GEORG FRIEDERICH HAENDEL (1685-1759)


Londres: El apogeo de los oratorios (1737-1759)

Habíamos dejado a Haendel enfermo en Aquisgrán, la causa podría haber sido una trombosis cerebral o un reumatismo muscular recurrente antes que la sífilis u otra enfermedad venérea -como aseguran algunos basándose en su pronta recuperación-, la ópera italiana había fracasado, el gusto del público parecía que había cambiado, sin embargo no todo parecía perdido, la ópera en inglés había tenido cierto éxito y otras obras vocales como “Athalia”, “Esther”, “Alexander’s Feast” y “Acis and Galatea” habían sido muy bien acogidas.

En Alemania, el Príncipe Federico de Prusia escribía al Príncipe Guillermo de Orange en octubre de 1737: “Los días grandes de Haendel se han ido, su inspiración está agotada y su gusto superado por la moda”.

Como hemos dicho, la recuperación de Haendel fue sorprende, pronto atacaría con un nuevo “pasticcio”, “Alessandro Severo” basado en siete de sus obras y durante la temporada acordaría con el Haymarket Heidegger la composición de dos nuevas óperas.

La muerte de la Reina Carolina el 20 de noviembre modificó los planes, los teatros se cerraron durante seis semanas para guardar el luto, el Rey le encargó un himno fúnebre: “The Ways of Zion do Mourn”, se estrenaría el 17 de diciembre en la Abadía de Westminster con cerca de 80 intérpretes vocales y 100 instrumentales. Terminó “Faramondo”, obra en la que trabajaba cuando se produjo la muerte de la Reina y antes de terminar el año comenzó la que iba a ser su ópera siguiente, “Serse”.

El luto terminó el 3 de enero de 1738 e inmediatamente se estrenó “Faramondo” en la que intervino una cantante recién llegada, “La Francesina”, la obra fue en fracaso. La situación económica del compositor estaba empeorando, afortunadamente su nueva propuesta iba a ser explosiva, una especie de “Oratorio-pasticcio” con arias italianas junto con otras de “Esther” y “Athalia”, entremezcladas en una versión resumida de “Deborah”, y el espectáculo no iba a acabar así, entre los actos se interpretó un concierto de órgano y como coro final el conocido “Zadok the Priest”. El éxito obtenido le sirvió para respirar económicamente y para darse cuenta que el público inglés no se oponía a su persona como compositor sino a la ópera italiana y de que el cocepto de oratorio se adaptaba a sus gustos aún cuando el argumento fuera tan absurdo como el de la ópera seria. Esta opinión se vería sin duda reforzada por el fracaso que obtendría su nueva ópera, “Serse”, estrenada dos semanas después y por el hecho de que se erigiría una estatua suya de mármol representando el personaje de Apolo en los Jardines Vaux-hall, destinados a ofreces espectáculos durante la temporada de verano y pagada totalmente por el empresario Jonathan Tyers, fue el primer artista vivo que recibió tal homenaje. Hoy la estatua se encuentra en el Victoria & Albert Museum.

Desde 1738, año de la publicación de su primera colección de conciertos de órgano, el interés por los conciertos ofrecidos por el compositor iba en aumento, le seguirían otras publicaciones como las sonatas para violines o flautas y bajo, los doce Concerti Grossi (Grand Concertos), de clara influencia corelliana.

El 22 de noviembre de 1738 inauguró la nueva temporada en el Lincoln’s Inn Fields Theater con su “Ode for St. Cecilia’s Day” y con fragmentos de “Alexander Feast”, un mes después ofreció la misma Oda junto con “Acis and Galatea”, el frío invierno y la situación bélica en la que se encontraba el país impidieron la afluencia de público.

El 26 de julio de 1738 Heidegger se retiró de la Ópera del Haymarket por falta de abonos y problemas con los cantantes, pero Haendel estaba trabajando desde el día 24 no en una nueva ópera, sino en un nuevo oratorio, “Saúl”. El libreto ya estaba terminado desde mediados de 1735 pero Haendel no iniciaría su composición hasta pasados tres años. Al parecer tuvo muchos problemas con esta obra, parecía que las ideas no estaban claras, así que en septiembre lo dejaría de lado para dedicarse a una nueva ópera italiana, “Imeneo”, “para la que-dice Hogwood- no contaba ni con cantantes, ni teatro, ni público”. Tras la visita de Jennens, el libretista del oratorio, retomó la composición del mismo, entre su instrumentación destaca la utilización del órgano (inserción de un concierto para órgano en el acto segundo, después del coro “Is there a man”), del carrillón (una sinfonía con carrillones abre la gran escena coral del acto primero en la que los Israelitas rinden homenaje a David), trobones (partes instrumentales del tercer acto) y arpa, muestra de la maestría de Haendel en el uso de la materia sonora, en los efectos y en las características instrumentales .

