CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA DE MEDIA ANDALUCÍA

Crónica de una Muerte Anunciada de Media Andalucía.

José Ignacio Alcalde Martínez

Soy granadino, dolido y desencantado de asistir a como nuestra provincia está siendo desmantelada y abandonada por sus serviles políticos..

Solo quiero aportar mi humilde opinión. Es el punto de vista de un ingeniero de caminos, granadino y enamorado de su tierra, y por qué no decirlo, bastante humillado de ver como Granada es presa de una Crónica de una Muerte Anunciada.

Prólogo

A Granada se le viene practicando la Eutanasia desde la misma llegada de la Autonomía a Sevilla. Se diría que todos los anhelos y complejos por no haber sido capital de un estado, que los de la Baja Andalucía arrastran desde hace siglos, se los están quitando de encima desde hace casi 30 años con solo cambiar el término Sevilla por Andalucía. Y todo ello con la complacencia de una clase política local, la granadina, más preocupada de llenar su estómago político que de ninguna otra cosa, y ya se sabe que cualquiera que disentía del dogma, verbigracia Don Antonio Jara, era eliminado políticamente.

Y como Estado naciente que se precie, necesita colonias, no solo para dominar, sino más que nada para tener mercado súbdito. Para ello, desterradas las guerras, bastan poder político y títeres con cabeza a modo de modernos hombres de paja. Así, la Andalucía Oriental (Reinos de Jaén y Granada), cada vez más pobre, ha sido transformada en protectorado de Sevilla, consumidora de lo que no se puede exportar a ningún sitio. Valga como primer ejemplo, por aquello de que no solo de pan vive el hombre, el religioso, como simple reflejo social, pero que no deja de mover el mundo al menos en estas tierras en cuanto a su folklore se refiere. Como en un catecismo patético lo podemos ver en algunas preguntas y respuestas:

¿Por qué se muere la Feria del Corpus de Granada?

Desde que llega la Autonomía y el Reino de Granada empieza a perder su Identidad de 5 siglos, nos traen una Feria estilo Sanlúcar de Barrameda, con la manzanilla, los “oles”, el “arsa mi arma” y las sevillanas por un tubo y ¡oh milagro! prende la cosa y se pone de moda, eso sí, con un poco de aliño bien dirigido mediante toda la publicidad subliminal más grande jamás contada. Pero las modas pasan, sobre todo algunas forzadas, y a pesar de la inmersión faunística-folklórica que desde Sevilla se quiere imponer, el vulgo se revela y se divierte con los tiempos, pero como se ha hecho durante siglos. Si no, basta ver como se pone Granada el día de la Cruz, que ya es la fiesta más conocida fuera de aquí por los más jóvenes, y aunque criticada por los poderes locales como desmadre, hay que recordar que en Pamplona, las fiestas de San Fermín, además de lo conocido, son también un macrobotellón y a nadie se le ocurre ponerlos en el disparadero. Pero ese es otro tema. En cualquier fiesta de cualquier pueblo del Área Metropolitana podemos comprobar la realidad de Granada en fiestas: Afluencias masivas de público y casetas a reventar, pues son planteadas como siempre fueron las Fiestas (y no feria) de Granada: verbena para todo el mundo, jóvenes y no tan jóvenes; y a la cateta Feria de Farolillos estilo Abril en Corpus, cada vez van menos, salvo los sublimados sin cura. Y es que aquí será por la altitud sobre el nivel del mar, o porque la Edad Media no fue cristiana, gusta divertirse de una forma distinta, granadina.

¿Por qué toda Andalucía peregrina a El Rocío y solo la mitad a El Cabezo?

Siempre se ha dicho que los orígenes de ese tipo de Manifestación tribal, más que religiosos, han sido humanistas, pero hagamos un fácil ejercicio de abstracción: En estas tierras del sureste ibérico, cuando sus habitantes se han puesto metafísicos y han necesitado pensar en el infinito, quizá sea por la impronta territorial, se ha tendido a subir, a ir al fin. Claro, aquí en la Alta Andalucía, nuestro horizonte lejano es montañoso. La tradición religiosa ha recogido esto: La Virgen de la Cabeza de Andujar. Ya en el siglo XVI, Granada tiene hermandad y un papel destacado en esa celebración. No solo eso, sino que esa advocación tiene patronazgo en otras ciudades de la Andalucía Oriental (Motril) y en distintos escarpes montañosos del interior de Almería, Jaén o Granada a donde le peregrinan gentes de sus ámbitos más cercanos. Y he aquí, que de nuevo surge el milagro y la Baja Andalucía, que tiene el infinito en el horizonte marismeño (allí no hay montaña) exporta a toda Andalucía en la misma oferta que las ferias de temporada, su forma de peregrinar en la sin par Romería del Rocío. Es de sorna que salga una piadosa hermandad desde Granada o Almería, peregrine-desfile un poco por las calles del centro, para luego enganchar las cabriolas a los tractores, subir los caballos a los remolques y enchufar la A92 a 90 por hora, para en vez de realizar la cosa en condiciones y llegar por tan cómoda ruta hasta Huelva, tienen que salirse un poco antes para revolcarse por las arenas con los de Villamanrique de la Condesa, Tocina, Pilas o Bollullos de la Mitación, todo sea por la tradición, eso si, con la pertinente retransmisión en Canal Fandango Sur. Esto no es provinciano visto de Sevilla, sino identidad nacional andaluza. Recordemos que Huelva es un pedazo de Sevilla, tal y como lo dibujó el motrileño Javier de Burgos en la primera mitad del siglo XIX, y que en asuntos eclesiales estuvo integrada en la diócesis de Sevilla hasta casi 1960, por lo que es del todo correcto decir que El Rocío está en Sevilla. Eso lo saben allí y si no, no habría tomado la dimensión que tiene. Por si algunos no lo saben, Javier de Burgos en 1833 dibujó las provincias que hoy conocemos, cuando para descentralizar y facilitar la administración pública dividió a las más grandes: De Sevilla, desgajó Cádiz y Huelva; de Granada separó Málaga y Almería; quedando como estaban Jaén y Córdoba. De los 4 reinos andaluces de la Edad Moderna se pasó a las 8 provincias que conocemos hoy. A veces lleguen ecos de pequeñas disputas Huelva-Sevilla sin más fin que rebajar, a tan poca entidad, y comparar las disputas entre la Andalucía Oriental y la Occidental con aquéllas, cuando al político de turno se le llena la boca acusando de provincianos a los disidentes, curiosamente siempre a los mismos.

