Muerte y Renacimiento

Kababelan. Blog

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 

12 de octubre de 2007

Velaciones

 

Las Velaciones en honor a la Deidad es una práctica habitual en algunos credos religiosos y grupos espirituales. Durante una noche o varias un grupo de personas se mantienen en vela realizando distintos rituales en ofrenda a determinada diosa o dios en el que tienen su fe.

Este rito de velación que aún persiste en la actualidad tiene su origen realmente en el antiguo mito de la muerte y resurrección del dios o principio masculino. La diosa Isis vela el cuerpo de Osiris que ha sido asesinado y logra que renazca como el joven dios Horus. Las damas de Avalon velan el cuerpo muerto de Arturo antes de conducirlo a la mágica Isla y la leyenda promete su regreso a este mundo algún día. Las tres Marías cristianas velarán el cuerpo de Cristo crucificado y una de ellas estará presente en su resurrección.

El mito simboliza la encarnación de los dos principios divinizados de la naturaleza, la dualidad eterna de muerte y vida en un ciclo que permanece y se despliega en el tiempo.

El principio activo o masculino muere y renace, mientras que el femenino pasivo y receptor permanece y vela al principio masculino en su circunstancial muerte. Los dioses o héroes masculinos encarnan a las plantas (energía o fuerza de la naturaleza), que anualmente mueren y luego renacen en primavera. Este principio significaba para los antiguos la vida y la fertilidad. El dios que muere es el dios de la tierra. Desciende o penetra en su interior para luego volver a emerger o resucitar. También para algunos podría simbolizar al sol que muere y renace cada día o bien el ciclo de luz estacional.

Estos mitos no han nacido en nuestra época moderna, donde ya nos hallamos disociados del campo y sus ritmos, sino en una era anterior, cuando la humanidad estaba fuertemente vinculada a la naturaleza y a los ciclos agrícolas anuales.

Demos la palabra a Marija Gimbutas (Dioses y diosas de la Vieja Europa, 7000-3500 a.C.): «Una economía agrícola ataba a los pueblos al suelo, a los ritmos biológicos de las plantas y los animales, de los que dependía su existencia totalmente. El cambio climático estacional, muerte y resurrección, se atribuía a poderes sobrenaturales y, por tanto, se tenía especial cuidado de proteger las caprichosas fuerzas de vida y de asegurar su perpetuación. Incluso en épocas tan tempranas como el VII milenio a. de C. son característica típica del arte escultórico rasgos asociados con la psicología y la religión del agricultor».

Sin embargo anacrónicamente estos mitos permanecen en nuestros días y aún siguen vigentes para muchas personas que son creyentes en las religiones nacidas en tiempos culturales pasados.

La Velación era siempre ejercida por la Diosa que espera y aguarda el retorno de su amado compañero el Dios, su pareja o esposo mítico. Así tenemos a María Magdalena y Cristo, a Isis y Osiris, a Morgana y Arturo, a Tanit y Baal, etc.

 

Sin embargo hay también algunas excepciones o variantes, como por ejemplo la de la diosa sumeria Inanna, a la que se rindió culto varios milenios antes de nuestra Era. Esta diosa del amor y la fertilidad (equivalente a Venus, Isthar, Astarté, Afrodita, Tanit ...) desciende a la Tierra sin Retorno, un Submundo o Infierno llamado Irkalla por los sumerios (un lugar de purificación y mejora, donde van las impurezas, malos hábitos ... y los muertos), pero retorna al mundo de los vivos tres días después, ya que como diosa portadora de la vida no puede permanecer en Irkalla más que un tiempo simbólico.

 

 

 

 

 

 

Inanna es la diosa de la naturaleza y la fecundidad, (hija del dios y la diosa de la Luna -la Gran Dama-), su consorte es Dumuzi (un semidios o héroe). En la tradición mesopotámica la muerte no es el fin de la vida, sino un estado de purificación y mejora que conduce a una nueva vida. Irkalla, la tierra del no retorno, es el lugar al que van las impurezas, los malos hábitos, las memorias que se pierden, los muertos ... Pero de Irkalla la vida retorna mejorada. No es el Infierno de eterno castigo de los credos religiosos posteriores.  De ese lugar de No Retorno la vida paradójicamente retorna renovada y por ello Inanna no puede permanecer allí y regresa aún más hermosa de lo que partió.

