Carta 39

Amada mía:

Has hecho que mi corazón vague por las sombras de la tristeza, por el viento de la amargura y las tinieblas frías del adiós.
Mi alma guarda en su escondite más profundo las heridas que ha dejado tu amor.
Te disfrazaste, viviste el momento y luego haces que mi vida naufrague en la tormenta que llora tu partida.
A veces pretendo olvidarte, a veces pretendo dejar esta vida de la misma manera como te he amado.
pienso que la muerte me ayudará a nacer nuevamente, a no sentir más dolor, a no llorarte más, a no pensarte más, a no sufrir más...

   

Para volver cerrar ventana