GRANADA (1909-1917)

"Hoy de niño campesino me he convertido en señorito de ciudad"

F.G.L.”Mi pueblo”


Cuando en la primavera de 1.909 la familia de Lorca se instalo en Granada, la ciudad se fundía con la huerta, muy lejos de triste espectáculo que nos brinda hoy rodeada de autovías. La propiedad que alquilo la familia de Lorca se encontraba en al Avenida del Darro era de las llamadas “casas solas” y se componía de varias plantas. El ambiente cultural alivio bastante a la madre de Federico y eran asiduos visitantes de los dos teatros de la ciudad. En 1911 la compañía de Maria Guerrero actuó en la ciudad y el visionado de una de sus obras impresiono mucho al poeta.

La familia de Federico García Lorca

Se tiene poca información de aquellos primeros años del poeta en Granada pero dado el carácter vivaracho y observador este no es de extrañar que en poco tiempo explorara cada rincón de la ciudad.

Una estampa del rio Darro a su paso por Granada

El padre de Lorca, hombre de ideas liberales no tenia la mínima intención de apuntar a una escuela católica a ninguno de sus hijos así que confío la educación de sus hijos a un primo de su esposa que regentaba un instituto lejos de las enseñanzas católicas. Su hermano Francisco siempre demostró mejores maneras para los estudios mientras que Federico se comportaba de una manera mas pasiva y como dijo su profesor "se pasaba el día dibujando y haciendo monigotes en su cuaderno". Un compañero suyo le recordaba como un chico tímido que por venir de la Vega se sentía acomplejado y socialmente inferior a sus compañeros de la capital parece además que tuvo que soportar las burlas y pullas de sus compañeros. “Federico era el peor de la clase no porque no fuera inteligente sino porque no trabajaba, muchas veces ni venia a clase, además tuvo problemas con un profesor que era un hombre muy poseido de macho y que no podía ver a Federico. Federico siempre se sentaba en el ultimo banco".


“quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del ultimo banco,
porque yo no soy un poeta, ni un hombre ni una hoja
Pero si un pulso herido que ronda las cosas del otro lado”

Poema doble del lago edén

Lorca dijo mas tarde que en el instituto le habían dado “cates colosales”. Su expedienté el cambio le contradice ya que de los 28 exámenes que realizo entre 1909 y 1915 solo suspendió 4 veces aunque solo saco un sobresaliente y en doce un notable, todo lo contrario que su hermano Francisco. Una de las razones para tan bajo expediente fue el descubrimiento de la música, particularmente como pianista. Se tiene constancia que en cuanto sus padres encontraron un buen profesor le hicieron cargo de Federico y este progresaba a pasos agigantados. Antonio Segura un compositor frustrado que le inicio en el aprendizaje de “la ciencia folklórica”.

Antonio Segura, profesor de piano

También le revelaría una de las frases que mas le gustaban pronunciar a Federico “Que yo no haya alcanzado las nubes no quiere decir que las nubes no existan.” Antonio Segura siempre hablo a los padres de Federico del filón que era su hijo como músico, pero sus padres empeñados en buscar un trabajo útil para sus hijos le apuntaron a la Universidad de Granada donde se matriculo en las facultades de Derecho y de Filosofía y Letras, allí tuvo de profesor a D. Fernando de los Ríos con el cual mantuvo una gran amistad gracias entre otras cosas a la música..

Fernando de los Rios

La carrera universitaria de Garcia Lorca distaba mucho de ser brillante y aunque trabajo con empeño el primer año en los dos o tres siguiente ni se molestaba en ir a los exámenes.. En los primeros tiempos universitarios Lorca era sobre todo un gran pianista al que todos le auguraban un gran futuro lo que nos sabia que detrás de aquel que llamaban “músico” había un gran poeta y dramaturgo. Si no se conoce ningún texto lorquiano en 1915 y ningún poema hasta 1917, la prosa “Mí pueblo” -evocación del paraíso perdido en su infancia- data casi seguramente de Abril de 1916 lo que constituye el primer esfuerzo literario del poeta.

