933100.

 

GALERÍA DE PINTORES Y POETAS AMIGOS

 

por

Eulogio Díaz del Corral

*

José María Sánchez Sánchez

Arcos de la Frontera, Cádiz (Andalucía)

 

Poeta arcense de gran inspiración y profundo pensamiento reflejados en una poesía de carácter sencillo y auténtico

 

 

El poeta José María Sánchez ante el sepulcro del poeta y místico

mallorquín Ramón Llull, en la Basílica de San Francisco (Palma de Mallorca)

 

SELECCIÓN POÉTICA

_______________________________________________

 

(A un viejo que alimentaba pájaros)

 

Se fueron los días y los hijos,

se acunó el dolor en sus brazos.

Frente al mar, en el parque,

volaban los gorriones a su paso.

 

Mañanitas de Cádiz,

miguitas de pan blanco.

 

En sus brazos doloridos

dos alas he adivinado,

pues que vuela su alma niña

con el vuelo de los pájaros.

 

Mañanitas de Cádiz,

miguitas de pan blanco.

 

(El buen Dios sonríe

sobre los árboles cansados).

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 18, Cádiz, 2000)

*

 

A Julio Mariscal, poeta de Arcos

 

Yo que soñaba caminos,

caminos blancos, la mañana pura,

vi los cuerpos hundidos a la tarde,

las tapias derruidas,

los punzantes zarzales,

dolores viejos de siglos,

un amarillo metálico en los huertos,

los pájaros huidizos.

 

¡Tarde gris a la que inmolé

el ángel azul del rocío,

el frescor alado que en el pecho sentía...!

 

¡Pueblo mío, gente mía...!

Piedra y hastío, cotidiano morir,

corral de muertos...

si no fuera por esta brizna de ternura,

la breve y pertinaz estrella

que como flor de olivo

en la mirada llevamos.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 22, Cádiz, 2001)

 

*

 

SI HABLAN LAS ARMAS

 

Si hablan las armas,

¿qué puede decir el poeta?

Qué puede decir que no grite

la flor roja de tu pecho,

mi pequeño,

nácar muriente en la noche oscura.

 

Locas, las madres enmudecen.

¿Qué puede decir el poeta?

¿Qué puede decir que no sea

su infinita tristeza?

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 25, Cádiz, 2002)

*

 

ROMANCE DE JAIME TERCERO,

REY DE MALLORCA

 

Cuando el rey Jaime Tercero

en la batalla caía ,

rodó la austera corona

que de Mallorca ceñía.

¡Ay del bello reino amado,

cuya corona perdía!

¡Ay , tristeza del morir

por mor de la mano fría!

Llora don Jaime Tercero

en tanto su vida se iba,

y en el envés de sus lágrimas

esta visión parecía:

bella Mallorca perenne

que, de montañas ceñida,

pétrea corona portaba,

por largos soles bruñida,

y albos almendros gozosos,

perla en flor que profetiza

para sus campos amados

primaveras infinitas.

Un ruiseñor lastimado

dábale su melodía:

"Serás siempre rey amado

de las gentes de estas islas,

más largo será el amor,

que dura la cruel herida".

Y hasta el rostro ensangrentado,

al milagro de esta vista,

subióle a Jaime Tercero

la más serena sonrisa.

Sobre la muerte triunfaba

tan excelsa dinastía.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 26, Cádiz, 2002. Reproducido en el artículo "Evocación poética de Jaime III, Rey de Mallorcas",

en Última Hora, Palma de Mallorca, 8 de noviembre de 2003)

 

*

 

Linda plantita

sobre mi mesa,

tu vuelves fresca

la parda tierra:

 

¡corazoncitos verdes

tus hojitas tiernas!

 

Linda plantita,

en tu maceta

dices callada

qué es la belleza:

 

trocar en verde amor

la amargura vieja.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 27, Cádiz, 2003)

 

*

 

Todo lo terrible de la vida cabe

en la helada mirada de un niño:

un pájaro yace entre sus dedos.

 

¿Qué fue del canto? ¿Qué fue del vuelo?

¿Dónde el bullir de sus ojillos inquietos?

 

Mas también ahora, a lo hondo,

la mano infantil ensaya

toda la ternura de la vida.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 27, Cádiz 2003)

 

 

Panorámica de Arcos de la Frontera

 

TRES POEMAS

 

Madre,

vístete de grana.