¿El habla andaluza es la sevillana?

Los acentos del Este Andaluz, que resultan extraños por infrecuentes en los Medios de Comunicación, frente al gracejo y musical acento sevillano siempre omnipresente; han sufrido una verdadera y tenaz labor de inmersión lingüística, o si no que me expliquen por qué en Canal Sur o se habla en perfecto castellano de Valladolid o se habla en sevillano (el andaluz institucional). Aún recuerdo un viaje en tren regional de Almería a Sevilla, cuando por megafonía, tras un punteo de guitarra flamenca se anunciaban las estaciones con el más grácil y musical acento sevillano. La verdad resultaba incompleta la locución, necesitaban un “mi arma” para terminar la frase.

¿Granada en Semana Santa?

Igual ha sucedido con la Semana Santa, Granada es Pasión, Granada Cofrade, Granada Penitente, Granada Saturación de Cristo Rey, ... todo puesto de moda desde Sevilla. ¿Alguien ha sumado los varios millones de pesetas que por cofradía han salido de Granada para engrosar los talleres de bordados y orfebres que campan por Sevilla y alrededores? Y lo mejor de todo es que la mayoría de las cofradías andan embarcadas en proyectos de muchos años para simbiosis con el estilo sevillano de los pasos de Semana Santa. Pero esto que, sólo con Granada sería el chocolate del loro, está sucediendo en Almería, Jaén, Guadix, Motril e incluso Málaga ¿Nos habremos vuelto todos locos?

1. La granada eliminada

Y si descendemos de lo divino a lo humano, a la sociedad y la cultura, basta un símbolo para resumir tanta perversión. Granada, como todos sabemos fue la última nacionalidad que conformó el Estado Español Moderno. Bien es cierto que hubo muchos repobladores castellanos, leoneses, navarros y aragoneses, pero nadie puede dudar que el Reino medieval de Granada era el más densamente poblado de la Península, y aunque expulsados muchos de sus pobladores, la gran mayoría quedó en estas tierras y se mezcló con los nuevos colonizadores. Granada es una nacionalidad histórica y sin embargo, Andalucía como tal, no lo es. Es por eso que nuestro presidente autonómico Don Manuel Chaves siempre siente complejo ante los dirigentes vascos y catalanes. Sin embargo, es una nacionalidad, la granadina, camuflada y silenciada, y solo sale a flote en ese sentimiento de agravio hacia la capital administrativa de la comunidad autónoma en donde ha sido sumergida. Sentimiento que curiosamente con tanto fervor prende por esta tierra. Una imagen vale más que mil palabras, y en este caso un símbolo aún se precia más: la granada del escudo de España. Hay que fijarse como las banderas autonómicas han recogido del escudo español sus símbolos e insignias: las barras amarillas y rojas del antiguo Reino de Aragón presiden las insignias balear, catalana, valenciana o aragonesa; las cadenas perduran en la bandera de Navarra; el castillo y el rampante león quedan recogidos en Castilla y León ambos y el primero en Castilla-La Mancha. Luego tenemos las divisiones de estas nacionalidades medievales, que sin identidad nacional propia, tomaron barras multicolores en función de dudosos criterios etnográficos para conformar banderas que los representen: Trozos castellanos como Canarias, Andalucía, Madrid, La Rioja y Cantabria; aragoneses (Murcia) navarros (Pais Vasco) o leoneses (Galicia y Extremadura). Sólo la granada ha quedado olvidada en el Escudo de España, cuando debiera presidir la insignia de su propia comunidad autónoma, en este caso la andaluza por derecho propio. Pero es que fue a unos románticos sevillanos, algo trasnochados, a los que se les ocurrió la idea de Andalucía. Les gustó más la estética de un Hércules cachas con dos leones que la granada. Y es que tanto leer a Bécquer no debió sentarles muy bien y olvidaron la historia. Hoy el Nuevo Estatuto de Andalucía ha querido rendir homenaje al Padre de la Patria Sevillana-Andaluza , consagrando sus escritos y actas de reunión como Mitología Andaluza y se olvidan que de aquéllas reuniones se expulsó a las representaciones de Granada, Jaén y Almería que abogaban por simple funcionalidad por dos Andalucías.

