El nombre de la capital
INICIO


INTRODUCCIÓN

Años 60
Basura
Calles
Campanas
Cantinas
Capital
Carnicero
Colmillo
Comunidad
Consejos
Contaminación
Danzantes
Dioses
Garibaldi
Hotel México
Metro
Parques
Peseros
Policía
Postes
Resaca
Sentimiento
Tepito
Terremoto
Volcanes
Xochimilco
Madres



La capital que dio su nombre a todo un país



¿Por qué la capital de la República Mexicana, la ciudad de México (antiguamente México-Tenochtitlan), da nombre a todo un país?
Pensemos en otras naciones del mundo. Prácticamente en todas ellas el nombre de la capital y el de la nación son diferentes.
Aquí es común, cuando se encuentra alguien fuera de la ciudad, decir eso de: me voy a México. Con ello nos referimos a la capital del país. Otro rasgo del centralismo mexicano, además del diseño de la red de carreteras, es el hecho de que para referirse a quienes no viven en la capital se haga con el calificativo de "gente de provincias"
Octavio Paz reflexiona sobre este curioso fenómeno.





    "Si México es una pirámide trunca, el valle de Anáhuac es la plataforma de esa pirámide. En el centro del valle está la ciudad de México, la antigua México-Tenochtitlan, sede del poder azteca y hoy capital de la República de México. Hay un hecho que posee una significación particular y en el cual, que yo sepa, nadie ha reparado: la capital ha dado su nombre al país. Es algo extraño. En casi todo el mundo -las excepciones se cuentan con los dedos- el nombre de la capital es distinto al de la nación. La razón, me parece, es la siguiente: hay una regla universal, aunque no formulada, que exige distinguir cuidadosamente entre la realidad particular de una ciudad y la realidad plural y más vasta de una nación. La distinción se vuelve imperativa si, como ocurre con frecuencia, la capital es una vieja metrópoli con una historia propia y, sobre todo, si esa historia ha sido de dominación de las otras ciudades y provincias: Roma/Italia, París/Francia, Tokio/Japón, Teherán/Irán, Londres/Inglaterra... Ni siquiera los centralistas castellanos se atrevieron a violar la regla: Madrid/España. La extrañeza del caso mexicano aumenta si se recuerda que para los pueblos que componían el mundo prehispánico el nombre de México-Tenochtitlan evocaba la idea de la dominación azteca. Mejor dicho: la realidad terrible de esa dominación. Haber llamado al país entero con el nombre de la ciudad de sus opresores es una de las claves de la historia de México, la historia no escrita y nunca dicha"
Octavio Paz
Crítica de la pirámide
Postdata, Fondo de Cultura Económica
Máxico 1994



1