Nelson Chubyruv
volver a Algebra Recreativa

Nelson Chubyruv

Capítulo Quinto

La Sexta Operación Matemática

Contenido

1. Sexta operación

2. ¿Qué raíz es mayor?

3. Resuélvase al primer golpe de vista

4. Comedias algebraicas

1. Sexta operación

La suma y la multiplicación tiene cada una su operación inversa, la sustracción y la división. La quinta operación aritmética, la potenciación o elevación a potencias, tiene dos operaciones inversas: la que tiene por objeto encontrar la base y la dedicada a hallar el exponente. Cuando la incógnita es la base, tenemos la sexta operación matemática, denominada radicación; si se trata del exponente, efectuamos la séptima operación, llamada cálculo logarítmico. Es fácil comprender por qué la potenciación tiene dos operaciones inversas, en tanto que la suma y la multiplicación no tienen más que una. Los sumandos (el primero y el segundo) pueden alterar su orden entre sí. Otro tanto sucede con la multiplicación. En cambio, los elementos de la potenciación, es decir, la base y el exponente, no gozan de esa propiedad por lo que no pueden invertirse sus funciones (por ejemplo, 35 ¹ 53). De ahí que para hallar cada uno de los términos de la suma o la multiplicación se empleen los mismos procedimientos en tanto que la base de la potencia se halla por un procedimiento distinto al utilizado para encontrar su exponente. La sexta operación, la radicación, se expresa con el signo Ö¯. No todos conocen que este signo es una variante de la letra latina r, primera de la palabra latina radix, que significa "raíz". En otros tiempos (en el siglo XVI), el signo de raíz, no era la r minúscula, sino la mayúscula, la R, y junto a ella se escribía la primera l las palabras latinas quedratus, la q, o la primera de cubus, la c, señalando con ello que la raíz a extraer era cuadrada o cúbica1. Escribían, por ejemplo,

R.q.4352

en lugar de la moderna expresión

Si a esto añadimos que a la sazón no eran empleados en general los signos actuales de más y menos, y en su lugar se colocaban las letras p. (de plus) y m. (de minus), y que los paréntesis eran expresados con los signos ë û, comprenderemos el extraño aspecto que las expresiones algebraicas ofrecerían al lector contemporáneo. Véase una de ellas tomada, por ejemplo, de un libro del antiguo matemático Bombelly (año 1572):

1 En el manual de matemáticas escrito por Magnitski a libro de texto en Rusia durante la primera mitad del siglo XVIII no existe en absoluto un signo especial para la operación de la extracción de raíces.

R.c. ëR.q.4352p. 16 û m.R.c. ëR.q.4352m. 16 û

Lo que nosotros escribiríamos como sigue:

Para la operación n a , además de esta expresión, empléase la de a1/n , muy cómoda para generalizar gráficamente la idea de que toda raíz no es otra cosa que una potencia con un exponente fraccionario. Esta segunda variante fue propuesta por Stevin, notable matemático holandés del siglo XVI.

 

2. ¿Qué raíz es mayor?

Primer problema

¿Qué es mayor

Resuélvase éste y los problemas que le siguen a condición de que no se ha11en 1as raíces.

Solución

Elevando ambas expresiones a la décima potencia, obtendremos:

y como 32 > 25, entonces

Segundo problema

¿Qué raíz es mayor:

Solución

Elevemos ambas expresiones a la potencia de grado 28 y tendremos:

Como 128 > 49, resultará que

Tercer problema

¿Qué raíz es mayor:

Solución

Elévense ambas expresiones al cuadrado y resultará:

De ambos términos restemos 17 y tendremos

Si después elevarnos ambas expresiones al cuadrado, obtendremos 280 y .

Restando 253 podremos comparar los resultados 27 y .

Como es mayor que 2, entonces ; por consiguiente

3. Resuélvase al primer golpe de vista

Problema

Obsérvese la ecuación   atentamente y dígase cuál es el valor de x.

Solución

Todo el que esté familiarizado con los símbolos algebraicos deducirá que

En efecto,

por consiguiente

a lo que se buscaba. Aquellos a quienes esta solución "al primer golpe de vista" les resulte difícil, pueden valerse, para despejar con más sencillez la incógnita, del siguiente razonamiento: Admitimos que

x3 = y

Entonces

por lo que la ecuación presentará esta forma

elevando la expresión al cubo

Es pues evidente que y = 3, y, por consiguiente,

4. Comedias algebraicas

La sexta operación aritmética permite representar auténticas comedias y farsas algebraicas con los siguientes argumentos: 

2 : 2 = 5; 2 = 3, etc. La gracia de tales representaciones algebraicas reside en un error, harto elemental, pero que, por hallarse muy oculto, tarda en ser descubierto. Mostremos dos piezas de este repertorio cómico del álgebra.

Primer problema

2 = 3

En primer lugar aparece en escena una igualdad indiscutible:

4 - 10 = 9 - 15

En el siguiente "cuadro" se suma a ambos miembros de esta igualdad una misma cantidad, 6 ¼

4 – 10 + 6 ¼=9 – 15 + 6 ¼

El ulterior desarrollo de la comedia se reduce a transformaciones:

22 - 2 * 2* (5 / 2) + (5 / 2)2 = 32 - 2 * 3* (5 / 2) + (5 / 2)2

(2 – 5/2)2 = (3 – 5/2)2

Extraída la raíz cuadrada de ambos miembros de la igualdad, resulta:

2 – 5/2 = 3 – 5/2

Sumando 5/2 a uno y otro miembro, llegamos a la igualdad absurda:

2 = 3

¿En qué consiste el error?

Soluci6n

El error consiste en que de la expresión

(2 – 5/2)2 = (3 – 5/2)2

se dedujo que

2 – 5/2 = 3 – 5/2

Aunque los cuadrados sean iguales, no por eso son idénticas las primeras potencias, pues

(-5)2 = 52

pero -5 no es igual a 5. Los cuadrados pueden ser iguales cuando las primeras potencias tienen distinto signo. En nuestro ejemplo se ofrece precisamente este caso:

(-1/2)2 = (1/2)2

pero ½ no es igual a –½

Segundo problema

figura 14

Nueva farsa algebraica

2 * 2 = 5

La acción se desarrolla en forma semejante al caso anterior y se basa en el mismo truco. En escena aparece una igualad que no despierta ninguna desconfianza

16 - 36 = 25 - 45.

Se suma a cada miembro una misma cantidad:

16 – 36 + 20 ¼ = 25 – 45 + 20 ¼

A continuación se hacen las transformaciones siguientes:

42 – 2 * 4 * 9/2 + (9/2)2 = 52 – 2 * 5 * 9/2 + (9/2)2

Después, mediante el absurdo razonamiento anterior se llega a

4 – 9/2 = 5 – 9/2

4 = 5

2 * 2 = 5

Estos divertidos ejemplos deben prevenir a los matemáticos con poca experiencia contra toda actitud descuidada hacia las ecuaciones que tengan su incógnita en el radical.

volver a Algebra Recreativa