La Antigua Religión (5)

Kababelan Blog

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INDEX SENDA DIOSA SERPIENTE I

 

 

 

 

1 de mayo de 2008

Tina dice:

Perdona K pero no creo que las energías de ángeles o Devas tengan que ver nada en esta lucha entre patriarcado y matriarcado. En cualquier caso se invoca al arcangel Miguel con su espada como una energía que puede cortar densas vibraciones y problemas que tienen que transformarse en puras energías de vida, pero dentro de nosotros mismos, tambien cuando existe un problema de relacion que hay que zanjar. Todos estos ángeles existen en todas las tradiciones, anteriores al cristianismo. Por otra parte Dios no tiene sexo, o los tiene todos, pues es aquello que auna todo cuanto existe y existirá algún día, lo expresado e inexpresado. Ahora sí, estoy de acuerdo en que muchas filosofías se hicieron para quitarnos nuestro poder a las mujeres, y tambien para quitar todo sentimiento de amor al hombre, pues quizás al hombre se le ha reprimido más en cuanto que no se le ha dejado expresar sus sentimientos y eso es más dificil de superar. En fin, te doy las gracias por defendernos a nosotras las mujeres.

Tina

 

 

Kababelan dice:

LA SEXUALIDAD CÓSMICA Y LA GUERRA CELESTE

Todo en el universo es bipolar: el día y la noche, el nacimiento y la muerte, el amor y el odio, la atracción y la repulsión, el frío y el calor, etc. En un estado de conciencia digamos divino se trascienden los contrarios, pero porque se integran, no porque desaparezcan. A eso se llama la boda alquímica, donde los esposos (los polos) se unen en cópula sagrada y se integran en un ente trascendente. Toda senda espiritual busca esta fusión mística entre los infinitos polos contrarios del universo. El universo está sexualizado, la naturaleza está sexualizada, las flores hermosas y coloridas no son sino los órganos sexuales de las plantas. Por eso se ofrecían flores a las diosas del amor (y hoy día por extensión a todas las mujeres) pues eran el símbolo del ciclo amoroso de la naturaleza.

La Divinidad también se halla sexualizada. Cuando está INMANIFESTADA es siempre femenina (el seno oscuro de la creación, el VACIO), y cuando se manifiesta es bipolar, es decir una dualidad masculino-femenina que se renueva incesantemente. Dijéramos que el SER manifestado es bipolar, macho y hembra mística en cópula dinámica y extática permanente. Gracias a esto se sostiene el tiempo y la creación. Si la Deidad dejara de copular creativamente el universo se derrumbaría. Esta fuerza METAPODEROSA crea las estrellas y las plantas, las ideas y las personas. Si a esta FUERZA quieres dirigirte en NEUTRO puedes hacerlo y es muy válido, pero nunca se debe hacer en términos masculinos (EL PADRE CREADOR). En cuanto a Jesús, pues sería un modelo cristiano del aspecto masculino de esa dualidad, pero nunca el Ente creador, ya que este es DUAL.

Si me refiero a veces a esta METAFUERZA ABSOLUTA como Madre es porque me resulta más cómodo personificarla así. Otras veces la invoco simplemente como UNIVERSO. Y me resulta tan efectivo o más esto último, ya que mi mente opera mejor desprovista de estereotipos. Y es esta operatividad lo único que tenemos que considerar para que una idea o técnica resulte válida. Hay muchas personas que sólo pueden concebir un sistema de creencias patriarcal y a ellos les resulta válido. Es su mundo y si a ellos les sirve para conectarse con el Universo pues me parece bien. Aunque el sistema de ideas patriarcal siempre peca de acabar siendo dogmático, limitador y excluyente.

En cuanto a los ángeles y la EPOPEYA MÍSTICO SIMBÓLICA de la GUERRA CÓSMICA es difícil que lo entiendas desde una perspectiva cristiana, pues pesa sobre tu psique muchos años de educación religiosa cristiano patriarcal convencional, de la que también se halla impregnado el movimiento religioso americano que sigues. Paso a referirte esquemáticamente este controvertido tema al que aludo en muchas páginas de mis webs y que a ti te resulta tan impermeable comprender sin salirte del modelo conocido.

Los patriarcalistas judíos, cristianos y musulmanes siguen a un TRIUNVIRATO ANGÉLICO cuyos nombres son MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL. Estos capitanearon una revuelta cósmica que pretendía desterrar a la DEIDAD DUAL e implantar la adoración a una DEIDAD PATRIARCAL ÚNICA. Intentaron convencer a las jerarquías de las huestes cósmicas para subvertir el orden de la creación. Muchos les siguieron, otros permanecieron fieles a la ANTIGUA DEIDAD, algunos dudaron. Hasta última hora el propio GABRIEL no tuvo claro que bando seguir. Al final se decantó por seguir a MIGUEL o MIKAEL (líder del ejército usurpador y nuevo virrey del cielo) y se forjó así el IMPERIO de los ÁNGELES USURPADORES. Son conocidos también como los ÁNGELES SOLARES. Su acto fue similar a un golpe de Estado dado por un sector de los principales generales.

Fue este TRIUNVIRATO SOLAR el que posteriormente creó las tres religiones patriarcales conocidas como judaísmo, cristianismo e islam; ya que actuaron como protectores y reveladores de sus profetas y líderes. Así GABRIEL aparece en las tres como el ente divino que revela el plan del dios patriarcal.

No obstante, pese a la superioridad de los ÁNGELES SOLARES, algunas Jerarquías permanecieron fieles a la DIOSA o DEIDAD DUAL. Entre estos leales se encuentra el Arcángel o Trono ARIEL y otros muchos como JANAEL (al que pertenezco), etc. (desde luego estos no han recibido la publicidad de los otros). Los usurpadores tomaron el poder (mental) y desde entonces la humanidad permanece abducida mentalmente por dichos arcángeles del TRIUNVIRATO SOLAR. Cuya meta principal era extender el patriarcado sobre la tierra y la subordinación del género femenino, de manera que sus energías internas estuvieran apartadas de la DIOSA. La humanidad vive así en una esfera mental castrante que genera oscuridad espiritual y agresividad.

La DEIDAD DUAL o FEMENINA también fue conocida antaño como LA SERPIENTE. En algunos sitios se la ha definido como una DIOSA que tiene a su servicio a una FUERZA llamada el DRAGÓN. Muchos a lo largo de la historia han confundido estos símbolos y los han empleado para ejercer el mal, pero este es un error perpetrado e ingeniado por los ÁNGELES SOLARES ya referidos. De ahí las mitologías de San Jorge o San Miguel matando siempre al Dragón.

Los ángeles fieles a la Diosa son conocidos como los ÁNGELES ESTELARES o bien los ÁNGELES SERPIENTE. Y es mentira que sean demonios del infierno, pues esa es la propaganda difundida por los SOLARES. La DIOSA nunca fue en realidad vencida del todo ni tampoco los ESTELARES o SERPIENTES sino que los patriarcales tienen controlada la MENTE HUMANA, lo cual es distinto.

