Hwww.oocities.org/es/bbaa20015277/pruebas/barcelona.htmwww.oocities.org/es/bbaa20015277/pruebas/barcelona.htm.delayedx{_J0f&OKtext/htmlp!&b.HThu, 06 Jun 2002 16:29:56 GMT^Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *{_J& Untitled Document


Barcelona se blinda ante las protestas contra la globalización
.
Aznar advierte a los manifestantes del riesgo de ir juntos con los de Batasuna.


Barcelona ser‡ por primera vez esta semana la sede de una cumbre europea y al mismo tiempo el escenario de importantes manifestaciones contra la globalizaci-n.
M‡s de 8.500 polic'as garantizar‡n la seguridad de los eventos y manifestaicones. El encuentro de jefes de Estado y Gobierno de la UE de los pr-ximos d'as 15 y 16 ser‡ el primero que se celebre en Espa-a desde que estallaron los debates sobre la munidalizaci-n econ-mica.
P‡ginas 8, 21, 22 y 24.

Los grupos antiglobalizaci-n se preparan para tomar Barcelona ante la reuni-n de jefes de Estado y de Gobierno de la Uni-n Europea que se celebrar‡ los d'as 15 y 16 de este mes. Pero, a diferencia de convocatorias anteriores, no hay una œnica plataforma que reivindique el llamado esp'ritu de Porto Alegre . Barcelona agudizar‡ el pulso entre quienes apuestan por gobernar la globalizaci-n desde dentro y quienes llaman a enfrentarse a ella.

Los grupos antiglobalizaci-n se preparan para tomar Barcelona ante la reuni-n de jefes de Estado y de Gobierno de la Uni-n Europea que se celebrar‡ los d'as 15 y 16 de este mes. Pero, a diferencia de convocatorias anteriores, no hay una œnica plataforma que reivindique el llamado esp'ritu de Porto Alegre . Esta ciudad brasile-a acogi- las dos cumbres impulsadas por los grupos antiglobalizaci-n como alternativa al Foro de Davos, exponente m‡ximo de los paladines de la mundializaci-n.

Barcelona agudizar‡ el pulso entre quienes apuestan por gobernar la globalizaci-n desde dentro y quienes llaman a enfrentarse a ella. Su œnico punto de encuentro durante la cumbre ser‡ la marcha convocada para el pr-ximo s‡bado (a la que acudir‡n en bloques separados, con lema, manifiesto y servicio de orden distintos), dos d'as despuŽs de que los sindicatos hayan presionado tambiŽn desde la calle con un mensaje social.

Todos los partidos parlamentarios de izquierda intentan conciliar su actuaci-n en las instituciones con estos movimientos y se han integrado en el Foro Social de Barcelona, una plataforma posibilista de los cr'ticos con el fen-meno. El interŽs de la izquierda por liderar el proceso ya qued- claro en la œltima edici-n del Foro de Porto Alegre, donde, intelectuales aparte, desembarc- un representativo pu-ado de parlamentarios y ministros socialistas y ecologistas de los gobiernos francŽs y alem‡n.

El Foro Social de Barcelona mantiene relaciones tirantes con la Campa-a contra la Europa del Capital, una segunda plataforma que agrupa a un centenar de organizaciones, cuyo jaque a las instituciones, aunque pac'fico, es radical.

Del pulso entre ambas plataformas depender‡ un posible di‡logo en Barcelona entre el mundo de Davos y el de Porto Alegre. Y es que la agenda de la cumbre, de claro contenido econ-mico, entra de lleno en el nœcleo de sus discrepancias: la liberalizaci-n y la desregulaci-n, que son precisamente el eje de la estrategia de la UE para resolver su maltrecha aspiraci-n de convertirse en un motor econ-mico capaz de relevar a EE UU.

El punto de contacto previsto entre las preocupaciones de la calle y los l'deres europeos se producir‡ el jueves, en el marco del Foro Social, un encuentro entre los sindicatos y la patronal europeos con el presidente de turno de la UE, JosŽ Mar'a Aznar, y el presidente de la Comisi-n Europea, Romano Prodi. Desde la œltima cumbre comunitaria, en Laeken, esta reuni-n se ha institucionalizado antes de cada Consejo Europeo.

Los antiglobalizaci-n, tanto moderados como radicales, insisten en que en Barcelona quieren dar una imagen pacifista y evitar la tensi-n de reuniones como la de GŽnova, donde la polic'a mat- a un manifestante. De ah' que su protesta se haya convocado en una zona alejada de la sede de la reuni-n.

Un rompecabezas con tres bloques separados

En la cita antiglobalizaci-n de Barcelona operar‡n dos plataformas cr'ticas: el Foro Social de Barcelona y la Campa-a contra la Europa del Capital. Pero a ambas, que se miran de reojo, se les ha sumado a œltima hora una tercera, en la que se integrar‡ a Batasuna y que no tiene relaciones con el resto.

El Foro Social de Barcelona es un foro permanente que se cre- en noviembre del a-o pasado e integra a toda la izquierda institucional catalana: el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), la independentista Esquerra Republicana (ERC), Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) y EUiA-IU. Bajo su paraguas tambiŽn est‡n agrupados los sindicatos mayoritarios, entidades como SOS Racismo y las tres federaciones catalanas de organizaciones no gubernamentales, entre otras. Es la plataforma m‡s posibilista: aspira a intervenir en primera l'nea en las instituciones ya existentes para corregir el actual proceso de globalizaci-n y darle un contenido m‡s social.

En coherencia, el Foro apoya el actual proceso de construcci-n europea, aunque de forma cr'tica. Sus miembros condenan tajantemente el uso de la violencia y acudir‡n a la manifestaci-n del s‡bado con el lema 'Otra Europa es posible'.

La Campa-a contra la Europa del Capital es la plataforma que ha convocado la manifestaci-n del s‡bado. Es la m‡s radical: considera inœtil tratar de cambiar las instituciones desde dentro y apuesta por el enfrentamiento expreso con ellas, aunque de forma no violenta. Pese a ello, evita condenar las acciones vand‡licas si no se debate tambiŽn la supuesta violencia que, a su juicio, genera el capitalismo.

La plataforma reœne a un centenar largo de entidades sociales y c'vicas, y partidos extraparlamentarios. Entre ellas, algunas de las que han nacido precisamente para combatir el actual proceso de globalizaci-n, como el Movimiento de Resistencia Global (MRG).

Las dos plataformas recelan la una de la otra, aunque algunas de las entidades que las integran forman parte de ambas; es el caso de Attac, que defiende la imposici-n de un impuesto a las transacciones especulativas, y de IU.

Finalmente, la Plataforma Catalana contra la Europa del Capital, muy minoritaria, agrupa a cuatro peque-as organizaciones del independentismo radical deslumbradas por el nacionalismo vasco radical. Acoger‡ en su seno a los militantes de Batasuna.