Pon sobre tu frente el nardo.

Tiemblen dos soles en tus lágrimas.

(Cuando la vida daba un tajo,

con el punzante dolor,

mi madre hilaba estrellas).

 

* * *

 

(En Cazorla)

Ardillita, todo el bosque para ti.

Para ti los árboles y la melodía del río,

que a mis ojos les basta verte.

¡Ah, si mis ojos pudieran,

como el buen Dios,

venir a verte

sin hollar la hierba!

 

* * *

 

"Posa tu mano de nardo

sobre mi frente, madre,

tu mano de mar y de ternura.

Cércame de miel y rosas.

Bésame, madre,

que yo te haré un lecho

de lágrimas y de risas".

(La niña huérfana soñaba

junto a un mar estremecido).

 

(Revista cultural Tántalo, n1. 28, Cádiz, 2003)

 

*

 

Roja agonía,

mar fatigado de azules.

Apolo muriente.

(Aquietado en sales,

Cádiz se duerme).

 

(Inédito)

 

*

 

3 POEMAS

(La anciana reencuentra su amor

treinta años ya sin verlo)

 

Mis dedos recorren tu pelo blanco.

Escribo en tu cabeza

el amor que nos fue negado.

No digo nada. Lloro.

(¡Bendita vida que traes

la nieve dulce de su pelo

al ígneo temblor de mis manos!)

 

*

-A Paqui Gallardo-

 

(La mocita recuerda a su hermana,

a quien hace años que no ve)

 

Cabe en mi lágrima

toda la sal del mar.

Surco el dolor,

navego a tus ojos de niña buena,

Te beso en la distancia con ternura.

¿Sabes de mi dolor?

¿Sabes de sales, hermana?

¿Sabes de mis besos?

 

*

 

(Poética)

 

Sentir y recordar.

Sentir que se recuerda,

y recordando, sentir.

Saber de la mar plena:

de un más allá trascendido,

que al recordar, siente,

y que al sentir, recuerda.

 

(Revista cultural Tántalo, n1. 28, Cádiz, 2003)

 

 

TRES POEMAS

 

1

 

(La anciana monjita dice a Ana

su emoción pues que por vez

primera, a los noventa años,

ha visto el mar)

 

Divino Esposo, corazón sagrado,

gracias por el mar, por la hermosura

azul que inundó este pecho

que por ti puse yo en clausura.

 

Gracias, Amado, por este mar,

el lienzo donde para mí has puesto

una gota azul de tu ternura.

Sabes, mi Dios, que desde siempre

mi corazón procura

el sagrado mar de tu pecho.

 

2

 

Los niños de mi pueblo

tienen mirada de tierra.

Cuando el amor les nazca

tendrán mirada de estrellas.

 

Qué triste está San Pedro,

Santa María, qué vieja,

qué dura la Cuesta Belén,

qué larga la Corredera.

 

Hasta los cielos de Arcos

una cigüeña se llega,

amor las alas le bate,

amor en su pico lleva.

 

Qué alegre está San Pedro,

Santa María, qué bella.

Portal la Cuesta Belén:

¡Volar por la Corredera!

 

Los niños de mi pueblo

tienen mirada de tierra.

Cuando el amor les nace

tienen mirada de estrella.

 

3

 

(A Lorenzo Vidal, fundador

del "Día Escolar de la

No-violencia y la Paz")

 

La estrella errante,

fugaz sobre el cielo azul,

he cobijado en mis manos.

 

Mis manos, cuenco de barro

donde la luz ha florecido.

En mis manos, cuevecita cordial,

apunta el ala, transpira la vida.

 

(Revista cultural Tántalo, n1. 30, Cádiz, 2003)

 

*

 

Madrid, 11 de marzo de 2004

 

(En homenaje a las víctimas y reconocimiento

a los sanitarios, bomberos, policías

y al pueblo de Madrid)

 

Ayer, en la mañana, viento frío,

silencio...

Horror de miembros esparcidos,

vidas rotas...

Infierno.

 

¿Ha parado el odio sin rostro

el reloj de la vida para siempre?

 

Mas hoy la lluvia blanda

llueve sobre nuestros muertos.

