La hermosura de María

 

 

 

“Una madre es algo tan grande y tan hermoso  que hasta Dios mismo quiso tener una.....María!”

Y como a Dios nadie le gana en generosidad, desde la cruz le da al mundo ese regalo tan grande y tan hermoso que es “La Madre”....nos regala a María , Su Propia Madre!...

Podrá el mundo valorar alguna vez, la magnitud de tamaña herencia?...

Podremos acaso valorar la anchura y la longitud, la altura y la profundidad, en una palabra. , podremos conocer “Ese más allá de todo conocimiento , que es el Amor de Cristo? (Ef:3:18).

 

 

María es el cáliz viviente que llevó a Jesús hecho hostia en su vientre.

María albergó en su seno a Aquel a quien ni los cielos ni la tierra pueden contener.

María le dio la vida a Quien es La Vida.

María dio a luz a Quien es La Luz del Mundo.

María alimento con sus pechos virginales a Quien es El Pan Vivo bajado del cielo.

María le enseñó a dar los primeros pasos a Quien es El camino.

María explicó las verdades de la Fe a Quien es La Verdad.

María le enseñó a balbucear las primeras sílabas a Quien es El Verbo de Dios.

María en Caná de Galilea le “ adelanta la hora” a quien es Eterno....

A Quien es El Alfa y la Omega.

Podremos medir el valor y la hermosura de ésta Madre?.

Ese Cristo agonizante, en testamento postrero nos dice: “Hijo he ahí a Tu Madre”...y desde ese momento María nos da a luz en el doloroso parto del Calvario.

Desde ese momento el camino más directo para llegar a Jesús, pasa por María!

 

  

La limosna

Iban tres doncellas camino de la feria, donde valioso premio había de adjudicarse a la hermosa que manos más lindas mostrase.

Una de ellas llegóse a un bosquecillo de nardos silvestres, cuyas nacaradas corolas dejábase robar por brisas y aves la fragante esencia; y fue tocando, una a una, las perfumadas flores, que dejaban en sus delicadas manos, de los pétalos la nieve, y de los cálices las jugosas esencias.

Tropezó la otra con el hilo de plata de un arroyuelo que bullente corría lavando guijas de oro y alfombras de violetas. En las aguas cristalinas y embalsamadas bañó sus manos bellas, que de allí salieron aun más preciosas.

Tímida y modesta la tercera, vacilaba en pedir, como sus rivales, aflores y fuentes el secreto de la belleza, cuando le salió al paso andrajoso mendigo que imploró de ella “una limosna por amor de Dios”.

Sacó la casta niña de su escarcela una moneda y dióla al mendigo, quien recibiéndola besó la mano bienhechora, dejando caer en ella una lágrima.

Aquella lágrima se cuajó en perla; la perla se desparramó en iris, y el iris esmaltó de luces celestiales la mano de la hermosa.

Ni la que se ungió con la esencia de los nardos silvestres, ni la que se lavó en la fuente de las guijas de oro, alcanzaron la rica diadema ofrecida en la feria a la más pura y bella mano.

Por sobre todas ellas brillo con hermosura singular, la que había embellecido y purificado la lágrima del pobre.

                                               N. Bolet  y Peraza.

                                                     (Venezolano)


**********************

 

Cuando y Por qué

Hijo mío, cuando te traigo juguetes de colores sé porqué

hay una variedad tan grande de matices en las nubes y el agua,

y el porqué de los tonos de las flores... Cuando te traigo

juguetes de colores, hijo mío.

Cuanto te canto para que bailes, adivino porqué hay

música en las hojas, y porqué envían las olas el coro de sus voces

al corazón de la tierra... Cuanto te canto para que bailes.

Cuando lleno de dulces tus manos ansiosas, entiendo

porqué hay miel en el cáliz de las flores, y cómo los frutos

se van colmando en secreto de jugos tan dulces... Cuando

lleno de dulces tus manos ansiosas.

Cuando te beso el rostro, vida mía, para hacerte sonreír,

entiendo muy bien qué placer destila el cielo en su luz

matinal y qué deleite traen a mi cuerpo las brisas del estío...

