TEODORO CUESTA

Pensativo... atontado... silencioso
como el pollo a la vista del zorro
cuando menos se lo espera, quieto, atento,
no perdi ni una migaja de tu cuento.
Y cuento llamo yo a lo que has hablado
por mucho que parlanchin despreciaras
esta tierra del mundo maravilla
elevando hasta el cielo a tu Sevilla.
Pues es bueno que sepas, companero,
que el primo de Pachon, el lagarero
que a tierra de Castilla fue mas veces
que pares por un real te dan de nueces,
estuvo en ese pueblo tan nombrado
y por ti en este sitio ponderado,
comiendo cinco meses... ¡pobre Pachu!
lo que comen los pajaros... ¡gazpacho!
Este rico manjar que en la garganta atascado se queda, y con anzuelo 
hay que sacarlo pronto, o se encuentra al instante
el que lo come convertido en un difunto,
se realiza de esta manera... oidme atentos,
pues tardare en contarlo dos momentos.
Trocitos de pan endurecidos
y algunos a veces enmohecidos
remojando los dejan en un plato
sin temor a que los lama nunca el gato,
pues es el gato animal de muchas barbas
para poder digerir tan mal refrigerio.
Como iba diciendo, este emplaste
que entre pitos y flautas deja un sabor
capaz de aturdir al mas valiente
lo dejan remojando en un plato o una fuente:
dos huevos o tres, muy, muy cocidos
y en quinientos pedazos repartidos
con pimientos revueltos van al trote
en compania del pan hacia el cocido:
se simula que hierve aquel, pues la ceniza
levanta el resoplido del que atiza
sin que una chispa se vea nunca encendida,
y frio va el gazpacho hacia la mesa.
Esto come en Sevilla la chiquilleria
y la gente mayor; de la morcilla
nunca el aroma olieron sus narices,
¡y sin comer morcilla son felices!
¡Valgame Dios del cielo! Si un buen plato
de alubias, rebosante,
con oreja de cerdo, lengua y tocino
como come en Uvieu un muchachito
en tu tierra comieran, alma mia, alma mia,
podiais con razon llevar la delantera;
pero en pueblos en los que ayuna el ano entero
tanto el pobre como el hacendado,
y solamente las naranjas estan baratas,
y no cosechan guisantes ni patatas
a Asturies compararlos, es una bobada,
pues hasta la Giralda esta muerta de hambre.
-¿Cual es el pueblo mejor?- Segun Reimundo,
el yerno de Bastian, que recorrio el mundo,
"el que ofrece a la gente mas hartazgos,
sin andarse con tonterias"
Ahora que hablaste sin ton ni son
pues quisiste hacer del dia noche,
dime... ?que andaluz, de un hartazgo,
derechito bajo a la sepultura?
Ninguno, querido... y aunque te enfades,
y digas que son mentira mis verdades,
en esos pueblos, que el Senor bendiga,
nacen, viven y mueren sin barriga.
?Que las chicas son guapas! ?Vaya novedad!
Donde quiera que nacen hijas de Eva,
las hay blancas y negras, pequenitas,
esbeltas, gorditas y flaquitas.
?Que tienen mucha sal! ?Que tonterias!
Las que sosas no son, seran saladas,
pero en cuestion de caras, nunca Uvieu
a ningun otro pueblo tuvo miedo.
?Que al son de la guitarra dan saltos
con tanta gracia que dejarian abobados
a todos los de Asturies!... ¡vaya, vaya!
¡no se nos cae por tan poco la baba!
-Y si Malaga, y el mundo entero
oyeran a Pinin tocar el 
puntero
y a Xacinto redoblar le tambor
mientras cuarenta chicas estan bailando?
Si vieran las monteras pico abajo
lanzando besitos al refajo
de la nina que baila con su dueno,
pensarian, en mi opinion, que se trataba de un sueno.
¿Si vieran las gargantas mas blancas
que cuajadas o frescas mantequillas,
y en ellas el coral sufriendo agravio,
el color envidiando de sus labios?
¿Si esa gente supiera, que del cielo,
cuando nace una nina en este suelo,
dos luceros se escapan atrevidos
para quedarse en sus ojos convertidos?
¿Si vieran esas ninas tan atractivas
mas ligeras bailando que las hadas,
con el dengue atado a la cintura, 
dirian: "Viva Uvieu y su hermosura"