Amapolas de sangre ensayan alas.

Blancas margaritas de entre los dedos

emergen tiernas con cada caricia.

 

Ayer, un odio fanático,

escudándose en un dios de furia,

que sólo el corazón humano maquina,

dejó sobre las vías la sombra negra de la muerte.

 

Hoy, un Dios humilde y cotidiano,

que brota y se eterniza en cada lágrima,

en cada gesto de amor...

un Dios tierno y pequeñito,

hecho de abrazos y caricias,

va besando cada muerto, cada herida,

y llora, gime y crece,

como una flor,

en el corazón de tanta y tanta gente buena.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 32, Cádiz, 2004)

 

*

 

INFANCIA

 

Teníamos la cabeza llena de pájaros nobilísimos,

de pájaros gratuitos.

Eran los fríos,

los lentos días de la infancia.

Paseábamos un jardín de pájaros generosos,

de pájaros invisibles,

de casa a la escuela y a la casa.

Oíd mis pájaros breves,

mis pájaros dulces,

oíd mis pájaros leves.

Se fueron fugaces,

mas dejaron en la memoria

un aleteo de vuelos retenidos.

Madre cantaba,

padre venía del mar cada semana a abrazarnos,

el primer amigo nos sonreía,

el pájaro del amor nos besaba la frente.

Eran los fríos,

los lentos días de la infancia.

Días de pájaros nobilísimos

que nos decían del vuelo y la ternura.

 

(Revista cultural Tántalo, n1. 33, Cádiz, 2004)

 

*

 

TRES POEMAS

 

1

 

Sea tu hablar:

Sí, sí; no, no.

(Sea tu corazón quien hable).

 

2

 

Hermosas leyendas para el corazón escritas,

siempre os entona el viento.

Los expertos llegan

provistos de lupa, compás y reglas.

 Vosotras huís entre sus lentes, suavemente.

 

Hermosas palabras que sonáis

sólo al corazón más niño,

el viento os entona,

y el corazón os sabe.

3

Hermano León-Felipe,

hiciste tuyas mis lágrimas,

dijiste a gritos o quedamente mi oración.

 

Como un san Cristóbal de nuestros tiempos,

cargaste el mundo sobre tus hombros viejos.

De noche miro la estrella

donde el Dios del Amor

-como a un Job hispano y recio-

te besa ya la frente.

(Revista cultural Tántalo, n1. 34, Cádiz, 2004)

*

 

LLUEVE

 

Llueve sobre los campos de Dios.

Llueve sobre el alma.

Llueve.

 

La lluvia nos vuelve blandos,

niños otra vez sobre la tierra,

lentas gotas que el cielo dona.

 

Llueve...

y ya soy lluvia,

y ya soy árbol y hoja tierna.

 

Llueve...

y ya soy flor que agradece en malva

el agua que la alimenta.

 

Llueve.

Sobre el alma,

llueve, llueve, llueve.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 35, Cádiz, 2005)

 

*

 

TRES POEMAS

 

1

 

La magia del beso.

En tu rostro,

el barro se estremece y aletea.

En tu barro,

he estampado una estrella.

 

2

 

(A Mercedes Outón)

 

Por ver el mar,

la niña de ojos azules

a la torre se subía.

Por ver el mar,

pero el mar no se veía.

 

Y ya la torre era mástil

y el pueblo blanco,

blanca vela.

El campo en azules soñando.

 

Por ver el mar...

y la niña no sabía

que era el mar

lo que en sus ojos tenía.

 

3

 

(No cesaría la lágrima en mis ojos,

que se me ha muerto quien yo amaba).

 

Y aunque habitas mi pecho

y rebrotas en mis gestos, trascendido,

los ojos se me cansan de buscarte

en el familiar sitio

- la butaca vacía, muda la radio,

el bastón aburrido-,

extrañan mis oídos tu voz,

tu timbre ya lejano,

y mi rostro añora tu mano,

tu mano dulce sobre mi rostro de niño.

Y aunque sé que en el eterno seno

habré de abrazarte nuevamente,

hay veces que la pena me puede

y me asombra tanto dolor,

tan largo camino.

