Principal: Home - Buscador - - Chat - Mail

Solidaridad: Unicef - Esclerosis Múltiple - Fibromialgia

Diversión: Poemas - Amistad - Reflexiones - Humor - Pasatiempos - Escritorio - Curiosidades - TuRegalo

Gente Viva y Gente Muerta.

(Por Flavio Marin)

 

Conforme se crece en años (y con frecuencia en barriga), se va notando que

hay amigos, colegas, parientes, maestros, alumnos, que se van congelando en

puntos de vista, como que ya están seguros de todo lo que ocurre y va a

ocurrir, parecen saber ya quien hay y quien sigue, se quedan en el mismo

lugar y con la misma gente: zombies, muertos, aunque todavía caminen,

hablen, y platiquen. Muertos - no dormidos porque no sueñan-. Gente Muerta.

 

La Gente Muerta ya tiene fijo y perenne su modelo de existencia. Para ellos,

el futuro no tiene secretos. Pueden juzgar a los vivos porque sus criterios,

su moral, sus valores y principios son absolutos, inmutables, eternos. Su fe

es una fe cerrada, ciega, no es faro, sino barrera para impedir percibir y

reaccionar ante los cambios del mundo que nos rodea. Su amor es un amor que

encierra, que atrapa, que guarda sus objetos como frutas en conserva.

Piensan que nadie tiene derecho a cambiar. Cada gente en su sitio y todos en

su lugar. Hijos, esposos, padres, desempeñando el papel que la Gente Muerta

les ha asignado en su imperturbable, eterno guión. El mundo les aburre, el

hombre esta al servicio de sus hábitos.

Para ellos, nada cambia, todo sigue igual. Y que a la Divina Providencia no

se le ocurra meter su cuchara en un plan de vida iluminado y genial.

 

En cambio, la gente viva vive sin tener absoluta seguridad de lo que le

depara el nuevo día. Disfruta este momento porque sabe que puede ser el

Ultimo. Como un niño, vive el hoy pensando en el mañana, sin congelarlo en

su pensamiento.

Ajusta su vida, sus criterios, moral, valores y principios conforme aprende,

crece, y evoluciona. Sabe que no es Dios, que no sabe todo.

Su fe es faro, guía para su existencia y para iluminar con su entusiasmo y

Alegría la vida de los demás.

Su amor libera y aprecia la evolución de quienes quiere.

Sabe que cada cual es dueño de su propio guión, que al vivir escribe.

No espera nada de nadie, ni debe nada a los demás.

Da y recibe con sencillez y sin esperar nada a cambio. Sus hábitos le sirven

y los pierde o adquiere cuando decide hacerlo.

Aprecia el buen humor de la Divina Providencia y conforma en ella para

ponerle sal y azúcar, hasta algo de alcohol o canela, a su existencia.

 

Nuestro cambiante mundo de hoy día requiere que todos estemos vivos.

Que comprendamos que hay muchas formas y estilos de vida -todos respetables,

todos permitidos por Dios- quien nos ama y, dicen, sonríe cuando hacemos

planes.

 

Usted, querido lector, żvive?

Volver

Y... recuerda: Si tienes comentarios o algo que compartir: Escribe -->

Principal: Home - Buscador - - Chat - Mail

Solidaridad: Unicef - Esclerosis Múltiple - Fibromialgia

Diversión: Poemas - Amistad - Reflexiones - Humor - Pasatiempos - Escritorio - Curiosidades - TuRegalo