Este apartado estará dedicado a presentar el aspecto estético y físico del Seminario, el aspecto estructural, pero con un sentido más profundo, sabiendo que la estética nos acerca a Dios. Así, los lugares que son construidos para la formación de los futuros presbíteros, más que lugares meramente estéticos, son verdaderos lugares teológicos que propician el encuentro con Dios (cf. (Carta a los Artistas del 4-4-1999, n. 11).

Es ya bien conocida la frase de F. Dostoievskid: "la belleza salvará al mundo", de la cual nos dice el Santo Padre: "La belleza es clave del misterio y llamada a lo trascendente. Es una invitación a gustar la vida y a soñar el futuro. Por eso la belleza de las cosas creadas no puede saciar del todo y suscita esa arcana nostalgia de Dios que un enamorado de la belleza como san Agustín ha sabido interpretar de manera inigualable: «¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé!». (Carta a los Artistas del 4-4-1999, n. 16).

Es por eso que nos hemos empeñado en hacer un Seminario bello, lo más digno posible, donde los seminaristas y todo el que lo visite, se pueda encontrar con Dios 



 

 

Página principal    |    Portada

1