¡Horas de tedio y fastidio que pasé en la escuela de mi pueblo! ¡Que alegre érais comparadas con las que me quedan!. Los niños compañero míos sentían dentro de sí los misterios de la carne y ellos abrieron mis ojos a las verdades y desengaños. Yo los quería a todos con todo mi corazón y cuando los dejé para marchar hacia esta vida mis ojos preñados de lagrimas dieron un tierno adiós a la escuela. El hijo de amo (decían) se va a estudiar, y yo sentía dentro de mi una desilusión grande al alejarme de mi casa y de mi escuela con sus cantos monótonos y durmientes y un gran desaliento por la lucha que iba a emprender, acostumbrado a aquella paz y aquél estado angélico…. Los niños de mi escuela hoy son hombres… Cuando los veo soy filósofo sin pensar porque pasan delante de mí los años muertos y considero cuánto volar tras de ilusiones si al fin de los años de la alegría hay una boca negra y terrible en La cual caeremos todos. Los niños de mi escuela son hoy trabajadores de campo y cuando me ven casi ni se atreven a tocarme con sus manazas sucias y de piedra por el trabajo. ¿Por qué no corréis a estrechar mi mano con fuerza? ¿Creéis que la ciudad me ha cambiado? No. Mi cuerpo con los vuestros y mi corazón latió junto con los corazones de vosotros. Vuestras manos son mas santas que las mías. Vuestros corazones son más puros que el mío. Vuestras almas de sufrimiento y trabajo son mas altas que mi alma. Yo soy el que debiera estar cohibido ante vuestra grandeza y humildad. Estrechad, estrechad mi mano pecadora para que se santifique entre las vuestras de trabajo y castidad”

“Mi escuela”
Mi pueblo. 1916.
A finales de 1916 murió Antonio Segura Mesa, el profesor de piano que había convencido a la familia para que Federico abandonara la Universidad y viajara a París a fortalecer su carrera musical. Ahora con la muerte del maestro el padre de Lorca se negaba en rotundo a que su hijo tomara este camino. Tal vez este hecho llevara a emprender unos viajes de estudio con Martín Domínguez Berrueta acompañado de otros 5 estudiantes. La primera parada fue en Baeza donde el autor conoció a Antonio Machado que se mostró muy cordial con el grupo el segundo lugar fue Córdoba donde se empaparon de la cultura de esa ciudad y donde descubrió uno de los cuadros que mas le gusto al poeta “Finis gloriae mundi” de Valdés Leal. El cuadro de Valdés Leal "Finis gloriae mundi"

La tercera parada fue en Ronda patria chica de Fernando de los Ríos.
En octubre comenzó el segundo gran viaje de estudios que lo componían Madrid, El Escorial, Avila, Medina del Campo, Salamanca, Zamora, Santiago de Compostela, La Coruña, Lugo, León, Burgos y Segovia. Fue un viaje muy aprovechado en Avila conocieron el claustro de Santa Teresa de Jesús y en Salamanca conocieron a D. Miguel de Unamuno. En Galicia Lorca quedo impresionado de sus paisajes y de la visión de un Sanatorio de Locos y un hospicio tan decrépito y triste que mereció la queja en pasajes de su siguiente obra Impresiones y paisajes (1918) en aquellos primeros escritos era denominador común el grito de protesta. Este viaje y el contacto con la realidad de Castilla influyo y se cree que convenció a Lorca de su vocación literaria.

En aquellos días seria componente de una tertulia muy famosa en el café Alameda donde se reunían jóvenes inquietos y muy artísticos a hablar y debatir temas artísticos. Allí conoció a mucha gente que le influyó a la hora de formarse artísticamente. Los componentes de aquella tertulia serian denominados "Los rinconcillistas"

El cafe alameda en la actualidad.


Próximo capitulo : LA JUVENILIA DE UN POETA (1917-1918) 1