Conquista de Tenochtitlan
INICIO


INTRODUCCIÓN

Origen
Pueblos vecinos
Los gobernantes
Los códices
Militarismo
Sociedad mexica
El comercio
Tlatelolco
Cultos religiosos
Cosmovisión
La muerte
Piedra del Sol
Expansión
Conquista



La conquista española de México-Tenochtitlan



    Pese a las advertencias y súplicas de Moctezuma Xocoyotzin destinadas a disuadir a Hernán Cortés de su proyectado viaje a México-Tenochtitlan, el 16 de junio de 1519 comenzó la expedición de los españoles. Partiendo de la Villa Rica de Veracruz se dirigieron hacia el altiplano.
    A fines de agosto entró al reino de Tlaxcala. Los tlaxcaltecas, enemigos de los mexicas, le obligaron a presentar batalla. Cortés los venció y obligó a someterse, aunque les dio el trato de aliados para beneficio de su empresa contra los mexicas.
    El 14 de octubre Cortés, junto con su expedición y sus aliados, entra en la ciudad santa de Cholula, la ocupa y realiza una de las mayores carnicerías de la conquista.
    El 8 de noviembre Cortés, sus compañeros y aliados, llegan a Tenochtitlan. Son recibidos por Moctezuma Xocoyotzin en la calzada que actualmente es San Antonio Abad, obsequiados y alojados en el Palacio Axayacatl, en el lugar hoy ocupado por el Nacional Monte de Piedad.
    El 14 de noviembre los conquistadores, al recibir la noticia del ataque de los mexicas, liderados por su jefe Cuauhpopoca, a la pequeña guarnición española que había quedado en la Villa Rica, toman prisionero a Moctezuma y lo conducen al cuartel español. Moctezuma hace traer a Cuauhpopoca y a sus guerreros y los entrega a Cortés, el cual ordena quemarlos vivos. Tenochtitlan15
    El 20 de mayo de 1520 Cortés se dirige a la Villa Rica de Veracruz a combatir al capitán Pánfilo de Narváez y sus hombres, enviados por Diego Velázquez para tomarlo preso. Deja la guarnición de Tenochtitlan a las órdenes del capitán Pedro de Alvarado.
    En ausencia de Cortés, la nobleza mexica le solicita autorización a Pedro de Alvarado para llevar a cabo la fiesta del teozcatl o renacimiento de Tezcatlipoca. El 2 de junio, cuando los nobles llevaban a cabo su danza ritual, son atacados por los soldados de Alvarado, causando una gran matanza que se conoce como la matanza del Templo Mayor. La bestialidad de los soldados españoles ocasionó el levantamiento de los mexicas, quienes sitiaron a los españoles en su cuartel.
    El 24 de junio, después de haber derrotado a Narváez en Cempoala, Cortés regresa a Tenochtitlan y recibe la noticia de la sublevación de la ciudad contra Alvarado. Temeroso de que los indios tomaran por asalto el cuartel español, Cortés ordena a Moctezuma Xocoyotzin calmar los ánimos de los mexicas, quienes sumamente enojados, lejos de seguir sus consejos, lo apedrean. Según la leyenda, Moctezuma Xocoyotzin muere de una pedrada lanzada por Cuauhtémoc cuando sale a la azotea del cuartel español para pedir a los mexicas sublevados que depusieran su actitud.
    Muerto Moctezuma, Cuitláhuac encabeza el hostigamiento a los invasores. Como la situación se tornaba difícil para los españoles, Cortés decidió una retirada táctica. La noche del 30 de junio de 1520, conocida como la Noche Triste, Cortés, sus soldados y sus aliados, salen sigilosamente de la ciudad pero aproximadamente donde hoy es la Alameda Central son descubiertos y atacados por los mexicas, quienes les inflingieron una gran derrota. Cortés, junto a los sobrevivientes de la batalla, llegan a Popotla, donde se hallan los restos del Árbol de la Noche Triste, bajo el cual se dice que lloró Cortés la derrota de su ejército. Después de un breve descanso continuaron hasta el actual parque de Los Remedios y de ahí emprendieron su marcha, dando un rodeo a Tenochtitlan por el norte, hacia Tlaxcala, ciudad a la que llegaron el 12 de julio y donde fueron muy bien recibidos.
    Como consecuencia de esa gran derrota, además de las pérdidas humanas y materiales, los españoles tuvieron otra igualmente costosa: el prestigio. A partir de entonces, ellos y sus caballos dejaron de ser considerados dioses. Cortés decidió entonces proceder con extrema crueldad para atemorizar a los indecisos y doblegar cualquier conato de resistencia. Esto le dio buenos resultados, pues logró aislar a los mexicas de otros pueblos.
    En el mes de noviembre de 1520 una plaga de viruela, enfermedad traída por los españoles y desconocida entre los pobladores de América, azota la ciudad de México-Tenochtitlan, provocando miles de muertes, incluso la del emperador Cuitláhuac, cuya sucesión corresponde a Cuauhtémoc.
    Cortés, aprovechando la debilidad y aislamiento de Tenochtitlan, manda construir en Tlaxcala trece bergantines para complementar el asalto final a México-Tenochtitlan. Estas embarcaciones las traslada hasta Texcoco, ciudad que convirtió en su cuartel general. Desde Texcoco dirige a sus tropas en varios frentes con el objetivo de desgastar y aislar a Tenochtitlan antes de acometer el asalto final.
    El 26 de mayo de 1521 comienza el sitio de México al cortar los conquistadores el suministro de agua a la ciudad. Sin alimentos y sin agua potable, la ciudad, llena de cadáveres y de sobrevivientes ciegos a causa de la viruela, esperó el ataque. El 19 de junio de 1521 las tropas de Cortés llegan hasta el Templo Mayor.
    Aún así, la rápida victoria que esperaba Cortés se convirtió en una feroz batalla casa por casa. Los mexicas se replegaron hacia Tlatelolco oponiendo una feroz resistencia que duró casi dos meses. A principios de agosto los mexicas sólo ocupaban la porción noreste de Tlatelolco, habían perdido a casi 10 mil hombres y el hambre y las enfermedades mermaban todavía más sus fuerzas.
    El 13 de agosto de 1521, un pequeño grupo encabezado por Cuauhtémoc, trata de escapar del cerco que les habían impuesto los conquistadores pero son hechos prisioneros. Esto significa el fin de la resistencia de los mexicas y el comienzo de la dominación española. La ciudad de México quedó completamenta destruida.



1