No cesaría la lágrima en mis ojos,

si no fuera porque aprendí en ti

a soportar el dolor con elegancia,

a ofrecer la piel calladamente

como un bosque insobornable al aguacero.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 36, Cádiz, 2005)

 

*

 

DOS POEMAS

 

1

 

(A mis brazos se ha acercado, Nela, mi perra)

 

Tiemblas, Nela, en mis brazos.

Contigo tiemblan todos los animales del mundo.

Tiembla contigo mi corazón.

Es la vida sufriente, creciendo...

Mas sucede el milagro de la ternura:

entre tu pecho y el mío,

alimentamos la flor de inmaculados pétalos.

Tú te llevas mis miedos,

yo me llevo el tuyo,

y el temblor se ha hecho amoroso latido.

 

2

 

(A Carlos Cano)

 

Resuena tras tu voz la armonía,

como, tras la rosa, vive escondida

una flor que es amor.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 37, Cádiz, 2005)

 

 

(Al Sagrado Corazón de Jesús)

 

Mientras llamea en la casa

mi infancia encendida,

tus manos abrazan el aire.

 

Ojos de la pureza desde la pared blanca.

 

Prender otra vez tu imagen en mi casa,

limpiar el corazón,

adecentar la estancia.

 

Sobre la pared de mi pecho,

otra vez tu corazón me abraza.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 38, Cádiz, 2005)

 

*

 

LLANTO

 

¡Cómo duele la muerte a los perros!

Este llanto que hiere

monocorde

la noche larga y negra

es el llanto de un perro huérfano

(hace ya más de un año que murió su madre,

y cada noche su llanto nos llega).

El llanto de este perro

es un llanto sin ira, ni rabia, ni pena.

Es un lamento monocorde sin consuelo.

Así debimos llorar los hombres

en la noche de los tiempos,

cuando no sabíamos de ciclos,

ni de fechas, ni de cuentos.

Cómo duele la muerte a los perros...

El llanto de los animales es antiguo.

Su son nos trae al alma

el eco de nuestro llanto más sincero.

Así lloraba el hombre...

...Si Dios llorase, lloraría

con la terrible pureza que tiene

el llanto de este perro.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 39, Cádiz, 2006)

 

*

 

   (A C. G. Jung, por sus Memorias, sueños y reflexiones)

 

Aquí, en el humano corazón,

están la flor azul temblando

y las minúsculas hierbecillas,

la mariposa que caligrafía su vuelo

y la hormiga que trajina sin sentido.

 

Aquí, la reciedumbre del árbol,

el canto de amor del pajarillo,

el temblor viviente de la esfera.

 

Aquí milagrea el agua,

juguetea el aire,

suspira la roca,

gime y canta,

llora y sueña

la Vida.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 40, Cádiz, 2006)

 

*

 

CAMPOS DE MAYO

 

Ebrio de paz entre olores tibios,

por campos de mayo,

- a la tarde-, camino.

A lo lejos, algún pájaro

teje besos voladores

en las copas de los pinos…

Pero el sol es ya roja ausencia

y los árboles se han dormido.

Se amansa el corazón

mientras se hace el camino,

mas ¿no turbaré el sueño

de estos campos benditos?

De regreso – vegetal,

el corazón entristecido-,

entre las mínimas hierbas,

como mano amiga,

un lirio

abre sus dedos

morados y amarillos.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 42, Cádiz, 2006)

 

*

 

APUNTE URBANO

 

Qué horrendo laberinto de pasiones,

animales ímpetus,

turbias idas y venidas

para nunca ir a parte alguna.

 

Febril bullir del hombre práctico,

rompeolas donde fenecen los sueños,

tienes garantizado

un caudal de polvo, silencio y olvido.

 

Sólo la flor vive.

 

(Revista intercultural Tres Orillas, nº. 7-8, Algeciras, 2006)

 

*

 

ENCUENTRO

 

(Soneto para Zadie)

 

Como surgida del aire, venía

tímida, gozosa, amorosamente,

un halo de luz nimbaba su frente,

un fuego en su pecho de amor ardía.

 

Vencido el ayer, su estrella crecía,

límpida claridad resplandeciente.

Cambiaba su ternura, mansamente,

la duda pintada en mi frente sombría.

 

Y fue el beso manantial de frescura…

Su abrazo acogedor, en tal manera,

que en un solo corazón nos fundimos.

