Holguín "La ciudad de los parques"

El origen de la actual ciudad de Holguín data de la decisión del capitán extremeño García Holguín de fundar el Hato de San Isidoro el 4 de abril de 1545, el cual evolucionó en un asentamiento y se convirtió hacia 1720 en un poblado, pero fue el 18 de enero de 1752 cuando los holguineros lograron que se le concediera el titulo de ciudad.

Las autoridades competentes debían garantizar las condiciones mínimas para que sus habitantes desarrollaran sus necesidades vitales, en el aspecto espiritual y material, con carácter prioritario se edifican la iglesia, la cárcel y el mercado.

En el año 1737, unos años después del nacimiento del poblado, se traza un plano de Holguín. Las instalaciones más importantes están ahí. No puede faltar la carnicería ubicada en la esquina de las calles San Isidoro (hoy Libertad) y Rosario (Frexes).

Cronológicamente siguió la Plaza Nueva, hecha en 1752 con fines religiosos, objetivo que no se materializó hasta principios del siglo XIX, cuando dentro de su perímetro se levantó la iglesia de San José, que le dio nombre a esta plaza.

El primer centro político y religioso de la naciente villa fue la Plaza Parroquial, pues daba acceso a la iglesia iniciadora, la de San Isidoro, el Santo Patrono mantuvo este nombre hasta 1898, en que se le puso el de Julio Grave de Peralta, holguinero que llegó a mayor general en la Guerra de Independencia, aunque oficialmente continúa llamándose de igual forma, con una estatua del oficial mambí en su centro, se ganó el hermoso calificativo de Parque de las flores, desde que su amplia área, de unos 10 mil metros cuadrados, era el sitio apropiado para el expendio de rosas, gladiolos, azucenas y otras. Para devolverle su aire original, se construye en la actualidad una glorieta similar a la que allí existió.

Desde los orígenes de esta población hasta l.839 el mercado funcionó en la periferia de la Plaza de Armas (hoy Calixto García), el estado de insalubridad que se deriva de tal actividad y que demerita la importancia de la Plaza, hace que el Síndico Procurador, Licenciado Rafael Ignacio Curbelo, presente al Cabildo un informe donde argumenta la necesidad de su traslado a la Plaza San José, algunos vecinos de la ciudad opinaban que no debía construirse definitivamente el mercado en la Plaza San José, argumentando que era muy retirado del centro y radicaba en la zona menos poblada, además le quitaría belleza a la iglesia.

La puja se prolongó hasta 1842. Entre los licitadores se encontraban Félix San Juan, el que ofrecía los terrenos de su propiedad situados en la Plaza San José; Luis María Angulo, quien proponía ejecutar la obra por doscientos pesos menos que lo presupuestado y además cedía un solar de su propiedad en el centro de la ciudad; Pedro Rodríguez donaba doscientos pesos plata y un solar situado en la calle Cárcel (hoy Miró); Rafael del Monte, el Tte. de Veteranos don Agustín y José Llauradó quienes, cada cual por su lado, hacían proposiciones ventajosas.

Los vecinos de la Parroquial Mayor (Plaza San Isidoro) argumentando que desde los primeros momentos en que se trasladó el mercado para la Plaza San José sufrían innumerables perjuicios ya que los esclavos se tardaban por la lejanía del lugar, y que, por añadidura, eso daba lugar a que se entretuvieran más de lo regular y que la gente pobre se quedaba muchos días sin los alimentos necesarios por falta de auxilio para acudir a semejante lugar. Por su lado los alarifes públicos que envió el Cabildo a inspeccionar el terreno propuesto, en septiembre de 1846 informaron que era el que mayor ventajas ofrecía tanto por el espacio que abarcaba como por la ubicación, pues al estar en la porción media de la ciudad proporcionaría comodidad a los vecinos.

