INICIO

Localice en este documento
80


Cambiar color de fondo
Blanco   Gris 40%   Gris 50%   Negro
Tamaño de fuente
Reducir   Aumentar
Color de fuente
Blanco   Gris 25   Negro
 
   


   Cuando acabo de cortarme las uñas o lavarme la cabeza, o simplemente ahora que, mientras escribo, oigo un gorgoteo en mi estómago,
   me vuelve la sensación de que mi cuerpo se ha quedado atrás de mí (no reincido en dualismos pero distingo entre yo y mis uñas)
   y que el cuerpo empieza a andarnos mal, que nos falta o nos sobra (depende).
   De otro modo: nos mereceríamos ya una máquina mejor. El psicoanálisis muestra cómo la contemplación del cuerpo crea complejos tempranos. (Y Sartre, que en el hecho de que la mujer esté "agujereada" ve implicaciones existenciales que comprometen toda su vida.) Duele pensar que vamos delante de este cuerpo, pero que la delantera es ya error y rémora y probable inutilidad, porque estas uñas, este ombligo,
   quiero decir otra cosa, casi inasible: que el "alma" (mi yo-no-uñas) es el alma de un cuerpo que no existe. El alma empujó quizá al hombre en su evolución corporal, pero está cansada de tironear y sigue sola adelante. Apenas da dos pasos
   se rompe el alma ay porque su verdadero cuerpo no existe y la deja caer plaf.
   La pobre se vuelve a casa, etc., pero esto no es lo que yo. En fin.

   Larga charla con Traveler sobre la locura. Hablando de los sueños, nos dimos cuenta casi al mismo tiempo que ciertas estructuras soñadas serían formas corrientes de locura a poco que continuaran en la vigilia. Soñando nos es dado ejercitar gratis nuestra aptitud para la locura. Sospechamos al mismo tiempo que toda locura es un sueño que se fija.
   Sabiduría del pueblo: "Es un pobre loco, un soñador..."

(-46)

81

Cortázar, Julio; Rayuela, Madrid, Ediciones Cátedra, 1998



Enlaces relacionados

En este sitio:

Capítulos de Rayuela: 18 - 37 - 41 - 43 - 75 - 80 - 87 - 104 - 105 - 138 - 151

Capítulo suprimido de Rayuela: "La araña"

Más en Especial 2003: 40 años de Rayuela


En otros sitios:

Otros capítulos de Rayuela en el Rayuel-o-matic Digital Universal

Seguir leyendo Rayuela


De otra máquina célibe, de La vuelta al día en ochenta mundos

Entender, no inteligir. Sobre Rayuela, de Julio Cortázar - por Olga Osorio



Ir a textos de J. C.

Volver atrás
1