El verso con métrica y rima

directorio

Inicio
 
Por qué esta web
 
Antologías selectas
 
Listado general
 
Enlaces
 
Más poesía
 
Reglas de la poesía
 
Debate sobre la auténtica poesía

logotipo de AUTÉNTICA POESÍA

 

   ENRICO ESPINO   

p'a ir p'atrássubir un nivel

portada

 comentarios a su obra

DIRECTORIO DE ESTE AUTOR

su obra 1

su obra 2


     A PRIMERA VISTA

Un destello terrible, delicado,
peligroso, cortante, sin motivo;
hijo de los deseos, posesivo,
seguro, palpitante, soterrado...

Relente claro, tenue, descarado,
pompa de un manantial inofensivo,
padre de la pasión, pétalo vivo
que vuela de sus ojos descuidado...

Se enreda en la mirada de regreso,
celestial y lascivo como un beso
que marca el nacimiento de un conjuro.

Invita la mirada a la mirada
–diciendo todo sin decirse nada–
al embrujo silente del futuro...

Enrico Espino

foto de Enrico Espino -- febrero 2004


      
 BIOGRAFÍA    

Enrico Espino es el seudónimo de Henrry Di Spirito Sequea. Nacido en San José de Guanipa el 20 de Mayo de 1.972. Hijo del italiano Antonio Di Spirito y de la venezolana, Carmen Sequea. Último hijo de tres hermanos.
Tiene cuatro hijos: Daniel Antonio, Romina Cristal, Enrique Alejandro y Niven Corina. Son su razón de existencia.

Enrico Espino es, por propia convicción, un poeta peregrino. No sabe hacer otra cosa que vivir la poesía. En sus muchas andanzas por los caminos inconstantes, tortuosos y floridos de la vida, hace lo que más le gusta: vivir y escribir. Se sabe un espejo; algún "yo" inmaterial de otro ser que le hace andar y desandar su propio sino. Enrico sabe ver su vida desde otro ángulo, alguno que le impone su condición de sueño. Él lo sabe porque leyó, muchas veces en sus innumerable viajes, Las ruinas circulares de Borges. Como buen sueño, se revela a ser tan sólo sí mismo: su realidad quiere convertirla en la realidad del primer aro de todos los círculos. Así atrapa la esencia del ser.
Se aferra a Neruda desde su concepción de la vida "ser y no ser... resultan ser la vida" bien dijo este gran poeta.
¿Y cuántos hombres es Enrico Espino? se pregunta Borges, sabiendo la respuesta que él mismo escribió a Shakespeare: tantos hombres fue este hombre, que olvidó ser él mismo.

Enrico Espino —repito— es el seudónimo de Henrry Di Spirito: el uno, a veces se cansa de ser sueño; el otro, a veces, se cansa de ser hombre...

 

    COMENTARIOS A SU OBRA  

 

Estamos ante la antología de este poeta venezolano que nos demuestra con toda claridad, que la poesía de siempre, ese difícil pero supremo arte literario, —la poesía auténtica—, está muy viva entre las manos de algunos jóvenes de hoy.

Las poesías de Enrico Espino son de un fino estilismo y de una depurada calidad, a la altura de las mejores poesías que se están escribiendo en la actualidad.  En sus versos sabe entremezclar con belleza y precisión una serie de metáforas e imágenes poéticas que desgrana con acierto y mesura.  Son metáforas características del magistral estilo de Enrico, que añaden belleza a la expresión y que resultan de fácil comprensión para sus argumentos, y así hacen el relato poético más atractivo y encumbrado.

Espino es un gran conocedor de los arcanos que esconde la escritura del soneto, y en esta antología da sobradas pruebas de su dominio.  Maneja muy bien el verso endecasílabo, y a través de él nos deleita con sus creaciones; pero también es un gran maestro a la hora de componer con el verso alejandrino, que fluye de sus dedos, dándonos resultados de insuperable belleza.


Cuando un poeta anda sobrado de calidad artística, todos los estilos estróficos resultan de una similar calidad; así ocurre, por ejemplo, con sus estrofas de romances. En nada difiere su calidad, respecto a sus abundantes sonetos.


Hoy nos cabe la satisfacción de mostrar la antología de un prolífico poeta que —dada su esplendorosa juventud—, no dudamos en que alcanzará cotas más elevadas aun, dentro  del bello arte de la poesía.

 

 

 


AUTÉNTICA POESÍA - Herrera/Muñoz - 2001

1