Manuel Antín habla sobre sus películas basadas en cuentos de Julio Cortázar

Julio Cortázar - INICIO

Localice en este documento
La cifra impar
Manuel Antín habla de Julio Cortázar

Su relación y las películas




Cambiar color de fondo
Blanco   Gris 40%   Gris 50%   Negro
Tamaño de fuente
Reducir   Aumentar
Color de fuente
Blanco   Gris 25   Negro
 
  

   "Vi Hiroshima mon amour dos años después de haber hecho mi primera película, y simultáneamente con mi primera película vi Marienbad. Yo no pude haber tomado el estilo de esas películas. Sí pude haber tomado el estilo de otra cosa, y con eso estoy de acuerdo. Yo lo tomé de mis autores, de los escritores que filmaba. El primer cuento que filmé, "Cartas de mamá" de Julio Cortázar, y que se convirtió en mi película La cifra impar, está relatado con ese estilo, no es que yo lo inventé para el cine. Se lo copié a Cortázar. Él trabajaba el relato con tiempos rotos como los trabajaron después Marienbad o Hiroshima…, y tanto es así que yo una vez tuve la satisfacción de escuchar discutir a Alain Robbe-Grillet, que era el autor del libro de Marienbad, y a Alain Resnais sobre qué significaba la película que habían hecho juntos. El escritor opinaba distinto que el director. Pero los dos coincidían en que se habían inspirado en la literatura fantástica argentina. Bioy Casares en particular, porque según ellos la inspiración de esa película nació de La invención de Morel. Y también se referían a Borges y a Cortázar. Ellos se inspiraron en la literatura argentina, y yo para la crítica, ¿me tenía que inspirar en ellos? No me parece razonable."

   "... yo estoy recibiendo hoy, cuarenta años después, críticas de las exhibiciones de La cifra impar en países como EEUU, Francia, en fin. Son películas que se siguen exhibiendo."

   "En realidad yo tuve con Cortázar una relación muy larga, tengo más de cien cartas de él, y él seguramente tendría otras tantas mías. En realidad, como es lógico suponer, se dio por casualidad. Yo te dije que a mí me hubiera gustado ser un buen escritor, pero mi desdicha es no ser un buen escritor. Cortázar es escritor, pero bueno. Incluso en las cartas que hemos intercambiado creo que él me decía que él era el escritor de cine que yo no era, y yo el director de cine que él no era. Él también soñaba con ser director de cine. Yo había escrito muchas cosas, y un día en una biblioteca de un amigo en una época en la que Cortázar era un escritor completamente desconocido (era la época aproximada en la que él se fue de la Argentina), encontré un libro de cuentos, Bestiario, en el cual descubrí y leí "Circe". Yo en aquel momento estaba viviendo "Circe", y no podía escribir la película, no es que tenía novias que me daban cucarachas, pero conocía casos parecidos. Entonces leí ese cuento, lo leí como de una panorámica rápida, como si me lo tragara de golpe. Y descubrí qué era lo que yo quería escribir. Exactamente eso. Entonces si esto es lo que yo quiero escribir, me dije, éste es el escritor que tengo que filmar. Me pareció tan imposible empezar una vida cinematográfica haciendo "Circe", además yo estaba muy golpeado por la historia de "Circe", había que esperar un poco antes de encarar ese proyecto. Entonces busqué otro cuento de él que tuviera alguna relación conmigo que yo podría haber escrito si yo hubiera escrito bien, y filmé "Cartas de mamá". Y después filmé una novela mía para probar. Y después, "Circe". Pero él era el escritor... Después tuve la necesidad de divorciarme de su literatura. Todo lo que se me ocurría ya lo había escrito él. O todo lo que yo leía de él me parecía que yo tenía que filmarlo, entonces me di cuenta de que se trataba de una enfermedad profunda cuando él empezó a proponerme historias. Al mismo tiempo yo estaba fracasando con una película tras otra, mi padre cuando yo había dejado mi trabajo (escribía historietas en una editorial) para dedicarme al cine, me había dicho con paternal resignación que yo iba a terminar en Pampa y la vía. Han pasado 40 años y estoy ahí, vivo a una cuadra y media de Pampa y la vía. Entonces me dije: me tengo que tranquilizar, tengo que empezar a pensar un poco en el público. Entonces no pude, me pasé a una película que era aún más hermética que las anteriores (Intimidad de los parques, rodada en Macchu Picchu), cada vez con más dificultades, después pasé a Roa [Bastos], después pasé a Güiraldes, y ahí probé las mieles del público."

   "... para mí las películas son un acto estético, y por lo tanto el decorado de las historias es muy importante. En este caso [Intimidad de los Parques] busqué Macchu Picchu por afinidad continental, porque en realidad el cuento de Cortázar, el cuento principal de los dos en los que se basa la película ["El ídolo de las Cícladas"], transcurría en Grecia, pero a mí no me interesaba ir a filmar a Grecia. Ya había hecho la experiencia de París y había sido muy difícil, muy complicada. Contra la voluntad de Cortázar adapté el mármol a la piedra. Me pareció que Macchu Picchu era la Grecia de Latinoamérica en algún sentido. Tenía grandes diferencias, pero a los fines que a mí me interesaban, que eran los de describir una idiosincrasia femenina muy afín a la de "Circe", me parecía que era lo mismo, era igual convertirse en piedra o convertirse en mármol, para expresar una carencia de sentimientos, o una frialdad de sentidos."

De Entrevista por Vanina Yael Hofman publicada en Otro campo


Enlaces relacionados

En este sitio:

Filmografía sobre Julio Cortázar

"Circe" (cuento)

Fotos de la película La cifra impar



En otros sitios:

Julio Cortázar / Manuel Antín: De "Cartas de mamá" a "La cifra impar", por María Lyda Canoso




Volver atrás