 

Descubrimos de amarnos la hermosura

con un amor que sólo dar espera,

pues fue para entregarnos que nacimos.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 46, Cádiz, 2007)

 

*

 

SUEÑO

 

1

 

Mar encrespada,

y en su seno, náufrago,

el hombre…

A lo lejos, puerto luminoso,

palpitaba una estrella.

 

2

 

Puede ser que todo resulte olvido.

Que el hombre, al cabo, sea

mueca estéril del barro…

Pero tus ojos…

Tus ojos… ¡Esa luz!

…Pero tus ojos, nunca.

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 47, Cádiz, 2008)

 

*

 

EN CADA SER...

 

Río de vida,

"las mismas aguas del ser".

Pura vida silente.

Presencia.

Todas las cosas antes de nacer,

todas las cosas que no son,

siendo.

Todas las cosas ya nacidas

girando en un sinfín de disfraces como en un sueño,

en esta presencia callada,

transparente,

viva...

 

Hay un templo marmóreo,

de luz tan solo hecho.

Una sola sala diáfana

-cuatro columnas sustentan grácil la cúpula-.

La selva exuberante lo esconde,

la selva extraña y hostil.

¿Quién se adentrará hasta su centro...?

 

Y allí, de súbito revelada,

tan real,

la Nada.

La Nada vivísima,

plena,

omnisciente...

La Nada amante,

estática..

serena...

Ella.

Agua siempre callada,

fuente dulce.

Agua sintiente.

Manadero de la risa,

hogar donde las lágrimas se nutren y se colman hasta disolverse.

Sagrada fuente.

De ella surgen todas las cosas vivientes que no son,

siendo...

Aquí todas las cosas convergen vencidas o plenas...

Madre..

 

(Revista cultural Tántalo, nº. 49, Cádiz, 2008)

 

 

HAIKAIS / HAIKUS

 

FORTUNATO

(Haikai para un gatito abandonado en

las salinas de S. Fernando. Nov.-2000)

 

Que te acogimos

de la sal y la lluvia

como flor viva.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 22, Cádiz, 2001)

*

 

PIEDRA-CORAZÓN

 

(Los niños de Cádiz me mostraron la piedra-corazón, que

en la Caleta raramente puede verse dormida sobre la arena)

A Eulogio Díaz del Corral

 

1

 

Piedras que esperan

que les crezcan las alas

mientras meditan.

 

2

 

Meditadoras

blancas piedras marinas

que Amor modela.

 

3

 

Dormida piedra

blanca gema de mármol

que el vuelo ansía.

 

4

 

Mármol en sueños

en azules dormido.

Despertar de alas.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 24, Cádiz, 2002)

*

 

HAIKAI

 

Verde vereda

la vida que vivimos

si amor te guía.

 

(Revista poética Arboleda, n.º 86, Palma de Mallorca, 2002)

*

Para Antoine,

pintor parisién

 

Ojos de fiebre,

mas qué sereno Cádiz

en tu acuarela.

 

(Inédito)

 

*

 

TRES HAIKUS EN EL TRÁNSITO

DE MI PERRO CHOLO

 

1

 

¿Qué ángel de fuego,

qué celestial pradera

tu paz reclama?

 

2

 

Cuán manso y bello

sobre el dolor erguido,

Crístico ejemplo.

 

3

 

Corazón, guarda

para el amigo bueno

la senda clara.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 31, Cádiz, 2004)

 

*

 

¿Sueñas aún, hombre,

¿Somnies, homo,

sobre la mar, estrellas...

damunt la mar, estrelles

o sendas tristes?

 

o sendes tristes?

 

En la exposición itinerante "Escaleras, el último peldaño del estrago urbanístico",

realizada por el colectivo ecologista Ecovoz en el Centro Cultural La Misericordia,

Palma de Mallorca del 23 al 30 de septiembre de 2005

 

*

 

CUATRO HAIKAIS DE LA AUSENCIA

 

1

 

Como la rosa

no ha venido, una rosa

sueña la lluvia.

 

2

 

Fuente, ¿no manas

ya tus aguas cantoras...

o es que reposas?

 

3

 

Puede medirse

la hondura del poema

por sus silencios.