2. El Avecillo de Graná, heredero del Corto de Loja

Hecha una introducción tan tétrica, ¿Qué podemos esperar para Granada? Si nos miramos en el espejo de los últimos años, nos remontemos las décadas que queramos, el futuro se ensombrece y mucho. Es sobradamente conocida la historia de la llegada del ferrocarril a Granada y ya se ha repetido el mismo error de finales del siglo XIX. Granada que no aspiró a proyecto propio, acabó conectándose a la línea Córdoba-Málaga de la Empresa de los Ferrocarriles Andaluces mediante el trazado Granada-Bobadilla, que ni si quiera fue por el camino más corto, pues debió rodear las tierras del Marqués de Salinas, que durante años paralizó la construcción de la Infraestructura. Obligaba este retraso a que los viajeros abandonaran el tren en Loja, para tomar la diligencia hasta Archidona, donde se retomaba el viaje en tren y así pagar peaje al paso de la zona de Salinas y Villanueva de Tapia al atravesar las tierras del Marqués. Políticos ya débiles por entonces permitieron aquello, mientras Málaga despegaba más rápido que Granada por su más rápida conexión a la red nacional de un revolucionario medio de transporte en ciernes. Otro Marqués, el de Larios se encargó de ese despegue malagueño haciendo fuerte a su amigo de Salinas. Almería con algún retraso recibió con la Empresa de los Caminos de Hierro del Sur de España, un tren para fines mineros, la línea Linares Ciudad-Almería, que debía llevar el mineral de las Minas linarenses al puerto más cercano, el de Almería. Eran los albores del siglo XX. Granada terminó enlazando con ese vetusto ferrocarril mediante el ramal Granada-Moreda en 1902 para así acceder con garantías y en menor tiempo al resto de España. Ya por entonces empezaron las intenciones de conectar Jaén y Granada con el Puerto de Motril por ferrocarril, pero ya eran demasiadas líneas y nos quedamos con las del peor trazado, que ni pasaban por los pueblos ni unían por el trazado más corto a las ciudades principales. Eran ferrocarriles mineros. Nunca un político dio paso alguno al frente, pues Málaga no podía permitir que su floreciente puerto sufriera competencia alguna. Granada cayó y olvidó. Claro que, entre marqueses malagueños andaba el juego.

3. Los Años 80, Primera puntilla desde Sevilla

A principios de la década de los 80 la situación del ferrocarril en Granada era lamentable, pero lo era en el conjunto de la red española. Aún con el material más anticuado, el servicio prestado cuando llega el TALGO más obsoleto de la gama a Granada es similar al de otras ciudades. Así Granada, a seis horas de Madrid, está a prácticamente igual tiempo que Alicante (5h, 455 km), Bilbao (6h, 536 km), Sevilla (6h, 573 km) o Murcia y mucho más cerca que Cádiz (8h, 727 km), Málaga (7h30m, 635 km), Gijón, Barcelona, Vigo o La Coruña. La deficiencia por peor material (todas las ciudades citadas están conectadas por trazados electrificados) es sustituida por la menor distancia de Granada a Madrid (491 km). Estos datos de tiempos y distancias son de los trenes más rápidos entre Madrid y las capitales citadas extraídos de una guía de horarios e itinerarios de Renfe del 25 de Septiembre de 1983, que conservo en mi poder. Si nos fijamos en los tiempos a Barcelona, aún existe el histórico tren expreso conocido como “el catalán” vía Murcia-Alicante-Valencia, que une Granada con Barcelona en 20 horas. Por aquel entonces, no era una barbaridad ya que el tren de Málaga a Barcelona tarda en esa fecha lo mismo. Y Almería nos superaba, mientras Cádiz ni si quiera disponía de servicio de largo recorrido a Barcelona.

Pero llega el golpe de mano, se cierra la línea Guadix-Almendricos, conexión directa con Levante, la zona de expansión natural de la Andalucía Oriental con el Arco Mediterráneo. La Junta de Andalucía no mantiene acuerdo para dejar en funcionamiento este trazado, a pesar de los intentos de negociar el mantenimiento de la línea por parte de la comunidad autónoma vecina de la Región de Murcia con la comunidad andaluza. Se trataba del mismo concierto que se usaría para las Granada-Bobadilla, Sevilla-Bobadilla, Sevilla-Zafra y Huelva-Zafra (estas dos últimas en concierto con Extremadura). Es de guasa, pero Murcia intervino por Granada con más interés que Sevilla. Ante la negativa andaluza con todo tipo de absurdas excusas, Murcia si mantendría en explotación el tramo de línea que quedaba en su territorio, entre la capital murciana y Lorca-Almendricos-Águilas, que incluso penetra brevemente en Andalucía en su tramo final sirviendo a la localidad almeriense de Pulpí. En la actualidad es una línea con un importante servicio de cercanías Águilas-Lorca-Murcia y con trenes de largo recorrido que unen Lorca con Madrid, Valencia y Barcelona. La comarca del Campo de Lorca en los años 80 estaba en plena crisis económica y demográfica, la misma que había afectado a todo el sureste peninsular, al igual que la zona de Guadix-Baza y el Valle del Almanzora. Sin embargo, 20 años después, la ciudad de Lorca ha saltado al futuro y pasado de 60 a 80 mil habitantes, mientras Baza y Guadix aún no han frenado sus sangrías poblacionales. En cambio los políticos de Granada callaron con el olvido de la Junta por esta línea, mientras sí se subvencionaban las dos líneas obsoletas y sin tráfico de viajeros que unen Huelva y Sevilla con la “dinámica” provincia de Badajoz, que 20 años después siguen arcaicas y sin viajeros, por más trenes que pongan desde Sevilla. Esto es historia, no cabe la discusión: Huelva-Zafra y Sevilla-Los Rosales-Zafra. El trato a cambio de la barbaridad de cortar el tren entre Andalucía y Murcia fue un proyecto de autovía... la A-92, que resolvería la crisis de la comarca de Guadix-Baza a cambio de perder el tren... Lorca ha saltado al futuro y ahora es 4 veces mayor que Guadix o Baza, cuando en 1960 era solo 2 veces mayor y con unas características geográficas parecidas de cara a un desarrollo económico. Algo más que no se cuenta: La chapuza de la A-92 es por culpa de Andalucía Oriental. Desde Sevilla se planteó una autovía para unir las dos andalucías y vertebrar la región de una vez. Se planteó Sevilla-Antequera, ni un kilómetro más. Ya era demasiado descarado, y tras muchos esfuerzos de algún socialista granadino como López Martos, se acordó prolongarla dentro de Andalucía Oriental para que llegara por lo menos a Granada. Al final sería Sevilla-Baza, el doble de larga de lo inicialmente planteado, pero con el mismo presupuesto. Está claro, se rompía antes de la inauguración. A Almería tardaría 12 años más en llegar. El argumento de Felipe González de empezar el AVE por Sevilla-Madrid, en lugar del Madrid-Barcelona, que era el lógico, era para evitar justamente eso, que las infraestructuras lleguen más tarde a los que más las necesitan. Pero hay que fijarse que esa autovía A-92 no empezó por el tramo Almería-Granada, el más necesitado, sino por Sevilla. Doble rasero se llama eso. Volviendo al tren, en esos años 80 se inicia una mejora de los trazados convencionales por toda España gracias a la exigencia de las distintas CCAA. Esas inversiones llevaron 20 años después a Murcia, Valencia y Alicante a estar poco más de 3h30m de Madrid, Málaga a 4h, ... y Granada sigue estando exactamente a 6h de Madrid ¿Cómo ha sido esto posible? Pues porque la Comunidad a la que pertenecemos nunca ha velado por intereses de la mitad oriental, sino que la ha marginado y arrinconado. Granada está hoy más lejos de todas partes que Osuna o Lebrija, por poner un ejemplo y lo peor es que la solución de humo que se anuncia hipoteca aún más el futuro.

