Carta 5

Mi alma:

Nuestras miradas se cruzaron por última vez, te miré fijamente a los ojos, te abrigué y juntos encendimos nuestra última noche de amor. Ahora que el tiempo ha pasado, no queda nada, todo se ha consumido por el olvido.
Seré fuerte, permitiré que mi corazón vuelva a latir con la misma intensidad que lo hacía cuando estaba frente a ti.
No quiero vivir de recuerdos, no quiero vivir en soledad, no quiero más sombras que matan poco a poco mi caminar.
Daré vuelta la página...
¡Quiero vivir!...

"Adios mi alma querida"
      

 

Para volver cerrar ventana