 

4

 

¿Y cómo ausentes

tus ojos...?, si en el pecho

con dulzor queman.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 41, Cádiz, 2006)

 

*

 

CUATRO HAIKUS PARA ZADIE

 

1

("Aló…")

 

Como una alondra,

tu voz el llanto acuna,

el miedo vence.

 

2

(Zadie en el lago)

 

Del agua emerges:

hasta alcanzar tu risa,

asciende el agua.

 

3

(Drumheller)

 

Sol, monte árido…

y una flor amarilla.

Esa flor: Zadie.

 

4

Tu nombre

 

Digo tu nombre…

Viene la lluvia… Zadie,

Y es blanda lluvia.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 43, Cádiz, 2007)

 

*

 

NUEVOS HAIKAIS PARA ZADIE

 

(A Zadie Centanaro)

 

BUENOS DÍAS

 

Palabra amante,

tú acaricias el alma

como el silencio.

 

ORACIÓN POR UNA FLOR

 

Brille de nácar

el aire en tu alegría.

Cese tu llanto.

 

SONRISA

 

Bondad, belleza

asoman en tu boca.

¡Qué guapa luces!

 

AMOR

 

Riega las piedras

el agua cristalina

de tu dulzura.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 44, Cádiz, 2007)

 

*

 

HAIKAIS PARA ZADIE (III)

 

OTOÑO

 

Llega el otoño…

Monje en mis soledades,

el alma espera.

 

CONFIANZA

 

La tarde muere…

Cuando llegue la noche,

sé de un lucero.

 

ROSA DE FUEGO

 

El sol declina.

Los azules la enmarcan:

rosa de fuego.

 

PLENITUD

 

Plácida tarde:

tu corazón y el mío

en sintonía.

 

(Revista intercultural Tres Orillas, nº. 9-10, Algeciras, 2007)

 

 

* * *

 

HAIKAIS PARA ZADIE (IV)

 

TU RISA

 

¡Cómo refulge

en el negror del día

tu risa fresca!

 

POEMA

 

Brotará el verso

como flor que se sabe

para tus ojos.

 

DULCE VENERO

 

En mar amargo,

tu corazón manaba.

¡Dulce venero!

 

BESO

 

…Y es tu beso, ámbar,

luz, río que se entrega

cuajado y cierto.

 

EN AGUA BLANCA

 

Tus ojos traen

hasta la selva oscura

la luz de veras.

 

EN SALANGO

 

…Y era tu pecho

roca de amor transida,

coral de fuego.

 

ENCUENTRO

 

Tu voz amante,

tu corazón celeste,

todos mis sueños…

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 45, Cádiz, 2007)

 

* * *

 

HAIKUS DE PRIMAVERA

 

Miro la vida

con manos compasivas,

con ojos nuevos.

 

*

 

Ojos azules

abiertos como lirios

tan de mañana.

 

*

 

De amor labores...

Rosado y ocre a mis labios,

tú eras el campo.

 

*

 

Por la ribera,

de tu risa a mi oído

hilos de plata.

 

*

 

Rosas te traigo

en el pecho dormidas.

Una es de fuego.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 48, Cádiz, 2008)

 

* * *

 

POÉTICA

 

Es poesía

si es tu mano ternura

con lo viviente.

 

*

 

...Si es nido y cuna

tu pecho de diamante

para lo vivo.

 

*

 

Oh, poesía...

Y es tu alma quien al árbol

danzando trepa.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 50, Cádiz, 2008)

 

* * *

 

ARMONÍA

 

1

 

En la obra de arte

la mirada se implica

hasta el olvido.

 

2

 

Por la armonía

cada parte proclama

la voz del todo.

 

3

 

Tus ojos ponen

horizonte de orilla

en el naufragio.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 51, Cádiz, 2009)

 

* * *

 

Tres haikais

 

DESDE UN BURDEL FRENTE AL

 MAUSOLEO REAL

 

Frente a los túmulos,

feliz danza la vida

casi insultante.

 

*

 

ADVERTENCIA

 

Me trajo el sueño

la voz certera, clara

e insobornable.

 

*

 

AMOR FILIAL

 

Cómo hermosea,

vivida ya, tu vida,

padre querido.

 

(Revista cultural Tántalo, n.º 52, Cádiz, 2009)

 

José María Sánchez Sánchez

sanchjms@hotmail.com

 

* * *

 

 

1