.Jose Luis Martin Descalzo

Vida y obra del maestro del HUMANISMO CRISTIANO: biografía, imágenes, libros, frases, enlaces, etc..

Autor : Juan Francisco Jiménez Borreguero

          

 

 

 

 

 

"Caminos para aprender a ser felices"

 

 

 

Valorar  y reforzar las fuerzas positivas de nuestra alma: Descubrir  y disfrutar de todo lo bueno que tenemos, no tener que esperar a encontrarnos con un ciego para enterarnos de lo hermosos e importantes que son nuestros ojos.

Asumir después serenamente las partes negativas o deficitarias de nuestra existencia: No encerrarnos masoquistamente en nuestros dolores.

No sufrir por temores o sueños de posibles desgracias que probablemente nunca nos llegaran.

 

 

Vivir abiertos al prójimo: Pensar que es preferible que nos engañen cuatro o cinco veces que pasarnos la vida desconfiando de los demas.

Ceder siempre que no se trate de valores esenciales. No confundir valores esenciales con nuestro egoísmo.

 

 

Tener un gran ideal: algo que centre nuestra existencia y hacia lo que dirigir lo mejor de nuestra existencia, Aceptar la lenta maduración de todas las cosas, dar cada dia un paso.    

                                                                      

Creer descaradamente en el  bien: Tener confianza en que a la la larga -y a veces muy a la larga  terminara siempre por imponerse.

No angustiarse si otros avanzan aparentemente mas deprisa por caminos torcidos. Creer también en la eficacia del amor. Saber esperar.

Elegir, si se puede un trabajo que  nos guste:. Y si esto imposible tratar de amar el trabajo que tenemos, encontrando en el sus aspectos positivos.

Revisar constantemente nuestras escalas de valores:. Cuidar que el dinero no se apodere de nuestro corazón... Descubrir que la amistad , la belleza , la naturaleza, los placeres artísticos y muchos otros valores son infinitamente mas rentables

 

Descubrir que Dios es alegre: Que una religiosidad que atenaza o estrecha el alma no puede ser la verdadera, porque Dios o es Dios o es un ídolo.

Procurar sonreir, con ganas o sin ellas: Estar seguros que el hombre es capaz de superar muchos dolores, mucho mas de lo que el mismo hombre sospecha.

 

                                 *Jose Luis Martín Descalzo

 

1- Biografía

 

2- Libros

 

3- Articulos

 

4- Directorio enlaces relacionados con JL. Martin Descalzo

 

 

 

Medicos  por_la_Vida

Asociacion Victimas.del Aborto

Hay alternativas

 

Aciprensa

 

Obesidad y hambre

 

 

Fotografia.y dignidad

 

Fotoesia

 

 Gregorio Marañón, maestro del humanismo

 

 

 

El autor de la web

 

 

 

 

 

 

         "Los puentes"

  

 

 

 

 

 

 

Esta imagen nos recuerda que en el centro de la Luz, Dios ha querido colocar al hombre, coronando la naturaleza.

*JfJB.

 

 

            

 

De todos los títulos que en el mundo se conceden el que mas me gusta es el de Pontífice, que quiere decir literalmente constructor de puentes,.. en la antigüedad cristiana se refería a todos los sacerdotes y en buena lógica, iría muy bien a todas las personas que viven con el corazón abierto.

Es un titulo que me entusiasma porque no hay tarea mas hermosa que dedicarse a tender puentes hacia los hombres y hacia las cosas.

Sobre todo en un tiempo en el que tanto abundan los constructores de barreras. ...

                                         SIGUE.......            

                                                                                     *Jose Luis Martin Descalzo                  

 

        "Las tres opciones"

             

 

 

 

 

 La mujer y la mar... ambas son origen y destino.                                    *JfJB.

 

 

   

 

 

 

(..).. Esos tres tipos de seres están no sólo en las novelas de Greene sino también en nuestra vida cotidiana:

 1-  El género de los que se «amoldan» es el más abundante: cubre posiblemente al noventa por ciento de la Humanidad.Son seres que se resignan a los carriles marcados,

2-  El segundo tipo de seres es menos frecuente, aunque todavía es abundante.

