PRIMEROS VERSOS


YO ESTABA TRISTE FRENTE A LOS SEMBRADOS

Estas flores tranquilas de las acequias,
¿Son como mis palabras
frutas para los dientes de los aires
y después para nada?
¡Y esa encina que casi tiene boca
y brazos y mirada!
Dejará la yedra de su espíritu
Para hundirse sin alma.
Y luego el corazón, ¿de que nos sirve?
Para dejarlo en una senda larga
Colgado de otro pecho.
¡O enterrarlo bajo la nieve blanca
cuando sentimos sobre nuestra frente
el frío de las canas!

Luego pense en mí habitación a solas
Y ala calor de mi lampara.
Todos vivimos en el bosque negro
Que Shakespeare se inventara.
Hay quien se siembra lirios en el pecho
Y le nacen ortigas.
Hay quien canta
Creyendo que es alondra matutina,
Y está muda su flauta.
¿Pero, Señor, el corazón es cosa
tan frágil y tan falsa?
Pienso serenamente en mi tristeza.
Es ya la madrugada,
Y veo en cada silla de mi cuarto
Sentado un gran fantasma.

Federico García Lorca


CANCIONES VERDADERAS

Siento que toda el alma
Se me cuaja en Otoño.
Mi juventud se torna
Tristeza matinal.
La nieve del ensueño
Ha tapizado el noble
Jardín donde brotaba
Mi fuente pasional.

Tu figura de Oro
Aún la guardo en el pecho
Tenias el aroma
Del cielo sobre el mar.
Al mirarme dejabas
Sobre mi carne estrellas
Y fábulas de aromas
Que inician un besar.

¡Te fuiste para siempre!
Se clava tu figura
Sobre mi pecho debil
Como un dulce puñal.
Sobre la frente tengo
Descochones de luna,
Grietas de pensamiento,
Yedras de lo fatal.
Soy un Apolo viejo,
Humedo y carcomido
Blanco donde Cupido
Agotó su carcaj.

Federico García Lorca


UN TEMA CON VARIACIONES PERO SIN SOLUCION

¡que doloroso es vivir!
La eterna madre llora el porvenir
De los hijos sin guía
Por la senda sombria
De la vida.
Penas que no tienen fin
Encenderán sus cirios dolientes
En el fatal camino
Que dibujó el Destino
Inflexible.
¡que doloroso es vivir!
La madre suspira por sus hijos
Hoy cubiertos con linos
De los sueños divinos
Juveniles
¡tristeza de tristezas!
El cielo azul, pero sin solución
Los hombres caminamos
Hasta que tropezamos
Con la Muerte.
Todo desaparece.
En la interrogacion de los siglos,
Gris inflexibilidad,
Inmutable eternidad,
Espantosa.
¡que doloroso es vivir!
Todas las madres ven el más allá
Llenas de desconsuelo
Porque aman más que al cielo
A sus hijos….
¡Horrible pesadilla!
La noche de nuestro pensamiento
Con tantas opiniones
De tantos corazones
Amargados.
Jardines interiores
Los de nuestra agonía cerebral.
El genio de Amor
Nos derramó su amrgor
En el alma.
¡Y no podemos luchar
con el eterno y cruel enemigo,
director de la tierra,
que a los dioses aterra
con su fuerza!
Todos desconsolados.
¡dichosos los que piensen con Mahoma!
El divino Cristo huyó
Y la vida que ensayó
Cayó en sombra
.¡Todos sufriendo, todos!
Nadie tiene seguro lo eterno
Porque hoy son las creencias
Fatales conveniencias
De los hombres.
¡Desventurado Cristo!
Maravilla de amor, Sios tú mismo,
Hoy cubierto de llantos.
¡Oh! ¡Santo de los Santos!
Gran Apóstol,
Gran caballero errante,
Sermoneador de la inmortalidad,
Puente sobre la muerte,
Gran peregrino fuerte
De dulzura.
Diste los evangelios,
Esparcidos por aquellos hombres
Que un día miró Durero
En extraño sendero
Y los copió.
Demarraron su sangre
Místicas figuras por tu causa.
Hoy ya nadie te ama,
Ndie a tus puertas llama.
Muy solo estas…
Y es que el mundo no cree
Porque tiene derecho a no creer.
Esto es reino de dolor
Y no existe el Dios del amor
Que nos pintan.
Contemplando los cielos
Se adivina el imposible de Dios,
Dios que es eterno mudo,
Dios inconsciente, rudo,
El abismo.
El Dios que dice el Cristo
Que habita en los cielos, es injusto.
Truena sobre los buenos,
Truena soobre los malos
Inclemente.
Constantemente creeré
En un Dios de bondad que se oculta,
Que se esconde lejano,
Despreciando lo humano.
Es la verdad.
¡Todos sufriendo! ¡Todos!
La pasion de la carme y el alma.
Sangre en el amanecer,
Sangre en el anochecer,
Siempre siempre….
¡que doloros es vivir!
Por eso lloran tanto las madres
Cuando nos van a dejar,
Porque vamos a penar
Siempre siempre.
¡que será de nosotros
cuando la Pálida nos envuelva!
Imposible razonar
Sino llorar y llorar
Siempre siempre…
Qué doloros es vivir.
La naturaleza atróz sonrie….
Que dolorose es vivir
Y pensar en el morir…
Y sufrir sufrir… siempre

Federico García Lorca


NOSTALGIA

Divina noche en que amor me beso
Los senderos eran de claveles.
Campo de luna era tono menor.
Yo era timida oveja del Señor
En blanco camino de laureles
Llego el amor con su rubio aliento
Y el jardín de mi alma floreció
Con rosas del beso y del ensueño,
Tristes mangas del pais marfileño
Que mi brujo piano desgranó.
Llego la ausencia con su amargura.
El Alma penetró en el corazón.
De pasionarias fue mi sendero
Sembrado con flechas del arquero
Que posee la dulzura y la ilusión.
En los crepúsculos sin colores
En que derramo mi pensamiento,
Surge la tenue figura que amé
Y mi dolor ya sin forma la ve
Tanto sufro que no la presiento.

Federico García Lorca




1