Volver

Página Principal

.



M
A

A
N
A

D
E

L
A

C
A
L
L
E

 


 

w w w . e l c o r o n i l . t k




¿POR QUÉ EL COLEGIO SE LLAMA M
A ANA DE LA CALLE?
 

Doña María Ana de la Calle y Castilla (1691-?), natural de El Coronil fue la esposa de Don Diego Quebrado de León y Carvajal, noble y Alcalde de la Santa Hermandad de su pueblo, Utrera. Al casarse éstos en 1714 trasladan su vivienda a la Calle del Bosque (hoy Martínez Benjumea) de El Coronil, edificio considerado desde hace mucho “de los más sólidos de la Villa” y que actualmente es la Casa de la Cultura.

Debido a que no tenían descendencia, Doña María Ana al enviudar, lleva a cabo el testamento firmado por su marido el 10 de octubre de 1766, en el que se cedían “un alharafe de olivar en término del Coronil; unas casas principales en ella,” “una haza de tierra de pan sembrar en término de la Villa de Utrera; la labor de dos cortijos bien aperados”, ganado, unas cosechas y otros bienes a la Hermandad del Santísimo Sacramento de la Iglesia Mayor de Utrera para la creación de la primera Escuela Pública de El Coronil en la que todos los niños pudieran, de forma gratuita, completar la enseñanza de Primeras Letras, en la que aprendían a leer, escribir y las reglas matemáticas esenciales además de poder cursar Cátedra de Latinidad los que desearan seguir carrera literaria. También reflejado en el testamento estaba el procesionar por las calles una vez al mes recitando los niños en voz alta la doctrina cristiana y colocar durante la cuaresma dos niños de los más instruidos en las esquinas principales para enseñar públicamente los preceptos religiosos a los que no podían asistir a las aulas.

El colegio estaba bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, en cuya festividad, la imagen que se encontraba en el aula de gramática, salía en procesión hasta la Iglesia.

Estas Escuelas Pías de la Madre de Dios comenzaron a funcionar el 3 de noviembre de 1771, pero a finales del siglo XVIII, con las desamortizaciones, el Estado confisca los bienes que había otorgado el matrimonio a la Hermandad, pudiéndose mantener la enseñanza por parte de ésta hasta 1808, año en el que se suprimió la Cátedra de Latinidad pero continuó la Enseñanza Primaria, corriendo ahora con los gastos el Concejo Municipal quien tras hacer sucesivas reclamaciones pudo conseguir en el año 1876, 6110 pesetas destinadas a realizar “las obras necesarias para dar mayor amplitud a la enseñanza” y puede que sea en esta fecha cuando se incorpore al edificio otro contiguo con fachada de corte neoclásico (donde actualmente se encuentra la Peña Flamenca) o bien sería en la restauración de 1889, llevada a cabo por el Ayuntamiento, que consta en la placa que se encuentra en el zaguán.

La enseñanza en este edifico se ha mantenido hasta bien entrado el siglo XX, en el que se dotó al pueblo de unas instalaciones más adecuadas, y es en reconocimiento a la causa impulsada por María Ana por lo que el Colegio Público de Primaria de El Coronil se llama C.P. María Ana de la Calle. Su marido, Don Diego Quebrado, tenía una calle con su nombre (actual Cuesta de la Mina) que perdió y no ha vuelto a adquirir ninguna otra, por lo que, personalmente, creo que sería una buena opción cederle el nombre al Instituto de Secundaria, para que de I.E.S. El Coronil, pasase a llamarse I.E.S. Diego Quebrado de forma que lleve un nombre menos genérico y que los dos centros de enseñanzas obligatorias del pueblo llevaran los nombres de este matrimonio que contribuyó tan directamente a promover la cultura en tiempos de déspotas y miseria para las clases menos pudientes, por cuya obra seguirán inmortalizados en las páginas de la historia de nuestro pueblo.

Publicado en Revista La Torre nº 3

 

 

 

 

Volver

Página Principal

1