4. El Palomo Cojo

No hay que ser un experto en redes para darse cuenta de que Granada está condenada a ser un apeadero de una vía secundaria, en la que algún día pasarán los trenes con el mismo ancho que el actual AVE (solo faltaría volver al episodio de la diligencia con el Marqués de Salinas y que hubiera que transbordar en Bobadilla del AVE a una tren de la bruja moderno para llegarse a Granada). Pensemos en un dato: Inaugurado el AVE Córdoba-Antequera, el TALGO Granada-Madrid ha pasado a ir a subirse al AVE en Antequera, en las mismas condiciones que los TALGOS Málaga-Madrid hacen desde 1992, que subían al AVE en Córdoba. Es decir, vía convencional mejorada hasta Bobadilla y luego AVE. Alejarse del destino durante más de 1 hora (123 kilómetros) necesaria para llegar a Antequera, y desde aquí 2 horas y media a Madrid. Total, las 3h 30 minutos prometidas en el mejor de los escenarios. Tenemos la situación de Málaga con 20 años de retraso. Ahora se sigue tardando 2 horas en hacer los 123 kilómetros de Granada a Antequera, que pasarán a 1 hora cuando se remoce la vía para Velocidad Alta. Total las 4 horas y media que oferta RENFE hoy y que pasarán a 3h y media dentro de unos cuantos años.

Ni con una vía ni con dos, esa línea igual que fue un fracaso hace 125 años volverá a serlo en el siglo XXI, porque de sentido común es darse cuenta que el AVE que se promete a Granada es exactamente igual que si se prometiera la finalización de la Autovía de la Costa en lugar de por la N-323 ó A-44, completando las autovías Granada-Málaga-Motril. Con el trazado hasta Antequera, supuestamente acabada la línea en su totalidad, un granadino deberá para ir a Madrid en tren, alejarse primero casi 125 kilómetros, para llegar a un punto, Bobadilla, más lejano de Madrid que su punto de origen. Esto no es gratuito y tendrá su precio no solo en dinero, sino en tiempo, pues deja Granada como la capital más aislada del país. De hecho, los TALGOS que ya funcionan por Antequera han doblado el precio de los billetes y no compiten con los autobuses Granada-Madrid. Cualquier paisano o turista en Madrid va a tener La Coruña o Vigo al mismo tiempo que Granada por tren. Y todo ello si fuera AVE de verdad. Pero resulta que no lo es. El trazado del AVE Córdoba-Málaga es un trazado totalmente nuevo que se aparta por completo de la línea actual, que seguirá en funcionamiento para tráficos regionales de viajeros y mercancías. Todo lo que se ha prometido para Granada es la rectificación y mejora de trazado actual, así como el electrificado y doblado de la vía actual. Las modernas traviesas monobloque ya son válidas en la actualidad tanto para ancho convencional como para el ancho del AVE, pues llevan dobles muescas para ajustar la separación entre carriles que se pretenda. Así Granada va a tener una vía de velocidad alta, que no AVE, igual que prometió el anterior gobierno del PP. Eso sí una de ancho AVE y otra manteniendo el actual. El PSOE de Granada confunde adrede, pues al hacer doble vía en lugar de vía sencilla parece que va a traer el AVE de verdad, pero es incierto como veremos más adelante. Bono en Castilla-La Mancha consiguió que Guadalajara-Cuenca-Albacete sean puntos de paso de la línea del futuro AVE a Valencia-Alicante, mientras Don Manolo Chaves ha permitido tranquilamente que Jaén, Granada, Almería y Málaga queden absolutamente incomunicadas entre sí: Jaén conecta por Ciudad Real, Almería por Murcia y Granada por Antequera. Esto es absolutamente de locos. Además, el AVE Córdoba-Málaga en lugar de desplazado hacia el oriente para articular algo más el territorio va a pasar por el límite entre Sevilla y Córdoba, lo que supone una dislocación cicatera hacia Andalucía Occidental nuevamente. Con ello, Andalucía se ha terminado de conformar estrellada en torno a Sevilla, que ni está en el centro de su provincia, pues está escorada a Occidente, ni mucho menos tiene centralidad alguna sobre Andalucía. Y así, sea un centro por la fuerza, que no real. No hace falta recordar que desde el inicio de la Autonomía, hasta el último geógrafo denunció su marginal localización para ser capital de tan extensa región. Aún más flagrante ha sido como Granada no ha reclamado, en lugar de ese falso AVE para beneficio de la radial Sevilla, una línea de la misma distancia que la uniera en vertical con Jaén a través de Iznalloz y con Motril y su Puerto. Además desde Iznalloz en diagonal a través de Guadix se conectaría con Almería. Ése, si sería el despegue de Granada y el resto de Andalucía Oriental, pues a los tráficos de largo recorrido de las ciudades principales de estas provincias con Madrid (Motril, Granada, Almería, Jaén y Linares) se uniría un importante tráfico regional de viajeros entre tan poblados núcleos al estar conformada la Red estrellada y compensada en torno a Granada. Los puertos de Motril y Almería quedarían unidos a una Red de Transporte en condiciones competitivas por su cercanía al centro peninsular respecto a Andalucía Occidental.

