En la cumbre del Cerro del Cabezo,sobre una panorámica de cortados sobrecogedora,a unos 32 kilómetros de la cuidad de Andujar,en su término municipal,en pleno corazón de Sierra Morena,se alza un hermoso Santuario levantado entre finales del siglo XIII y peincipios del XIV,que posteriormente sufrió diversas ampliaciones,fruto de las necesidades de albergar a los numerosos fieles cuya piedad encendió.
Para acceder a la localidad jienense hay que tomar la N-IV en dirección a Córdoba. Una vez allí es preciso seguir hacia el norte una pequeña comarcal,siguiendo las indicaciones de Maroteras y Los Escoriales,tomando a continuación una desviaciónhacia Virgen de la Cabeza,que ya aparece señalizada como tal.
La tradición es muy antígua,al igual que el culto a Nuestra Señora de la Cabeza -ya que la devoción en las zonas de sarranía,incluso bajo la influencia musulmana,se conservó de una forma mucho menos accidentada y má liberal por falta de control de los dominadores y la poca presencia de éstos-,afirma que el 12 de agosto de 1227 el pastor Juan Rivas,natural de la granadina localidad de Colomera,fue testigo de la aparición de la Virgen,precedida por una extraña luz y por el suave tañido de una campanita.Atraído por el suceso se asomó por el hueco de dos peñas para encontrar la imagen,a la vez que quedaba sanado,pues el humilde pastor era manco.
Pronto comenzó la devoción a esta advocación,glosada y enaltecida incluso por Cervantes y Lope de Vega,ya que la fama de la romería,celebrada el último domingo de abril,se extendió por toda la Península,gracias, en parte,a la labor de su Cofradía,cuyas primeras ordenanzas datan de 1505.
Fue la propia Cofradía la que se encargó del culto a Nuestra Señora de la Cabeza y de las sucesivas ampliaciones de la primitiva ermita,que comienzan en el siglo XVI para prolongarse a lo largo de los siglos,a medida que el número de fieles aumenta,hasta que en 1930 los Padre Trinitarios se encargan de la custodia de la imagen y el culto a Nuestra Señora,cuando su pratonazgo sobre la villa ya había sido reconocido por Pío X en 1909.
Desgraciadamente ,la imagen original,una talla del siglo XIII,se perdió en 1937 sin que haya sido posible recuperarla,pero la copia realizada en 1939 por el escultor José Navas Parejo se aproxima bastante al original:una talla que representa a Santa María en pie,sosteniendo al niño de su brazo izquierdo.La imagen se ha venerado tradicionalmete vestida,aunque no fue concebida para este uso.
La imagen ha sido dos veces coronada canónicamente.la primera con el reconocimiento del patronazgo y la segunda el 22 de abril de 1960,poco después de que el papa Juan XXIII la declarase oficialmente Patrona de la diócesis de Jaén.
Se cuentan por docenas los personajes ilustres que han llegado hasta el Santuario para rendirse a las plantas de tan venerada imagen,desde intelectuales,escritores y poíticos,hasta el propio Alfonso XIII,quién acudió a rezar ante ella el 16 de enero de 1926.
Es tradicional que es su romería,de insólito esplendor,se reúna en su honor el más de medio centenar de cofradías que se hayan dispersas por todo el territorio peninsular,prestando un colorido y una alegría a esta fiesta,no excesivamente conocida hoy en día,que hacen de la visita al Santuario un hito fundamental para la devoción mariana. 1