El campo principal de batalla por supuesto es la mente humana, como ya habrás deducido. Pero lo que ocurre en la mente humana es lo que se refleja en el mundo.

Es muy difícil encontrar información sobre esto. Los ángeles estelares fueron casi siempre demonizados por los patriarcalistas y se los representa como ángeles de alas negras y que siembran el mal por la humanidad. Sin embargo junto a estas deformadas leyendas a veces aparecen auxiliando a los supuestos ángeles buenos en sus tareas de sanación por ejemplo, lo cual es contradictorio. Dan Brown menciona a Ariel en uno de los capítulos del Código Da Vinci, aunque su información es muy limitada y se ciñe a referir que está relacionado con la Divinidad Femenina perdida y el asedio de la Jerusalem humillada. Lo identifica con el bando de la Diosa cuando sugiere que la Sirenita mítica del fondo del mar (una figuración infantil de la diosa) se llama Ariel (uno de sus principales defensores en la guerra cósmica). Así que por Internet hallarás poco que confirme o desmienta lo que aquí te narro.

Sobre Janael no hay nada en la Red, aunque para compensar puedes leer algo de Janael Mc Queen, una valiosa psicóloga espiritualista.

El TRIUNVIRATO ARCANGÉLICO SOLAR que he mencionado no son en realidad arcángeles en el sentido jerárquico que habitualmente se dice sino ejércitos cósmicos que reciben ese nombre. Dijéramos que son BANDERAS o ESTANDARTES, según terminología medieval, bajo la que se agrupan muchos soldados o fuerzas cósmicas. Un Espíritu divino tiene infinitas expresiones en los planos de manifestación del multiuniverso.

Cuando se concibió la angelología judeo-cristiana tal como la conocemos se denominó también dragones dorados a los Serafines, tomando este atributo de la ANTIGUA DEIDAD.

Se dice que Ariel fue vencido por el serafín Abdiel en el primer día de la Guerra Celeste. Un día no es un tiempo terrestre, sino un día cósmico. En realidad la división conocida de jerarquías angélicas es un convencionalismo que se inventó alguien en la Edad Media. También en angelología puedes encontrar versiones contradictorias de casi todo.

En realidad esto de los seres divinos y la angelología no es sino una determinada visión que la mente humana ha inventado o construido en su esfuerzo por comprender e interpretar los misterios de la vida, la muerte y el universo, los sueños y los miedos humanos. Una vez se crea un sistema de creencias todo lo interpretamos a través de dicho sistema. Así que somos prisioneros de nuestras creencias.

Kababelan

 

Enlace a Ariel en Wikipedia

 

 

 

 

29 de abril de 2008

 

EL SOMETIMIENTO DEL GÉNERO FEMENINO

Conforme el patriarcado extendía profundamente sus raíces en la tierra fértil de la antigua y milenaria sociedad matriarcal las mujeres iban siendo despojadas de todos sus ancestrales derechos: ya no ocuparán puestos en la jerarquía religiosa, la divinidad femenina será transformada en un ente diabólico (la Gran Prostituta, la Bestia, Satanás), la mujer no será un individuo autónomo ante la ley, no podrá mostrar su cuerpo sin que se la considere ramera, ni su cabello estará descubierto, carecerá de alma, su sangre menstrual será impura, etc. Aunque con distintos grados de intensidad, dependiendo del fundamentalismo patriarcalista de cada época, así ha venido siendo desde aproximadamente casi dos milenios y medio.

Joven egipcia antes de la opresión patriarcal

 

El patriarcalismo surgió hace siete mil años y fue creciendo lentamente hasta alcanzar su fase crítica en los dos siglos anteriores a la era cristiana. Desde entonces la mujer bajó a los infiernos de la sociedad. Se puede apreciar eso muy bien en el arte, pues a partir de entonces todas las mujeres debían cubrirse el cabello; lo cual no ocurría en la Antigua Grecia por ejemplo, ni en la primitiva Roma o el viejo Egipto. Así las matronas romanas de fines de la República se tendrán que ocultar los cabellos siempre, pero también las griegas y todas las del orbe del emergente Imperio romano. Cuando nació el cristianismo ya estaba establecido este modelo estético patriarcal. Mahoma lo implantó en Arabia unos siglos después.

 Mujer romana en el siglo I antes de nuestra Era cubriendo ya su cabeza y todo su cuerpo.

 

 

 

Hoy en día la mujer ha recuperado sus derechos en occidente, aunque el fundamentalismo patriarcal sigue vigente todavía en el mundo islámico. No obstante podemos recordar que en el antiguo Egipto, antes del ominoso periodo patriarcal mencionado, las mujeres no sólo tenían los mismo derechos legales que el hombre, sino que participaban de todas las profesiones en igualdad. Menos soldados y desempeñar labores excesivamente pesadas, las mujeres egipcias podían ser desde escribas hasta sacerdotisas, desde juezas hasta médicos, constructoras, empresarias, músicas, artesanas, campesinas, etc.

 

 Arpista egipcia.

 

Pero ¿que ocurrió en los siglos inmediatos a la era cristiana para que el patriarcalismo se radicalizara tanto?. No lo sabemos con certeza, pero aconteció durante la expansión griega hacia oriente. En el siglo IV aC el gran Alejandro Magno conquista las vastas extensiones del imperio persa y el helenismo griego (una pizca machista) se expande por esos inmensos territorios. Los herederos de Alejandro gobernarán esas tierra hasta la época de la conquista romana y en esos siglos el pensamiento helénico se extiende pero también se fusiona con determinados pensamientos fundamentalistas radicales que se habían ido gestando en esas regiones orientales, como por ejemplo el patriarcalismo hebreo. Este había estado luchando contra la religión de la diosa desde hacía siglos y era un continuador del patriarcalismo asirio. Cuando llega el helenismo a esas regiones la filosofía griega muta gradualmente, pues se contamina de las ideas apocalípticas y fundamentalistas patriarcales de los judíos y otros pueblos orientales, y de esa fusión nacerá el pensamiento cristiano tal como lo conocemos. No lo creó Jesucristo (que nunca fue patriarcalista) sino los que sentaron las bases del cristianismo convencional (gnósticos, paulistas, San Agustín, etc). Jesús fue hijo de su tiempo y por tanto estuvo impregnado del pensamiento de su época de tipo apocalíptico, pero no obstante siempre estuvo rodeado de mujeres que fueron sus principales discípulas, algo luego borrado por los cristianos patriarcalistas de forma intencionada.

 

Recreación de una antigua campesina egipcia basada en esculturas originales.

