SERVIR

SERVIR

Sólo tengo una vida 
una vida no más. ¿En qué habré de emplearla:
en odiar o en amar?

¿Odio? ya hay bastante en el mundo, 
bastante rencor.
¿Por qué he de aumentarlos, 
si lo que hace falta es amor, mucho amor?

Si alguno me ofende, 
si alguno procura mi mal, 
hay un daño al menos que no ha de causarme
y es hacerme odiar.

Si pienso tan sólo en el bien de los otros 
y me olvido de mí, 
no hay ninguna ofensa 
que me pueda herir.

La vida es tan breve, 
y hay tanto de bueno que hacer, 
que no tengo tiempo 
para aborrecer.

La vida es tan corta, 
y tanto hay que servir y ayudar, 
que no tengo tiempo 
sino para amar.

Ya no quiero riquezas, ni gloria, ni fama, 
ni poder para mí;
sólo quiero el gozo 
de amar y ayudar y servir.

Gonzalo Báez Camargo

1