaremos
      viviendo en la belleza, y verso a verso,
      la vida del soneto eternizada.

       

 

         
         
             
        CONTRASEÑAS

            II

      Herido de arcabuz va mi fantasma
      por tu casa de piedra verdecida.
      La absorta telaraña de la vida
      agoniza de súbito en el alma.
       
      Le falta el aire al tiempo y se me pasma
      el corazón sin ti, luego se oxida
      la plata de una antigua amanecida
      y la noche del mundo se enmarasma
       
      Todo queda suspenso. Detenido
      queda todo por siempre en mi mirada.
      Los armarios se empolvan y los trajes
       
      envejecen colgados del olvido.
      Siento el beso sin labios de la nada
      y en un viaje inicio todos los viajes.
       
       

            V

      La vida es sólo un lujo, tú lo sabes.
      Suenan las caracolas frente al mar.
      El sueño que soñaba despertar
      se encuentra con el oro de tus llaves.
       
      La vida es un dispendio, rosas claves
      para mágicamente retornar
      a la acción del perfume y respirar
      a la sedienta altura de tus aves.
       
      La vida tiene muerte en la mirada
      y yo vivo mi muerte a vida plena.
      Un campanario azul me da su sombra.
       
      Muerdo otra vez el pan de tu alborada
      y recobro la fe de la azucena.
      Se nombra al fin la luz que no se nombra.
       
        

 

        CEREZAS EN EL VIENTO

              I

      Desde el claro de luna de las noches pluviales
      del heliótropo virgen , y niño, del aroma
      recobro los misterios antiguos del idioma
      y hablo, secretamente, con tus besos frutales.
       
      La vida canta y baila, se despierta en zorzales,
      y vuela zarca y alta con alas de paloma
      mientras que la memoria del sueño se desploma
      por un tiempo de absortas y magnas caedrales.
       
      Una oración oculta fortalece mi vida
      y tu sangre y mi sangre, ya por la historia en vuelo,
      dan fervor, estatura, luz y causa a mi nombre.
       
      Yo subo al campanario de tu carne encendida.
       Un aerolito verde cruza de prisa el cielo
      y el mar habla de peces para elevarse en hombre.

             
             
            VI

      No presumas de joven, pronto seremos viejos
      y el óxido del tiempo nos morderá las venas
      y mirando hacia atrás callaremos penas
      y todo lo veremos perdidamente lejos.
       
      La vida es como un hilo de dolientes reflejos
      y el sueño de ser libres, que sueña en las almenas
      de la carne, es tan sólo un tiempo de cadenas
      sujeto a las imágenes ciegas de los espejos.
       
      No olvides que diciembre comienza en enero
      y que la inteligencia que niega el sentimiento,
      irremediablemente deviene en vida trunca.
       
      Ama hasta donde puedas y date todo entero
      y vive tu segundo con generoso aliento.
      Por encima del hombro a nadie mires nunca.

 

 


AUTÉNTICA POESÍA - Herrera/Muñoz - 2001

1