 

Roma conquista Grecia y se expande hacia oriente coincidiendo con esa época, los dos siglos anteriores a nuestra era, y se contamina igualmente de la ideología patriarcal y de las costumbres derivadas de esa forma de pensar. La mujer romana se cubrirá entonces también por imperativo moral el cabello. Aunque el momento exacto de este cambio no es fácil de precisar, pues ya hay esculturas del siglo III aC donde las diosas o las féminas aparecen con manto sobre la cabeza. Antes las mujeres podían llevar todo tipo de ornamentos en su cabeza: gorros, coronas, cascos, diademas, joyas, velos, etc, pero no había el mandato moral y puritano de ocultar obligatoriamente los cabellos, tal como aún practican las mujeres islámicas hoy día.

Diosa Isis romanizada con el cabello cubierto.

 

En la actualidad la mujer en occidente no sólo ha recuperado sus derechos legales sino que incluso puede mostrar su cuerpo si lo desea sin que sea considerada una mujer impura. Es curioso comprobar que ya no sólo se muestran los cabellos sino también las jóvenes exhiben su vientre, algo que no se había contemplado desde hacía milenios. Con el advenimiento del fundamentalismo patriarcal comenzaron las restricciones y represiones sexuales; y la mujer será así el obsesivo motivo de tentación, causa de pecado y generadora de vicio. Desde entonces el genero femenino será condenado a cubrir su cuerpo tentador y seductor lo máximo posible; y la antigua Divinidad femenina se verá transformada en una Bestia del Abismo, un terrible Demonio, un Vampiro de sangre y almas, un Dragón de múltiples cabezas, una Serpiente de perdición ..., arrojada a los infiernos, a los desiertos, al Submundo, al Inconsciente, al Seol, al Hades, al Abismo ...donde los dioses patriarcales y solares la encerrarán pretendidamente para toda la eternidad. Pretenderán atraparla allí por siempre y enclaustrarla con los sellos del dios patriarcal y su cohorte de ángeles solares (liderados por el arcángel San Miguel). Se escribirán profecías y libros de revelación donde serán narrados dichos anatemas y epopeyas míticas, nacidas en la mente obsesiva y fanática de los sacerdotes de las religiones basadas en el dios patriarcal.

 

El retorno del cuerpo de la mujer es el regreso de la diosa que los fundamentalistas patriarcales habían expulsado a los infiernos por los siglos de los siglos. La mitad de la esencia de la diosa es la tierra y ocultar el cuerpo femenino es despreciar a la tierra. La toma de conciencia ecologista ha ido creciendo de forma paralela a conforme la mujer ha ido aumentando las partes de su cuerpo que exhibe, en especial el vientre, pues el vientre es la metáfora de la tierra, junto con los senos (madre gestante y madre nutricia).

 la mujer ha ido aumentando las partes de su cuerpo que exhibe, en especial el vientre, pues el vientre es la metáfora de la tierra, junto con los senos (madre gestante y madre nutricia).

La mujer en el antiguo Egipto

La danza del vientre durante el embarazo.

Kababelan

 

 

 

 

 

 

 

24 de abril de 2008

PROSTITUCIÓN SAGRADA EN ESPAÑA Y LA TRANSFORMACIÓN DE LA DIOSA

Durante la cristianización en Hispania la diosa Isis (única divinidad egipcia que estaba permitida adorar en el Imperio romano) se convertirá en la Virgen del Carmen y la diosa Venus en María Magdalena. Así los antiguos templos de las primeras (o su emplazamiento o sus cimientos) servirán de base para erigir los nuevos templos de las segundas.

Asimismo en la época del Imperio romano la ley obligará a que los templos de la diosa del amor (Venus) se sitúen extramuros, para que la prostitución sagrada que aunque relegada aún sobrevivía en la ya patriarcal cultura romana, no escandalice a jóvenes y matronas.

Hay documentación de esto en muchas ciudades pero a modo de ejemplo podemos consultar esta página dedicada al Templo de Venus en Lucus Augusti (Lugo-España) o en esta otra de un pueblo llamado Erice en Sicilia (Italia) donde el Templo de la diosa se convirtió en la Edad Media en el Castillo de Venus.

De esta manera las diosas se transmutaron en nuestras vírgenes marías. La diosa del amor por ejemplo evolucionó así: la antigua Tanit / Astarté se convirtió en Afrodita / Venus y por fin en el posterior ciclo religioso del cristianismo en María Magdalena. Muchas capillas o templos dedicados a esta última están levantados en viejos emplazamientos de la diosa de la belleza y el amor, la prostituta sagrada. Una prostituta compasiva soy, dice la ancestral diosa. Y por eso algunos puedan entender ahora porqué a Magdalena la han llamado siempre en el cristianismo la prostituta arrepentida, es decir repudiando sus milenarias raíces de erotismo sacro para convertirse en una puritana cristiana y ser admitida así en el estrecho seno de la Iglesia.

K

 

9 de abril de 2008

Christian dijo:

Querido amigo Kababelan :

He estado sin internet un tiempo ,asi que no pude escribirte antes como quería, pero  hace varias semanas ya que tenía en mente enviarte un nuevo mensaje.

Te agradezco tu mensaje anterior con toda la magnifica explicación que desarrollas en cuanto a la antigua tradición del culto a la Diosa y como esta fue perdiéndose u ocultándose en el transcurso del tiempo, con el progresivo y bélico surgimiento de los cultos patriarcales.

Hay algo que lamento de tu mensaje  y es cuando me dices que no sigues escribiendo ya en la novela "Las guardianas del grial".

Esto me apena sobremanera ya que esa novela me ha resultado fascinante, y lo que comentas de cierta idea que tuviste en desarrollar alguna parte situando la escena a finales del imperio romano me resultaría altamente deleitable leerlo, por lo que es una mala noticia esta que ya no continuas ese proyecto.

Te quería preguntar acerca de que en alguna parte de tu blog  haces un comentario de que el rey Salomón asi como hizo edificar el famoso templo a Yaveh, también levantó  un templo consagrado a la Diosa, del cual no ha quedado vestigio.

¿Donde puedo obtener información acerca de esto, o donde tu obtuviste este dato?

A propósito del templo de Jerusalen, ¿en tu conocimiento hay información historicamente documentada que hubieran allí sacerdotisas que practicaban la llamada "prostitución sagrada"?

Originalmente yo tenía la idea que asi era, pero he leido algo en el libro "Dios contra los Dioses" -historia de la guerra entre monoteismo y politeismo- de Jonathan Kirsch, lo cual me deja en la duda si esta clase de sexualidad sagrada era practicada en aquel templo, y a continuación te copio el siguiente extracto para luego si puedes darme tu opinión al respecto:

" Las "prostituciones" que tanto agitaban a los profetas tal vez fueran metafóricas en su mayor parte o totalidad. Los rituales de sexo sagrado, si llegaron a existir, consistían probablemente en un solo acto de coito ceremonial entre un sacerdote y una sacerdotisa en una festividad sagrada o en un momento de crisis tal como una plaga, sequía o hambruna. De hecho, algunos revisionistas se plantean directamente si las prácticas sexuales del paganismo no estarían ante todo en el ojo de quien las presumía. Señalan que Quedeshá, la palabra hebrea que en la tradición bíblica convencional se traduce como "prostituta de templo", significa literalmente "mujer consagrada".