Cuando te beso el rostro para hacerte sonreír.

 

Rabindranath Tagore.

La Luna Nueva

(Poemas de niños)

 

****************

 

LOS VIENTOS DEL PERDON

 

Cuenta una historia que dos amigos iban caminando por el desierto.

En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro.

Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena:

 

    "MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA."

 

Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse.

El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. 

Después de recuperarse, escribió en una piedra:

   

    "MI MEJOR AMIGO HOY SALVO MI VIDA."

 

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó: "Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Porqué?" 

El otro amigo le respondió: "cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo.

Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra donde ningún viento pueda borrarlo"

 

APRENDE A ESCRIBIR TUS HERIDAS EN LA ARENA Y GRABAR EN PIEDRA TUS VENTURAS.

 

Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera para olvidarla.

 

 

La Lección de la Mariposa

 

 

"Un día, una pequeña abertura apareció en un capullo; un hombre se sentó y observó por varias horas como la mariposa se esforzaba para que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.

Entonces, pareció que ella ya no lograba ningún progreso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parecía que ella había ido lo más lejos que podía en su intento y no podía avanzar más.

Entonces el hombre decidió ayudar a la mariposa: tomó una tijera y cortó el resto del capullo. La Mariposa entonces, salió facilmente.

 

Pero su cuerpo estaba atrofiado, era pequeño y tenía las alas aplastadas.

El hombre continuó observándola porque él esperaba que, en cualquier momento, las alas de ella se abrirían y se agitarían para ser capaces de soportar el cuerpo, el que a su vez, iría tomando forma.

Nada ocurrió! En realidad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con un cuerpo deforme y alas atrofiadas. Ella nunca fue capaz de volar.

Lo que el hombre, en su gentileza y voluntad de ayudar no comprendía, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la maraiposa pasara a través de la pequeña abertura, era el modo por el cual Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa llegara a las alas, de tal forma que ella estaría pronta para volar una vez que estuviera libre del capullo.

Algunas veces, el esfuerzo es justamente lo que precisamos en nuestra vida.

 

Si Dios nos permitiera pasar a través de nuestras vidas sin obstáculos, él nos dejaría lisiados. No seríamos tan fuertes como podríamos haber sido y nunca podríamos volar.

Pedí fuerzas... y Dios me dió dificultades para hacerme fuerte.

Pedí sabiduría... y Dios me dió problemas para resolver.

Pedí prosperidad... y Dios me dió un cerebro y músculos para trabajar.

Pedí coraje... y Dios me dió obstáculos que superar.

Pedí amor... y Dios me dió personas para ayudar.

Pedí favores... y Dios me dió oportunidades.

“No recibí nada de lo que pedí... pero recibí todo lo que precisaba."

 

 

 

Un ángel llamado Mamá

 

 

 

Cuenta una antigua leyenda que un niño antes de nacer le dijo a Dios:

 

Me dicen que me vas a enviar a la tierra, ¿cómo viviré tan pequeño e indefenso que soy?

 

Dios le dijo:

 

"Entre muchos Ángeles escogí uno para ti, que te está esperando, él te cuidará."

      

Pero dime Dios, aquí en el cielo no hago mas que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

 

Tú ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

 

Y ¿cómo entender, Dios lo que la gente me hable si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

 

Dios le contestó al niño, Tú ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

 

Y ¿qué haré, Dios cuando quiera hablar contigo?

 

Tú ángel te juntará las manitos y te enseñará a orar.

 

He oído que en la tierra hay hombres malos ¿Quién me defenderá?

 

Tú ángel te defenderá aún a costa de su propia vida.

 

Pero estaré siempre triste, porque no te veré más Dios.

 

Tú ángel te hablará de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia aunque yo siempre estaré contigo.

 

En ese instante una gran paz reinaba en el cielo, ya se oían voces terrestres y el niño presuroso repetía suavemente.

 

Dios mío, Dios mío, si me voy dime su nombre, cómo se llama mi ángel.

 

Dios le contestó:

 

Su nombre no importa,

 

tú le dirás: mamá.

