Sobre el hablar en lenguas, una manifestación del espíritu santo que mora en nosotros

Sobre el hablar en lenguas, una manifestación del espíritu santo que mora en nosotros:

 

Escrito por Fernando Castro Ch.

Introducción:

 

Procedentes de Dios para nosotros, tenemos ahora entre otras cosas:

 

1 - El poder de creer para ser hechos hijos de Dios, si confesamos con nuestra boca que Jesucristo es nuestro Señor y si creemos con nuestro corazón que Dios le resucitó de entre los muertos. Este es el nuevo nacimiento, es el nacer de la simiente de Dios, la cual es el espíritu santo de Dios dentro de nosotros, es decir, Cristo en nosotros, nuestra salvación (Romanos 10:9-10, Colosenses 1:27, Efesios 2:4-10).

 

2 – El poder de manifestar de 9 maneras diferentes que tenemos el espíritu santo dentro de nosotros: mediante las manifestaciones de inspiración, las cuales son tres: (1) el hablar en lenguas en nuestra vida personal; (2) el hablar en lenguas con interpretación y (3) el hablar palabra de profecía, y éstas dos últimas se escuchan cuando estamos con otros creyentes, para edificación por medio de exhortación y consolación. El recibir revelación de Dios por medio de tres manifestaciones: (4) Palabra de Ciencia, (5) Palabra de Sabiduría y (6) Discernimiento de espíritus. Finalmente, el actuar con poder mediante tres evidencias del espíritu en nosotros: (7) fe, (8) milagros y (9) dones de sanidades (1 Corintios 12:7-10 y todo el capítulo 14. El cómo de usar estas evidencias del espíritu (manifestando cada uno de nosotros el Amor de Dios) se encuentra en 1 Corintios 13).

 

3 – El poder de producir el fruto del espíritu santo morando y actuando en nosotros por medio del aplicar las manifestaciones del espíritu santo mencionadas anteriormente por nuestra libre voluntad. Este fruto del espíritu también se compone de nueve partes: (1) amor, (2) gozo, (3) paz, (4) paciencia, (5) benignidad, (6) bondad, (7) fe, (8) mansedumbre y (9) templanza (Gálatas 5:22-23).

 

4 – El recibir de Dios, de acuerdo a su voluntad, la cual es buena, agradable y perfecta, alguno de los cinco dones de ministerios para el servicio del resto de los creyentes, conformando entre todos, el cuerpo de Cristo: (1) apóstoles, (2) profetas, (3) evangelistas, (4) pastores y (5) maestros (Efesios 4:11-13). Estos dones de ministerios son dones recibidos por la gracia de Dios y benefician a otras personas conforme son puestos en práctica, son para el perfeccionamiento de los santos (es decir todos aquellos seres humanos vivos y llenos del espíritu santo) en su mente renovada. Desde luego, en nuestro corazón debe de estar el ardiente y creciente anhelo de servir a Dios y a otros creyentes, es decir pedir para recibir.

 

5 – El persistir recordando día y noche, constantemente, la bendita esperanza de la segunda venida de Cristo por su Iglesia, los miembros de su cuerpo, los creyentes renacidos del espíritu santo de Dios. Con la venida de Cristo por nosotros veremos la consumación del ser librados de la ira venidera (es decir, seremos librados de todo aquello que está escrito en el libro del Apocalipsis que sucederá sobre la tierra, ya que para ese entonces ¡nosotros estaremos en las alturas con Cristo!) gracias a que Cristo ya fue resucitado por nosotros. Entonces tendremos un cuerpo espiritual semejante al que Cristo tiene ahora, entonces estaremos en el mismo lugar donde Cristo está ahora (tenemos ya nuestro lugar reservado por Dios, de hecho ¡Dios nos considera prácticamente allá!: Efesios 1:20 y 2:6), y para siempre estaremos con Cristo (Estudiar cuidadosamente todo el capítulo de 1 Corintios 15, 1 Tesalonicenses 4:13-18, 2 Tesalonicenses 2:1-17, Romanos 5:9, 1 Tesalonicenses 1:10, 1 Tesalonicenses 5:9).

 

ROMANOS 5:8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.”

 

1 TESALONICENSES 1:10y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libró de la ira venidera.

 

1 TESALONICENSES 5:8...nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. 9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, 10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. 11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.”

 

Para unos estudios más detallados acerca de nuestra bendita esperanza, la cual es la venida de Cristo POR nosotros revisar (en Inglés) la página:

 

http://www.cortright.org/framhope.htm

 

6 – Tenemos también la habilidad de renovar nuestras mentes para alinearlas conforme a la Palabra de Dios, la cual es la Voluntad de Dios. La mente renovada conforme a la Palabra de Dios es nuestra clave al poder, ¡existen más de 900 promesas en su Palabra que Dios tiene reservadas para los que le creen!, con nuestra mente llena de la Palabra de Dios podemos abrir los tesoros, es decir conocer los privilegios, los derechos (por ejemplo: sabiduría, justificación, santificación y redención, (1 Cor. 1:31), etc...) y las habilidades que tenemos dadas por Dios a partir de nuestro nuevo nacimiento, este es el uso y operación del Cristo dentro nuestro, es el ¡usar las 9 manifestaciones del espíritu y todo aquello que procede de Dios! (Romanos capítulo 12).