Una relectura de los textos antiguos y los hallazgos arqueológicos conduce a varios estudiosos recientes a creer que una quedeshá no era una ramera sagrada sino una comadrona, una nodriza o quizá una hechicera. "tragicamente - escribe el crítico de la Biblia Mayer I Gruber- el saber ha padecido la incapacidad de los eruditos para imaginarle a la mujer de la antiguedad un papel en el culto que no conllevara la práctica del sexo"

Asociado al mismo tema, tu también comentas acerca del término "prostar" como aludiendo a las sacerdotisas que eran representantes de la Diosa Ishtar y de cuyo término tenemos luego "prostituta".

Sobre ese punto, así como también que el término "puta" alude a una Diosa romana , encontré lo siguiente que da otra explicación ,por lo que también te presento esta información para luego comentemos:

"El término prostitución proviene del latín prostitutio con el mismo significado que el actual; este a su vez proviene de otro término latino, prostituere, que significa literalmente "exhibir para la venta".

Otra versión ampliamente extendida, aunque incorrecta, afirma que el término puta viene del verbo latino putare, pensar; se argumenta que con la progresiva conquista romana de las antiguas zonas griegas aumentó la cantidad de esclavos y esclavas de dicho pueblo. Al ver los romanos que las mujeres (a las que al parecer usaban mayoritariamente como prostitutas) eran conocedoras de la ciencia y la política las calificaron como pensadoras, o en latín putas. Aunque no deja de tener cierto encanto, esta versión contradice la propia historia de Roma, que no sometió a las ciudades-estado griegas a una conquista súbita, sino a una progresiva absorción.

Además, prostitutio y putare no tienen raíces comunes. Puta como equivalente de prostituta se debe tan solo a una contracción vulgar del término original. Curiosamente existía en el panteón romano una diosa menor de la agricultura llamada Puta, aunque es pura coincidencia; puta en este contexto es un vulgarismo relativamente moderno, desconocido para los romanos.

A lo largo de la historia, la prostitución ha tenido una gran cantidad de términos tanto para referirse a la misma como a sus practicantes, clientes, lugares y actividades relacionadas. Por ejemplo, las mujeres que ejercen la prostitución son (o han sido) conocidas con multitud de nombres: meretriz, loba... "

 

Bien, estos son los puntos sobre los que deseo consultarte en función de los conceptos que tu manejas en tu concepción, aclarando que no es en absoluto mi intención contradecir o discutir (ya que con estos argumentos pudiera parecer que estoy contradiciendo lo que sostienes) sino por el contrario intercambiar ideas y analizar para así profundicemos más en el tema analizando otras variantes explicativas.

Mi amigo, nuevamente un cordial saludo y aguardo a tu respuesta,

un abrazo

                   Christian


 

 

Kababelan dice:

 

PUTAS Y RAMERAS; LOBAS, ZORRAS Y MERETRICES.

La palabra prostituta es un término latinizado, pero eso no indica que necesariamente provenga del latín prostituere, cuyo significado es exhibir o presentar algo. Como te dije procede de pro ishtar (la que está delante de Ishtar) refiriéndose a las sacerdotisas sagradas babilónicas y acadias (o fenicias, pro astarté) que representaban a la diosa del mismo nombre. Pero esto acontecía milenios antes de que existiera el Latín. En Acadio (la lengua de Babilonia) las prostitutas sagradas del templo de Ishtar se denominaban Kadishtu. Lo de prostituta es seguramente una evolución latina del término proishtar en el primer milenio a.C. durante la ocupación romana de todas las tierras del Mediterráneo y de Oriente Próximo, pero de aquí viene el significado de prostituta en latín; así como probablemente tienen el mismo origen prosternarse y prostrarse (es decir tumbarse o arrodillarse y besar el suelo delante de Ishtar/Esther/Astarté). Al igual que venerar tiene su origen en la diosa Venus, su equivalente en el mundo latino. Y el mes de Abril (Aphril) tiene su origen en Aphrodita, lo mismo que afrodisiaco.

En el latín del Imperio romano no era habitual emplear la palabra prostituta ni prostitutio. Nunca fue una palabra demasiado usual hasta que llegó el siglo XX. Por ejemplo Cervantes creo que no las menciona. Habla tan sólo de putas y rameras. (Don Quijote, llega a una venta y allí es atendido por unas rameras que él confunde con doncellas y les dice: ...)


El término que los romanos usaban para designar a estas mujeres era scortum, i. Y de esta palabra no ha derivado ninguna voz del castellano. En cuanto a puta no proviene de puto, as, are, putavi, putatum (considerar) sino de la diosa Puta, como apunté en un post anterior. Efectivamente se trata de una diosa menor, la diosa de la Poda de los árboles. Pero que sea una diosa menor no significa que no pueda la palabra tener ahí su origen. Las divinidades del Imperio romano procedían de los distintos rincones de la tierra que habían conquistado. Cuando nació la ciudad de Roma tenían un panteón muy pequeño que fueron incrementando con sucesivas incorporaciones de Anatolia, Grecia, la península itálica, Egipto, etc. Algunos dioses se encumbraban como divinidades mayores y otros quedaban relegados a ser dioses menores. El número de estos era muy grande y algunos eran sumamente antiguos.
Eso ocurrió con la diosa Puta, probablemente una antigua divinidad agraria de la península itálica o del Mediterráneo. ¿Pero que relación puede tener el significado de puta con el de una diosa agrícola? Esta diosa presidía el acto de la poda de las ramas de los árboles (además en toda localidad había una arboleda sagrada reservada para el encuentro con las divinidades matriarcales y naturales), Dicha poda sacralizada se realizaba siguiendo un ritual anual para asegurar la fecundidad y frondosidad de la próxima cosecha. Y ¿te suena el término de ramera? Pues resulta que es sinónimo de puta. Las que podaban las ramas eran rameras y también putas (podadoras). (Con ramos floridos se construían chozas donde se practicaba la prostitución sagrada, es decir la que vive conscientemente el lado espiritual del erotismo).

En la antigüedad muchos rituales populares relacionados con la fecundidad del campo se asociaban a actos festivos donde se realizaba libremente el sexo propiciatorio, como una invitación a la naturaleza a ser pródiga en la nueva cosecha. Se trata de rituales mágicos donde se practica lo que se desea atraer. Estas antiguas costumbres o ritos fueron mal vistas por la sociedad cuando se afianzó el patriarcalismo con su nueva moral. En estas ancestrales fiestas paganas matriarcales las jóvenes elegían una pareja para realizar un acto amoroso en la campiña, frecuentemente durante toda la noche, después de la poda o la siembra. Estas milenarias costumbres fueron paulatinamente despreciadas y censuradas por la nueva moral estricta del patriarcalismo romano o judío (y aún peor fue cuando llegó el cristianismo o el islam). Por ello a las mujeres que practicaban estos ritos se las calificó de una manera que acabó siendo despectiva. E igualmente aconteció con las sacerdotisas y sacerdotes de la antigua religión que o se sometían al nuevo orden autoritario patriarcal o acababan asesinados.

