La ciudad de la esperanza


INICIO



La ciudad de la esperanza

    Durante un año he vivido y disfrutado de la ciudad de México. Este sitio Web es un pequeño reflejo de todas las cosas buenas que me han sucedido en este lugar. También es un intento de mostrar lo que los ojos de este extranjero ávido de nuevas experiencias han logrado captar de la ciudad y sus habitantes.
    En ésta la tercera ocasión que visitaba la ciudad de México quiso el destino que me quedase un largo periodo de tiempo en ella. Recuerdo que en las dos ocasiones anteriores hubo algo que me hizo pensar que quizás un día recalaría en este lugar para conocerlo y disfrutarlo sin prisas. Había algo en él sumamente atractivo para mí.
    Un año dedicado a la tarea de conocer una ciudad da para mucho. Aunque cuando esa ciudad es "la madre de todas las ciudades", al final uno tiene la impresión de conocer únicamente una pequeña parte de esta gigantesca metrópoli.
    El estar un año de forma continuada me ha permitido conocer sus fiestas, sus estaciones y los altibajos de la vida cotidiana. He sido testigo de un ciclo completo, un ciclo que se cierra para mí con la publicación de este sitio Web.
    En realidad, el día que yo desembarqué con mis tiliches en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, no llegaba con un plan definido. Ése es uno de los grandes atractivos de este país: lo innecesario de llegar a él con las cosas planeadas, pues aquí a poco que uno sea receptivo, le surgen los planes más inverosímiles que imaginarse pudo.
    No recuerdo con exactitud cuál fue el momento en que me planteé colocar en la red de redes mis impresiones acerca del tiempo compartido con mis amig@s chilang@s. Yo no tenía ni idea de Internet y todas esas madres pero me sentía con ganas de aprender, que es lo más importante.
    Y de ese modo, poquito a poco, el proyecto de la ciudad de la esperanza fue fraguándose. Le he echado muchas ganas y, a pesar de que soy consciente de sus limitaciones técnicas, prefiero pensar que el verdadero valor de la ciudad de la esperanza está en su contenido, no en su forma, aunque también he intentado que sea cuando menos digna.
    Quizás te preguntes el porqué del nombrecito que elegí para mi sitio Web. La ciudad de la esperanza es el lema del gobierno de la ciudad de México. No, no fue mi simpatía hacia Andrés Manuel López Obrador la que me inclinó a apoderarme de su lema. Más bien, me gustó el lema en sí.
    La capital del México trágico y mágico, donde conviven ciudadan@s procedentes de todos los estados de la República, se aferra a la esperanza porque dicen que "es lo último que se pierde" y de pérdidas sabe un buen este país.
    En la insufrible pero al mismo tiempo insustituíble ciudad de México, la vida estalla en cada uno de sus rincones. A veces esa explosión te pilla desprevenido pero lo interesante es la inyección de vitalidad que supone. Aquí los productos bajos en calorías tienen poco éxito. Los sabores son recios, las experiencias fuertes, todo se vive con una intensidad inusitada. Ojalá haya logrado reflejar siquiera un poco de todo esto.
    De bien nacidos es ser agradecido y no me gustaría desaprovechar la oportunidad de agradecer a las personas que de diversas formas han colaborado en que este proyecto sea una realidad. Comenzaré con mis amig@s mexican@s: la hospitalidad que me brindaron Alba y Alfredo, la amistad de Elizabeth y las interesantes pláticas con Beatriz. Y al otro lado del charco: la generosidad de Pink Floyd, los comentarios de Itxaso e Isabel y de todas las personas que compartieron mi sueño.
    A lo largo de las diferentes secciones de este sitio Web encontrarás diversos aspectos de la vida en la ciudad de México, algunos contados por mí y otros por cualificad@s cronistas, te acercarás hasta sus orígenes y su organización territorial, conocerás algunos de sus lugares más característicos, serás testigo de la gran cantidad de espacios culturales con que cuenta, tendrás oportunidad de caminar por su centro histórico, conocer algo de su gastronomía y quizás te sirva como punto de partida para iniciar tu propio descubrimiento de la capital de l@s chilang@s.
    Espero que te guste.