Dirección: Pedro de Vera 44 - Las Palmas de Gran Canaria. CP-35003
Teléfonos: 928 36 93 31
Cuenta de ayuda: Caja Insular de Ahorros
2052-8000-79-33-3310481908


Bienvenido a la WEB de la Asociación Ciudadana por la Defensa del Patrimonio Histórico de Canarias (DEPACA)

Inicio
Patrimonio Etnográfico 
Correos

Yahoo
web2mail
Hotmail

Patrimonio etnográfico

La historia de la lámpara genovesa de la Catedral de Santa Ana

 Si usted visita la Catedral de Santa Ana verá un elemento que llama poderosamente la atención: Se trata de la lámpara grande que cuelga del crucero.

Lámpara que se manifiesta en su esplendor en los actos litúrgicos. La historia de esta lámpara está ligada al deseo de que el Santísimo contara con una lámpara que iluminase permanentemente.

Fue el obispo Bartolomé García Jiménez Rabadán que en 1666 pensó en colocar una lámpara con los fines anteriormente dichos. Como no encontró la forma de fabricarla en la isla se decidió por Génova.

Desde Génova la lámpara viajó a Cádiz. Su peso era de 20 arrobas de plata y costó 51.090 reales de plata.

Se instaló dicha lámpara el día de San Bartolomé, dándose la casualidad que en esos días se encontraba en la Catedral de Canarias la imagen de Nuestra señora del Pino que había bajado de Teror por una epidemia de peste en la nación.

La aceptación de este presente por parte del Cabildo Catedral lo hizo por escritura el deán don Diego Vázquez Botello.

Colocada la lámpara, se destina partidas para su mantenimiento, en el Libro de Cuentas y con fecha de dos de septiembre de 1678 se consigna un pago de 32 reales que hizo efectiva el racionero don Agustín Figueredo al maestro escultor Lorenzo de Campos apara hacer una escalera de hierro para poder encender la lámpara.

Un peligro para la referida lámpara genovesa era la de los intentos de ataques piráticos como en 1797 por el Almirante Nelson  - fue enviada a San Mateo - y en 1803 .

La lámpara consta de tres partes: lámpara, lamparín y capacete. Su estilo es barroco que destaca sobre los arcos del crucero que son góticos.

En el borde de la lámpara hay 8 águilas simétricas de pie con las alas abiertas  con corona donde va las velas - hoy lámparas eléctricas - y en las alas otras tantas. En total  suman 24 bujías.

La altura total alcanza los 2,80 metros y a las 24 bujías hay que sumar otras 5 del lamparín.
Con el trascurso del tiempo hubo que hacerle limpieza a esta pieza de orfebrería que realizó el italiano José Jannini Gravina que se estableció en Las Palmas de Gran Canaria en 1930  y se terminó de limpiar colocándose de nuevo en su sitio en el año 1960,el costo de su limpieza fue de 11000pesetas

Estimado lector: cuando entres en la Catedral de Canarias, fíjate en la gran lámpara ya que es la pieza monumental única en España.

Última actualización de esta página 21/09/06

1