 

 

                 

                  UNA PEQUEÑA HISTORIA MUY SIMPLE

 

Había una vez un hombre que tuvo un sueño, en el cual Dios le encomendaba una importante misión: Debes cambiar el mundo, para convertirlo en un mundo mejor... le dijo. Al día siguiente cuando el hombre despertó, se dijo, Y ahora por donde empiezo? Entre todos los países del mundo?, pues empiezo con mi país, y de todas las ciudades?, empiezo con la mía, y entre todos los barrios?, pues empiezo con el mío, y entre todas las viviendas?, pues empiezo por mi casa, y entre todos los miembros de mi familia?, pues empezaré conmigo mismo...

 

LA LECHERA Y EL CÁNTARO

Una lechera caminaba por un sendero del bosque. Llevaba un gran cántaro de leche sobre la cabeza.

La muchacha era joven y alegre, y llevaba una amplia falda que la permitía andar con comodidad. Además, se había puesto unas sandalias planas, con las que caminaba cómodamente por el sendero de piedras.

Y, dirgiéndose hacia el mercado donde pensaba vender la leche, la muchacha iba pensando así:

"Por esta jarra de leche me pagarán bastante dinero. Con él podré comprar cien huevos por lo menos. Los llevaré a casa y los colocaré en un lugar calentito, para que, después de incubados, salgan los cien pollitos de ellos".

"Aunque la astuta zorra consiga llevarme algunos, me quedarán muchos que podré cuidar con facilidad en casa, pues se comerán las sobras de las comidas. Ya me imagino cómo acudirán a mi llamada".

"Cuando sean un poco mayores los llevaré al mercado y los cambiaré por un cerdo joven. Como estos animales no necesitan muchos cuidados, en muy poco tiempo lograré que engorde, y ya se sabe que se paga mucho por un cerdo gordo y bien cebado":

"Lo llevaré al mercado, y con el dinero que me den por él, podré comprar una vaca y un ternero. Los pondré en el establo y les cuidaré muy bien. La vaca me daré mucha leche y el ternerito irá creciendo con el tiempo".

"Tengo ganas de ver corretear al ternero entre las ovejas del ganado...".

Pero he aquí que la joven lechera, olvidándose de que llevaba un cántaro en la cabeza, e imaginando las correrías del ternerito, se puso ella también a saltar por el camino, de manera que el cántaro cayó al suelo y se quebró, desparramándose toda la leche por el camino.

La chica quedó consternada ante esta desgracia, y con la cabeza baja, dio media vuelta y emprendió el regreso hacia su casa.

¡Adiós, huevos!¡Adiós, pollitos!¡Adiós, cerdos!¡Adiós, ternerito! Todas estas cosas habían estado en su imaginación, y por distraerse había perdido lo único que tenía en realidad: la leche.

 

 

 

Un Angel Y Un Amigo

 

Un ángel no nos escoge, Dios nos lo asigna.

Un amigo nos toma de la mano y nos acerca a Dios.

Un ángel tiene la obligación de cuidarnos.

Un amigo nos cuida por amor.

Un ángel te ayuda evitando que tengas problemas.

Un amigo te ayuda a resolverlos.

Un ángel te ve sufrir, sin poderte abrazar.

Un amigo te abraza, porque no quiere verte sufrir.

Un ángel te ve sonreír y observa tus alegrías.

Un amigo te hace sonreír y te hace parte de sus alegrías.

Un ángel sabe cuando necesitas que alguien te escuche.

Un amigo te escucha, sin decirle que lo necesitas.

Un ángel, en realidad es parte de tus sueños.

Un amigo, comparte y lucha por que tus sueños,

sean una realidad.

Un ángel siempre esta contigo ahí, sabe extrañarnos.

Un amigo, cuando no esta contigo, no solo té extraña,

también piensa en ti.

Un ángel vela tu sueño.

Un amigo sueña contigo.

Un ángel aplaude tus triunfos.

Un amigo te ayuda para que triunfes.

Un ángel se preocupa cuando estas mal.

Un amigo se desvive porque estés bien.

Un ángel recibe una oración tuya.

Un amigo hace una oración por ti.

