Progreso y desarrollo

Progreso y desarrollo

 

Las necesidades societarias requieren, por parte del estado, la necesaria adaptación, adecuación y aceptación de sus normas por medio de la implementación de un sistema que tome al individuo en su aspecto vivencial y sean trasladadas al grupo como ente social.

 

La cultura y educación debe ser impartida por el estado para asegurar una adecuada paridad de oportunidades y permitir la perpetuidad del grupo social hacia fines que posibiliten su elevación o ascenso moral y material.

 

El progreso y desarrollo de una nación va de la mano con el crecimiento de su pueblo.

 

El progreso y desarrollo humano constituye la forma de crecimiento de una nación.

 

El estado es una gran familia a través del cual se consolida la unidad de su pueblo, y la familia, como unidad lógica, constituye el núcleo de donde emerge la solidaridad; en ambos se enseña y se imparte cultura y educación, fortaleciendo los vínculos que tienden a perpetuarse por su consagración moral. La necesaria supervivencia del grupo no escapa de la labor pública para dignificar al hombre en el ejercicio o desempeño de cualquier actividad, oficio o profesión.

 

El progreso y desarrollo humano debe ser entendido en su aspecto amplísimo, que tienda a dignificar al hombre como persona y mediante su inserción socio-comunitaria, restableciendo su condición y calidad de tal con el objeto de procurar mejoras en su calidad de vida y en relación.

 

 


 

Centro por la Paz - Derechos Reservados

 

www.centroporlapaz.es.vg