AHIGAL (Cc 102)

1. /s/ ápico-coronal.

2. El primer informante mantiene con vitalidad el cierre de la vocal final, aunque sólo llega al grado [u], [i], en alguna lexicalización: zagurzu, buracu, zaqui, zalami. La ultracorrección legue 'leguis' demuestra que el fenómeno es sentido como arcaico e inculto. Los grados intermedios son muy frecuentes

3. -e final conservada en la palabra rede 'red'.

4. Distinto timbre de las vocales átonas: dihpué 'después', ehtil 'astil', medecina, romeal 'rumiar'.

5. Epéntesis de yod en la terminación en la palabra granciah 'granzas'.

6. La aspiración de la F- inicial latina se conserva con mayor vitalidad que en la mayoría de los pueblos extremeños: hoce 'hoz', hacina, heno, hierro, hambre, hembra, haba, hilo, hierba, etc.

7. La /x/ castellana siempre se pronuncia [h]: hamón, aguhero (buracu es una lexicalización que significa 'boca del horno de carbón'), pelleho, tinaha, etc.

8. No se documentó yeísmo: cohtilla, solomillo, campanillo, coyunda, yema, mayol.

9. Conservación del grupo -MB- en las lexicalizaciones camba y lambel.

10. No existe, en nuestros sujetos, neutralización de l/r en posición implosiva.

11. En posición final, toda -r se convierte en [-l]: moril 'morir', cabal, bolbel, tambol, ehcorchal, ahorral, etc.

12. La conservación de antiguas consonantes sonoras sólo se muestra en alguna lexicalización. Nuestro primer informante pronuncia modo 'mozo' (en dos contextos distintos) y hadel 'hacer'.

13. Palatalización de -n- intervocálica, o inicial, en alguna lexicalización: eñú 'nudo', uñilo 'uncirlo', desuñilo 'desuncirlo'.

14. El diminutivo -INO es general. -ITO sólo se oye esporádicamente.

Cartografía lingüística de Extremadura