La sociedad mexica
INICIO


INTRODUCCIÓN

Origen
Pueblos vecinos
Los gobernantes
Los códices
Militarismo
Sociedad mexica
El comercio
Tlatelolco
Cultos religiosos
Cosmovisión
La muerte
Piedra del Sol
Expansión
Conquista



La organización de la sociedad mexica



    La base de la organización social del pueblo mexica fue el calpulli, que permitió el crecimiento y desarrollo del poderoso imperio mexica; este grupo se integraba por dos elementos sociales, perfectamente diferenciados: los pipiltin, que constituían la nobleza, y los macehualtin o comunes.
    La nobleza cuidaba celosamente sus relaciones de linaje con la familia real, ya que éste era su elemento distintivo. En documentos genealógicos se inscribían los nombres de los antepasados, de los individuos vivos y especialmente de aquellos que recién habían nacido. A los pipiltin se les permitía acumular y lucir riquezas y objetos preciosos, especialmente jade, plumas y pieles, así como elegantes ropajes, hechos de algodón; habitaban en construcciones de carácter palaciego, practicaban la poligamia y se desempeñaban como funcionarios públicos, por lo que eran eximidos del trabajo manual, especialmente el agrícola, y a cambio recibían tributo como pago. Tenochtitlan7
    Los macehualtin se encargaban de todas las labores pesadas en la vida cotidiana: la agricultura, la carga y el acarreo. Su actividad distintiva implicaba el trabajo con las manos, habitaban en chozas sencillas, su vestimenta se elaboraba con fibras de ixtle y tenían prohibido, con pena de muerte, acumular, y menos aún exhibir, riquezas y objetos preciosos. Se les obligaba a la monogamia.
    Los artesanos y los comerciantes pertenecían al grupo de los macehualtin. A ellos el estado les reconocía la importancia de su trabajo especializado, eximiéndolos de las labores agrícolas; pero, a cambio, debían pagar como tributo aquellos objetos que producían con sus manos, o bien, los que traían desde lejanos territorios.
    Los esclavos, llamados "tlacotin", estaban en esta condición por deudas y podían liberarse del pago de las mismas. El estado permitió que los hombres jóvenes que destacaran en la guerra, no importando su condición, pudieran disfrutar de los beneficios de la vida de la nobleza: la fama y la riqueza.



1