Tras sufrir una horrible muerte mediante cruel despedazamiento en Irkalla, la bella diosa del amor, Inanna, retorna unificando la muerte y la vida en un ciclo permanente de purificación y mejora. El gran psicólogo C. Jung escribió uno de sus importantes libros centrado en este mito y titulado La individuación y la diosa Inanna, pero que lamentablemente nunca he leído. Menciono a esta diosa como un ejemplo de excepción en el paradigma de la velación al dios (de la naturaleza) que muere y renace. En este caso es la valiente Inanna la que voluntariamente se entregará a la muerte en uno de los varios mitos que de ella se han conservado y que se conoce como  Descenso a la tierra sin retorno (Irkalla)

Por ello las velaciones en nuestra cultura se deben realizar siempre al principio masculino (Cristo, Osiris, Arturo, etc) pero no al principio femenino. A la diosa no hay que velarla pues en nuestra tradición occidental no es Ella la que muere.

Inanna no representa a una Diosa Madre, sino a la Hija, por ello puede encarnar el mito de la muerte y renacimiento. En la tradición mesopotámica el otoño y el invierno son épocas en que la tierra recupera su fuerza y su pureza, frente a la primavera y verano que son épocas de florecimiento y fertilidad. El simbólico descenso de Inanna durante tres días a Irkalla representa el periodo de otoño-invierno. Y en la tradición sumeria este periodo o estado mítico significa en su contexto religioso que es el momento de recuperar la fuerza y mejorar internamente. La naturaleza se renueva en cada ciclo pero también el espíritu se renueva tras su muerte. Este mito de Inanna debemos vivirlo cada uno/a como una iniciación, valorar su verdadero significado psicológico, penetrar en nuestra parte oscura y renovarnos para renacer mejorados. Inanna nos muestra el camino. Su mito es muy simple y carece de las complicaciones de los mitos creados posteriormente por las culturas derivadas hacia el  patriarcalismo. Cristo, Osiris o Arturo mueren y prometen regresar. Sus creyentes esperan su retorno: el regreso del rey Arturo o de Cristo en su Gloria.

 

Recreación moderna de la diosa Inanna por la artista Lisa Hunt

 

Las Velaciones pueden ser ritos sin sentido si no comprendemos su significado. El dios o la diosa descienden a Irkalla (el mundo de los muertos) o pasan a Otro Mundo (Avalon) para regresar renovados. En la velación se escenifica el mito. Una parte vela a la otra, que entra en el Submundo interior para regresar renovada. Pero este mito es un proceso que debemos interiorizar y vivir nosotros, de lo contrario puede convertirse en mero teatro, poco más que la habitual misa de los domingos.

Nuestro espíritu es la vida y encarna lo divino en nosotros. La velación auténtica debe ser un viaje chamánico a nuestro interior.

 

Kababelan

 

 

 

 

 

 

 

Inanna vista por el artista Todd F. Jerde

 

 

 

El mito griego de la diosa Koré.

 

E-mails de Tina, marzo de 2007

¡Hola, aquí os envío algunos apuntes sobre esta diosa griega y el arquetipo que representa en la mujer. Es la diosa que corresponde al mes de Marzo. Sabeis que Perséfone fue raptada por Hades, dios de los infiernos, del submundo. Su madre Démeter se negó a hacer florecer los campos hasta que el dios le devolviese a su hija, éste al fin se la devolvió con una condición, que durante un tiempo al año la niña volviese al mundo de Hades a estar con él. Con Hades Perséfone descubre su sexualidad, Cuando Peréfone vuelve a la tierra, su madre, Démeter, hace que las semillas de nuevo fructifiquen y la vida vuelve de nuevo a inundar los campos.

Espero que os guste

Un abrazo

Tina  

 

PERSÉFONE

 

Nombre romano: Proserpina, la hija única de Démeter. Madre e hija estaban muy unidas. Perséfone era una doncella, una chica joven muy guapa. Igual que su madre, está muy relacionada con los misterios de Eleusis.