Un ángel te ayuda a sobrevivir.

Un amigo vive por ti.

Para un ángel, eres una hermosa misión que cumplir.

Para una amigo, eres un tesoro que defender.

Un ángel, es algo celestial.

Un amigo es la oportunidad de conocer

lo más hermoso que hay en la vida,

"el amor y la amistad".

Un ángel quiere ser tu amigo.

Un amigo, sin proponérselo, también es tu ÁNGEL.  

 

 

 

 

 

Nuestros amigos

 

Existen personas en nuestras vidas que  nos hacen felices por la simple
casualidad de haberse cruzado en  nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
otras apenas las vemos entre un  paso y otro, a todas las llamamos amigos
y hay muchas  clases de ellos.
Tal vez cada hoja de un árbol  caracteriza uno de nuestros amigos.

El primero que nace del  brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
nos  muestran lo que es la vida.
Después vienen los amigos  hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio
para que  puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la  familia de hojas a quienes respetamos y les
deseamos el   bien.
Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no  sabíamos que
irían a cruzarse en nuestro camino.
A  muchos de ellos los denominamos amigos del alma, del corazón.
Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos  bien, saben lo que
nos hace feliz.
Y a veces uno de esos  amigos del alma estalla en nuestro corazón y
entonces es  llamado un amigo enamorado.
Ese da brillo a nuestros ojos,  música a nuestros labios, saltos a nuestros
pies.
Mas  también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas
vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran  colocar muchas
sonrisas en nuestro rostro, durante el  tiempo que estamos cerca.
Hablando de cerca, no podemos  olvidar a amigos distantes, aquellos que
están en la punta  de las ramas y que cuando el viento sopla siempre
aparecen  entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va,   el otoño se aproxima y perdemos algunas
de nuestras hojas,  algunas nacen en otro verano y otras permanecen por
muchas  estaciones. Pero lo que nos deja mas felices es que las  que
cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro
camino.
Te deseo hoja de mi  árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.
Hoy y  siempre...
Simplemente porque cada persona que pasa en  nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de si y se lleva un  poco de nosotros.
Habrá los que se llevaran mucho, pero no  habrá de los que no nos dejaran
nada.
Esta es la mayor  responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de
que dos almas nunca se encuentran por  casualidad.

J.L.BORGES

 

 

 

 

Ángeles  viajeros

 

Dos ángeles viajeros se detuvieron a pasar la noche en la casa de una familia adinerada. La familia era grosera y les negaron a los ángeles la estancia en el cuarto de huéspedes de la mansión.

Se les dio un pequeño espacio en el frío sótano.

Hacían su cama sobre el frío y duro suelo, el ángel mayor vio un hoyo en la pared y lo reparó.

Cuando el joven ángel preguntó por qué, el mayor le contestó:

"- Las cosas no siempre son lo que parecen".

La siguiente noche el par de ángeles fueron a descansar en la casa de un granjero y su esposa, quienes eran muy hospitalarios.

Después de compartir con ellos la poca comida que tenían, la pareja dejó a los ángeles dormir en su cama donde pudieran tener a una buena noche de descanso.

Cuando el sol salió la siguiente mañana los ángeles encontraron al granjero y a su esposa llorando.

Su única vaca, cuya leche había sido su único sustento, había muerto en el campo.

El ángel joven se enojó y le preguntó al mayor cómo había dejado que eso pasara:

"- El primer hombre tenía todo y aún así lo ayudaste” le dijo-

 La segunda familia no tenía nada pero compartía amablemente lo que tenía y tú dejaste que su vaca muriera".

El ángel mayor respondió:

"- las cosas no siempre son lo que parecen".

"Cuando estuvimos en el sótano de la mansión, noté que había oro dentro del hoyo en la pared. 

Ya que el dueño estaba obsesionado con la avaricia y no compartía lo que tenía con los demás, sellé el hoyo para que no encontrara el oro.

" Anoche mientras dormíamos en la cama de los granjeros, el ángel de la  muerte llegó por la esposa del dueño. En su lugar le  di la vaca.

