El POTA. La satisfacción de una respuesta a múltiples preguntas Carta abierta a Manuel Pezzi, senador por Granada JOSÉ PRADOS OSUNA/ECONOMISTA Publicada en IDEAL 18/1/2006

QUISIERA encuadrar este artículo entre la irrespetuosa confianza que genera la amistad y el aldabonazo irresistible de la conciencia que obliga a levantar impúdicamente la mano en la asamblea de los disconformes para anunciar un desacuerdo o la visión ética que comporta la tozudez de una creencia.

Si desbrozo tu escrito párrafo a párrafo me encuentro con el tedio que te produce lo que nadie seriamente ha resaltado y que por tanto no ha de producir aburrimiento, quizás duda. Nadie en críticas al POTA ha puesto en cuestión la historia de Andalucía, ni su capitalidad, ni el mecanismo por el que se aprueba su opción del 151, ni las manifestaciones que impulsaron un falso principio nacionalista que algunos señoritos quisieron ver y se aprovecharon para configurar una nueva burguesía que incluso osó llamarse socialista y que después quedó en nada. Nadie habló de alcaldes cambiados y pactados por encima de las urnas. No hubo debate entonces, ni lo ha habido ahora sobre esos sacrosantos principios que destinaron por la gracia de Dios a cierta parte de Andalucía para instituirse en cabeza directora y agujero negro de las opciones de toda una Comunidad que sobresale de entre las del resto del Estado. Quizás en algunos cenáculos de la corte del Guadalquivir se tomó democráticamente la decisión y se obvió el interés que pudiesen tener los andaluces para determinar el emplazamiento de su capitalidad. Pero nadie en el debate del POTA ha resaltado tal apreciación. Debate que por cierto lo hemos conocido, no porque se haya prodigado su difusión, sino por el interés de algún personaje, como Diego Compán y del diario IDEAL, que han prestado y llenado las alforjas de la lealtad a la tierra en la que y de la que viven.

Hay políticos de la oposición que afirman conocer desde hace diez años la existencia de los debates sobre el POTA (Sr. Torrente. IDEAL 15.01.06) y se acuerdan hoy de levantar la voz. ¿Dónde estaban hasta ahora? ¿Por qué han de ser los propios ciudadanos los que den la voz de alarma?

«Después de muchos años de debate, de borradores consecutivos...» Tampoco ha habido debate ciudadano, que en definitiva es el que importa y nadie ha podido aportar su insignificante grano de arena, pero de visión distinta y apreciaciones diferentes para esa misma realidad. ¿Porqué existen esos ejes y no otros, que también se pueden conformar como el vertical de Jaén Granada, Motril, cultural e históricamente agarrado a su población y al transito económico durante siglos y que arrastra ciudades como La Carolina, Bailén, Linares, Úbeda, Baeza, Iznalloz, Área Metropolitana de Granada, Órgiva, Salobreña y Motril? ¿Porqué no se ha contemplado el Eje horizontal de Andalucía, que fue el que definió la A-92? ¿Porqué es válido contemplar el AVE en su versión línea quebrada y no lo es para articular económica y socialmente Andalucía? ¿Cuál es la distancia en kilómetros para definir la pertenencia a uno u otros eje? Es Granada parte del Eje del Mediterráneo como lo definió la Unión Europea o pertenece a una isleta como el Condado de Treviño? La definición de una fórmula u otra agruparía población en grandes bolsas y la percepción de los muchos años de debate en foros cerrados sería absolutamente distinta a los resultados de la propuesta. ¿Por qué en tu artículo señalas como el eje del Guadalquivir donde se concentra la «inmensa mayoría de la población andaluza» si ello no es cierto? ¿Te has olvidado del eje mediterráneo y el vertical Jaen, Granada, Motril? en el que entre ambos agrupan casi tanta como en el resto? ¿Han sido esos los argumentos esgrimidos o los de la rentabilidad económica? ¿Y la solidaridad interterritorial déficit de siglos que ha arrastrado esta parte de la considerada Alta Andalucía, Andalucía Oriental, Reino de Granada o la Andalucía Pobre? ¿No es más cierto que la rentabilidad de las inversiones públicas se produce allí donde el gasto público se prodiga y se condena a la pobreza dónde se restringe? ¿Cuál es el dato histórico y su balance? ¿Porqué no hablamos de estadísticas, que intencionadamente 'no existen' y así todos con datos sobre la mesa nos entendemos? ¿Se puede afirmar 'in aeternum' de existencia de agravios sin aportar un solo dato sobre las inversiones en la Andalucía Pobre?

El criterio de asignación de fondos del Estado para su gasto en las distintas Comunidades se basa en su población. ¿Cuál es la media de ingreso y gasto por habitante andaluz y año? Cual ha sido la distribución de la inversión pública, especialmente en infraestructuras, por zonas y ejes definidos en el POTA? ¿Conoces la ley inexorable en economía que dice que 'la oferta crea su propia demanda', principio universal y que Renfe ha usado 'sensu contrario' para descatalogar y clasificar zonas de primera, segunda, tercera y Andalucía Olvidada?