Perséfone fue raptada por Hades. Pertenece a las diosas vulnerables. Necesita la aprobación de los demás, es dependiente de las relaciones, de su madre, de su pareja. Para sentirse realizadas necesitan apoyarse en alguien  más.

Tienen dos caras, por una parte está la niña, la doncella, que está junto a Démeter. Un segundo aspecto suyo es el de “reina de los mundos subterráneos”. Además ella puede desarrollar la facultad de dirigir a los demás en su viaje al mundo subconsciente.

 A Perséfone como doncella se la llama Koré.

Toda mujer Perséfone se mantiene siempre joven, pues va a poseer siempre esta energía de la juventud. Son dulces. No suelen ser conscientes de su sexualidad. Pueden ser divertidas. Tener amantes platónicos, más que una relación auténtica. Como inconscientes de lo que son van por la vida a ver qué pasa. Son mujeres con una energía indecisa, que siempre esperan que suceda algo para poder decidir, o que alguien decida por ellas. Están esperando que llegue su príncipe azul y van siempre ensoñando.

La energía con la que más se identifican es con su madre. Si tienen una madre Démeter, van a estar apegadas a ella toda su vida. Su madre va a ser su mejor amiga. Si se casan van a estar siempre hablando con su madre. Perséfone siempre está estudiando, se enreda en eso para no tener que decidir.

Son muy receptivas, es una cualidad muy buena, pero deben canalizar esa cualidad, pues se dejan arrastrar, no saben defenderse.

Es un arquetipo ideal para la cultura patriarcal.

La Perséfone no necesita nada especial y se conforma con hacer felices a los demás. Irá por donde la lleve el marido.

Si tiene un talento muy grande en algo puede proyectarlo en su marido y dedicarse a ayudarle a él para llegar a sitios adonde ella no puede llegar. Por ello un hombre casado con una mujer así será feliz. Ella va a defender siempre al hombre que tiene al lado.

Para que una Perséfone pueda evolucionar tiene que descubrir esa parte de sexualidad, pues así entra en contacto con esas energías de observación y conocimiento, pero va a necesitar un empujón, que alguien la impulse a llegar a esto. Por eso es importante que alguien la aleje de su madre y luego va a ser muy importante la figura de su pareja aquí, porque va a necesitar, una vez que la han quitado ese apoyo tan grande, un hombre que la apoye en sus talentos y virtudes. Va a necesitar un tiempo para conocerse. Este es el segundo aspecto del arquetipo. Cuando Hades la secuestra la lleva al mundo interior, está en un mundo en que se encuentra muy perdida y eso la impulsa a hacer algo. Hades la está ofreciendo un conocimiento interior. Es por tanto el encuentro de la mujer con su sexualidad y  así va a tener acceso a ese conocimiento interno. Al acceder al mundo sexual rompe esa conexión con su madre. Esto representa el ciclo menstrual  (Menstruación: submundo. Después de lo cual hay un florecimiento).

¿Qué pasa cuando Perséfone descubre esa energía sexual tan activada? Puede centrarse solo en ella o bien conectar con su sicología interna, descubrir quién es y desarrollarse como persona y entonces “la reina del submundo” va a ayudar a que la gente se desarrolle en ese mundo interior, entrando en ese campo muy rico de la magia. Va a poder desarrollar muchas cosas y desarrollará un mundo maravilloso sirviendo de guía, son mujeres videntes, síquicas, terapeutas, ligadas al mundo espiritual, al trabajo sicológico, han hecho la bajada a los infiernos y de ahí han salido renovadas.

 

ARQUETIPO DESDE LA INFANCIA

 

Es la típica niña muy buena y tímida. Es bueno dejar que utilice su intuición, les cuesta mucho tomar una decisión por eso es bueno que tengan esa intuición. Están más unidas a la madre que al padre. Les va a costar mucho tener una línea y una dirección en sus vidas. Cuando crecen y tienen amigas es muy normal que busquen amigas como ellas o  bien una que las dirija. Despiertan instinto maternal. Cuando establecen una relación de pareja es el hombre el que se acerca a ellas y ellas se dejarán llevar. Suelen juntarse con hombres inmaduros o bien con hombres muy fuertes que, con ellas, compensarán esa dureza.