 

 

" LAS COSAS NO SIEMPRE SON LO QUE PARECEN"

 

Algunas veces esto es lo que nos pasa cuando las cosas no nos salen tal y como lo deseamos.

Si tienes fe, sólo necesitas confiar en que lo que llegue es siempre para tu provecho... lo sabrás después de un tiempo.

Algunas personas llegan a nuestras vidas y se van rápido.

Alguna gente se vuelve amiga nuestra dejando sus bellas huellas impresas en nuestro corazón y nunca volvemos a ser los mismos porque hemos hecho un

buen amigo...........

 

El anillo del rey

 

 

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:

 

Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.

 

Todos los que escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total...

Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.

 

El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como sí fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo:

 

No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje.

Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico.

 

Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey. Pero no lo leas le dijo mantenlo escondido en el anillo.

Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres

salida a la situación.

 

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió él reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante y no había ningún otro camino...

 

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso: Simplemente decía

 

"ESTO TAMBIÉN PASARA".

 

Mientras leía "esto también pasará" sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de los caballos.

 

El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración con música, bailes... y él se sentía muy orgulloso de sí mismo.

 

El anciano estaba a su lado en el carro y le dijo:

 

Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje.

 

¿Qué quieres decir? preguntó el rey. Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida.

 

Escucha dijo el anciano: este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero.

 

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: "Esto también pasará", y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. Se había iluminado.

 

Entonces el anciano le dijo:

 

Recuerda que todo pasa.

 

Ninguna cosa ni ninguna emoción son permanentes.

Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza.

Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.

 

Los tres Viejitos

 

Una mujer salió de su casa y vio a tres viejos de largas barbas sentados

frente a su jardín. Ella no los conocía y les dijo:

No creo conocerlos, pero deben tener hambre. Por favor entren a mi casa para

que coman algo. Ellos preguntaron: ¿Está el hombre de la casa?

No -respondió ella-, no está.

Entonces no podemos entrar -dijeron ellos.

Al atardecer, cuando el marido llegó, ella le contó lo sucedido.

¡Entonces diles que ya llegué e invítalos a pasar!

La mujer salió a invitar a los hombres a pasar a su casa.

No podemos entrar a una casa los tres juntos -explicaron los viejitos.

¿Por qué? -quiso saber ella.

Uno de los hombres apuntó hacia otro de sus amigos y explicó:

Su nombre es Riqueza.

Luego indicó hacia el otro: Su nombre es Éxito y yo me llamo Amor. Ahora ve

adentro y decidan con tu marido a cuál de nosotros tres ustedes desean

invitar a vuestra casa.

La mujer entró a su casa y le contó a su marido lo que ellos le dijeron.

El hombre se puso feliz:

¡Qué bueno! Y ya que así es el asunto, entonces invitemos a Riqueza, dejemos

que entre y llene nuestra casa de riqueza. Su esposa no estuvo de acuerdo:

Querido, ¿por qué no invitamos a Éxito?

La hija del matrimonio estaba escuchando desde la otra esquina de la casa y

vino corriendo con una idea:

¿No sería mejor invitar a Amor? Nuestro hogar entonces estaría lleno de amor.

Hagamos caso del consejo de nuestra hija -dijo el esposo a su mujer.

Ve afuera e invita a Amor a que sea nuestro huésped. La esposa salió afuera y

les preguntó a los tres viejos:

¿Cuál de ustedes es Amor? Por favor que venga para que sea nuestro invitado.

Amor se puso de pie y comenzó a caminar hacia la casa. Los otros dos también

se levantaron y lo siguieron. 

 

Sorprendida, la dama les preguntó a Riqueza y  Éxito:

Yo sólo invité a Amor, ¿por qué ustedes también vienen?

Los viejos respondieron juntos:

Si hubieras invitado a Riqueza o Éxito, los otros dos habrían permanecido

afuera, pero ya que invitaste a Amor, donde sea que él vaya, nosotros vamos  con él.......

 

Donde quiera que hay amor, hay también riqueza y éxito.

 

 

 

 

 

Volver

 

 

 

 

 

 

Este sitio fue diseñado por Elizabeth Contador

 

1