En Roma además de la palabra scortum para designar a las mujeres que comerciaban con el sexo se utilizaba también el término Lupa. Significa Loba y hace referencia igualmente a una antigua diosa Lupa/Loba que aparece en muchas regiones del mundo en aquella época, como último rescoldo de la antigua religión perdida de los Likántropos. La diosa Loba (recordemos quien amamantó a Rómulo y Remo: una sacerdotisa nodriza representante de la diosa) al igual que la diosa Osa pertenecen a un tiempo anterior, una era donde todavía no se habían levantado las primeras ciudades. El vocablo de lupa (loba) para designar a las mujeres que vivían al margen del buen orden social (es decir el de las mujeres sumisas y sujetas a la autoridad del hombre) originó durante la era patriarcal que se las asociara con las mujeres de digamos mala vida o scortum. Tan común era también el término de lupa para designar a una scortum que lo que hoy nosotros llamamos prostíbulos ellos lo denominaban lupanares o lupercales (Sin embargo en su origen estos lupanares fueron espacios sagrados de la diosa Lupa o en su versión más culta Liceos, de Lycos/Lobo). No obstante Damas Lupa siguieron existiendo en Europa hasta bien entrada la Edad Media, pero para nada eran prostitutas en el significado actual.

El uso de las palabras puta y prostituta con el significado de mujer que se dedica al comercio carnal (desproveyéndolas de su original contexto de sexualidad sagrada) debió de acontecer en la época romana, pero la primera no es una contracción de la segunda sino que tienen origen diverso. Su similitud lleva a error pero es como si pensáramos que la palabra Dios procede de una contracción de Dionisos, cuando no es así, sino que evoluciona desde Zeus, Deus, Dios. A veces el origen de una palabra supone sorpresas. También ocurre con la famosa ciudad española de León, cuyo nombre no deriva de este animal como podría parecer sino que en este caso sí es una contracción, aunque de algo muy distinto como es que en su origen dicha ciudad era el Cuartel de la Décima Legión romana, y de Legión Décima derivó León. Por tanto suponer por la vía más fácil de donde viene en su origen una palabra puede llevarnos muchas veces a confusión.

Como no han quedado registros escritos de su primitiva gestación en la lengua latina no sabemos exactamente como fue la evolución de la palabra prostituta. En mi opinión prostituta puede venir de pro ishtar siguiendo la linea de pro ishtarte, prostitarte, prostituta; o bien en hibridación con el acadio: proishtarhtu, prostitatu, prostituta.

Las palabras meretriz o zorra difieren de las anteriormente mencionadas en el hecho de que una meretriz es una prostituta ocasional, alguien que ejercía la prostitución durante un tiempo. A veces incluso eran mujeres casadas y de buena situación que iban en determinadas fechas al lupanar o a un templo de alguna diosa del amor o a alguna arboleda sagrada. Incluso hubo alguna famosa emperatriz romana que ejerció de meretriz. Y zorra (casi sinónimo de loba en la época romana aunque de menor categoría) tiene un significado similar en la sociedad moderna, una mujer que mantiene relaciones sexuales fuera del buen orden establecido pero sin llegar a ser una profesional del sexo. El término sexualizado de zorra es tan antiguo como el de loba y tiene su razón en la casi identificación de ambas especies y en que las sacerdotisas chamanas se vestían en determinados rituales y liturgias con las pieles de estos dos animales indistintamente.

Respecto a tu pregunta de si en el Templo de Salomón o en otros lugares de Israel se ejercía la prostitución sagrada, pues parece ser que sí hasta una una época bastante reciente (como mínimo el siglo VI a.C). Hay registros escritos (la misma Biblia) de que pervivía esa práctica entre los mismos judíos así como sus vecinos a pesar del esfuerzo de los profetas jahveistas (los talibanes fundamentalistas de aquel entonces) por erradicarla y adorar al dios patriarcal único.

En el Antiguo Testamento, en el libro II Reyes, cap 23, se refiere la Reforma religiosa de Josias (siglo VI aC), rey de Judá, donde entre otras muchas cosas se menciona que se demolió la casa de prostitución, contigua al Templo de Javé, donde las mujeres tejían tiendas para la asera (asera se refiere a la diosa Aserah que ellos escriben siempre en minúscula). ... Hizo sacar del templo de Javé la asera (talla o escultura de la diosa), tirándola fuera de Jerusalén en el torrente Cedrón ... profanó los lugares altos, donde los sacerdotes habían quemado perfumes ....Destruyó el rey los altares que había sobre el terrado de la estancia superior de Ajaz (para el culto astral), construidos por los reyes de Judá, y los altares que Manases había erigido en los dos atrios del Templo de Yavé .... Despedazó las estelas, quebró las aserás (tallas de la diosa) y llenó sus lugares de huesos humanos. Y en Osias 4, 14, dice el profeta: No castigaré a vuestras hijas porque se prostituyan, ni a vuestras nueras porque cometan adulterio, puesto que ellos también se apartan con las rameras y con las prostitutas sagradas ofrecen sacrificios. Aquí se aprecia como en aquella época la palabra prostituta tenían aun un contexto de significado diferente al de la vulgar ramera aunque ambas fueran sexualmente peyorativas: Prostituta deriva etimológicamente de sacerdotisa de una deidad mayor y ramera de seguidora de una deidad menor, aunque ambas fueran deidades idólatras y de perdición según ellos. Incluso hoy en día la palabra prostituta tiene un status algo superior al de puta o ramera.

Sobre el santuario dedicado a Asera en el templo de Jerusalén el estudioso hebreo Raphael Patai (autor de Las Diosas Hebreas) apunta:

De los trescientos setenta años que tardó en erigirse el templo de Salomón en Jerusalén, nada menos que durante doscientos treinta y seis años [...] estuvo presente la estatua de Asera en el templo, y su adoración formaba parte de la religión legítima autorizada y dirigida por el rey, la corte y los sacerdotes, y eran únicamente unas pocas voces proféticas las que se alzaban en su contra a intervalos relativamente largos.

 

 

 

Es posible que subsistieran en tiempos de Jesús altares y centros paganos pequeños o alguna arboleda sagrada en puntos muy concretos de Palestina o sus alrededores. Sólo con la llegada del cristianismo se destruyeron totalmente los últimos de estos templos y arboledas, aunque ya durante el Imperio romano habían ido paulatinamente a menos debido al acoso creciente que recibían (los que sobrevivieron huyeron hacia la India y fundaron allí el tantrismo, palabra que por cierto lleva en su interior las siglas de la diosa púnica Tanit - T.N.T.).