Dices que había que invertir para unir. Extraño procedimiento ese que persigue unir mediante la inversión pública, zonas que se 'aprecian' rentables dejando marginadas al resto, que se 'aprecian' no rentables. ¿Es que son conocidos los datos estadísticos que reflejen las inversiones zonificadas y el resultado de las mismas? ¿Considerarías oportuno que encuestáramos a esta parte de Andalucía para conocer su percepción sobre el grado de unificación efectuada? ¿Se sienten agraviados o marginados? ¿Conocen qué ha pasado con los fondos procedentes de las distintas administraciones y que ha percibido la Comunidad de la que forman parte y número y el destino que se ha dado a esos fondos según la nueva división del POTA? Debe ser la propia administración autonómica la que debe aclarar estos datos a través del IAE. Por tanto, luz y taquígrafos para evitar hablar de agravios y demostrar que en igualdad de inversiones 'per capita' aquella Andalucía es más rentable que ésta y como dices «estos hitos tienen que articularse necesariamente sobre la red de grandes ciudades andaluzas, sin duda las más dinámicas económicamente» y dado que según el POTA las grandes ciudades andaluzas están situadas todas en aquella Andalucía, a pesar de tal falacia, habéis decidido que las ciudades de esta Andalucía no son rentables económicamente. ¿Puedes facilitar a la ciudadanía los datos que aseveran tal información que detentas con las expresiones, «necesariamente» y «sin duda» o más bien corresponde al circuito de voluntades integrado en la percepción personal del «deber ser»? Si por el contrario me hablas de núcleos urbanos y metropolitanos, ¿podías explicar porqué el tercer núcleo metropolitano de Andalucía, Granada, muy cercano o igualado al de Málaga, es tratado como de segunda en la dotación de infraestructuras e inversiones públicas? ¿Y de las categorías, serán las de la lógica aristotélica o las de la crítica de Kant?

Se me ha ocurrido observar el mapa del POTA y entornar los ojos para apreciar la gravedad visual que comportan los grandes núcleos y observo que la adscripción de nuestra área metropolitana se justifica indiscutiblemente en la periférica del Mediterráneo, sólo que la escasa distancia que la separa de su costa ha de ser necesariamente reducida a través de alta velocidad. Quince o veinte minutos de Granada a Motril a través de estas comunicaciones justifican tal apreciación y por tanto ni tiene razón económica, ni social, ni política el tratamiento de exclusión con el que se ha pretendido condenar a la tercera ciudad de Andalucía. Como conoces, el Arco Mediterráneo definido por la UE consagró a Granada como perteneciente a tal concepción, que el POTA niega no sabemos en base a qué interés.

Dices en otro momento de las realidades tan distintas entre Málaga y Granada. Dos ciudades diferenciadas y cercanas pero históricamente hermanadas en sus intereses. ¿No son más distintas Córdoba de Cádiz o Huelva o Jerez que consagráis en el mismo eje? ¿No sabes que hasta el siglo XVIII Málaga perteneció al Reino de Granada? ¿No recuerdas que hasta hace veinte años Granada era el Centro administrativo, militar, universitario, etc. de su área de influencia en la que estaba integrada Málaga? ¿Porqué tienes una visión tan distinta de esa realidad?

Debes entender que la Comunidad se encuentra en deuda con la ciudad y provincia que representas, porque siendo, como he señalado, un centro administrativo sobre el que giraba gran parte de su economía supo ser 'solidaria' y ceder la justificación de su vida Judicial, universitaria, militar, etc., a favor de otras ciudades de la misma Comunidad que se aferran hoy, celosas de su significado. Ningún granadino en ningún momento ha acusado a otros de «aldeanismo por querer todo lo que tenga el de al lado». Siendo la Universidad de Granada la primera de Andalucía y aceptando la dudosa redistribución de su influencia entre las ciudades de su entorno, Sevilla constituyó su segunda universidad y su tercera y no fue tachada de aldeana. Desapareció la histórica Capitanía General instituida por los Reyes Católicos. Perdió significado la que fue Real Chancillería y su centro judicial del que vivían multitud de profesionales del derecho. Las aportaciones compensatorias fueron nulas. Granada se consagró como ciudad de congresos y las dos grandes ciudades nominadas en el POTA fueron dotadas de igual consagración y nadie mentó el aldeanismo. Se otorgaron dos grandes parque tecnológicos en las dos grandes ciudades y desde hace 15 años se otorgó para Granada el aún inacabado Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud y desposeído por la propia administración autonómica de los grandes proyectos que por definición le hubiesen correspondido y tampoco emergió el aldeanismo desde las voces granadinas. No es con Málaga con quien tenemos agravios, ni se trata de desposeer a Sevilla de su ansiada capitalidad. Ni somos aldeanos miserables que queremos todo lo que tiene el de al lado. A veces simplemente se trata de que no nos desposean más de lo que la historia y el esfuerzo de otros granadinos han conseguido a través de los siglos a favor de su tierra y en el mejor de los casos que se compense a este núcleo en su posición netamente acreedora. Claro, que para entender esto a lo mejor

Volver a Artículos del POTA
1