Estos tuvieron una juventud ardiente y disconforme.. Pero pronto se dieron cuenta de que la vida les iba llenando de heridas. Y prefirieron fabricarse un gueto «

3-  Otros decidieron mantener su rebeldía. "Decidieron pensar por cuenta propia"

 En lo religioso apostaron por Dios, pero pusieron muchos interrogantes a todas las bandejas en las que se lo servían.

 "Sabían que lo importante no era llegar a ninguna parte, sino llegar a ser". Sentían miedo a ratos, pero jamás se sentaban a saborear su propio miedo. Buscaban. Buscaban.  Creían en la justicia. Sabían que siempre estaría en el horizonte, por mucho que caminasen hacia ella.

"No se avergonzaban de sus lágrimas", pero sí de que su corazón no hubiera crecido nada en las últimas horas.

Y la gente pensaba que fracasaban. Y tal vez ellos también lo temían a ratos. pero estaban vivos, tan vivos que no se detenían a  pensarlo por miedo de perder un momento de vida. Morían sin haber dejado de ser jóvenes.

Unos les llamaban locos y otros santos.

Ellos solo sentían la maravillosa tristeza de no haber llegado a ser ni lo uno ni lo otro.

                                                            *Jose Luis Martin Descalzo                   

                                                                            ARTICULO COMPLETO.....               

             

 

 

 

 

“REFLEXIONES DE UN ENFERMO EN TORNO AL DOLOR Y LA ENFERMEDAD”.

....Las palabras mas bellas, jamas escritas, sobre el misterio del sufrimiento humano ...   clik aqui

 

 

 

Cristo con la cruz a cuestas El Greco

  

 

 

    

"Glosa sobre los 10 Mandamientos"

 

 

          
1. Amarás a Dios. Lo amarás sin retóricas, como a tu padre, como a tu amigo. No tengas nunca una fe que no se traduzca en amor. Recuerda siempre que tu Dios no es una entelequia, un abstracto, la conclusión de un silogismo, sino Alguien que te ama y a quien tienes que amar. Sabe que un Dios a quien no se puede amar no merece existir. Lo amarás como tú sabes: pobremente. Y te sentirás feliz de tener un solo corazón y de amar con el mismo a Dios, a tus hermanos, a Mozart y a tu gata. Y, al mismo tiempo que amas a Dios, huye de todos esos ídolos de nuestro mundo, esos ídolos que nunca te amarán pero podrán dominarte: el poder, el confort, el dinero, el sentimentalismo, la violencia.

2. No usarás en vano las grandes palabras: Dios, Patria, Amor. Tocarás esas grandes realidades de año en año y con respeto, como la campana gorda de una catedral. No la uses jamás contra nadie, jamás para sacar jugo de ellas, jamás para tu propia conveniencia. Piensa que utilizarlas como escudo para defenderte o como jabalina para atacar es una de las formas más crueles de la blasfemia.

3. Piensa siempre que el domingo está muy bien inventado, que tú no eres un animal de carga creado para sudar y morir. Impón a ese maldito exceso de trabajo que te acosa y te asedia algunas pausas de silencio para encontrarte con la soledad, con la música, con la Naturaleza, con tu propia alma, con Dios en definitiva. Ya sabes que en tu alma hay flores que sólo crecen con el trabajo. Pero sabes también que hay otras que sólo viven en el ocio fecundo.

4. Recuerda siempre que lo mejor de ti lo heredaste de tu padre y de tu madre. Y, puesto que no tienes ya la dicha de poder demostrarles tu amor en este mundo, déjales que sigan engendrándote a través del recuerdo. Tú sabes muy bien, que todos tus esfuerzos personales jamás serán capaces de construir el amor y la ternura que te regaló tu madre y la honradez y el amor al trabajo que te enseñó tu padre.

5. No olvides que naciste carnívoro y agresivo y que, por tanto, te es más fácil matar que amar. Vive despierto para no hacer daño a nadie, ni a las personas, ni animal, ni a cosa alguna. Sabes que se puede matar hasta con negar una sonrisa y que tendrás que dedicarte apasionadamente a ayudar a los demás para estar seguro de no haber matado a nadie.