De todas formas hay que reconocer que esta prostitución sagrada en muy pocos sitios se mantuvo pura, pues con la llegada del patriarcado las Sumas Sacerdotisas habían sido sustituidas frecuentemente por hombres, Sumos Sacerdotes que en muchos casos desvirtuaban la sexualidad sagrada convirtiendo los templos en un negocio y sometiendo a las sacerdotisas a su despótica autoridad o sustituyéndolas por hierodulas (esclavas sagradas).

La sexualidad en los templos se mantenía a tres niveles: con sacerdotisas consagradas, con las jóvenes del pueblo que se prostituían en el templo una vez en su vida, o con las esclavas sexuales. Junto a la irrupción del patriarcalismo llegó también la costumbre de introducir en los templos a jóvenes esclavas para prácticas y ritos sexuales, desvirtuando la esencia del espíritu de las antiguas diosas, que exigían la plena libertad sexual de la mujer. Así en la época ya más reciente de Jesucristo los sacerdotes hebreos tenían esclavas sexuales en el Templo e igualmente toda la casta sacerdotal de aquella época en todos los rincones del mundo antiguo. El sacerdocio y la sexualidad no estaban entonces disociados. Sólo los sacerdotes de Atis (que se castraban) y el clero cristiano, se apartaron teóricamente de la sexualidad en todas sus maneras. Aunque hipócritamente el sacerdocio católico ha mantenido vida sexual a lo largo de la historia, igualmente mediante prostitutas o bien barraganas (amantes formales).

En cuanto a tu pregunta sobre de donde he sacado la información de la existencia de un desaparecido templo de la Diosa en el mítico monte Sión y erigido por el rey Salomón (tan criticado por los profetas yavistas), pues se encuentra (además de menciones indirectas en los libros bíblicos antes indicados y en otras obras que ahora no puedo referir) en el libro del poeta John Milton titulado El Paraíso Perdido (Milton I, 435-445). Dice así el bello poema:

Astoret, llamada por los fenicios Astarté,

reina del cielo, que ostentaba por corona una media luna;

las vírgenes de Sidón rendían tributo, con sus votos y sus cánticos,

a su brillante imagen al resplandor de la luna.

También fue reverenciada en Sión (monte extramuros de la vieja Jerusalem), donde se elevaba

su templo [ ...], construido

por aquel rey amigo de las esposas, cuyo corazón, aunque grande,

seducido por bellas idólatras,

se postró ante sus infames ídolos.

Es obvio que aquí Milton habla desde el punto de vista cristiano y condena la predilección de Salomón por la diosa. Te remito a la obra de Lynn Picknett titulada La historia secreta de Lucifer para ampliar este tema y que recoge la reseña anterior. Igualmente te anexo link a una web (VIRGO VIRGINUM) que publica un capítulo del famoso filósofo Alan Watts que habla de este tema de Sión y la Diosa. El repite la metáfora de que Ella se levanta como Ciprés del Monte Sión.

En cuanto a si Qedeshá es una mujer consagrada o prostituta del templo, pues puede ser porque Qedesh o Kedesh significa sagrado, pero pro star o pro astoreth o pro ishtar es una sacerdotisa consagrada al servicio de la diosa del amor o diosa del cielo. Es decir, prostituta sagrada, que no es lo mismo que esclava sexual del templo (hierodula) sometida a los sacerdotes patriarcales. Hay que diferenciar muy bien lo que ocurrió con el transcurso de los siglos, pues bajo el avance del patriarcalismo (sobre todo primer milenio antes de Cristo) las sacerdotisas dejaron de dirigir la vida espiritual de la comunidad y fueron forzadas a someterse a la autoridad despótica de los belicosos y fanáticos hombres de la nueva era solar y patriarcal. La Era Estelar o de la Diosa Serpiente desapareció de la faz de la tierra (se sumergió en el Submundo donde mora aún ahora) y fue sustituida por la nefasta era (espiritual y ecológicamente hablando) llamada Era Solar o Patriarcal, cuyos últimos terribles coletazos aún sufrimos.

Es muy posible, tal como mencionas creen algunos autores, que para un judío o cristiano patriarcalista toda mujer que participara de una liturgia de adoración a una diosa pagana fuera vista como una ramera. Pero esto no es así. Las prostitutas sagradas eran únicamente las sacerdotisas de la Diosa del Amor, y era en este contexto donde se realizaban los misterios de la sexualidad, en diferentes grados. Pero había muchas más sacerdotisas de otras muchas diosas que no eran las del Amor, en innumerables otros templos, que para nada practicaban rituales sexuales, sino que incluso se les exigía castidad mientras estuvieran consagradas al templo, que casi nunca llegaba a ser toda la vida.

Así que eran diversas las diosas y cada una tenía su propio contexto religioso, tanto místico como terreno. Igualmente la sexualidad en relación a una deidad del amor o la fertilidad variaba mucho dependiendo de qué cultura, qué época e incluso qué escuela de sacerdotisas hubiera en cada lugar concreto. La variación debió de ser muy amplia. E incluso en un mismo Templo y época podía haber diferentes niveles, dependiendo de si eran sacerdotisas, mujeres corrientes, hierodulas, hombres o mujeres, etc. También es cierto que en determinadas épocas del año algunos reyes celebraban rituales de matrimonio sagrado en el templo con la suma sacerdotisa, y esto podía ser tan sólo simbólico o acompañado de una cópula real. En la época de esplendor de la prostitución sagrada estas mujeres gozaban de un lugar preeminente en la comunidad y para nada se hallaban sometidas al hombre. Eran las intermediarias con la Diosa Suprema. Y a la Suma Sacerdotisa la llamaban Su Santidad, algo que copió el papa católico de Roma.

El patriarcalismo irrumpió en la historia hace siete milenios, pero no llegó a triunfar hasta el primer milenio antes de Cristo. Es en este primer milenio previo a nuestra era cuando las sacerdotisas sagradas fueron relegadas a un lugar secundario y finalmente las últimas asesinadas. Tanto la historia bíblica del pueblo judío como de griegos y romanos trascurre en su mayor parte en este milenio anterior a la era cristiana. Los sacerdotes asumen el poder espiritual y relegan a las sacerdotisas y a las mujeres en general a una subordinación total al hombre. La mujer se convertirá en una propiedad y en un objeto sexual sin derechos, cuyo único fin será la satisfacción sexual del hombre y procrear para el hombre. Los últimos seguidores de las religiones de Ishtar o Tanit o Astarté se verán forzados a huir hacia oriente (la civilización patriarcal del Imperio romano alcanzó hasta los límites de occidente en Europa) con el avance del cristianismo y posteriormente del islam, llegando hasta los confines de India, el Tibet y China (culturas donde en aquella época el patriarcalismo no fue tan fundamentalista y destructor). A partir de aquí, en fusión con el budismo y el hinduismo, nacerá siglos después el tantrismo, cuyos textos escritos más antiguos datan del siglo XIII. En Occidente no quedó nada pues todos los textos fueron quemados.