 

7 – Tenemos total autorización de Dios y total responsabilidad dada por Dios de ejercer el ministerio de la reconciliación y Dios nos encargó la Palabra de la reconciliación. Es decir, podemos ayudar a renacer del espíritu de Dios a otras personas y enseñarles cómo es que pueden manifestar el hablar en lenguas, el resto de las manifestaciones, la Palabra de Dios correctamente dividida, es decir, dejando que ella hable y se explique por sí misma con sólidos principios de estudio e investigación Bíblica, y las otras maravillas de Dios para nosotros en esta era de gracia, por eso Dios dice que nosotros somos sus “EMBAJADORES en nombre de Cristo” (2 Corintios 5:17-21).

 

El nuevo nacimiento:

 

Aunque todos los puntos anteriores son preciosas gemas de Dios para nosotros en esta era y en estos tiempos, en esta oportunidad quisiera concentrarme explicando algo acerca del hablar en lenguas:

 

¿Cómo puedo hablar yo en lenguas desconocidas como parte de la manifestación del espíritu de Dios en mí?

 

Lo Primero es que – Necesitas renacer de nuevo del espíritu de Dios. No es posible usar algo que aún no tienes.

 

Romanos 10:9-10

 

“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

Cuando se confiesa con la boca que Jesús es el Señor y se cree en el corazón que Dios resucitó, es decir, levantó a Jesús de entre los muertos, Dios entonces crea un nuevo espíritu en el hombre, en ese hombre que antes de esta confesión tenía solamente cuerpo y alma. En el momento mismo en el que tu crees en lo más profundo de tu ser que Dios resucitó a Cristo de entre los muertos, tú eres salvo. Tú tienes ahora vida eterna habitando en tu interior.

http://www.cortright.org/bornagn.htm

Este es el milagro de la conversión, de la Salvación, del Nuevo Nacimiento, un milagro de Dios en el que un hombre o mujer de cuerpo y alma se vuelve una nueva creación de Dios, teniendo ahora cuerpo, alma y espíritu.

El espíritu santo dentro de ti es algo que jamás se puede perder. Las emociones van y vienen, pero la Palabra de Dios permanece para siempre, y en ella leemos que el espíritu santo dentro de ti es “simiente incorruptible”. Jesucristo garantizó que Dios jamás daría algo dañino a sus hijos, y Dios nunca muere, y además, Dios nunca miente. Especialmente hablando del don de espíritu santo Jesucristo nos pide que lo recibamos y nos dice:

Lucas 11:9-13

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Si tú eres renacido del espíritu de Dios, si ya has sido revestido en tu interior con todo el poder del espíritu santo, ahora tú puedes adorar al Dios verdadero mediante el espíritu. Para adorar a Dios en espíritu es necesario hacer uso de la manifestación de ese espíritu santo que recibimos de Dios al momento del Nuevo Nacimiento, al momento de nuestro renacer de Dios. La manifestación del espíritu que produce adoración verdadera es el hablar en lenguas.

 

El hablar en lenguas:

 

Hablar en una lengua desconocida para el que la habla es una manifestación externa en el mundo de los sentidos de la realidad y presencia interna del poder del espíritu santo. Y es una de nueve manifestaciones. Es la operación de tu habilidad dada por Dios mediante la cual tú puedes producir palabras en un lenguaje que no entiendes. Es el espíritu de Dios en tí quien te habilita para que tú hables en lenguas.

 

Algunos de los beneficios del hablar en lenguas:

1. Para tu propia edificación
       1 Corintios 14:4a

“El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica”...

       Judas 20

“Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el espíritu santo”

2.     Para hablar con Dios secretos divinos
1 Corintios 14:2

“Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a  Dios; pues nadie (que hable en lenguas) entiende, aunque por el espíritu habla misterios”

3.     Para hablar de los maravillosos hechos de Dios
Hechos 2:11b

...”les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.”

 

4.     Para magnificar a Dios
     Hechos 10:46

          “Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.”

5.     Para orar perfectamente
Romanos 8:26,27

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.”

6.     Para dar gracias bien
1 Corintios 14:17a
          Porque tú (cuando hablas en lenguas), a la verdad, bien das gracias”...
7.     Para tener el testimonio de que somos hijos de Dios
Romanos 8:16

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”...

8.     Para saber que tú eres co-heredero con Cristo
Romanos 8:17a
...“Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo”...
9.     Para fortalecerte en tu hombre interior
Efesios 3:16

“para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu”

10.                        Como testimonio para los incrédulos -
1 Corintios 14:22a

“Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos”...

 

Marcos 16:17

 

“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas”...

11.                        Reposo para nuestras vidas
Isaías 28:11b,12b

“Porque... en extraña lengua hablará a este pueblo, 12 ...Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír.”

1 Corintios 14:21

“En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor.”

 

El creyente operando la manifestación del espíritu llamada hablar en lenguas será edificado espiritualmente, el creyente puede usar esta manifestación en dos situaciones: en público y en privado:

 

(1) La mayor parte del hablar en lenguas por el creyente es en su propia vida personal. Como tal, el hablar en lenguas en privado será oración o alabanza a Dios, nuestro padre, y por lo tanto, en este caso nunca ha de darse interpretación. Esta oración y alabanza es también conocida en la Biblia como: “oración en el espíritu.” Cuando tú hablas en lenguas es el espíritu de Dios en tí en directa comunicación con tu Padre celestial y eterno, por lo cual, tu espíritu es edificado.

