¿POR QUÉ PREPARAR UNA ENTREVISTA?


 

 

Cuando Javier se diriguía a lo que iba a ser su primera enatvista de selección, tuvo el súbito presentimiento de que las cosas no iban a rodar bien para él. Especiahnente, temía que el entrevistador le preguntara por aquellos dos "en blanco". Javier, por imposición familiar, se matriculó al terminar 1a selectividad en la Facuttad de Derecho. Miembro de una familia de juristas, su destino parecía sellado. Sin embargo, al término del primer trimestre, tanto él como su padre estaban convencidos de que habían fallado en su elección. Como ya era demasiado tarde para intentar la aventura en otra Facultad, Javier siguió el curso a trancas y bartancas, y consiguió sacar tres asignaturas en junio. Durante el verano conoció la Psicología (es decir, la ciencia y a una chavala impresionante que había terminado primer curso de esa especialidad) y se enamoró de ambas (de la Psicología y de la psicóloga). EI curso siguiente comprobó, ya en la Facultad de Psicología, que las mujeres y las ciencias parecen distintas en verano que en invierno y, con bastante desilusión por su parte, se dijo que habría que buscar otra carrera y otra "piba". Al tercer año se matticuló en Económicas. Sea que el tiempo tratsscurrido le hubieta ayudado a madurar, sea que por fin habia encontrado lo que le gustaba, elcaso es que a partir de aquel momento- aprovechó bien su tiempo y, salvo un pequeño tropezón en tercero (la dichosa Estadística), aprobó todos los cursos en junio. No obstante, en su currículo destacaban con una evidencia llamativa aquellos dos cursos fallidos, desde que terminó el COU, hasta que aterrizó en Económicas. Aunque se decidió por un currículo funcional, había un hecho díficil de disimular. Javier contaba con veinticinco añitos cuando terminó la carrera, y eso que se habia librado de la "mili" por excedente de cupo. No sé si conoces las jocosas leyes de Murphy. Una de ellas asevera: "Si aIgo malo puede pasar, pasará." Otra asegura: "siempre que cae una tostada al suelo, el lado untado con mantequilla queda hacia bajo;" Como no podía ser de otra manera, el entrevistador, a los cinco minutos de hablar con Javier, le preguntó por aquel vacío de tiempo, y nuestro amigo, que no quería confesar que había pasado por las aulas de tres Facultades distintas antes de encontrar su camino, pero que tampoco había preparado un argumento válido para justificar aquel hecho, farfulló que, tras la selectividad "se había tomado un descanso". Aunque la entrevista continuó unos minutos más, Javier era consciente de que todo era ya inútil, que ya no había nada que hacer en aquel empleo. ¿Cuál había sido el error de Javier? Sencillamente, no haber preparado la entrevista. ¿Qué podria haber respondido a aquella previsible pregunta? Podría haber dicho algo así: "Bien, a los diecisiete años estaba yo muy confuso acerca de cuál era mi vocación. Por ello intenté estudiar sucesivamente Derecho y Psicología, sin demasiada fortuna. Finalmente, encontré mi camino en Económicas, y desde que empecé estos estudios mi rendímíento ha sido satisfactorio. En cierto modo, estoy casi satisfecho de haber sufrido aquel percance, porque, a pesar de todo, fui capaz de tomar una resolución dura, cuando lo más facil hubiera sido seguir en Derecho o en Psicología. Hoy seria quizás un abogado frustrado o ua psicólogo amargado. En cambio, aunque la decisión fue difícil, he sido capaz de estudiar lo que me agrada, y hoy me siento capacitado para trabajar en lo que más me gusta hacer". No es tan infrecuente que, a los diecisiete años, un estudiante esté indeciso frente a su futura carrera profesional. El entrevistador lo habría entendido así, si Javier lo hubiera argumentado correctamente. Fíjate que nada ver que su primera elección se debiera a la presión patena, lo que hubiera dado idea de sumisión, o de una extrapunitividad poco favorecedora para su candidatura.. Ni tampoco mencionaba su romance estival con la psicóloga en ciernes (lo que hubiera supuesto de manifiesto cierta irreflexión o inmadurez). En su lugar, recalcaba su madurez personal, al adoptar una decisión dificil, y sus buenos resultados académicos. El entrevistador, por supuesto, hubiera sido consciente de la estrategia de Javier, pero habria extraído de este hecho tres consecuencias favorables para nuestro amigo:

- Javier se ha preparado la argumentación conscientemente (lo que connota habilidad en la argumentación, buen razonamiento, espíritu de trabajo).
- La ha sabido exponer (lo que pone de manifiesto habilidad dialéctica, capacidad para la negocíación).
- Le ha puesto "color" (es decir, está suficientemente motívado por el puesto para haberse tomado todo ese trabajo).

Aquel handicap en el currículo de Javier se hubiera podido convertir en uno de sus puntos fuertes, pero para ello era necesario que Javier preparara la entrevista.