En la leyenda artúrica medieval Viviana y Morgana hacen las veces de antiguas sacerdotisas de la Diosa, aunque visto y presentado desde la óptica cristiana. Ellas son sacerdotisas y prostitutas sagradas, magas y pontífices con el otro mundo oculto a los profanadores de los nuevos tiempos. Mundo antiguo, paraíso perdido protegido bajo el manto de la diosa, realidad inaccesible y paralela que en este contexto legendario llaman Avalon.

 

La sexualidad sagrada no era una simple cópula sino erotismo místico, donde la sensualidad se desarrollaba con rituales, danzas, perfumes, cánticos, sutiles caricias, infinita variedad de besos ... y todo el arte de despertar la energía sexual dormida y expresada en su nivel más alto. El amor y el conocimiento se fusionan en un sólo camino. Invocando la presencia de la Diosa la energía orgásmica individual se une en el éxtasis con la energía orgásmica amorosa del cosmos. Y a partir de aquí comienzan los misterios del santo grial perdido.

Espero que las ideas aquí planteadas te sirvan de alguna ayuda en la tarea de profundizar en estos conceptos tan olvidados durante tantos siglos de persecución.

Es verdad que contrastando conocimientos y sometiendo todas las experiencias místicas y cotidianas a la razón podemos hallar una senda que nos conduzca a través de la intrincada orografía de la mente humana hasta vislumbrar los misterios del alma y del Ser. Todo lo que te he expuesto sigue siendo un marco de hipótesis y nunca una verdad definitiva, como ocurre en la religión. Para el buscador espiritual no existen verdades absolutas.

Un abrazo y hasta pronto, apreciado amigo.

Kababelan

 

 

 

 

 

24 de marzo de 2008

ORGASMO Y ÉXTASIS.

La Naturaleza es el fluir de la vida. Si ese fluir es bloqueado surge una carencia que origina desequilibrio y dolor. La experiencia y vivencia del orgasmo es una parte fundamental del fluir de la energía de la Naturaleza. El orgasmo es fundamental para el equilibrio de la vida. Sin orgasmo los circuitos neurofísicos de los seres vivos se estrechan. El placer forma parte indisoluble de la vida. Mas el placer ha de tener un ritmo, una dosificación, para que no sea ni excesivo ni insuficiente.

Un buen cocinero puede dar placer a nuestro paladar. Un poeta a nuestra sensibilidad. La sexualidad es la fuerza que permite la perpetuación de la vida, pero además el orgasmo sexual reequilibra la red neurológica, ya que proporciona una necesaria descarga nerviosa placentera superior a la de la rutina cotidiana. La experiencia orgásmica periódica y cíclica evita que en las etapas adultas el ser humano padezca una variada gama de consecuencias psicosexuales anormales, que van desde el sadomasoquismo a la frigidez, pasando por orgasmos insatisfactorios, compulsivos, violentos, etc. que cultivan todo tipo de patologías psíquicas y físicas, aún ignoradas por la Psiquiatría actual.

Las antiguas sacerdotisas de la Diosa se percataron de la necesidad orgásmica del ser humano para su equilibrio psíquico y físico. Por ello pretendieron incluir el orgasmo como una terapia necesaria e imprescindible en la salud de una comunidad social. Siendo ellas en aquella lejana época quienes lideraban religiosa y políticamente la sociedad establecieron el orgasmo como un sacramento religioso. En los templos sacerdotisas y sacerdotes mantenían prácticas sexuales con la comunidad dentro de una cierta liturgia (aunque no se debe confundir esto con la promiscuidad profana que es diferente). E incluso toda mujer mantenía al menos una vez en su vida una relación sexual en el templo de la diosa o dios del amor.

Así la diosa habla a las sacerdotisas y dice de sí misma: Una prostituta compasiva soy. Compasiva porque comparte la pasión y la emoción del ser humano y la reequilibra sanándola. Compasión no es tener pena de los demás. Sino compartir su pasión, su emoción, para poder ayudarle y redimirle. Las sacerdotisas, las pro stares, las prostitutas sagradas sabían que el orgasmo no es un pecado vergonzoso sino una tensión y explosión neurobiológica necesaria para el equilibrio orgánico. Si el orgasmo se desestructura lo hace también el organismo, tanto si es por exceso como por carencia. Las sacerdotisas de la diosa del amor cultivaban el arte del orgasmo revitalizador, evitando que la sociedad cayera en todo tipo de orgasmos enfermizos. Algo que es común en las sociedades que hace tiempo perdimos la bendición de la diosa del amor.

Mas el orgasmo tiene un nivel superior que no siempre el ser humano es capaz de alcanzar si antes no ha habido una preparación emocional y psicológica adecuada. Y ese nivel o estado superior es el éxtasis. Las sacerdotisas podían proporcionar el orgasmo a los fieles corrientes en las prácticas sexuales del templo (algo así como la misa semanal cristiana) pero muy pocos elegidos/as eran capaz de alcanzar el estado de éxtasis, que es cuando las energías cotidianas humanas se abren y comulgan con energías superiores.

El éxtasis nos lleva más allá de los límites del ego e incluso de la percepción ordinaria. El cultivo del éxtasis es todo un camino, una nueva senda que las sacerdotisas sagradas realizaban tan sólo con unos pocos iniciados/as. El éxtasis es una experiencia que nos eleva a un nivel superior de conciencia. No se trata de orgasmos múltiples ni nada parecido como algunos creen. El éxtasis va más allá de lo físico, pues se trata de una experiencia total que trasciende el orgasmo biológico. El éxtasis es la explosión/expansión de la luz del cerebro. Aquellos que habían despertado la Serpiente podían alcanzar el éxtasis que conduce al reino superior, al otro lado de la puerta perceptiva donde habitan los dioses.

La Diosa dice: Yo he estado contigo desde el principio. Si aquello que buscas no lo encuentras en tu interior, nunca lo encontrarás en el exterior.

Para la antigua religión la Diosa es inmanente en el mundo. Manifestada en la naturaleza, en los seres humanos y en la comunidad. Por ello un acto de sexualidad sagrada es un acto religioso y no profano. Quizá la mayoría de las mentes actuales, deseducadas por el patriarcalismo jerárquico, no puedan comprender esto.

Sin embargo, si alguna vez llegamos a ser verdadera y plenamente humanos vislumbraremos a la Diosa manifiesta.

Kababelan

 

 

 

18 de marzo de 2008

EL CULTO MARIANO Y LA DIOSA

La Virgen María es en realidad una cristianización de las antiguas deidades paganas femeninas, cuyo culto surgió durante la Edad Media. La Virgen madre de Cristo personifica el aspecto materno de las diosas paganas, y especialmente de la egipcia Isis, que era la diosa madre más popular y difundida durante el Imperio romano tardío (siglos III al VI dC) en la cuenca mediterránea. No pudiendo la Iglesia vencer a la diosa la adaptó y la incorporó a su credo religioso. Añado aquí un link a un breve pero interesante artículo de José María Legido que versa sucintamente sobre este tema de Isis durante la Edad Media. A lo largo de los último siglos, hasta llegar a la actualidad, la mayoría de las vírgenes morenas fueron volviéndose paulatinamente blancas (milagro del clero cristiano) aunque hoy día aún quedan algunas morenetas e incluso negras.