 Cuando se empareje le va a costar mucho separarse de su madre. Van a ser niñas pequeñas que representan el papel de mayores. Van a tener su sexualidad dormida. Cuando tengan hijos será su propia madre quien cuidará de ellos, de sus nietos, pues la propia Perséfone sigue siendo una niña , y no sabe educar a sus propios hijos.

Cuando envejece tiene la posibilidad de madurar, pero puede deprimirse si no lo hace porque ya no es joven y quiere seguirlo siendo, pero si han hecho el proceso de maduración, cuando llegue a la vejez será una mujer muy sabia y seguirá siendo muy vital.

Las dificultades que puede tener son: la falta de impulso y dificultad para comprometerse. Puede tener comportamientos de manipulación. La mentira suele ser muy propia de ellas, para evitar que se enfaden con ellas, o mienten o se echan a llorar.

Suelen sentirse muy dependientes de la gente que tiene poder.

Nunca dicen “no” a quien les da algo. Todo lo aceptan y les va bien. Viven en su propio mundo, se lo han inventado. Tienen una percepción del mundo externo errónea. Necesitan sufrir mucho para dan el salto e ir al otro lado. Deben buscar equilibrarse con una Artemisa que tenga objetivos claros, con una Atenea o con una Démeter que se quiera por sí misma, no por complacer.

 

Es cierto que esa historia de Perséfone se adecua a un arquetipo de mujer. A mi me sirve para reconocer una parte de mi misma. Según Jung hay 7 arquetipos de mujer, esto parece muy rígido, a veces nos identificamos con una más que con otra y decimos ¿cómo voy a hacer yo eso si no me corresponde?, sin embargo es una limitación que nos ponemos, yo prefiero experimentar también un arquetipo desconocido y así me siento más libre. También vamos cambiando y de pronto ya no eres la Atenea que fuiste, a mi me ha pasado, fuí durante tiempo muy Atenea porque si no estudiaba me faltaba algo, pero ahora ya no quiero eso, lo desarrollé bastante y dejé otras partes sin desarrollar, así que estudiando los diferentes tipos de diosas ves lo que no has desarrollado y lo intentas un poquito.

 

Con respecto a lo que dices de Kore he estado pensando algo, realmente si esta niña pasa por el infierno, por el portal oscuro y atraviesa los entresijos del subconsciente adquiriendo un conocimiento profundo y a través del sufrimiento se convierte en una gran iniciadora para otros, pero ha de atreverse. Si sabes más de esta diosa me viene bien que me hables un poco de ella porque en la próxima luna nueva vamos a tratarla.

Un saludo

Tina 

 

 

27 de marzo de 2007

Hola Tina:

...........

También quisiera comentarte sobre aquel cuento de la sacerdotisa del templo que era una prostituta sagrada y que tiene un encuentro con un forastero. Entonces te critiqué que los que no pertenecieran a la misma creencia religiosa no deberían tener relación sexual con una prostituta sagrada. Pues yo estaba confundido. Estas mujeres sacerdotisas de la diosa estaban abiertas a todos los visitantes, no importaba cual fuera su religión. Y los forasteros eran bien recibidos. Hay algún relato de la antigüedad griega donde se menciona esto. Pero los templos debían tener guardianes que vigilaran que nadie se sobrepasara o violentara a una sacerdotisa. Pero por lo demás los extranjeros eran bien recibidos, pues la religión de la Diosa no discrimina a nadie por sus creencias, nacionalidad o raza.

Este sacerdocio sexual se prohibió después y se enclaustró a las sacerdotisas convirtiéndolas en Vestales vírgenes, pero ese cambio ocurrió unos siglos antes de Cristo, cuando los dioses patriarcales dominaron y desplazaron a la Diosa.