 

(2) Un creyente puede hablar en lenguas públicamente en una reunión de creyentes. Cuando una persona públicamente habla en lenguas, siempre debe de interpretar. Un mensaje en público nunca es una oración, es un mensaje procedente de Dios para la gente presente en ese momento.

 

Tanto el hablar en lenguas en público como en privado, en nuestra vida personal, son ambos llamados “hablar con Dios”.

 

http://www.cortright.org/sit.htm

No esperes a que Dios te haga hablar en lenguas desconocidas. Dios nunca te controla, Dios nunca posee. Dios te da la habilidad, a tí te toca usarla. Tú eres quien ha de hablar. La única diferencia entre el hablar en lenguas y el hablar en tu lengua nativa es el contenido de lo que hablas. Pero en ambos casos, tú eres el que habla. En el hablar en lenguas tú no tienes que pensar lo que vas a decir, es Dios quien provee las palabras CONFORME TÚ LAS HABLAS, pero recuerda: las lenguas que hablas como manifestación del espíritu santo, tú mismo no las entiendes.

1 Corintios 14:2

“Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a  Dios; pues nadie (que hable en lenguas) entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.”

Cuando hablas en lenguas desconocidas tú no entiendes las palabras. El nuevo lenguaje es foráneo a tí – pero tú eres el que habla. Hablar en lenguas es hablar en un lenguaje “humano o angelical”

1 Corintios 13:1a

      Si yo hablase lenguas humanas y angélicas”...

El hablar en lenguas es hablar un lenguaje. Tú eres quien habla, Dios es quien te da las palabras.

Una mayor cantidad de detalles y respuestas a preguntas acerca de la importancia del hablar en lenguas se encuentra en inglés en la página:

 

http://www.cortright.org/whysit.htm

 

También una mayor cantidad de detalles y referencias acerca del orar con espíritu santo se encuentra en inglés en la página:

http://www.cortright.org/sitpray.htm

 

 

Notas acerca del hablar en lenguas :

 

(notas tomadas en una excelente clase de estudios Bíblicos a la que asistí en el año 2000. Publicadas bajo el título de "La Glosolalia Hoy (Hablar en Lenguas)", en la revista "Expresión Espiritual", 1(1):14-15).

 

Dios escogió la manifestación del hablar en lenguas para anunciar el inicio de la era de gracia en el día de Pentecostés, donde por primera vez los 12 apóstoles hablaron en lenguas en el Templo de Jerusalén. Ellos primero recibieron el nuevo nacimiento, el poder desde lo alto, el ser bautizados con espíritu santo, ya que ésta era la promesa de Dios, “la promesa de mi Padre”, que les anunció Jesucristo. Los 12 apóstoles, instantes después de su nuevo nacimiento ¡hablaron en lenguas!.

 

El hablar en lenguas es para nuestra edificación espiritual personal. También es la señal de que tenemos espíritu santo dentro nuestro de una manera incondicional. En el día de Pentecostés, cuando los 12 apóstoles hablaron en lenguas, esto llamó tanto la atención que como 3,000 personas creyeron, es decir, renacieron del espíritu de Dios y a continuación hablaron en lenguas también.

 

Hablar en lenguas es nuestra oración perfecta a Dios, ¡a Dios!. Antes de Pentecostés se podía orar solamente con el entendimiento, lo cual se puede seguir haciendo actualmente, pero además, ¡ahora podemos orar con el espíritu que Dios puso dentro nuestro cuando renacimos!, y este es el orar en lenguas. Antes de Pentecostés era imposible orar y adorar a Dios en espíritu y en verdad, es decir, orar y adorar a Dios en lenguas, pero después de Pentecostés, todo creyente renacido puede orar y adorar a Dios en espíritu y verdad, lo cual es orar y adorar en lenguas. Este nuevo tipo de oración está sujeto a nuestra voluntad, al igual que lo está la oración con nuestro entendimiento. Hablar en lenguas jamás es por posesión, jamás es para usar a las personas como “canales espirituales”, pasando por encima de su libre albedrío, jamás sobrepasando su libre voluntad. Nuestro Dios verdadero, el padre de nuestro Señor Jesucristo jamás hace eso.

 

El hablar en lenguas es para nuestro hablar con Dios, no para hablar con los hombres. Si acaso otros humanos entienden nuestro hablar en lenguas, como sucedió en el día de Pentecostés, esta es una gran bendición adicional, pero su diseño no es para ser usada como una habilidad lingüística con la que se pueda hablar cualquier lenguaje que se desee hablar, si eso sucede, eso es una bendición añadida, pero ese no es el propósito primario de esta manifestación.