6. No aceptes nunca esa idea de que la vida es una película del Oeste en la que el alma sería el bueno y el cuerpo el malo. Tu cuerpo es tan limpio como tu alma y necesita tanta limpieza como ella. No temas, pues, a la amistad, ni tampoco al amor: ríndeles culto precisamente porque les valoras. Pero no caigas nunca en esa gran trampa de creer que el amor es recolectar placer para ti mismo, cuando es transmitir alegría a los demás.

7.
No robarás a nadie su derecho a ser libre. Tampoco permitirás que nadie te robe a ti la libertad y la alegría. Recuerda que te dieron el alma para repartirla y que roba todo aquel que no la reparte, lo mismo que se estancan y se pudren los ríos que no corren.

8. Recuerda que, de todas tus armas, la más peligrosa es la lengua. Rinde culto a la verdad, pero no olvides dos cosas: que jamás acabarás de econtrarla completa y que en ningún caso debes imponerla a los demás.

9.
No desearás la mujer de tu prójimo, ni su casa, ni su coche, ni su vídeo, ni su sueldo. No dejes nunca que tu corazón se convierta en un cementerio de chatarra, en un cementerio de deseos estúpidos.

10. No codiciarás los bienes ajenos ni tampoco los propios. Sólo de una cosa puedes ser avaro: de tu tiempo, de llenar de vida los años poco o muchos que te fueran concedidos. Recuerda que sólo quienes no desean nada lo poseen todo. Y sábete que, ocurra lo que ocurra, nunca te faltarán los bienes fundamentales: al amor de tu Padre, que está en los cielos, y la fraternidad de tus hermanos, que están en la tierra.                           

                                                                                 Jose Luis Martin Descalzo

 

 

 

 

 

     "24 pequeñas maneras de amar"

 

 

 

 

LLos hombres mas cercanos a Dios, nos abren horizontes... nos marcan caminos de eternidad. 

*JfJB

 

           Estatua de Juan Pablo II. Madrid)     

 

 

 

 

Aprenderse los nombres de la gente que trabaja con nosotros o de los que nos cruzamos en el ascensor y          tratarles  luego por su nombre.  Estudiar los gustos ajenos y tratar de complacerles.
 Pensar, por principio, bien de todo el mundo. Tener la manía de hacer el bien, sobre todo a los que no se la merecerían teóricamente.  Sonreír. Sonreír a todas horas. Con ganas o sin ellas.

Multiplicar el saludo, incluso a los semiconocidos.  Visitar a los enfermos, sobre todo sin son crónicos.
 Prestar libros aunque te pierdan alguno. Devolverlos tú.      Hacer favores. Y concederlos antes de que terminen de pedírtelos.     Olvidar ofensas. Y sonreír especialmente a los ofensores.  Aguantar a los pesados. No poner cara de vinagre escuchándolos.    Tratar con antipáticos. Conversar con los sordos sin ponerte nervioso.
 Contestar, si te es posible, a todas las cartas.  Entretener a los niños chiquitines. No pensar que con ellos pierdes el tiempo. 

 Animar a los viejos. No engañarles como chiquillos, pero subrayar todo lo positivo que encuentres en ellos.  Recordar las fechas de los santos y cumpleaños de los conocidos y amigos.  Hacer regalos muy pequeños, que demuestren el cariño pero no crean obligación de ser compensados con otro regalo.   Acudir puntualmente a las citas, aunque tengas que esperar tú.  Contarle a la gente cosas buenas que alguien ha dicho de ellos.  Dar buenas noticias.  No contradecir por sistema a todos los que hablan con nosotros.
 Exponer nuestras razones en las discusiones, pero sin tratar de aplastar.  Mandar con tono suave. No gritar nunca.  Corregir de modo que se note que te duele el hacerlo.

La lista podría ser interminable y los ejemplos similares infinitos. Y ya sé que son minucias. Pero con muchos millones de pequeñas minucias como éstas el mundo se haría más habitable.

 

                                               *Jose Luis Martin Descalzo

 

 

 

 

Sigue:

 

          1-  Biografía               2- Articulos          3- Libros            4- Enlaces - Directorio

 

1