ðHes.geocities.com/naturja/naturaleza.htmles.geocities.com/naturja/naturaleza.htmlelayedx¤ZÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈ yL/OKtext/htmlß¸y,L/ÿÿÿÿb‰.HSat, 02 Jun 2001 17:27:26 GMTkMozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *¤ZÕJL/ La SABIA naturaleza a hecho muy bien las cosas

La SABIA naturaleza ha hecho muy bien las cosas.

 

         La naturaleza siempre hace las cosas bien hechas y somos nosotros los que nos equivocamos y con estas equivocaciones provocamos nuestras enfermedades. Todos los alimentos naturales puestos por la naturaleza a nuestra disposición para alimentarnos tienen los “principios activos” (que son sencillamente, las sales minerales, vitaminas, enzimas y aminoácidos que las plantas metabolizan en su organismo: las mismas sustancias que utiliza la medicina oficial o alopática, para hacer sus medicamentos aprovechando las propiedades curativas de las plantas). Les pondré un ejemplo como muestra de esto: La aspirina que es el ácido acetilsalicílico que los laboratorios lo sacan de la corteza del Sauce. 

         La cura a base de plantas, verduras y frutas, tanto en cocimiento como en zumos crudos, es, pues, tan científica como la cura alopática, ha sido históricamente su predecesora (tiene muchísimos más años de antigüedad que la alopatía que solamente tiene como máximo una antigüedad de 3000 ó 4000 años)  y aplica los mismos principios curativos de las plantas, si bien en estado más natural, menos concentrados y más fácilmente asimilables.

         Hay algunas diferencias entre los productos naturales y los específicos de la industria farmacéutica. En estos últimos, los principios activos están siempre en estado de máxima pureza, y a su vez se les añaden diversas sustancias inertes (excipientes) para poder facilitar su mejor dosificación; pero siempre con la desventaja de producir efectos colaterales que  afectan algunos órganos de nuestro cuerpo, que están más delicados.

         En cambio, los productos naturales se presentan tal como los ofrece la naturaleza, y a su vez en asociaciones muy complejas que todavía no se han podido estudiar y se desconoce su función exacta y sus virtudes curativas desde hace milenios (como decía Hipócrates: “No debe sonrojarnos tomar del pueblo lo que puede ser útil al arte de curar” o también esta otra frase, que él mismo decía: “Que tu alimento sea tu mejor medicina”) y precisamente es por ello que ha llamado la atención de los científicos.   

         Conclusión: La naturaleza que sabe más que todos los seres humanos juntos, nos ha proporcionado en los alimentos también nuestra medicina para podernos curar. Es así, en cada fruta, tenemos la doble función de alimento y medicina a la vez.

 

                                                        José Antonio Bartra Gros.

                                                                  Naturópata

                                                            Tel: 610-75-68-55

Nota: Para cualquier consulta o sugerencia a jabartra@eudoramail.com

 

 

 

 

 

1