Para articular una red correcta y compensada, al igual que Sevilla es el centro de una estrella cuyas puntas son Cádiz, Córdoba y Huelva, en beneficio del fortalecimiento de toda Andalucía se debió conformar otra en torno a Granada con Málaga, Jaén y Almería. La unión entre ambas sería con una cruz en Antequera de extremos precisamente en las cuatro mayores ciudades de Andalucía: Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla. Eso sí sería vertebrar Andalucía. Pero claro, esto de haberse planificado así habría perjudicado notablemente a Sevilla, pues no sería partícipe de los beneficios de un eje fuerte de comunicaciones vertical norte-sur en Andalucía Oriental, que entre otras cosas dejaría los puertos del oriente andaluz más cercanos a Madrid que los de Sevilla, Cádiz y Huelva, que son los que en la actualidad participan de esos beneficios estando mucho más lejanos.

PLAN DE INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS PREVISTO:

Tipo I. Líneas AVE. Sólo la Madrid-Sevilla y la Córdoba-Málaga es y será de este tipo en Andalucía. Tipo II. Líneas de VELOCIDAD ALTA que no son AVE, pues presentan caracteres de trazado inferiores a aquellas y menor velocidad comercial (hasta 220 km/h). Son de esta tipología las que en la actualidad unen Alicante y Valencia con Madrid por Albacete y pueden presentar tanto ancho convencional como ancho AVE. De este tipo serán la Sevilla-Bobadilla-Granada, Algeciras-Bobadilla, Sevilla-Cádiz y Sevilla-Huelva. Tipo III. Líneas de prestaciones aceptables (electrificadas y aptas hasta 160 km/h). Son las actuales de Sevilla a Huelva y Cádiz, que serán reconvertidas en Tipo II y la Madrid-Linares-Córdoba-Málaga, que se mantendrá tal cual cuando entre en funcionamiento el AVE Córdoba-Málaga, excepto entre Ciudad Real y Jaén que pasará a tipo II. Tipo IV. Líneas en estado deficiente (velocidad comercial de unos 80 km/h o inferior en los trenes más rápidos). Son de este tipo Granada-Almería, Linares-Moreda, Granada-Bobadilla-Algeciras, Huelva-Zafa y Sevilla-Zafra.

5. El lío del Ave, la vía doble o sencilla o como mentir interesadamente

Granada aparece en un desierto de infraestructuras ferroviarias, lo que ya le ha supuesto una hipoteca para todo el siglo XXI. No acierto a entender como es posible que ninguna voz de la ciudad que abogó la solución por Jaén fuera escuchada. Solo habría sido necesario un tramo nuevo de unos 40 km entre Iznalloz y Jaén y hacer en la línea Granada-Almería lo que se proyecta para la Granada-Bobadilla: electrificar, doblarla y rectificar y mejorar el trazado.

¿Por qué? La respuesta está en el boicot desde Sevilla a cualquier eje andaluz que la deje descolgada de ese forzar la centralidad que nunca conseguirá en Andalucía. Desde el inicio de los proyectos AVE del gobierno de Madrid, se intentó desde Sevilla que el gobierno central resolviera al autonómico un eje transversal más político que real. Cualquier estudio de viabilidad o anteproyecto dice claramente como una vía doble entre Bobadilla y Granada no es rentable ni ahora ni nunca, por una razón muy simple: Esta línea solo sirve con eficacia la ruta Granada-Sevilla que nunca dará un volumen de viajeros suficiente para rentabilizar doble vía; y no es válido el argumento de que a ese habrá que unir el volumen hacia Málaga y Madrid, puesto que ese tráfico nunca será significativo. La clave del entuerto de la doble vía:

1. Los políticos granadinos afectos a la administración autonómica consiguen que el proyecto definitivo de AVE en Granada sea la solución por Antequera. Al gobierno central se le pudo presionar como ocurrió en Castilla-La Mancha, para haber conseguido la solución idónea Almería-Granada-Jaén-Madrid, pero no se hizo.

2. El Estado Central acepta, pues es más barato acondicionar una vía ya construida mediante pequeñas mejoras de trazado y mejorando la superestructura, que la otra alternativa que llevaría doble vía. No es AVE, es una conexión al AVE en Bobadilla de una sola vía de VELOCIDAD ALTA desde Granada.

