Te pedimos,
Madre de Dios y madre nuestra,

Que sintamos siempre la Paz del Señor.

Que nuestra mirada
sea siempre limpia y clara

Que nuestros labios
pronuncien sólo
palabras buenas y de ánimo

Que nuestro paso sea firma,
y nuestra actitud valiente.


Que nuestras manos
sean generosas para dar
y prudentes para recibir.

Que nuestro corazón
esté siembre abierto
para amar a todos.

Que nuestros pasos nos dirijan
hacia donde podamos ser útiles.

Que nuestra vida
sea radiante y generosa
como la vuestra, Madre de Dios.

 



 

Principal: Home - Buscador - - Chat - Mail - Solidaridad: Unicef - Esclerosis Múltiple - Fibromialgia

Diversión: Poemas - Amistad - Reflexiones - Humor - Pasatiempos - Escritorio - Curiosidades - TuRegalo

Contador

1