 

En las reuniones de la Iglesia Cristiana, como en el primer siglo, se ha de manifestar lenguas con interpretación y palabra de profecía, que son las palabras de Dios o en nombre de Dios que nosotros hablamos por inspiración, sin premeditación, seleccionando Dios lo que hemos de decir en ese mismo momento, Dios selecciona las palabras que hemos de decir del tesoro de la Palabra de Dios que ya hemos aprendido y que mora en nuestro corazón, que es la parte más central e íntima de nuestra mente. De la abundancia de nuestro corazón habla nuestra boca, seleccionando Dios lo que hemos de decir entonces. Estas dos manifestaciones mantienen la presencia de Dios viva y cercana a nosotros, los miembros del cuerpo Cristo, sus hijos amados. Recibir Palabra de Profecía es semejante a recibir Lenguas con Interpretación en las reuniones de creyentes. Estas manifestaciones son de inspiración y han de ser claramente diferenciadas de las manifestaciones de revelación. Para leer algo acerca de las manifestaciones de revelación, acudir a:

http://www.oocities.com/fdocc3/revelation.htm

 

Hablar en lenguas no es un don, no es el don de lenguas, como erróneamente se ha dicho. Para entender esto siempre recordar que Dios no tiene favoritos, que Dios no hace acepción de personas, es decir, Dios no hace diferencia o distinción entre sus hijos para darles a unos más y a otros menos, son ellos los que de acuerdo a su deseo y a sus habilidades desarrollan más o menos cada una de las manifestaciones dadas por igual a todos sus hijos por Dios (ejemplo comparativo de habilidades naturales: aunque tenemos los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto, tacto, no todos nosotros somos pintores o pianistas, pero tenemos la habilidad de usar pinceles y de manipular teclados). Hablar en lenguas es una de nueve manifestaciones del don de espíritu santo recibido al momento de nuestra salvación. No es una habilidad natural, no es una habilidad intelectual, es la manifestación del espíritu. Como ya vimos, no está diseñada para hablar con otros hombres ni para entender un lenguaje diferente al nuestro, de hecho hablamos en lenguas y nuestra propia mente no entiende lo que decimos, si acaso personas de otra nacionalidad están cerca cuando hablamos en lenguas y entienden lo que decimos en lenguas, este es un milagro, el cual tiene un provecho, como sucedió en Pentecostés, y es por tanto una bendición añadida.

 

Hablar en lenguas no es algo automático, ya que sucede bajo nuestra libre decisión, nosotros controlamos su comienzo y su terminación. No hemos de esperar a recibirlo, ¡está aquí y está ahora disponible, si es que tú eres renacido del espíritu de Dios!. Tan sólo hemos de creer las escrituras y entonces comenzar a usar nuestro hablar en lenguas.

 

          Hablar en lenguas es la prueba del nuevo nacimiento, la prueba externa de que tenemos el espíritu de Dios, de que somos nacidos de Dios de su simiente incorruptible, por tanto, es la prueba de que somos herederos de Dios y co-herederos con Cristo. Es también la prueba absoluta de que Jesucristo resucitó (Dios en Cristo y Cristo en nosotros, y ya que Cristo resucitó y él fue y él es el logos (“la Palabra viva de Dios”) que sobrepasa todos los idiomas o lenguas humanas o angelicales del pasado, del presente y del futuro, ya que él es el Cristo resucitado y espiritual morando dentro nuestro, entonces el es el logos que está por encima de todo lenguaje humano o angelical, ya que en toda lengua se confesará que Jesús es el Señor, de tal forma todos nosotros (y no tan sólo unos cuantos), TODOS los renacidos de espíritu de Dios, tenemos toda la potencia espiritual de Dios para hablar en lenguas). Hablando en lenguas hablamos a Dios con nuestro espíritu en un lenguaje que es desconocido para el que lo habla.

 

Hablar en lenguas nos edifica y es oración en el espíritu, también es el perfecto dar gracias bien a Dios (1 Cor 14:17a). Dios anhela que sus hijos sean agradecidos con Él, y nos ha proporcionado el hablar en lenguas para lograrlo, es agradecer a Dios en el espíritu.

 

Hablando en lenguas hablamos los secretos divinos de Dios y con Dios (es decir, es estar en la sintonía espiritual correcta con Dios). Son secretos divinos porque el adversario de Dios, es decir satanás (el diablo, la serpiente, el dragón) y todos sus súbditos (los ángeles caídos, los demonios), no entienden y no pueden percibir ABSOLUTAMENTE NADA de lo dicho en nuestro hablar en lenguas, en cambio, esos seres de maldad sí pueden entender lo dicho bajo el control de nuestra mente, es decir, cuando hablamos en nuestro propio idioma o en algún idioma que aprendimos, por eso mientras más hablemos en lenguas, más “secretos divinos” podremos compartir con Dios y percibir de Dios. Para hablar en lenguas no necesitamos aprender ningún nuevo lenguaje, simplemente comenzamos a hablar, y allí está, aparece completamente desarrollada una nueva lengua. Lo que sí necesitamos hacer es practicar, es hacer uso de esta manifestación, que es para provecho de cada uno de nosotros (ver el ejemplo de Pablo en el Apéndice).

 

Al hablar en lenguas hablamos las maravillas de Dios (las maravillosas obras y los maravillosos actos heroicos de Dios), por tanto, con ellas magnificamos a Dios. Exaltamos, alabamos, adoramos, engrandecemos y reconocemos a Dios por sobre todas las cosas cuando nosotros hablamos en lenguas.