A media cuadra de la Casa Capitular y la Real Cárcel (Cárcel entre María Magdalena y San Ildefonso; actualmente Mártires entre Luz Caballero y Aricochea), a 100 metros de la Parroquial Mayor y a igual distancia de la Plaza de Armas. A medida que la ciudad se fue desarrollando económicamente fueron aumentando las actividades de comercio y servicios en la Plaza; se instalaron farmacias, almacenes de tabaco, talleres para arreglo de sombrillas, ferreterías y hasta gabinetes dentales, los cuales comenzaron aquí en un sillón de barbero. El Ayuntamiento permitía esta amalgama de negocios, ya que cuanto mayor fuera la explotación del área del Mercado más ganancias iban a parar a sus arcas, y sin importarle el ornato público permitió la modificación de su interior y la añadidura de locales en las dos fachadas, desvirtuando por completo el proyecto de Walfrido de Fuentes y Fuentes.

En 1849 se construye el primer hospital holguinero, el de San Juan de Dios, el área pública del frente se convirtió en la Plazuela del Hospital, donde en 1915 se hizo el parque Martí o Victoria, como algunos le llaman en alusión a Victoriana de Ávila, la benefactora y máxima gestora del centro asistencial, que ahora funciona como hogar de ancianos.

La Plaza de Armas se consolidó como centro político y cultural de la ciudad a partir del año 1878, en que el Gobierno Municipal se instauró en el edificio "La Periquera", una edificación neoclásica construidad entre 1860 y 1868 y considerada la más representativa de la ciudad. Su nombre se remonta a tiempos de la primera guerra de independencia (1868-1878), cuando el lugar servía de refugio a los pericos soldados españoles, denominación que daban los mambises a los soldados peninsulares, por su uniforme multicolor color verde perico. Hoy en día es un museo que recorre la historia local a través de cinco salas organizadas cronológicamente. La primera, dedicada a la arqueología, muestra numerosas piezas aborígenes entre las que se destaca el Hacha de Holguín, símbolo de la ciudad.

La Plaza de la Mantilla fué la última levantada en la etapa colonial, situadas todas entre Libertad y Maceo y de tamaños similares, que data de 1883 y sirvió de área de práctica y descanso del antiguo cuartel de caballería del Ejército Español, situado a un costado, en el local que hoy ocupa la CTC. y en 1953 se transformó definitivamente en parque infantil, denominado Rubén Bravo en los primeros años de la Revolución. Expulsados los españoles, los cubanos no perdieron tiempo y en el propio año 1898 le pusieron el nombre del general de las guerras independentistas, hijo ilustre de Holguín, Mayor General Calixto García, el cual quedó consagrado con la estatua erigida en su centro, que se inauguró el 10 de abril de 1916.

Pese a todo el desarrollo no es hasta los primeros años de la década del 50 que se pavimentan las cuatro calles de la Plaza del Mercado, a raíz de que el Ayuntamiento aprobara en 1949 el presupuesto para el acueducto, alcantarillado y pavimentación de la ciudad. En 1959, la Plaza del Mercado sigue estando tan hacinada como cuando se planteó abrir tres mercados en diferentes puntos de la ciudad y se fabricó el de Pueblo Nuevo para aliviarlo. Sus actividades continuaron hasta abril de 1968 en que la Dirección revolucionaria decreta la intervención de los pequeños negocios particulares. A partir de entonces se destina el edificio del Mercado Modelo a fábrica de Cerámica, lo que conllevó la eliminación de los tabiques divisorios del interior y el mobiliario; igualmente, gran parte de las galerías y vanos exteriores es tapiada, sufriendo con ello una transformación casi total. Nada permanece de lo original, pero en la parte que da hacia la calle Máximo Gómez quedaría un añadido de años posteriores. La Plaza del Mercado deja de ser tal y cambia su fisonomía, quedando instalada en ella, además, viviendas, en su gran mayoría en cuarterías; oficinas y algunos talleres.

Con el advenimiento del siglo XX la ciudad rompió los lazos que le imponían los ríos Marañón y Jigüe y surgieron otros barrios, como Pueblo Nuevo, Vista Alegre y la Aduana, mas no se perdió la costumbre de dotarlos de las requeridas áreas de solaz e intercambio, que son los parques , así Holguín siguió creciendo hasta llegar a contar con 11 parques para adultos, 22 infantiles y 23 microparques, dandole el sobrenombre de ciudad de los parques.

© 2001, L.E. Valls / gracias por su visita | website: http://www.oocities.org/es/holguin2001es