INICIO


INTRODUCCIÓN

Origen
Pueblos vecinos
Los gobernantes
Los códices
Militarismo
Sociedad mexica
El comercio
Tlatelolco
Cultos religiosos
Cosmovisión
La muerte
Piedra del Sol
Expansión
Conquista



La Piedra del Sol y su significado



Tenochtitlan13     El monumento escultórico que por excelencia identifica a los mexicas es la Piedra del Sol, descubierta en diciembre de 1790, en la plaza mayor de la capital de la Nueva España. Se trata de un monolito de basalto con inscripciones que reúnen las ideas cosmogónicas y los conocimientos astronómicos del pueblo mexica. Pesa cerca de 24 toneldas y se elaboró a fines del siglo XV. Desde junio de 1964 se puede admirar en el Museo Nacional de Antropología e Historia de la ciudad de México. Por su contenido simbólico, en el que se advierten los nombres de los días y los soles cosmogónicos, se le llamó injustificadamente Calendario Azteca.
    Se trata de un gran altar de sacrificio gladiatorio, conocido como temalacatl, que no fue concluido debido a una profunda rotura, que parte de uno de los lados hacia el centro de la pieza por su parte posterior. Seguramente, a pesar de la fractura, debió ser utilizado con el propósito de sustentar la lucha de los guerreros en la ceremonia del Tlacaxipehuaaliztli.
    En el diseño del disco se reconoce el rostro de Xiuhtecuhtli, quien emerge del agujero de la tierra, sujetando un par de corazones humanos y mostrando su lengua transformada en cuchillo de sacrificios. Lo rodean los cuatro soles que antecedieron al Quinto Sol, inscritos a su vez en la secuencia de los veinte signos de los días; éstos se enmarcan con la figura del sol con sus cuatro rayos, acompañados simétricamente de las púas del sacrificio. Rodean al astro dos Xiuhcoatl o "Serpientes de Fuego", las que lo llevan por el firmamento.



1