 

Finalmente, hablando en lenguas con interpretación nos permite dar un mensaje directamente de Dios (ejemplo: “Yo su Dios poderoso les Amo...”) o en nombre de Dios (ejemplo: “Su Dios poderoso les Ama...”) para la Iglesia, con el que edificamos la mente de los oyentes presentes.

 

          Al hablar en lenguas el creyente mismo es quien mueve su boca, su garganta, su lengua, sus labios, el creyente mismo es quien controla su respiración, el volumen, la velocidad y todas las otras funciones necesarias para hablar. Pero, en vez de que las palabras procedan de la mente, las palabras proceden del espíritu de Dios morando en el creyente. Creyentes en Samaria y en Éfeso primeramente renacieron del espíritu de Dios y posteriormente, con asistencia especial de otros creyentes, ¡pudieron también manifestar el hablar en lenguas TODOS ellos! (ni uno sólo de ellos fue pasado por alto).

 

          Después de que los primeros doce renacidos hablaron en lenguas en Éfeso, la Palabra de Dios se difundió poderosamente por toda aquella región, y por TODAS las ciudades circunvecinas de la Asia Menor, hasta el punto de que Hechos 19:20 concluye como queremos concluir nosotros:

 

“Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor.”

 

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Apéndice: Registros de la Historia y de otros predicadores acerca del hablar en lenguas:

 

El hablar en lenguas es algo que ha resplandecido durante todos los siglos a partir del día de Pentecostés ante los ojos de todo aquel que ha ido directamente a la Biblia para estudiar esta gran verdad: ¡el hablar en lenguas es una herramienta de gran utilidad dada por Dios!.

 

A continuación, quisiera presentar un estudio de referencias históricas posteriores a los tiempos de los apóstoles y discípulos del primer siglo. Es decir, después del original derramamiento del espíritu santo: ¿cómo y en qué referencias escritas posteriores se habla acerca del hablar en lenguas? (seguramente existen muchas otras más, pero aquí se presentan tan sólo las encontradas hasta ahora. Si tú lector, amado de Dios, conoces otras referencias más, podrás por ti mismo corroborar las presentadas a continuación). Personas sencillas que no escribieron nunca quizás siguieron hablando en lenguas en todo este tiempo (pienso en los campesinos europeos, en los obreros ingleses, en pastores israelitas, etc), pero aún la huella del hablar en lenguas es profunda en los escritos de eruditos que quizás ni siquiera entendieron total o plenamente dicha manifestación.

 

Pero se puede observar la distorsión a través del tiempo en estas referencias escritas comparada con la enseñanza original mencionada en la Biblia (por ejemplo, muchos de ellos dicen: “el don de lenguas”, cuando la Biblia dice: “la manifestación de lenguas, evidencia del Don de espíritu santo morando en nosotros”, una sutil pero gran diferencia que ha marcado el ir de la esclavitud a la libertad gloriosa de los hijos de Dios, el pasar de tan sólo unos cuantos “privilegiados” a la TOTALIDAD de los creyentes renacidos y con entendimiento hablando en lenguas, es como dice en 1 Tmoteo 2:4 “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al PLENO conocimiento de la verdad”). Primeramente se dará una muy breve reseña de la Biblia acerca de algunas evidencias de la revelación original, y luego se darán las referencias de otros escritos posteriores a la Biblia. Pero al menos los hombres que se citarán a continuación hablaron del hablar en lenguas, ¡y muchos de ellos hablaron en lenguas ellos mismos!. Es decir, la manifestación misma del espíritu santo muchas veces excede y excedió al propio razonamiento y al entendimiento humanos, pero al final de cuentas: ¡La enseñanza original que encontramos en la Biblia es la que hemos de seguir!.

 

Referencia Principal de esta sección: Our Times, Dr. V.P. Wierwille, Chapter 7: Records from History. Pages 99-102. 1990.

 

Primer Siglo (la enseñanza original dada por Dios acerca del hablar en lenguas):

 

Lucas: 

 

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo (12 Apóstoles en el día de Pentecostés), y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” Hechos 2:4.

 

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso (en Cesarea, casa de Cornelio, centurión romano). Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.” Hechos 10:44-46.

 

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos (a 12 creyentes renacidos en Éfeso bajo la predicación de Apolos, quien tan sólo conocía el previo y para entonces obsoleto bautismo de Juan el Bautista, hasta que Priscila y Aquila le explicaron acerca del bautismo en el espíritu santo), vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.” Hechos 19:6.

 

Lucas fue médico, discípulo de Pablo, escritor de hechos y del evangelio que lleva su nombre.

 

          Pablo:

 

“Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros…”

1 Corintios 14:18a.

 

Si Pablo pudo hacer esta declaración por revelación de Dios, ciertamente que su declaración debería de servirnos como potente indicador si es que nosotros también deseamos vivir el Poder de Dios en nuestras vidas como Pablo lo vivió. El Apóstol Pablo fue un gran hombre de Dios. Pablo recibió tremendas revelaciones de Dios ya que el hablar en lenguas es una maravillosa fuente de edificación espiritual personal y a su vez de comunicación directa y exclusiva con Dios.