En cuanto a la mitología griega hay toda una tendencia que pretende enfocar el tema convirtiendo a las diosas en meros modelos psicológicos. Esa es a mi juicio una visión muy limitada y distorsionada de una serie de paradigmas mucho mayores. Las diosas griegas llegan (se definen mitológicamente) en un momento de la historia (siglo VIII a V a d. Cristo) donde la Diosa Madre ya se halla en total decadencia. Suponen una fragmentación extrema de la Fuerza Total y Unificada de la Diosa. Los griegos clásicos ya se hallaban bajo el paradigma patriarcal y androcéntrico y las diosas se van restringiendo a ser meros acompañantes de los dioses (esposas, amantes, hijas, madres) o a soportar la usurpación de los dioses como detentadores del poder supremo. El Olimpo se halla gobernado principalmente por dioses masculinos, aunque aún no se ha llegado a dar el golpe de gracia definitivo a la Deidad Femenina, el cual llegó con el cristianismo histórico, así como por supuesto también con el judaísmo o el islam.

Respecto a la cuestión de Perséfone y Kore (o Koré) habría que explicar que no se trata de una niña como tú dices sino que Kore es la joven primavera, hija de la fértil diosa Natura que es Deméter (en su aspecto de diosa de la agricultura). Para entender qué significa Kore debemos ver en principio que se trata de un símbolo, un símbolo de la primavera que representa la sexualidad y la juventud. Una juventud que en la naturaleza viene todos los años con la florida estación (donde las flores y los animales entran en una gran orgía reproductora) pero que después esta joven y bella fuerza vital desaparece pues retorna al Submundo. Deméter es la Naturaleza y su potencial de fertilidad,  y Kore su hija es ella misma pero vista como primavera que nos visita temporalmente todos los años. ¿Y donde va luego la primavera? Pues desde el punto de vista de la antigüedad todo lo que desaparecía de la manifestación regresaba al Submundo o Mundo Subterráneo. Allí permanecían todas las cosas hasta su nueva manifestación. La Naturaleza Madre no puede consentir que su hija primavera permanezca en el Submundo por siempre y por eso hace el esfuerzo de encontrarla y que regrese todos los años para seducir y renovar la vida en todos los niveles. Para explicar el ciclo de nacimiento y muerte de la primavera los griegos concibieron ese mito de Kore, Deméter y Hades. Pero este mito que normalmente utiliza la gente de que Hades rapta a la ingenua Kore y esta se transforma en Perséfone reina del Infierno no es el mito correcto sino una versión posterior.

Esta versión popular, transmitida habitualmente, es una degradación del mito, una especie de cuento más de acuerdo con la etapa final de decadencia del paganismo.  Lo mismo le ocurrirá después a la mayor parte de cuentos y narraciones del cristianismo. Así tenemos por ejemplo la imagen tan difundida de los angelitos representados como niñitos con alitas, cuando en realidad los nombres de los ángeles son palabras cabalísticas de poder y no infantes celestiales con alas como los representa la iconografía tradicional.

El verdadero mito de Kore va por otro lado muy diferente al mero modelo psicológico. Pertenece efectivamente como tú dices a los llamados Misterios de Eleusis. En estos misterios iniciáticos, medula central de las enseñanzas secretas griegas y que sólo era accesible a una minoría de aceptados o adeptos en estos misterios, Kore que es la primavera seduce al dios Dionysos en su papel iniciador. La seducción de Kore (desdoblamiento de la diosa Madre) a Dionysos (dios iniciático), que en este caso se manifiesta como dios del Hades (o bien Zeus en su desdoblamiento como dios del infierno), es la esencia de los secretos eleusinos, que durante siglos fueron la iniciación máxima del mundo helénico. En qué consistía concretamente esta seducción y esta iniciación es algo que no podemos saber, pues la enseñanza esotérica por ser secreta se perdió cuando los últimos iniciados desaparecieron a principios de la era cristiana. Lo único que sabemos es que había un recipiente que contenía una fórmula de algo sagrado que Kore daba a Dionysos, pero ignoramos la clave de ese contenido.

Las haloas tenían lugar en Eleusis y en Atenas, y se celebraban en honor de Deméter (diosa de la agricultura), de su hija Koré (= Perséfona o Proserpina), y de Dionisos-Baco, esposo de Koré. Se ignora en qué consistían y cómo se desarrollaban, pero sin duda señalan la vinculación de Deméter y Dionisos como benefactores de la humanidad.

