Nuestra congregacion

El tema de la Justicia y la paz, e integridad de la Creación ha preocupado siempre a la congregación. La Comision que lleva este nombre ha tenido siempre una gran influencia y repercusion en los diferentes Capitulos en los que se ha tratado el tema.

 

El Papa En la primera encíclica de su pontificado afirma

Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. En su Evangelio, Juan había expresado este acontecimiento con las siguientes palabras: « Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todos los que creen en él tengan vida eterna » (cf. 3, 16). La fe cristiana, poniendo el amor en el centro, ha asumido lo que era el núcleo de la fe de Israel, dándole al mismo tiempo una nueva profundidad y amplitud. En efecto, el israelita creyente reza cada día con las palabras del Libro del Deuteronomio que, como bien sabe, compendian el núcleo de su existencia: « Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es solamente uno. Amarás al Señor con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas » (6, 4-5).

 

Justicia y paz

“El progreso humano no es ni automático ni inevitable. El futuro ya está aquí y debemos enfrentar la cruda urgencia del ahora. En este acertijo constante que implica la vida y la historia, la posibilidad de llegar tarde existe. Podemos rogarle desesperadamente al tiempo que detenga su paso, pero el tiempo es sordo a nuestras súplicas y seguirá su curso. Sobre montañas de blancas osamentas y desperdicios de múltiples civilizaciones se observan las terribles palabras: Demasiado tarde”.

El tema de Justicia y paz

Hay que reconocer que los Oblatos de la region de AL están ma´s sensibilizados, mas organizados y comprometidos con los problemas de marginación, exclusión de sus pueblos, que nosotros los europeos, con los de nuestros pueblos. Una prueba de ello entre otras, es que en todas las Américas existe un Comité provincial Oblato de Justicia y Paz desde hace bastantes años. Además existe una Comision en cada región AL - EEUU , Canada y una comisión interregional.
A lo largo del encuentro se palpaba la conviccion en todos los participantes de que el Ministerio por la Justicia no es opcional para los Oblatos, sino que es algo central en nuestro Carisma y espiritualidad. Por eso en todos los grupos de trabajo se destacó la importancia de la formación primera y tambien la formación continua de los oblatos en este sentido, en la línea del Capítulo IV del Vade-Mecum sobre Justicia, Paz e integración de la Creación.
El vicario Genral insistió en la importancia de la Formación oblata en las actitudes de respeto profundo a la persona y de amor profundo por los pobres, nuestros destinatarios de la evangelización. El que no tenga estas actitudes no debería ser admitido en nuestra Congregación.
1