 

Ananías era tan sólo un discípulo que por revelación fue a ministrar a Pablo para que recuperara la vista. Pablo renació en el camino a Damasco y hasta después fue que pudo manifestar el hablar en lenguas gracias a la ayuda de Ananías. Hasta que Ananías ministró a Pablo, Pablo pudo ser lleno del espíritu santo en manifestación. Renacer y posteriormente recibir espíritu santo en manifestación fue algo muy significativo en la vida de Pablo.

 

Pablo (antes llamado Saúl o Saulo) había estado totalmente comprometido en perseguir y en oponerse a los cristianos, estaba totalmente en contra de aquellos que creían en y que amaban al Señor Jesucristo. Pero un buen día, la vida de Pablo comenzó a cambiar completamente, ¡Pablo renació!, y entonces llegó a ser un creyente totalmente comprometido con aquello mismo que anteriormente había tratado con todos sus talentos y con todas sus habilidades de obstaculizar y de destruir (¿acaso suena esto familiar para todos aquellos con una muy profunda orientación religiosa pero no con una auténtica y profunda orientación y guía Bíblica y espiritual?). A partir de entonces Pablo tomó el compromiso personal y profundo de seguir operando el hablar en lenguas en su vida. No fue algo que Pablo hizo una sola vez en su vida y que después olvidó o negó, ¡no, de ninguna manera!. Fue algo que continuó operando, junto con las otras ocho manifestaciones durante toda su vida, y a pesar de sus errores, fatigas, e imperfecciones humanas.

 

Después, bajo la instrucción de Dios, Pablo fue quien supervisó y quien puso orden en la operación correcta de las manifestaciones del espíritu santo en la Iglesia, ¿quién mejor que él?, ¿quién mejor que Pablo que estaba usando más que nadie estas manifestaciones?: ¡Pablo le dio gracias a Dios por poder hablar en lenguas más que todos los miembros juntos de la Iglesia que moraba en Corinto! (Observación: ¡Los santos creyentes de Corinto del primer Siglo, al igual que todos nosotros, los que hemos renacido en el Siglo XXI, eran salvos, habían renacido y TODOS ellos podían hablar en lenguas (“cada uno de vosotros tiene... lengua1 Corintios 14:26, “Si... toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas...” 1 Corintios 14:23), pero no lo estaban haciendo correctamente, así mismo, estaban actuando equivocadamente en bastantes otros aspectos, pero eran salvos, con TODA una vida eterna por delante cuando Cristo venga POR su Iglesia, y ni sus propios errores, ni todas las huestes juntas del adversario de Dios podrán evitar su reunión con Cristo por toda la eternidad!, y lo mismo referente a nosotros. ¡AMÉN!).

 

Segundo y Tercer Siglo:

 

Eusebio (Historiador de la Iglesia), año 100:

Escribiendo acerca de los evangelistas predicadores dice: "de aquellos que florecieron en estos tiempos, Quadratus se dice que fue distinguido debido a sus dones proféticos. Hubo muchos otros también, celebrados en estos tiempos, quienes tuvieron autoridad en la sucesión apostólica... también el Espíritu Santo hizo muchas maravillas mediante ellos, de tal forma que conforme el Evangelio era escuchado, multitudes de hombres voluntariamente y con todo fervor abrazaban la fe verdadera con toda su mente."

 

          Ireneo (Irenaeus): (? 125-202) Obispo de Lyons y teólogo nacido en Asia Menor, alumno de Policarpo, quien fue un discípulo del apóstol Juan. En su libro Against Heresies, book. V, p. 6 dice: “De igual manera escuchamos de muchos hermanos en la iglesia que poseen dones proféticos, quienes mediante el Espíritu hablan todo tipo de lenguajes y traen a luz para el provecho general, las cosas escondidas de los hombres, y declaran los misterios de Dios, a los tales también los apóstoles llaman “espirituales”, siendo éstos espirituales porque participan de un mismo Espíritu...”

 

Justino Mártir (Evangelista Griego), (? 100-165)

"Si deseas prueba de que el Espíritu de Dios que estaba con tu pueblo lo dejó, ven con nosotros, entra a nuestras asambleas y allí le verás expulsando demonios, sanando a los enfermos y le escucharás hablando en lenguas y profetizando" (Apologetic to Trypho the Jew)

 

          Tertuliano (Tertullian): (? 155-225) escribió: “Dejad que Marción muestre, como dones de su dios, profetas tales como los que han hablado, no por el sentir humano sino con el Espíritu de Dios, tales como los que han predicho las cosas que han de venir y han hecho manifiestos los secretos del corazón; dejadle producir un salmo, una visión, una oración o alabanza, solamente que sea mediante el Espíritu... donde sea que una interpretación de lenguas le haya sobrevenido...”

 

Tertuliano también da una descripción de “cierta hermana”, quien frecuentemente hablaba en lenguas, cf. Smith’s Dictionary of the Bible”, vol. 4, p. 3310.

 

Orígenes (186-253) y Cipriano (200-258), contemporáneos de Tertuliano, presentan el mismo testimonio.