“Saúl” tiene como tema principal la caída y la muerte de Saúl y de su hijo, Jonathan. Saúl se siente humillado por los éxitos militares de David y ve en él a un rival, Jonathan duda entre su deber filial y la fidelidad a su amigo. Gerhard Scumacher ve paralelismos entre la sed de venganza y decadencia moral del protagonista y el Macbeth de Shakespeare; entre la aparición del profeta Samuel y el espíritu del padre de Hamlet, por lo que llega a afirmar que “Saúl” sigue tanto la tradición de la literatura inglesa como de la musica nacional inglesa, ya que, como en Dido y Eneas de Purcell, las brujas están presentes en la obra. La característica principal de este oratorio, además de la riqueza instrumental, es que Haendel abandona el modelo que había seguido e imitado en sus primeros oratorios: la ópera seria; en lugar de largas arias basadas en el modelo italiano utiliza otras más cortas, características del oratorio inglés;en palabras de Gerhard Schumacher: “La convergencia de la ópera, del oratorio y del concierto encontraron en Saúl su perfecta expresión artística. Con esta obra Haendel inaugura, antes de Belshazzar y de El Mesías, un estilo original de oratorio que tendría un largo futuro”.

Terminado “Saúl” comenzó la composición de su siguiente oratorio, “Israel in Egypt”.

Alquiló a Heidegger el King’s Theatre para 1739 y estrenó allí “Saúl” el 16 de enero, según el Daily Post “obtuvo el aplauso general de una numerosa y espléndida audiencia”, a “Saúl” le siguieron la reposición de “Alexander’s Feast” y de “Il Trionfo del Tempo e della Verità”. El 4 de abril le tocaría el turno a “Israel in Egypt”, fue un fracaso y el público comenzó a cuestionarse si era legítimo representar los textos sagrados en los teatros. Hay mucho material prestado en la obra, tanto del propio Haendel como de Kuhnau y de músicos italianos como Francesco Urio, Stradella y Dionigi Erba. La siguiente obra sería un “pasticcio”, “Jupiter in Argos”, sólo tendría dos rerpresentaciones.


1739. Se le concede el segundo privilegio para derechos de autor para catorce años. Estrena Saúl, Israel in Egypt, Giove in Argo, la Ode for St. Cecilia's Day (Oda para el día de Santa Cecilia).
1740. Estrena L'Allegro, il Penseroso ed il Moderato e Imeneo. Viaja al Continente, toca al órgano en Haarlem. Regresa a Londres.
1741. En enero estrena Deidamia (la última vez que dirigiría una ópera suya). Comienza a componer el Messiah el 22 de agosto, el 14 de septiembre ya está terminado. Invitado por el Representante de la Corona de Irlanda va a Dublín para la temporada de invierno.
1742. Estreno del Messiah en Dublín.
1743. En febrero estrena Samson El 19 de marzo se interpreta por primera ver El Mesías en Londres, en el Covent Garden, The Universal Spectator condena el que se canten textos sagrados en un Teatro. Nueva parálisis que le afecta a la cabeza y al habla. En noviembre se estre el Te Deum de Dettingen y el Himno de la Chapel Royal para celebra el regreso a salvo a Inglaterra del Rey tras las victoria sobre las tropas francesas.
1744. Estreno de Semele, y Joseph and his Brethrem.
1745. Estrena Hercules, y Belshazzar.
1746. Estrena el New Occasional Oratorio
1747. Estrena Judas Maccabaeus.
1748. Estrena Joshua, y Alexander Balus.
1749. Se estrena Susanna, Solomon, termina la Music for the Royal Fireworks para celebrar el tratado de paz de Aquisgrán, se interpreta con fuegos artificiales en Green Park el 27 de abril.
1750. Viaja a Alemania por última vez. Estrena Theodora.
1751. Muere el Príncipe de Gales.
1752. Estrena Jephta.
1753. Cada vez pierde más vista.
1754.
1755.
1756.
1757.
1758
1759. A la edad de 74 años muere soltero y sin hijos en Brook St, el 14 de abril sobre las ocho de la mañana, es enterrado en la Abadía de Westminster como era su deseo, allí se levantará un monumento en su memoria en 1762 tal y como él había dispuesto en su testamento.

Londres: 1729-1737
Volver a haendel_opera
1