3. El Proyecto por Bobadilla no da para doble vía, simplemente porque ningún estudio de viabilidad, ni de lejos, arroja rentabilidad alguna. Y nunca se puede abordar un proyecto destinado al déficit y la nula rentabilidad, a no ser que un político se empeñe, tal y como ocurre con los despilfarros hispalenses: Ahí está el Estadio Olímpico de Sevilla, los puentes para la Exposición del 92, que son el hazmerreír en la ingeniería española (El Puente del Alamillo es de una tipología indicada para un terreno portante que sea roca y sin embargo está en un fangal y por eso necesitó una inversión espeluznante sólo para cimentar sus estribos y que no se hundiera por su propio peso)

4. Eso le sirve a Sevilla para acusar a Madrid de marginar a Granada con un AVE de segunda categoría por tener una sola vía. 5. Si desde Sevilla se proponen las líneas Almería-Guadix-Iznalloz y Granada-Iznalloz-Jaén-Linares-Madrid, el Estado habría aceptado éstas con doble vía, al igual que lo ha hecho con la Jaén-Linares-Madrid, que aunque tampoco es AVE sino VELOCIDAD ALTA, si va por el trazado más corto posible. A su vez, la Junta habría tenido manos libres para acondicionar como hubiera querido la Granada-Bobadilla. Pero eso no habría satisfecho los intereses de Sevilla. Sevilla desvía ese dinero y va a convertir la línea Sevilla-Dos Hermanas-Antequera en VELOCIDAD ALTA. Otra vez, todo repercute en Sevilla

6. Con el cambio de gobierno se orquesta finalmente la mentira. Se nos dice que ahora sí, el PSOE va a traer AVE de verdad, se para el proyecto en marcha y se dice que por ello va a tardar más. Falso otra vez. El proyecto ya se bloqueó antes de las elecciones en Antequera con la excusa de un paisaje arqueológico que se destruía. La mano de Paulino Plata.

7. Verdadero es que el proyecto definitivo que viene no es AVE sino VELOCIDAD ALTA con doble vía, lo mismo que ofreció el PP pero con una vía más al lado de la actual. No hay un trazado de AVE nuevo como el Córdoba-Málaga, sino una mejora del trazado actual.

8. Sevilla gana una vez más y consigue que salga su proyecto adelante, el eje transversal andaluz, y el falso AVE entrará dentro de unos años a Granada por Bobadilla. El mismo tropezón que en el siglo XIX. Pero será un AVE circulando por una vía de VELOCIDAD ALTA entre Bobadilla y Granada. No podrán cruzarse dos AVE, pues una vía seguirá siendo la actual con ancho convencional para los regionales Sevilla-Almería y la otra vía para los talgos o viejos AVE que se desechen de Sevilla tras más de 20 años de servicio, que cubrirán la ruta de Granada a Madrid, que sí circularán a 250-300 entre Bobadilla y Madrid, pero no a más de 160 entre Granada y Bobadilla.

9. Después a Granada se le recordará en cada oportunidad que presenta un déficit presupuestario por parte de los políticos de turno durante muchos años, debido a una línea deficitaria. Algo parecido a cuando una siniestra Presidenta de RENFE dijo que los granadinos cogieran el autobús para ir a tomar el AVE a Sevilla, en lugar de mejorar la infraestructura ferroviaria. El tiempo a Madrid y el monumental recorrido de más de 600 kilómetros provocará un coste de billetes que no será atractivo al pasajero lo que le hará no ser nunca rentable y siempre estará en desventaja con la carretera, que se llevará la mayor parte del tráfico. Y es que será tan caro viajar en tren de Madrid a Granada como de Madrid a Vigo o Huelva. Y esto para un viajero o para una mercancía convencional, cuando Granada pudiera quedar a la distancia de Murcia, Alicante o Sevilla. También de Granada a Málaga será deficitario cualquier tráfico en comparación a la carretera, puesto que serán casi 200 kilómetros de distancia por ferrocarril. Y es que en realidad Cádiz, Jerez, Huelva, Algeciras, Jaén y Almería no van a tener AVE sino VELOCIDAD ALTA, pero sus conexiones a Madrid serán por el camino más corto y en línea recta, mientras Granada se quedará aislada con una conexión ridícula.

La única posibilidad realmente rentable de un tren de VELOCIDAD ALTA o AVE, con doble vía, hubiera sido la conexión Jaén-Iznalloz-Granada-Motril y su extensión desde Iznalloz a Guadix-Almería, que no solo encauzaría los tráficos de 3 provincias a Madrid, sino que constituiría un importante tráfico regional de viajeros entre las tres capitales, Linares y Motril, que son los cinco núcleos fundamentales y pivotes de Andalucía Oriental y actualmente desconectados. ¿Acaso no se han dado cuenta de la perfecta estrella centrada en Sevilla entre Cádiz-Jerez, Córdoba y Huelva? Por eso aquellos proyectos de VELOCIDAD ALTA sí llevaron la vía doble desde el principio, al igual que el AVE Málaga-Córdoba o el EUROMED Almería-Murcia. El único palomo cojo fue el de Granada porque era un AVE que no iba a ninguna parte salvo a enlazar con el de Málaga, para lo cual, bastaba una vía convencional. Vía convencional que si podría mejorar y acondicionar la Junta de Andalucía como ruta interna que es, para conectar las dos Andalucías. Por eso el gobierno anterior nunca pudo prometer una doble vía, pues era el juego político del rival para conseguir una infraestructura transversal que debe ser competencia autonómica. Desde Sevilla todo se ha venido camuflando de mil formas ridículas ayudados de los políticos locales de uno u otro color. La realidad es que Granada se muere y comienza el siglo XXI con una hipoteca demasiado pesada, más lejos de todas partes y más despacio y con la soga al cuello de un horizonte de infraestructuras que siempre le hará estar en desventaja en el conjunto de España.

