Header image header image 2  
Inconditionales Pro Sancta Ecclesia

 
 
Una llamada y una invitación.

 

Actualmente hay en la Iglesia de Dios una fuerte corriente de espiritualidad que cultiva y promueve la "incondicionalidad" en el servicio a la Santa Iglesia. Se conoce con el nombre de "Incondicionales". SOn cristianos adeptos, sin límite ni condición alguna, a la Santa Iglesia, a su doctrina, disciplina y autoridad. Es el Espíritu del Señor quien empuja a caminar por la incondicionalidad en el servicio a la Santa Iglesia, a orar, trabajar, sacrificarse y ofrecerse a Dios como víctima por la unidad, la paz y la concordia de la Iglesia y en el mundo.

 

Estemos convencidos que la unidad, la paz y la concordia en la sociedad de los hombres se alcanzarán en la medida que en la Iglesia reine la unidad, paz y la concordia que quiere el Señor, pues la Iglesia es "como un sacramento, signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano" (LG1).

 

Aquí hay una llamada y una invitación a la incondicionalidad. Los que se sientan llamados e invitados no pongan resistencia a la acción del Espíritu del Señor que quiere que en la Iglesia haya hoy también quien sirva incondicionalmente.

 

Para los que sienten esta llamada del Señor a una entrega incondicional a su Santa Iglesia he sistematizado y resumido el "Ideario y regla de vida", que ofrezco.
+ Damián Iguacen Borau (Obispo Emérito de Tenerife )
 

 

  El que tiene el espíritu de incondicionalidad no acepta las divisiones como algo inevitable, ni está impasible ante el espectáculo de cristianos enfrentados con otros cristianos, y hermanos que condenan a otros hermanos, ante comunidades divididas y ante posturas radicalizadas hasta la incompatibilidad.


---------------------------------------------------------

Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2008


---------------------------------------------------------

Mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo 2007

---------------------------------------------------------

Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2006

---------------------------------------------------------

 

 

 


 

product image 1

Vaticano
Ir >

La adhesión incondicional a la Santa Iglesia es consecuencia lógica y natural de la adhesión incondicional a Jesucristo. Dios nos llamó a estar con él y nos envía (cf. Mc 3) “Id también vosotros a trabajar a mi viña” (Mt 4,7). Somos trabajadores de Dios, colaboradores de Dios. No cabe duda que uno que posea el espíritu de incondicional servidor trabajará con más empeño y mejor en la Viña del Señor. El mejor trabajador es siempre incondicional. El que quiere “mejor servir y amar” se hace siempre incondicional.

product image 2

Advocaciones Marianas
Ir >
                    

Entre la rica variedad de vocaciones, servicios y carismas que el Espíritu Santo suscita e infunde en la Santa Iglesia, hemos de contar, sin duda alguna, la incondicionalidad, que promueve adeptos a la Santa Iglesia, a su doctrina, disciplina y autoridad, sin límite ni condición alguna. Los incondicionales (que tienen este espíritu) miran a la Santa Iglesia con una mirada integradora y la sirven con espíritu de entrega total, porque saben que, a pesar de cuanto en ella pueda ocurrir, ha sido instituida por cristo como Sacramento de Salvación Universal


 
 
           
1