escenas de caza

 

Disposición de la colección de elementos de cocina de Milaidys Peláez, La Habana, Cuba


Lechuzas de Rosario Viscido, quien las colecciona "por ser símbolos de sabiduría". Tucumán, Argentina.


"Parejas", de Javier Juarez y Rosalba Mirabella, Tucumán, Argentina.


Disposición de la colección de fotos y regalos que le envían del exterior (y que no han sido ni serán usados)
de Olga Iraola de Vizcaino la Habana, Cuba

 

"Escenas de Caza" es un proyecto dedicado a propiciar, documentar y divulgar las colecciones personales y sus variadas formas de disposición en el espacio. Como su nombre lo indica, se señala tanto el acto de acechar, de ir a la "caza" de objetos para nutrir la colección, como la forma en que dicha colección se dispone en el espacio doméstico por excelencia: la Casa.

Mientras que el origen de las colecciones convencionales (instituciones, museos, empresa privada, magnates, etc.) está anclado en la idea de »botín« acumulado luego de guerras, invasiones, saqueos o adquiridas sistemáticamente como demostración de status cultural y poder económico; las colecciones domésticas vienen de algo tan antiguo como la acción de misma de recolectar, de ir a la caza de determinados objetos cuyo valor está regido más por el sentido estrictamente personal que por motivos institucionales y mercantiles.

La primera exposición de »Escenas de Caza« (1998) tuvo lugar en Espacio Vacío -sala de exposiciones y proyecto cultural sin ánimo de lucro dirigido por el periodista y coleccionista José Hernández - en la ciudad de Bogotá y contó con la participación de treinta coleccionistas (entre ellos las familias Sánchez y Amézquita, los artistas Alicia Barney, María Angélica Medina, Jaime Cerón, Beltrán Obregón, Juan Fernando Herrán, Johanna Calle, María Clara Piñeyro, María Elvira Escallón y los curadores Carlos Jiménez, José Roca y Carlos Basualdo) que fueron convocados por el artista Jaime Iregui, gestor de la idea y director de proyectos de "Espacio Vacío".

Una vez desmontada la muestra, a finales de 1998, se realizó una versión especial para Internet con el deseo de difundir la propuesta y convocar un número mayor de coleccionistas. Desde entonces han llegado a »Escenas de Caza« todo tipo de colecciones. Así mismo, ha captado el interés de diversos medios de comunicación, quienes han dedicado tiempo y espacio a profundizar y explorar este hábito tan antiguo como el hombre mismo.

Las colecciones cubanas de cocteleras, anillos de tabaco, peinados africanos, elementos de barbería, se vieron complementadas con fotografías de las colecciones arriba mencionadas, más la de los colombianos Francois Bucher, Alberto Baraya, la revista Asterisco y el "Uñario" de Astrid Campo.

Como lo señala el curador José Ignacio Roca en el artículo con el que participa en este proyecto:

Se han propuesto numerosas motivaciones para el Coleccionismo, las cuales podrían resumirse en tres: la voluntad de preservar los vestigios del pasado (que incluye el Arte), la obsesión por poseer (que contempla también la dimensión económica de los objetos y su valor como símbolos de estatus), y la obsesión con la idea misma de Colección (por encima de los objetos que la conforman).

"Escenas de Caza" es un espacio móvil y abierto, sus miembros van y vienen. La idea es compartir la afición por recolectar objetos cargados más de sentido que de valor económico. Esta extraña banda seminómada de cazadores/recolectores se viene reuniendo desde 1998 (en Espacio Vacío, la Tadeo, la Bienal de La Habana y en Internet) con la idea de intercambiar imágenes y anécdotas sobre sus respectivas re-colecciones.

 

colección de fragmentos de monumentos

Escenas de Caza en la Bienal de la Habana

exhibiciones en el espacio público

Escenas de Caza en el proyecto Ventanas / Madrid

  1