 

Referencia original del texto de Tertuliano (en inglés):

 

"Let Marcion then exhibit, as gifts of his god, some prophets, such as have not spoken by human sense, but with the Spirit of God, such as have both predicted things to come, and have made manifest the secrets of the heart; let him produce a psalm, a vision, a prayer -only let it be by the Spirit, in an ecstasy, that is, in a rapture, whenever an interpretation of tongues has occurred to him; let him show to me also, that any woman of boastful tongue in his community has ever prophesied from amongst those specially holy sisters of his. Now all these signs (of spiritual gifts) are forthcoming from my side without any difficulty, and they agree, too, with the rules, and the dispensations, and the instructions of the Creator; therefore without doubt the Christ, and the Spirit, and the apostle, belong severally to my God. Here, then, is my frank avowal for any one who cares to require it.” (Against Marcion, Book V).

http://www.tertullian.org/anf/anf03/anf03-35.htm

 

Siglos Cuarto y Quinto:

         

          Pachomius: (? 292-348) ermitaño egipcio fundador del primer monasterio considerado Cristiano. Pachomius fue capaz de hablar los idiomas Griego y Latín, los cuales él nunca antes había aprendido, después de jornadas de oración especial. cf. Lives of the Saints”, Butler, 1756.

 

Crisóstomo, Obispo de Constantinopla, año 390: "Todo aquel que era bautizado en los días apostólicos, habló en lenguas aún apenas habiendo comenzado a separarse de los ídolos, sin un conocimiento claro o sin un entrenamiento en las Escrituras, todos ellos recibieron el Espíritu; no digo que ellos vieron al Espíritu, porque Él es invisible, pero la gracia de Dios concedió alguna prueba sensible de su energía, y uno de ellos comenzó a hablar en el lenguaje de los Persas, otro en el de los Romanos, otro en el de los Hindúes, otro en algunas otras lenguas, y eso fue lo que les puso de manifiesto a los que aún carecían de ello que esto era el Espíritu mismo hablando. Por esta razón los apóstoles le llaman la manifestación del Espíritu que es dada a todos los hombres para provecho."

 

          Agustín: (? 353-430) Obispo y teólogo del Norte de África del Siglo Quinto, quien fue bastante versado en la creencia y en la práctica de los creyentes de la Iglesia del primer siglo en relación con el hablar en lenguas. Agustín de Hipona escribió: “Seguimos haciendo lo que los apóstoles hicieron cuando impusieron sus manos sobre los Samaritanos e invocaron al Espíritu Santo sobre ellos mediante la imposición de manos. Se espera que los conversos hablen con nuevas lenguas” (Augustine, Vol. 4). En sus comentarios acerca de Hechos 8:17-19, Agustín asumió, debido a su experiencia personal en estos asuntos, que Simón (el mago) debió de haber visto a los Samaritanos hablando en lenguas.

 

El Oscurantismo:

 

          Siglos del Doce al Quince:

 

          Entre los Siglos del Doce al Quince hubo avivamientos en el sur de Europa en los que muchos hablaron en lenguas, especialmente entre los Valdenses (Waldesians) y los Albigenses. El grupo de los Valdenses fue iniciado por Peter Waldo, de Lyon, Francia, alrededor de 1170 (http://www.oocities.com/fdocc/valdo.html); y  Albi, Francia, fue la principal trinchera de los Albigenses.

 

          La “Encyclopaedia Británica”, vol. 27, pp. 9-10, 11th ed., declara que el hablar en lenguas estuvo presente también entre los frailes mendicantes del Siglo Trece.

 

          En “History of the Christian Church”, escrita por Philip Schaff, leemos de Vicente Ferrer quien murió en 1419: “Spondamus y muchos otros dicen que este santo fue honrado con el don de lenguas.” En ese mismo libro se lee de Francisco Xavier quien vivió de 1506 a 1552 y quien fue un Jesuita español misionero en India y en Japón, por lo que es llamado “el apóstol de la India”, y “se dice que se dió a entender por los Hindúes sin conocer el lenguaje de éstos.” También la “Catholic Encyclopaedia” habla de su predicación en lenguas que le eran desconocidas.

 

La Reforma:

 

Siglos XVI al XIX:

 

          En la “History of the Christian Church”, del Dr. T. Souer (1859), vol. 3, p. 406, se declara lo siguiente: “El Dr. Martín Lutero fue un profeta, un evangelista, quien habló en lenguas e interpretó, una sola persona equipada con todos los dones del Espíritu Santo.”

 

La “Encyclopaedia Britannica”, vol. 22, pp. 283, 11th ed., habla del hablar en lenguas en los avivamientos durante toda la historia de la Iglesia Cristiana, por ejemplo se dio entre los “Jensenitas (o Jansenitas) y los primeros Quáqueros, los conversos de Wesley y Whitefield, los Protestantes perseguidos de Cevennes y los Irvingitas (en 1831).”

 

De nuevo la “History of the Christian Church”, de Philip Schaff, registra que el hablar en lenguas se dio entre los Camisards, entre los Readers en Suiza (seguidores de Lasare, 1841-1843), y entre los Metodistas en el avivamiento Irlandés (los conversos de Wesley) desde 1859... hasta el día de hoy.

 

El Dr. Middleton erróneamente escribió: “Después del tiempo apostólico no ha habido en toda la historia otra evidencia, ya sea claramente documentada o siquiera la mención de alguna persona que haya en alguna forma usado el don [del hablar en lenguas], o pretendido usarlo en cualquier época o país.” John Wesley escribió como protesta en contra de esta declaración (Wesley’s Works, vol. 5, p. 744): “Señor, su memoria le falla de nuevo … (el hablar en lenguas) se ha escuchado en más de una vez, no más lejos que en los valles del Dauphiny (Francia).”