En otras fiestas dedicadas a las diosas era también la cesta uno de los instrumentos de culto. En los misterios de Eleusis se presentaba el rapto de la doncella divina, Kore, por parte de Hades. Allí se utilizaba una gran cesta mística en relación con el ámbito materno de Deméter, mientras la pequeña cesta votiva, el kalathos, era llenada con flores por Kore para seducir a Hades, vinculado en los ritos eleusinos con Dionysos Zagreo y Zeus chtónico o subterráneo.

La cesta como recipiente del misterio eleusino, es el lugar donde se sitúa el compuesto que ingiere el candidato a iniciado, crisol para la transformación mística. El sacro secreto de Perséfone queda resguardado en ese recipiente en forma de cáliz sin pie, menos ancho en la base que en la salida. La cesta grande, en cambio, corresponde al cuerpo materno. Mucho se ha hablado de la ausencia de explicaciones en las religiones mistéricas. El que se inicia entra en una vivencia individual y se encuentra completamente solo frente a sus dioses. (párrafos extraídos de Kalathos)

Esta cesta o cáliz iniciático nos recuerda quizá remotamente al misterioso cáliz medieval conocido como Santo Grial.

La pareja Kore (iniciadora) y Dionysos (en su descenso al inframundo) es muy similar tal vez a otra pareja posterior que surgió en el mundo helénico que es María Magdalena / Cristo. También María Magdalena emplea un frasco por el que prepara e inicia al Cristo que ha de morir y descender al Infierno. Coronado como Rey del Inframundo el iniciado Cristo renace para ascender glorificado al mundo y tener las claves de acceso al Mundo Superior o Celeste.

En realidad el cristianismo nació como una evolución de la mitología pagana helénica. Ya varios siglos antes del Cristo cristiano había otros Cristos que eran crucificados. Así hay representaciones de Dionysos crucificado muchos siglos antes de que existiera siquiera esa fecha supuesta o falsa del Cristo que nos han enseñado los sacerdotes de la iglesia romana cristiana, que se basaron en otras enseñanzas anteriores.

En toda religión hay una parte superficial, para la masa, y otra parte iniciática o esotérica. En la parte superficial todas las religiones son diferentes y se pelean, pero en la parte iniciática hay una gran similitud y acercamiento.

En realidad Kore ni es una joven ingenua ni sufre como tú sugieres, sino que ella es la verdadera reina del Submundo y la que controla su acceso. El Submundo lo debemos entender en el sentido chamánico, una realidad interior, pero no sólo psicológica sino energética y habitada por entes conscientes y que se hallan fuera del tiempo y el espacio convencional. Asimismo la entrada o bajada de Cristo durante tres días al infierno antes de resucitar infiere este viaje chamánico donde se entra en el Submundo fuera del tiempo (el 3 es un número simbólico como lo son los 7 días de la creación, etc). Se trata de un tiempo fuera del tiempo pues en esa realidad espacio-temporal diferente el tiempo transcurre bajo otros parámetros. El viaje hacia adentro implica la existencia del cuerpo físico como soporte biológico de la conciencia que lo utiliza como base de su viaje al intraespacio o intramundo. Mientras el cuerpo está anclado en el mundo terrenal tenemos abierto un puente entre los distintos mundos o realidades y la conciencia puede desplazarse alternativamente entre los distintos universos. No obstante hay otro tipo de viaje chamánico de índole aún superior en el que se entra en la otra realidad incluso con el propio cuerpo denso físico. Pero aquí ya se trata de otra historia que va más allá de este post.

No sé si esto que he mencionado te puede servir de algo dentro de la línea de diosas psicológicas que vosotros lleváis que es diferente al aspecto iniciático mistérico o esotérico. Lo que apunto aquí es sólo una mínima parte y si a alguno nos interesa debemos investigar y desarrollar por nuestra cuenta pues no es fácil encontrar buena información.

Relieve de Dionisos/Bako crucificado, 300 años antes de nuestra Era. ¿A qué nos recuerda remotamente esta imagen? ¿Cristo antes de Cristo? ¿Cuál es el original y cual la copia?

 

 

 

 

Kababelan

 

u
   
 
   
 
  E-Mail:  Kababelan

PORTAL

A

LA SENDA DE LA DIOSA SERPIENTE

1