6. La desordenación del territorio del POTA

Con franqueza, no me siento de ningún partido, aunque siempre voto en todas las elecciones. Esto me permite cambiar mi voto sin complejo alguno, según me parece, o votar en sentido distinto en algunas ocasiones en que coinciden más de un sufragio en las mismas elecciones. Desde esta aparente objetividad encuentro la respuesta a tanta mala suerte de la provincia de Granada. La autonomía le sentó mal, se nos indigestó. Una ciudad que ha vuelto la espalda siempre a su provincia se vio con el paso cambiado hace casi 30 años. Sí, una ciudad de funcionarios, militares y curas, ha sido, es y será siempre de derechas. Y la provincia de izquierdas. Y he te aquí, que no se apoyó de cara el Estado de las autonomías naciente por aquel entonces, algo de izquierdas, y se cometió el error de no intuir que iba a adquirir tal importancia en el manejo presupuestario y político.

No se apostaba en serio por eso en una comunidad autónoma que abarcara los Reinos de Jaén y Granada, la Andalucía Oriental, compensada y estrellada en torno a Granada. Tal y como siempre fue considerada en los servicios del Estado (Demarcaciones de Ministerios, División Militar), Colegios Profesionales, etc. Sin complejos, pues igual que se dividió Castilla por funcionalidad entre Toledo y Valladolid, se pudo hacer con Andalucía entre Sevilla y Granada. Esa fue la suerte del PSOE, que apostó fuerte por el Estado de Autonomías con la peculiaridad de que su cúpula era sevillana y sevillista y capturaron las 8 provincias en el mismo barco. 30 años después, Granada sigue hipotecada por ello, pues el PSOE ha construido un poder centralista y absolutista en Sevilla con una serie de hombres fuertes (eufemismo de otro término que hace un siglo se llevaba mucho) que sacan tajada interesada para condenar por aquel fallo de la transición a Granada. Sólo con Málaga no pueden, y por eso le tienden la mano en el POTA, para hacer una ciudad ficticia Sevilla-Málaga “que pueda competir con las grandes ciudades europeas”

¿Se han dado cuenta del nulo peso político de los políticos de Granada en el PSOE y por tanto en el gobierno de Andalucía? Cuando algún socialista se batió el cobre por la ciudad lo acusaron de provinciano y lo condenaron al ostracismo. Se buscó a títeres que no protestaran y fueran sumisos. Ese nulo peso de nuestros políticos ha quedado de manifiesto en el POTA tan de actualidad últimamente.Creo que se ha dicho ya todo lo que se podía decir por mentes tan claras como el que fue mi profesor de Ingeniería y Territorio, el señor Gómez Ordóñez, por geógrafos e historiadores de nuestra Universidad, pero no me resisto a comentar algunos puntos que han pasado desapercibidos y que curiosamente siempre tienen que ver con algún hombre fuerte del PSOE pero de otra provincia: el jienense Gaspar Zarrías o Paulino Plata en Antequera.

1. Se crea una especie de mega-área metropolitana en Jaén en forma de doble T, cuyos ejes van desde Andujar a Úbeda (40 km) por arriba y desde Martos a Mancha Real (35 km) por el sur y unidos en vertical por Jaén-Bailén (35 km). ¿Grande verdad? Sobre todo por tener 350.000 habitantes en el total de tan vasta zona (casi 2000 km2) incluidos los 120.000 de Jaén. Guipúzcoa con una extensión similar multiplica varias veces esa población y a nadie se le ocurre declararla entera Área Metropolitana. Sí parece habérsele ocurrido a Don Gaspar.

2. Sin embargo, del área Metropolitana de Granada, que en apenas 500 km2 concentra más de 500.000 habitantes, no se plantea su unión en esas prioritarias condiciones, con los más de 100.000 habitantes de Motril-Almuñécar, en un único eje fuerte vertical de 45 km Granada-Motril, como pivote de la provincia, uniendo sus dos zonas más ricas y dinámicas. Ni con los más de 50.000 de la zona Loja-Huétor Tájar-Illora. Raro. Se propone sin embargo capturar la Costa Tropical por Málaga, que está a más de 100 km de Motril. Y desde Illora hacia poniente integrarlos en la gran comarca de Antequera, a más de 80 km.

3. Se supone que sólo Sevilla, Málaga, la Bahía de Cádiz y Granada reunían características de gran área Metropolitana. En esto que íbamos a entrar en la tarta como al menos el cuarto comensal, nos quedamos al nivel de Jaén, Algeciras, Huelva, Córdoba y Almería.

4. Se crean nuevas demarcaciones comarcales supra-provinciales de forma que Jódar a más de 100 km de Iznalloz, captura la comarca de los Montes Orientales de Granada y Antequera se sale de su ya de por sí extensa comarca para vertebrar la Depresión de Granada hasta Loja e Illora. Raro. Aquí parece estar detrás don Paulino Plata. Curioso, los provincianos de Granada no salen a merendar nada de ninguna provincia, pero si invitamos a las provincias de alrededor a que nos capturen. La ley del embudo. Loja (Antequera), Iznalloz (Jódar), Motril (Vélez Málaga)... habrá que acostumbrarse a esta peculiar comarcalización. La intención parece ser borrar de una vez los límites provinciales y que el poder de Sevilla sea ya absoluto

5. ¿Por qué no considerar un eje Loja-Santafé-Granada como el de Andujar-Linares-Úbeda si es la misma distancia? ¿Porque Don Gaspar es de Jaén y no de Granada? Si en Granada pedimos eso somos provincianos, pero no Jaén. Jódar a 15 km de Úbeda no es capturado por aquélla, sino que se aventura más de 60 km al sur para llegar también a las puertas de Granada y capturar a Iznalloz, que prácticamente está en el Área Metropolitana de Granada.