 

Tomás Walsh, en su diario, el 8 de Marzo de 1750, escribió: “Esta mañana el Señor me dio un lenguaje que yo no conocía, elevando mi alma hacia Él de una forma maravillosa.”

 

OTROS COMENTARIOS:

 

Alexandris Mackie, en “The Gift of Tongues” declara: “La atención que la Reforma le dio a las Escrituras, es la razón de la reaparición del don. Los hombres usualmente no tienen el don de lenguas a no ser que sepan que existe un don de lenguas…”

 

W. C. Braithwaite, “Message and Mission of Quakerism”: “En espera del Señor en silencio, como lo acostumbramos hacer durante horas, reunidos, frecuentemente recibimos el derramamiento del Espíritu sobre nosotros, y entonces nuestros corazones se deleitan y nuestras lenguas se sueltan y nuestras bocas se abren, y hablamos con nuevas lenguas conforme el Señor nos da que hablemos.”

 

Rev. R. Boyd (Ministro Bautista), “Trials and Triumphs of Faith”, en referencia a su amigo íntimo Dwight L. Moody (quizás uno de los más famosos evangelistas de fines del S. XIX): “cuando entré a los cuartos del Y.M.C.A. (Victoria Hall, Londres) encontré la reunión ‘ardiendo (on fire).’ Los jóvenes estaban hablando en lenguas y profetizando. ¿Qué (sobre la tierra) podría significar todo esto? Solamente que Moody había estado hablando con ellos aquella misma tarde.”

 

El Dr. Henry W. Frost, de la Mission China Inland, 3 de Marzo de 1934 en el “Sunday School Times” comenta: “ Con toda confianza se puede anticipar que conforme la presente apostasía se incrementa, Cristo manifestará su deidad y su Señorío en una mayor medida mediante señales-milagros, incluyendo la sanidad”

 

El Dr. Hames M. Gray, en el “Christian Workers Commentary”, comentando sobre Marcos 16 dice: “tales señales seguirán a las enseñanzas del evangelio (también) en los campos de las misiones extranjeras, e indudablemente será prácticamente universal de nuevo conforme se acerca el fin de estos tiempos y la venida del Rey.”

 

Bengel declara: “La razón del porqué no suceden muchos milagros actualmente no es tanto debido a que la fe ha sido establecida, sino más bien se debe a que la incredulidad reina.”

 

John Wesley, fundador de los Metodistas (1703-1791) escribió: “Debido a que el amor de muchos, de casi todos los así llamados Cristianos, se enfrió, fue esta la verdadera causa del porqué los extraordinarios dones del Espíritu Santo dejaron de estar presentes en la iglesia Cristiana.”

 

El Dr. Philip Schaff, “History of the Apostolic Church” reafirma: “El hablar en lenguas, sin embargo, no estuvo restringido al día de Pentecostés, así como tampoco el resto de los extraordinarios dones espiritualeseste don se fue perpetuando a sí mismo en la Iglesia. Podemos encontrar rastros del hablar en lenguas en los Siglos Segundo y Tercero...”

 

Ferrar, en su libro: "Darkness to Dawn" dice que los Cristianos perseguidos en Roma iban cantando y hablando en lenguas desconocidas.

 

En el libro “What People Ask About The Church,” (1995) Dale A. Robbins escribe: “La mayoría de los Pentecostales (Protestantes) y de los Carismáticos (Católicos) en general están de acuerdo en que el bautismo con el Espíritu Santo es evidenciado mediante el hablar en lenguas, y que este hablar en lenguas es algo adicional “claramente diferenciable y distinguible (“separate and distinct”)” del nuevo nacimiento del Espíritu (el nuevo nacimiento que leemos en Juan 3:7 “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.”), el cual sucede cuando toda nuestra creencia es puesta en Cristo para salvación.”

 

Tom Morgan (1999), quien a su vez cita varias de las fuentes anteriores además dice: “Los fundadores del Ejército de Salvación (Salvation Army movement) también experimentaron el hablar en lenguas”, es decir, “desde el principio del Siglo XX, un avivamiento del Espíritu Santo sin precedentes ha estado ocurriendo, de manera que en el día de hoy, un muy grande número de gentes hablan en lenguas por todo el mundo.”


SPEAK IN TONGUES! POSTINGS ON AOL THE FIRST DAY OF MEL GIBSON'S "THE PASSION OF THE CHRIST"


Tasters of the Word (YouTube), videos recientes: "Astronomía y Nacimiento de Jesucristo: Once de Septiembre Año Tres A.C.", "Estudio sobre Sanidades" (en 20 episodios), "Jesus Christ, Son or God?" and "We've the Power to Heal":http://www.youtube.com/1fertra


Tasters of the Word (the blog, with: "Astronomy and the Birth of Jesus Christ"):http://fertra1.blogspot.com

 

And a commercial before we go:

Window Cleaning of Ronnie Petree, where my wife works (smile): Good Looking Glass of Houston (serving also at: Katy, Surgarland, Conroe, Kingwood, Woodlands, Galveston).

1