Kababelan

 

17 de marzo de 2008

 

El PANTEÍSMO ORIGINAL 

En una época perdida en la memoria de la historia humana existió una religión en las riberas del Mediterráneo que fue denominada panteísmo. Se basaba en la filosofía de que el mundo natural visible no era sino la proyección en el espacio y en el tiempo de un mundo eterno de fuerzas cíclicas cósmicas y divinas.

La realidad tangible era según dicha antiquísima religión la escenificación y dramatización del juego y la danza de esas fuerzas divinas. Toda la naturaleza se hallaba impregnada de la presencia de la divinidad y el ser humano podía llegar a ser consciente y copartícipe de lo divino en el mundo.

La naturaleza era el teatro donde lo eterno entra en el tiempo y un sinfín de fuerzas vitales se encarnan en los seres sensibles: animales, plantas y humanos. E incluso en los no sensibles: piedras, ríos, lagos, fuentes, tierra, etc. Todo el mundo natural es la encarnación de un mundo invisible de fuerzas cósmicas preñadas de conciencia e inteligencia: la divinidad.

Las fuerzas vitales duales de la naturaleza se personifican según el entendimiento humano en masculino y femenino, en macho y hembra ... en un baile de energías y emociones, de información y de pasión, que en una cíclica eternidad conducen a un despliegue o repliegue de la conciencia.

La fuerza masculina divina inmanente en la naturaleza fue denominada Pan. Y esta se personificó en un ser divino mitad humano mitad animal creando una metáfora de inagotable fuerza y vitalidad. La fuerza femenina de la naturaleza recibió el nombre de muchas diosas pero siempre mantuvo la forma de una hermosa mujer. El romance y pasión de ambas fuerzas origina la explosión de vida que la naturaleza manifiesta ininterrumpida y cíclicamente. Esas fuerzas a su vez se hallan dentro de cada ser humano que las encarna en un sinfín de posibilidades y niveles.

La belleza de la vida se refleja en el Panteísmo, que nos permite descubrir lo divino en el interior de todas las cosas y seres. Tan sólo es preciso que nuestra conciencia dormida se active y conecte con la chispa transpersonal que todos y todo lleva en su seno. Si penetramos en ese nivel profundo de la conciencia la realidad sufre una mutación y el mundo se transforma en un escenario de maravillosas fuerzas divinas inalcanzables por la religión convencional o la razón.

Mas con el tiempo los seres humanos perdieron la conciencia original del sagrado panteísmo. El dios Pan así como la divinidad femenina fueron olvidados y transformados en una serie de dioses que de nuevo encarnaban y escenificaban el drama de la naturaleza y la vida, tanto en su faceta humana como trascendente. Surgieron innumerables religiones y deidades. Al principio se mantuvo en parte el conocimiento de que todas las divinidades no eran sino en el fondo una única que la cultura humana desdobló en muchas según se diversificó y complicó la civilización y las sociedades heterogéneas.

Sin embargo en el devenir de la historia estos nuevos dioses comenzaron a enfrentarse entre sí y fueron adorados como divinidades separadas perdiéndose por completo la conciencia de su unidad. Ya nadie sabía del universal ser divino llamado Pan, pues el panteísmo primigenio revirtió en un panteísmo de pluralidad de dioses y diosas.

Los dioses y los humanos se distanciaron y la memoria de la inmanencia divina se perdió por completo. Nacieron el cielo y el infierno, surgió la separación, la división, la fragmentación ... y por fin también la guerra. Los dioses entraron en guerra al igual que los humanos. Nacieron los conflictos armados en la tierra, las conquistas, la devastación. La hermosa naturaleza del dios Pan, la naturaleza impregnada de divinidad, comenzó a ser destruida. Se talaron los bosques sagrados, se aniquiló sin medida a las hermosas bestias, se esclavizó a la naturaleza toda. Ignorante el hombre no se percató de que esclavizar a la divina naturaleza era lo mismo que esclavizarse a sí mismo.

En el segundo milenio antes de nuestra Era un faraón de Egipto pretendió reunificar a todos los dioses bajo una divinidad suprema que abarcara todo el cosmos. Fundó una nueva religión y llamó a ese ser supremo universal con el nombre de Atón. Y su símbolo sería el Sol. Este Atón solar simbolizaba la luz divina que penetra a toda la creación y todos los seres. Era un nueva forma de Panteísmo. Este faraón se llamó a sí mismo Akhenatón pero tras su muerte los sacerdotes de los dioses múltiples derribaron toda su obra e incluso destruyeron su memoria. Sólo la arqueología moderna logró recuperarlo.

Mas tras este Atón fallido nacerían después los dioses de las religiones monoteístas: judíos, cristianos, musulmanes ...Sin embargo ninguna de ellas logró recuperar la esencia perdida del antiguo panteísmo. El hombre se había pervertido ya por complicadas filosofías que le habían apartado del contacto con el espíritu de la naturaleza, privándole de sentir la esencia de las cosas y sustituyendo esa percepción por relatos manipuladores e interesados de la distorsionada sociedad humana.

Es difícil hoy para el desorientado hombre actual retornar al perdido espíritu del panteísmo y penetrar nuevamente en la esencia de las fuerzas de la naturaleza y de la psique humana, pero incluso en nuestro tecnificado mundo moderno son las mismas fuerzas vitales eternas las que sostienen la vida y la realidad. ¿Donde se hallan la Diosa Naturaleza y el dios Pan? Desterrados. Olvidados. Aunque una naciente conciencia ecológica pretende tímidamente salvar lo que queda del destruido mundo natural. Nuestra mente ahora viaja errática por un sinfín de deseos artificiales, olvidándonos de encarnar a las fuerzas divinas. Alguien nos promete un cielo o un paraíso post mortem, pero los dioses están vivos y no les interesan los muertos. Por eso crearon este mundo. El espíritu eterno se manifiesta en la vida y el fin de la vida es sacralizar el mundo.

Para terminar citaré a Sócrates que al final de la obra filosófica Fedro invoca así:

Querido Pan, y todos los demás dioses que habitáis este lugar: concededme belleza en el alma interior; y que mi aspecto exterior esté en consonancia con mi interior.

Kababelan

 

La seductora danza entre el dios Pan y la diosa Naturaleza, ambos encarnan la unidad dual de la vida, tanto en la psique como en la carne.

 

 
  ARCHIVOS ANTERIORES
 
   
 
  E-Mail:  Kababelan

PORTAL

A

LA SENDA DE LA DIOSA SERPIENTE

Author:  Kababelan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1