6. Es curioso como Granada con 500.000 habitantes en 500 km2 se encoge a un radio de 15 km y no puede aspirar a un radio de 50 km. para vertebrar Loja, Iznalloz, Huétor Tájar, Illora, Motril o Alcalá la Real, como ha venido ocurrido siempre. Sin embargo Jaén con 120.000 habitantes sí se extiende en un radio de 50 km para hacer lo propio de Andujar a Úbeda y de Mancha Real a Alcaudete. ¿Para qué esta aparente incoherencia?

7. Fácil: Don Manuel Pezzi daba la pista al hablar de la importancia del POTA en términos reales por haberse hecho atendiendo a donde vive la población y no a “fantasmas del pasado” y “criterios trasnochados” como provincias y territorios inamovibles. Si a Jaén le damos un radio como el de Granada, solo entran en su ámbito Torre del Campo y Torredonjimeno, en total unos 140.000 habitantes. En cambio si le ponemos el que le otorga el POTA con esa doble T citada alcanza cerca de 400.000. Si esto lo aplicamos a Granada en idénticas condiciones, entrarían Alcalá la Real, Loja, Motril, Guadix o Loja y ya el total de influencia de Granada se acercaría a los 750.000 habitantes, con lo cual las áreas de Jaén y Granada no podrían ser de igual nivel. En cambio con esta pequeña trampa, Jaén 400.000 y Granada 500.000 estarán parejas para repartir lo que venga. Ya no va siendo tan extraño el POTA ¿verdad?

8. Nada desdeñable es el alcance de la “importante” y plateada Antequera, que llega hasta Illora, a unos 80 km de distancia. Cuando Illora está a 20 km de Granada. ¿Alguien me explica que ordenación del territorio es ésta?

9. Se condena al ostracismo a Guadix y Baza, los llaman catetos, con el eufemismo “rural”, por estar rodeados de pueblos pequeños, que, se olvida, en otro tiempo contuvieron bastante población, pero que ninguna política de la Junta ha sacado hacia adelante. A ningún cabeza pensante se le ha ocurrido pensar que Lorca con casi 100.000 habitantes y Caravaca de la Cruz de más de 25.000, estaban en situaciones paralelas a Guadix y Baza hace 30 años, y sin embargo ahora gracias al crecimiento del conjunto de Murcia, llaman a la puerta de la provincia, no para pedir, sino para ofrecer porvenir. El futuro del noreste de Granada pasa por su relación humana y comercial con estas ciudades murcianas mediante ejes que vertebren, unan y desarrollen este levante andaluz. Auténticamente parece que los que han elaborado el POTA no saben que hay más allá de los límites administrativos de Andalucía. Sobre todo los que quedan lejos de Sevilla ¿dónde queda reflejado el eje Lorca-Baza-Guadix, el Caravaca-Huéscar o el Águilas-Huércal Overa-Baza?

7. Las Infraestructuras en el POTA

Por lo ya explicado al referirme al ferrocarril y el tema del AVE, ha quedado todo dicho. Aún así se vuelve a mentir a Granada con la lejana y falsa promesa, de que se admitiera la alegación del estudio de la línea Jaén-Alcaudete-Pinos Puente-Granada e incluso Granada-Motril. Pintamos la línea en el POTA y todos contentos. En 2006 en una pregunta parlamentaria en Madrid, la Ministra Álvarez reconoció que en 20 años ni pensarlo. No está en el PEI, que es donde debe estar. Otra tomadura de pelo de Don Gaspar. Qué morro. Aquí en Infraestructuras, parece que Don Gaspar y Torres-Vela se la han gastado también a sus paisanos. Se presenta a bombo y platillo, bajo el patronazgo incluso del Presidente del Gobierno, un plan llamado “Jaén Siglo XXI” en el que aparece incluso la consecución de un aeropuerto para Jaén. La sorpresa fue que ni un mes después, tuvimos nueva denominación para el Aeropuerto de Chauchina, que va a pasar a llamarse Aeropuerto Granada-Jaén, si se quiere que se considere de categoría comunitaria y no de tercera regional. Hubo granadinos que se molestaron con esa denominación, y de nuevo los llamaron catetos y provincianos. Algo ayudaría que el Aeropuerto de San Pablo pasara a denominarse Aeropuerto de Sevilla-Huelva o la misma estación del AVE de Santa Justa se llamara de Sevilla-Granada. Así a la gente cortica y catetica de por aquí nos acostumbrarían mejor a la denominación de un aeropuerto para el que no es suficiente denominarse “Federico García Lorca” a secas. Incluso en el siglo XXII podría ser rebautizado como Aeropuerto de Chauchina-Jaén “Gaspar Zarrías”¿Y qué pasa con el Puerto de Motril? Es la salida natural al mar no solo de Jaén y Granada, sino de Ciudad Real y el más cercano a Madrid tras Alicante. Pues que ni tren, ni interés general del estado, ni nada. Puerto de Tercera Regional, eso sí, con Autoridad Portuaria independiente para colocar un cargo más, en una tierna y dulce jubilación política contemplando puestas de sol en el mar, pero para nada más.

Epílogo

Esta reflexión es quizá larga y pesada pero no tanto como escuchar a algún político granadino decir -¡como se va a hacer un tren a Motril si no es viable técnicamente porque no da las pendientes y si no costaría muy caro con túneles y muchos puentes!-. Eso lo dijo un tal señor José Antonio Aparicio en una tertulia. No me dan ganas de comentar si quiera la frase. Con amigos así, no necesitamos enemigos. Los tenemos dentro. Parece que vamos a tener que abandonar el barco, que se hunde solo. Y hay quién lo abandonó hace ya tiempo para refugiarse en Sevilla. Atentamente

Volver a Artículos
1