PEKENINO

   

Mi corazón palpita en tu mano,

A cada momento y nunca en vano,

Rompiendo mi alma desesperada,

Todavía demasiado enamorada,

Estando tu a mi lado, en mi pensamiento,

Quiere mi amor detener el tiempo,

Undiendo las uñas en las entrañas,

Intimando con todas las patrañas,

Evitando com desagradable desazón,

Rómpase todavía nuestra pasión,

Oh!, amor, que palpitación.

 

P.D. Leed las primeras letras de cada verso, y sabréis el nombre de mi preciosa.